archivos madrid

Un prestigitador llamado Springsteen

Publicado el sábado 29 julio 2017

bruce2.jpgEn la década de los 70 fue saludado como el futuro del rock, en los 80 se convirtió en una superestrella, en los 90 parecía perdido para la causa y en el siglo XXI ha recobrado la capacidad para emocionar. “Magic” es la última prueba irrefutable de que Bruce Springsteen es un artista cuya inspiración no se ha agotado. Es una obra que remite a su glorioso pasado. Rezuma honestidad y vitalismo. Todo aquello que hace que el rock sea redentor.

Pero hagamos un flashback para repasar la carrera del Boss aprovechando la coyuntura de que ha editado su décimo quinto disco en estudio. Bruce Springsteen (23-09-1949, Freehold, NJ) llevaba ya intentándolo en los 60 (Castiles, Child, Steel Mill) cuando a principios de los 70 le fichó Columbia Records. En un principio se le etiquetó con el reducido estereotipo de nuevo Dylan. Un cliché que se le quedaba pequeño. Sí, esgrimía una lírica cercana a la del bardo de Duluth, pero era capaz de hacer rock’n’roll en la línea de un Elvis Presley o un Jerry Lee Lewis. Y era un amante confeso del Wall Of Sound del genial Phil Spector.

La ópera prima de Springsteen no podía ser más prometedora. “Greetings From Asbury Park, N.J.” (1973) era un estreno a lo grande. Presumía de temazos del calibre de “Growin’ Up”, “Spirit In The Night”, “For You” o “It’s Hard To Be A Saint In The City”. No tenía relleno. Pero pasó inadvertido. Sin embargo, “Blinded By The Light” se convirtió tiempo más tarde en un hit para Manfred Mann’s Earth Band.

La continuación corrió la misma suerte. “The Wild, The Innocent & The E Street Shuffle” (1973) no sólo mantiene el nivel creativo, sino que en algunos casos supera el listón (seminales “Incident On 57th Street”, “4th Of July, Asbury Park (Sandy)” y “New York City Serenade”). Springsteen empieza a cincelar su mítico mundo de coches y chicas. Este también es el álbum de los guiños jazzísticos y de esa epopeya teenager que es “Rosalita (Come Out Tonight)”.

A la tercera fue la vencida. El ascenso de Springsteen no es precisamente meteórico. Lento, pero seguro. O sea que cuando llegó a la cima ya era un artista hecho y derecho. El Boss reúne la formación que mejores resultados le ha dado. Esa E Street Band conformada por Clarence Clemons al saxo, Steve Van Zandt a la segunda guitarra, Danny Federici al órgano, Roy Bittan al piano, Garry Tallent al bajo y Max Weinberg a la batería. “Born To Run” (1975) es, escogiendo un atajo, el mejor disco de Springsteen. Es más, es uno de los grandes álbumes de la historia de la música popular. La insuperable “Thunder Road”, la brutal “Backstreets”, ese himno que es “Born To Run” o la monumental “Jungleland” son partituras inmortales. Especialmente recomendable es la edición del 30 aniversario. Sea como fuere, este es el disco que catapultó al Boss al status de crack mediático.

bruce11.jpgTras esta romántica obra maestra de rock urbano llegan los problemas. Springsteen se mete en una batalla legal contra su representante al descubrir que los derechos de sus canciones no le pertenecen. Así que pasan tres largos años hasta que ve la luz un nuevo disco. En plena era punk sale “Darkness On The Edge Of Town” (1978), que supura amargura en grandes cantidades. Ahora las viñetas reflejan las inquietudes de héroes anónimos de clase trabajadora. El sueño americano se convierte en pesadilla. “Badlands” (con el clásico filme de Terrence Malick en mente), “The Promised Land” o “Candy’s Room” son joyas que ponen de manifiesto que la rabia y la angustia pueden servir de vehículo para escribir grandes temas.

Después publicó “The River” (1980). Este es un doble álbum en el que se revela la gran versatilidad de un autor capaz de confeccionar himnos para reventar estadios (“Hungry Heart”, “Sherry Darling”, “Out In The Street”) o en las antípodas es capaz de romper corazones con baladas sinuosas (“Point Blank”, “Drive All Night”, la misma “The River”).

Y la sorpresa llegó acto seguido. Springsteen se lo montó él solito mucho antes de que se pusieran de moda los “Unplugged”. “Nebraska” (1982) es una gran colección de temas acústicos que retrotraen a Bob Dylan, Johnny Cash o Woody Guthrie. La América de Reagan queda retratada en blanco y negro con historias de perdedores y seres marginales. Grabado en un cuatro pistas, “Nebraska” es un álbum de una desnudez máxima. No hay finales felices. Tras el fundido en negro brotan las lágrimas…

Hasta aquí, la obra de Springsteen es inmaculada. A partir de “Born In The USA” (1984) empiezan las dudas, los peros, los defectos. Este es el punto de inflexión. Springsteen ya estaba instalado en el star-system, pero a partir de este momento pasa a ser una megaestrella. “Born In The USA” es un buen disco, pero peca a ratos de superficial (cae presa del populismo). Eso sí, “Bobby Jean”, “Downbound Train” o “No Surrender” valen un potosí. Por cierto, el tema que da título al disco fue etiquetado de himno conservador, cuando es todo lo contrario. El caso es que Springsteen no hizo bien la digestión de vender millones de discos.

“Tunnel Of Love” (1987) es irregular. A este romanticismo le falta la sustancia de antaño. Luce una producción que por momentos es irritante. Algunos lo consideran un disco de culto. Se equivocan. Falta pasión, se echa de menos la rabia y la frustración que impulsaban a Springsteen hacia metas superiores. Esconde buenos temas, por supuesto. Verbigracia, “Brilliant Disguise” o “One Step Up”. Este LP presagió el divorcio de Springsteen, que acabaría casándose después con la cantante Patti Scialfa (posteriormente miembro de la E Street Band).

bruce21.jpgSe abre un tiempo de silencio. Un lustro después vuelve con dos discos. “Human Touch” (1992) es flojo. La producción sigue siendo un lastre y lo peor es que las canciones dan la impresión de ser rutinarias. Uno echa de menos a la E Street Band. “Lucky Town” (1992) es otra cosa. Está un escalón por encima. Tampoco es que sea para tirar cohetes, pero se sostiene por una superior inspiración. Lo que es una evidencia es que Springsteen carece del feeling de tiempos pretéritos.

Antes de grabar “The Ghost Of Tom Joad” (1995) gana el óscar por “Streets Of Philadelphia”. Se ha convertido en el rey Midas. Cuando los presagios son peores, Springsteen demuestra que aún se puede defender su causa. “The Ghost Of Tom Joad” recupera la autenticidad de “Nebraska”. Basándose en “Las Uvas De La Ira” de John Steinbeck y con la película de John Ford bien guardada en el corazón, Springsteen ofrece una nueva lección de cómo aguantar el tipo con medios austeros. Como apunte anecdótico cabe destacar que la canción que sirve como título para el disco tuvo una cover de Rage Against The Machine.

“The Rising” (2002) sirve para que continúe recuperando crédito. Vuelve a grabar con The E Street Band (desde el “Born In The USA no hacía tal cosa). Con la tragedia del 11 de septiembre como trasfondo, “The Rising” se eleva con el ingrávido peso de 15 canciones donde la esperanza acaba ganando la partida al dolor y la tristeza.

Como confirmación de que está en buena racha edita “Devils & Dust” (2005). Retorno a la faceta acústica y a la exploración de su vertiente de contador de historias. “Devils & Dust” es un escalofriante retrato de un soldado en la guerra de Irak, “Long Time Comin’” refresca por su aliento vivificante. “Maria’s Bed” y “All I’m Thinkin’ Bout” también sobresalen en un álbum notable.

El siguiente paso es inesperado. “We Shall Overcome: The Seeger Sessions” (2006) es el primer disco de versiones en la larga trayectoria de Springsteen. Se trata de un excelente tributo a la figura de Pete Seeger y por extensión de los cantautores folk cuyo compromiso con la realidad circundante es total.

Por último, saca “Magic” (2007). Otra vez cuenta con sus mejores compañeros de viaje: la seminal The E Street Band. En el álbum hay constantes guiños a su propia obra (sirva de ejemplo la cita obvia a “Tenth Avenue Freeze Out” que se observa en “Livin’ In The Future”). Pero también es fácil discernir referencias a clásicos de la Biblia del Rock (brilla con intensidad la spectoriana “Girls In Their Summer Clothes”).

Bruce Springsteen no gozará del prestigio intelectual de otros artistas, pero la calidad de su trabajo resiste la comparación con cualquiera de ellos. Resulta lamentable comprobar cómo muchos le desdeñan desde el desconocimiento o porque no entra en el canon de lo ‘cool’ proclamar que te gusta Springsteen. No obstante, parece que su figura cada vez es más reconocida por grupos ‘indies’. Llegará el momento de su exaltación. No cabe la menor duda de que será reivindicado como una figura esencial. En contraposición, también es irritante comprobar como para muchos el rock se reduce a Springsteen. Ni una cosa, ni la otra.

El genio de Freehold se merece un puesto de honor en el Olimpo. Sólo hay que asistir (uno siempre acaba estupefacto) a alguno de sus incontestables directos para saber que es muy grande. Y si no, basta con un somero repaso a su primera etapa antes del estrellato universal. O, qué demonios, tengamos en cuenta que fue capaz de descartar los temas incluidos en la magnífica caja “Tracks” (1998). Este tipo ha hecho historia.

Por Jose Luis Ruiz

Facebook Twitter
Publicado por J.L.Ruiz / Archivado en:Revisiones
2 Comentarios



Depression

Publicado el viernes 15 febrero 2008

Os presento un vídeo destinado a convertirse en una pieza de colección, y si no al tiempo. Se trata de la formación original de Bandini, es decir Richard Ruiz, Jose Guinea, Manuel Cabezalí y Charli Bautista (ambos militando hoy en Havalina Blue), interpretando la escalofriante “Depression” en la edición 2005 del Bilborock.

Este tema (Uno de los primeros éxitos de la formación) terminaría incluyendose en The Sunny Album, aunque bastante modificada. En este video podréis escuchar la versión original, bastante mas agresiva y ruda, con el escalofriante ebow de la guitarra de Manuel Cabezali que crea una atmósfera inigualable

Bandini estarán teloneando a American Music Club el dia 21 de Febrero en la sala Caracol de Madrid. Una buena ocasión para escuchar en directo los temas que compondrán su segundo álbum que está ya casi listo.

Si queréis bajaros este video y otros de la misma época, junto a algunos primitivos temas, podéis pasaros por el sitio oficioso de Bandini: http://bandini.computer-age.net

En este otro enlace supuestamente hay un concierto de Bandini mas reciente, concretamente el ofrecido en el Café de La Palma de Madrid el año pasado, pero yo no he sido capaz de ver nada (problemas de codecs supongo)

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Weblog
Hacer un comentario



Ray Davies, Madrid (14/05/2006)

Publicado el miércoles 25 octubre 2006

Ray Davies
Sala La Riviera (Madrid)
14 de Mayo 2006

Haber asistido en primera persona a cualquiera de aquellos míticos conciertos que los Kinks han ofrecido a lo largo de su longeva carrera es un privilegio solo al alcance de unos pocos privilegiados entre los cuales, desgraciadamente, no me encuentro, por eso, ver aunque fuese solamente a Ray Davies era para mi una ocasión verdaderamente especial, y es que, aunque suene a tópico, pocas veces se tiene oportunidad de tener delante a una persona que ha dado forma a buena parte de eso que llamamos rock.
La excusa para esta gira es el recientemente publicado disco en solitario de Ray Davies, “Other’s People Lifes” un disco que ha supuesto su primer larga duración al margen de la banda que le dio fama. Un trabajo brillante aunque irregular que contiene unos cuantos temas a la altura del mito, aunque lo que en realidad esperaban los numerosos fans que se congregaron en la sala era revivir las emociones que despiertan las inolvidables canciones que entregaron los Kinks.
Ray Davies, a sus 62 años, disfruta de un estado de forma envidiable. Se presentó en escena con una banda joven y competente y enseguida se metió al entregado publico en el bolsillo con la misma entrega y actitud que le hemos visto en las grabaciones de los Kinks.
Para empezar, la banda interpretó la mítica “I’m Not Like Everybody Else”, toda una declaración de principios. Poco a poco, entre notables temas de su último disco como “All She Wrote” o “The Tourist” fueron cayendo todos esos clásicos que todos queríamos escuchar, canciones como “Set me Free”, “Days”, “Sunny Afternoon”, “Till The End Of The Night”, “Tired of Waiting” o “Dead End Street” que suenan tan frescas, vigentes e impresionantes como el día que se compusieron.
En los momentos de máxima emoción quizás se echó de menos al gran ausente, a la otra mitad de los Kinks, su hermano Dave Davies, y es que algunos temas pierden sin el mordiente de su guitarra, el contrapunto a la inagotable lírica de Ray.
De cualquier manera, lo que quedó claro para todos los presentes es que no asistimos a un mero revival de un genio del pasado, sino a un pedazo de concierto intenso y emocionante como pocos que hace soñar con una futura reunificación de los Kinks.
Una noche de esas que no se olvidan.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Conciertos
3 Comentarios



Van Morrison, Madrid (15/01/2006)

Publicado el viernes 19 mayo 2006

Van Morrison
Palacio de Congresos. Madrid.
Domingo 15 de Enero 2006.

Van Morrison ha vuelto a actuar en la ciudad trayendo un repertorio centrado en su excelente disco del pasado año, con algún adelanto de lo que será su nuevo material, de inminente publicación. Pese al desagradable coste de las entradas, el concierto del cantante registró un lleno casi total. El público venía a ser una mezcla de edades con tendencia a la franja de entre los 30 y los 50 años, lo cual resulta natural, dada la edad del cantante, que no por ello decae en cuanto a la cantidad y el nivel de su producción en estudio y su puesta en escena en vivo. Al igual que otros artistas clásicos que también han publicado buenos discos en 2005, como Neil Young, Paul Mcartey o John Cale, trae un conjunto de canciones más que digno y apetecible de ser escuchado en vivo, sin tener que echar mano por necesidad de éxitos pasados, como así resultó ser, siendo en resumen una concierto centrado en Magic time y bien equilibrado en cuanto a la inclusión de temas de discos anteriores.
El recital tuvo como apertura una introducción instrumental a cargo de la banda, formada por un núcleo básico de guitarra (dirección musical), bajo, piano y batería, a los que se suman los vientos y una dinámica y ecléctica percusionista. El inicio ya daba una de las claves del concierto en cuanto al funcionamiento interno de la formación, ya que siendo adecuada, dado que la elección del instrumental de apertura fue acertada ( un rythm´n´ blues muy clásico en el que los diferentes solista se dan el pase en breves intervenciones solistas que pretenden calentar el ambiente ), falló precisamente en esto, en cuanto a lo dubitativo o temeroso de su salida, pues realmente no parecieron estar suficientemente sueltos como para conseguir el efecto deseado. Se intuía sin duda el alto nivel de los músicos, mas se notó enormemente la falta de fuerza y decisión al abordar un tema de estas características, e incluso por momentos pudieron parecer una especie de alumnos aventajados de una escuela de música que ofrecen un recital para padres y amigos. Careció de calor y del carácter necesario. Es un tipo de introducción clásica en este tipo de artistas, no tan osada como puede hacerlo un James Brown incluso al dia de hoy, pero si con esa misma función, en el que se debe de dejar ver lo que se va a ofrecer a continuación, a la vez que los músicos deben de mostrar sus recursos expresivos y el porqué de que la figura los lleve consigo, lo cual no era fácil de imaginar por la timidez con la que comenzaron. Un simple ejercicio que rápidamente fue olvidado tras la irrupción del cantante.
El concierto comenzó, como viene siendo habitual en esta gira, con Keep mediocrity at bay, del último disco, un blues al estilo Chicago, en el que Morrison toca la armónica y que sirve de excelente entrada. Un verdadero ejercicio de estilo con ritmo y punch, dejando claro dónde está una buena parte de sus raices. El estilo de la música interpretada está completamente centrado en el sonido de las últimas producciones del cantante, que prácticamente se está situando como un auténtico reducto y fortín del rhythm´n´ blues clásico, interpretado tal como los músicos de jazz lo hacen. Aunque no deja de tocar algún que otro clásico, como Moondance (especialmente ovacionado), el concierto discurrió felizmente por la interpretación de la mayoría de las canciones de su último disco, que verdaderamente sonaron impecables y emotivas durante toda la sesión. La estructura básica de los temas resultaba ser prácticamente idéntica: presentación del tema cantado, ronda de solos a modo de banda de jazz, vuelta al tema y final. Los solistas dejaron clara su valía, destacando especialmente el saxo, que fue el que más hizo vibrar al público con sus intervenciones, dejando entrever que lleva betún en las venas, manejando tanto el tenor como el barítono y encargándose de crear los momentos instrumentales más hot de la noche, así como el trompetista, que también tocó la flauta en Celtic New Year. El pianista mostró su formación y gustos en un discurso más jazzístico que soul. A su vez, la talla de Morrison como instrumentista quedaba más que clara cuando hacía sección con su saxo uniéndose a los vientos, sobre todo al interpretar las canciones jump al estilo Louis Jordan. Lo comentado arriba sobre lo revelador de la introducción fue confirmado durante todo el bolo. Sin duda debe de existir alguna clase de amedrentamiento entre los músicos que Van Morrison contrata, ya que casi nunca esta noche acababan de arrancar y tocar a placer, exceptuando quizás al saxo. Parece que la personalidad del cantante domina por completo a la banda, lo cual es lógico, pero parece ser excesivo en la práctica. Todo resultaba estar demasiado estudiado y poco suelto, muy acorde con las expectativas que un recinto como el Palacio de Congresos puede despertar. Es música negra, pero a veces en exceso domada. Todo muy correcto, demasiado casi siempre. Se debe de marcar una diferencia entre las canciones del disco y su representación en vivo. Aquí se hizo, pero echando mano de una estructuración de las mismas basada en rondas cerradas que no dejaban huecos a lo inesperado. Pero bueno, ese es el resultado de la voluntad del jefe, cuya actuación fue sin duda exquisita y emotiva en todo momento. Abre la boca y no hay más que decir. Eso si, sin dirigirse jamás al público: ni hola ni thank you ni hasta otra ( 90 minutos de reloj ), lo cual no importa tampoco tanto, pero sin duda no contribuye a la relajación y mayor goce del respetable. Hubo un calculado bis en el que Morrison interpretó a Sonny Boy ( Help me ), como viene haciendo desde hace más de 30 años y que sonó excelentemente. Punto y final.
El público disfrutó cuanto pudo del recital. Se notó la típica falta de familiaridad con el nuevo repertorio y un exceso de ganas de justificar el pago de la entrada, aplaudiendo sin ton ni son a la menor oportunidad, tras cada solo y especialmente cuando sonaba algún clásico añejo. No fue tanto el ruido respecto a las nuevas composiciones, que sin duda ya forman parte de su mejor legado. Ello es más que normal.
Pese a todo lo dicho, un muy buen concierto de alguien que seguramente no podría salir a un escenario si no diese, al menos, lo que esa noche ofreció.

Facebook Twitter
Publicado por teresa / Archivado en:Conciertos
2 Comentarios



The Evens, Madrid (22/10/2005)

Publicado el martes 27 diciembre 2005

The Evens
Sala Moby Dick
22 de Octubre 2005

The Evens no son Fugazi, puede sonar ridículamente obvio pero conviene dejarlo claro desde el principio, fracasará quien intente encontrar en su música ecos de aquella banda, The Evens es algo completamente distinto, completamente inédito dentro de la trayectoria de Ian McKaye y dentro incluso de la de su mítico sello Dischord, The Evens se alejan en su música deliberadamente del punk combativo del sello hacia parajes mas tranquilos aunque en el mensaje se puede hallar aún, y con particular intensidad, la esencia del sello de Washington D.C.
El duo compuesto por Ian McKaye y Ami Farina se presentó en la sala Mobydick por la tarde tras haber ofrecido un concierto matinal para gente mas joven, curiosa e inédita iniciativa ésta que despertó bastante interés y espectación, aunque el plato fuerte estaba reservado para esta segunda actuación, ante los genuinos fans hispanicos de.. ejem.. Fugazi.
La música de The Evens suena verdaderamente pura, no hay espacio para elementos artificiales, la propia simplicidad de la propuesta (voz, guitarra, batería) no deja margen de maniobra a la banda, que sin embargo consigue construir en directo un set realmente creíble y potente. Es precisamente esa cercanía, esa desnudez lo que hace crecer en directo temas como “Shelter Two”, “Sara Lee” o “Blessed Not Lucky” que en disco suenan quizás un tanto fríos. McKaye estuvo especialmente comunicativo y cercano al público, comentando detalles de sus canciones que solo encuentran explicación dentro del estricto modo de vida que se ha autoimpuesto. Una filosofia claramente punk que nutre y articula unas canciones aparentemente inocentes; presentando temas como “All These Governors” o “Mr. Pleasant isn’t” McKaye tuvo ocasión de criticar duramente al gobierno de su país, a la policía o de arremeter contra el desmedido consumismo capitalista de nuestra sociedad. A mi siempre me interesó mas la música que las ideas de Dischord, que puedo compartir en parte, pero que no sirven para sostener un concierto. Afortunadamente The Evens consiguen sorprender y estimular con una propuesta que suena ciertamente fresca y estimulante, McKaye obtiene de su guitarra sonidos mas propios de un bajo, y la batería de Farina ofrece una gran variedad de ritmos simples pero efectivos que confieren a los temas un climax extraño y perturbador. Sobre esa base se cruzan esas dos voces tan distintas creando una atmósfera turbia y oscura y a la vez particularmente bella.
En definitiva, el concierto de The Evens fue de esos que perduran en la memoria, una cita particularmente intensa y emotiva que nos devuelve en plena forma a uno de los iconos del rock de los 90.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Conciertos
Hacer un comentario



2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress