archivos Brian Wilson

Dennis Wilson, “Farewell My Friend”

Publicado el Martes 9 septiembre 2008

Dennis Wilson (9-diciembre-1944) fue el más mujeriego, problemático y salvaje de los tres hermanos, la oveja negra en un clan familiar donde con el tiempo se vería que nínguna oveja era precisamente blanca. Sintió especial pasión por el mar, la pesca y el surf, atracciones que unidas a la música compaginó encantado con las chicas, los coches y las drogas. En una familia en que la música formaba parte de la vida cotidiana (su padre, tirano y frustrado compositor según todas las crónicas, tocaba el piano, su madre el órgano), no era raro ver a los hermanos Wilson interpretando canciones en fiestas del colegio o en reuniones familiares, sobre todo los viernes por la tarde. Su inquietud, aficiones y rebeldía hicieron que Dennis no mostrara tantas facultades ni interés como sus hermanos. Tuvo que interceder su madre para que lo aceptaran en la banda que pasaría a la historia como The Beach Boys. Además de participar en las voces, decidieron ofrecerle el puesto de batería, aunque no siempre fue él el que grabó el instrumento en los discos. Siendo el único que practicaba surf era lógico que fuera el más influenciado por toda la moda que surgió alrededor de este deporte: chicas, sol, vacaciones y música, con los instrumentales de Dick Dale y sus Deltones como punta de lanza. Comentó al grupo lo divertido que sería componer una canción sobre aquella moda juvenil, naciendo así el que sería primer éxito de la banda, “Surfin”. Con el tiempo, aunque con frecuencia metido en peleas y algún que otro accidente de coche, acabó convirtiéndose en un buen instrumentista, aprendió a tocar el piano y aunque seguramente era el más limitado de los hermanos para cantar, Dennis suplió las carencias de su voz con altas dosis de intimidad y una capacidad envidiable para lograr emocionar. Se estrenó como compositor cuando la fama de los Beach Boys cotizaba a la baja y la Invasión Británica al alza, era el final de la década de los ’60, el apogeo del hippismo y la psicodelia. La sombra de Brian Wilson se desdibujaba por momentos, aprovechando los demás componentes los resquicios para empezar a mostrar el brillo de sus luces. La primera canción compuesta por todos los Beach Boys sin la colaboración de Brian Wilson aparece en el disco de 1967 “Wild Honey” (se trata del tema “How She Boogalooed It”). En el siguiente disco, “Friends” (1968), Dennis Wilson firmó sus primeras composiciones sin la participación de sus hermanos, sencillas pero de gran calado emocional (“Little Bird” y “Be Still”, esta última sobrecoge tan sólo con voz y teclado), donde los excesos ya empezaban a notarse en sus cuerdas vocales. Amigo del riesgo, en esta época Dennis no hacía ascos a ninguna sustancia ni fiesta y si había mujeres por medio mucho mejor. Fueron precisamente dos amigas de Charles Manson las que le llevaron a entablar amistad con este lunático personaje, amistad que casi le cuesta la vida a él y a un hijo suyo (“soy el tipo más afortunado del mundo, porque salí de ésto perdiendo apenas algo de dinero”). Tanto su carrera como la de los Beach Boys quedaron muy tocadas tras el descubrimiento de su relación con este asesino.
Dennis alcanzó la madurez compositiva coincidiendo con el cambio de década y de casa discográfica, demostrando todo su talento en el primer disco de los Beach Boys para la Warner, mucho más colectivo y con menor participación directa de Brian (aunque este siguió ofreciendo en él, como no, alguna de las mejores perlas del disco), el titulado “Sunflower” (1970), en el que merece mención especial la composición de Dennis “Forever”, emocionante balada con todos los ingredientes para convertirse en clásica, situándose a la altura de las mejores canciones del grupo. En 1971 se editó la película de carretera dirigida por Monte Hellman “Two-Lane Blacktop” (“Carretera asfaltada en dos direcciones”) en la que Dennis interpretó uno de los papeles protagonistas como “El Mecánico”. Ese mismo año en un accidente con una puerta de cristal se cortó varios tendones de la mano, lo que le impidió tocar la batería durante cinco años. Vuelve a aparecer en los créditos como compositor y productor en el álbum “Carl And The Passions – So Tough”, editado en 1972 (“Carl & The Passions” fue uno de los nombres del grupo antes de llamarse Beach Boys), con dos canciones que elevan el disco de las sucias aguas por las que navega la mayor parte del tiempo: “Make It Good” y sobre todo la que cierra el álbum “Cuddle Up”, íntima, desgarradora por momentos, obra maestra que no desentonaría en el posterior disco en solitario “Pacific Ocean Blue”. Encontramos otra joya para colocar en el altar de las mejores baladas en el disco “Holland” (1973), “Only With You”, esta vez cantada por su hermano Carl. En 1974 colaboró con Billy Preston en la composición de la canción “You Are So Beautiful”, que haría famosa Joe Cocker y que Dennis cantaría en numerosos conciertos como homenaje a sus fans.
No debemos olvidar que el punk y la nueva ola se imponían entre las noticias de las revistas y emisoras musicales en 1977, cuando se editó el primer disco en solitario de un miembro de los Beach Boys, el “Pacific Ocean Blue” de Dennis Wilson, que aunque tuvo buenas críticas, fue aceptable pero escasa la respuesta del público. No era música de moda, incluso se la podía ver en muchos aspectos como una revisión de estilos ya desarrollados anteriormente. Pero, como suele pasar con las cosas en las que uno lo entrega todo, el tiempo se encargó de hacer relucir cada vez con mayor intensidad toda la personalidad, talento y emoción que sus surcos contenían. Se convirtió en disco de culto y hoy ya no es raro verlo en las listas de los mejores discos del rock. Dennis se implicó al máximo en todo el proceso encargándose de la composición, arreglos, producción, voz, teclados y batería (con la colaboración destacada de Gregg Jakobson, familiares y abundantes músicos en vientos, coros, bajo y guitarra). En este trabajo entregó su alma, en medio del caos en que se había convertido su vida logró encontrar el espíritu palpitante de unas flores destruídas años atrás. Nos habla de deseos en la grandiosa “River Song”, de su amor por el rock and roll en “What’s Wrong” y en “Friday Night” (esta con una introducción que recuerda claramente al “Shine On You Crazy diamond” de Pink Floyd, grupo que personalmente opino que flota en canciones y ambientes de este disco), de amor y soledad en las desgarradoras “Thoughts Of You” y “Time” (Randy Newman, nacido también en Los Angeles, viene inevitablemente a mi cabeza también en varias canciones de esta obra), de ecología en “Pacific Ocean Blue”, de color y esperanza en “Rainbows”, de despedidas inevitables en la atmosférica y genial “Farewell My Friend”, de sueños y realidad en “Dreamer” o en la que cierra el disco “End Of The Show”, con una voz conmovedoramente rota. Abrazado por una suntuosa producción y exquisitos arreglos el corazón que late es el de un disco de sombras y soledad, alejado del sol y la alegría, donde las únicas luces que brillan son las de la luna y la esperanza.
La nueva edición del disco, publicada este año, está realizada con esmero y cariño. Además de la excelente presentación, fotos e información, aporta abundante material inédito, con especial dedicación a las canciones del álbum que estaba preparando antes de morir, “Bambu” (antes de las investigaciones para esta reedición se conocía como “Bamboo”). Se trata de temas en general menos oscuros y personalmente me parecen de menor intensidad emocional, siendo la sensación que me dejan la que frecuentemente acompaña a este tipo de reediciones: resultan interesantes, emocionantes incluso en ocasiones, que sacian la ilusión y el afán completista, pero que en ningún momento superan lo ya escuchado (por el momento me quedo con “Love Remember Me”, “Wild Situation”, “Album Tag Song”, y sobre todo los bonus “Tug Of Love” y la versión interpretada esta vez por él del “Only With You”).
La publicación del disco en solitario no significó que dejara de pertenecer a los Beach Boys, siguió como miembro de la banda con sus altibajos por problemas derivados de la drogadicción, con expulsiones y reconciliaciones, entregando dos buenas composiciones para el álbum de los Beach Boys “L.A. Light Album” de 1979, que tenía previstas para “Bambu”: “Love Surrounds Me” y “Baby Blue”.
En 2007 se puso a la venta el DVD documental “Dennis Wilson Forever”, un repaso a su vida a traves de entrevistas a gente que lo conoció muy de cerca, producido y dirigido por su cuñado Billy Hinsche, componente del grupo Dino, Desi & Billy, además de acompañar como multiinstrumentista a los Beach Boys y otras formaciones (todavía no he tenido la oportunidad de verlo).
Rebelde y carismático, cinco matrimonios con sus correspondientes divorcios (entre ellos con Christine McVie, de los Fleetwood Mac), cinco hijos, amistades peligrosas, varios intentos de rehabilitación sin éxito, una fortuna gastada sin control llegando a perder una de sus pertenencias más queridas: el velero “Harmony”, expulsiones varias de la banda llegando a las manos con su primo Mike Love, quien decidió contratar guardaespaldas para que no se le acercara, especialmente cuando estuviera bebiendo “zumo de naranja” (solía usarlo para mezclar el vodka). Cumplíó a rajatabla los lemas “Vive rápido, muere joven y tendrás un cadáver bonito” o “Sexo, Drogas y Rock and Roll” acompañándolos de fuertes dosis de generosidad autodestructiva. La gente que lo conocía sabía que no estaba hecho para durar, por lo que la noticia de su muerte el 28 de diciembre de 1983 más que sorpresa era algo esperado. En una de sus inmersiones en Marina del Rey no salió a flote. Si bien los conflictos todavía seguirían. Los familiares discutieron sobre el lugar donde enterrarlo, si junto a su padre o en el mar; ganaron los que opinaban que deseaba hacerlo en el océano Pacífico, aunque para ello necesitaran la intercesión de Ronald Reagan para conseguir el permiso. Tampoco lograron ponerse de acuerdo en la canción de despedida ni en quien leería un relato de la biblia, mientras su hijo Michael tendría pesadillas con el entierro durante años.
En fin, una familia con sus problemas y conflictos que será recordada por componer una banda sonora muy especial tanto para su película como para la nuestra.

Enlaces interesantes:
En este enlace tenéis una página muy completa sobre Dennis y los demás miembros de los Beach Boys (en castellano)
Aquí una buena crónica sobre todo lo que rodeó su muerte (en ingles)
Aquí una entrevista realizada en 1976 (en inglés)
En este otro de youtube una corta entrevista en TV al grupo en 1980, con Dennis… un tanto “perdido”, no es de buena calidad pero vale la pena. Fijaros en el saludo: “good morning”… todavía es por la mañana…

Facebook Twitter
Publicado por jose / Archivado en:Revisiones
2 Comentarios



Surf’s Up

Publicado el Lunes 18 febrero 2008

Al hilo de los artículos sobre los Beach Boys post-Pet Sounds que estan apareciendo estos días en En Busca Del Vinilo Perdido aprovecho para presentaros este video, que muchos de vosotros ya conocereis gracias a este post en Pepsounds, Brian Wilson interprentando “Surf’s Up” al piano en su casa de Bel Air en 1966.

Como es bien conocido “Surf’s Up” fue publicada originalmente en el disco homonimo de los Beach Boys de 1971 aunque el concepto, la idea y gran parte de la composición vienen de antes, justo durante las sesiones de “Smile“, aquel mítico disco perdido.

Este video refleja una de las primeras versiones de este espectacular tema y podemos ver sin filtros de ningún tipo el inconmensurable talento compositivo e interpretativo de uno de los mayores genios de la música popular. Brian Wilson y su piano, en una cancion de una complejidad tremenda y de una belleza inigualable. Que lo disfruteis:

Surf’s Up

A diamond necklace played the pawn
Hand in hand some drummed along, oh
To a handsome man and baton
A blind class aristocracy
Back through the op’ra glass you see
The pit and the pendulum drawn
Columnated ruins domino

Canvass the town and brush the backdrop
Are you sleeping?

Hung velvet overtaken me
Dim chandelier awaken me
To a song dissolved in the dawn
The music hall a costly bow
The music all is lost for now
To a muted trumperter swan
Columnated ruins domino

Canvass the town and brush the backdrop
Are you sleeping, Brother John?

Dove nested towers the hour was
Strike the street quicksilver moon
Carriage across the fog
Two-Step to lamplight cellar tune
The laughs come hard in Auld Lang Syne

The glass was raised, the fired rose
The fullness of the wine, the dim last toasting
While at port, adieu or die

A choke of grief HEART hardened I
Beyond belief a broken man too tough to cry

Surf’s Up
Aboard a tidal wave
Come about hard and join
The young and often spring you gave
I heard the word
Wonderful thing
A children’s song

Child, child, child, child, child
A child is the father of the man
Child, child, child, child, child
A child is the father of the man
A children’s song
Have you listened as they played
Their song is love
And the children know the way
That’s why the child is the father to the man
Child, child, child, child, child
Child, child, child, child, child
Na na na na na na na na
Child, child, child, child, child
That’s why the child is the father to the man
Child, child, child, child, child

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Canciones
3 Comentarios



Canciones Perfectas (IV): Good Vibrations

Publicado el Martes 12 febrero 2008

wilson.jpgCuando Brian Wilson finalizó la grabación de Pet Sounds, obra maestra indiscutible del Pop, pensó que aún no era lo suficientemente bueno como para alcanzar su sueño dorado de componer su propia “Sinfonía adolescente para Dios” y se embarcó en un proyecto de aún mas envergadura llamado “Smile”; la obra definitiva, el disco maestro que fuese la llave de todos los sentimientos y sensaciones que puede transmitir la música. Este disco nunca se llegó a terminar, y lo que quedó fueron pequeños fragmentos experimentales de un Brian Wilson completamente enloquecido y por supuesto, un puñado de temas a la altura del mito.

“Good Vibrations”, grabada en 1966 se sitúa justo en ese periodo. Ideada para formar parte de “Pet Sounds” fue descartada por el propio Brian Wilson que solo la retomó una vez publicado el álbum con intención de mejorarla e incluirla en “Smile”.

Esta canción ya anticipa los problemas que vendrían mas tarde, solo hace falta echar un vistazo a las cifras: Los Beach Boys necesitaron 6 meses en 6 estudios diferentes para completarla (fue compuesta en fragmentos que después se editaron) y aún hoy en día es la grabación mas cara de la historia para una sola cancion, 40000 dolares.

En aquel tiempo, desde meses antes de la publicación de Pet Sounds, Brian Wilson dejo de girar con el resto del grupo y se encerraba en su estudio durante jornadas enteras a dar forma a sus canciones, “Good Vibrations” fue una de las que mas tiempo le llevó. Concebida como una “Sinfonía de Bolsillo” la elaboración de esta canción parte de un concepto muy simple e inocente en su letra, una típica canción surf, a una complejidad en su instrumentación y composición que aún hoy sigue asombrando, con la inclusión de elementos por aquel entonces inéditos y haciendo uso de las mas avanzadas técnicas de la época.

Lo primero que llama la atención de este clásico es que la interpretación, la voz principal, corre a cargo de Carl Wilson, cuando en la mayoría de temas de los Beach Boys la voz solista era la del propio Brian o la de Mike Love.

La canción comienza con esa delicada y celebre introducción de voz, bajo y órgano hasta llegar a la parte del coro y el puente, con esas características armonías vocales que solo los Beach Boys podían conseguir. Se introducen en esta parte elementos novedosos y revolucionarios para la época como el famoso Electro-Theremin. Otra parte muy reconocible es la que antecede al ultimo coro, con el órgano de iglesia y la pandereta como único acompañamiento a las voces antes de la catarsis final. “Good Vibrations”, gracias a esa grabación en fragmentos es una canción que presenta unos cambios de tempo realmente sorprendentes y una fantastica variedad de sonidos. Esta técnica de grabación fue mas tarde imitada por The Beatles en “A Day In The Life”.

Brian Wilson fue capaz de dar forma definitiva a “Smile” hace unos pocos años, recuperando todas aquellas cintas de la época en un esfuerzo verdaderamente admirable. Me siento muy afortunado por haber tenido ocasión de verle en directo interpretando clásicos como este “Good Vibrations”, una canción que seguirá sonando a verano, a primer amor adolescente y a auténtica felicidad dentro de cien, doscientos, o mil años.

Articulos recomendados:
-Os recomiendo que leáis los estupendos artículos sobre los Beach Boys “crepusculares” publicados recientemente en En Busca del Vinilo Perdido.
-“Songfacts” de Good Vibrations

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Canciones
8 Comentarios



2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress