The Black Crowes – The Southern Harmony…

miércoles 15 noviembre 2017

The Black Crowes
The Southern Harmony And Musical Companion
Def American 1992

Surgidos en plena explosión Grunge, The Black Crowes fueron (y afortunadamente siguen siendo) una banda atípica. Anclados temporalmente en algún punto entre el 67 y el 72 su música nunca ha salido de los márgenes de sus tres influencias principales: The Rolling Stones, The Faces,y Lynyrd Skynyrd, y aquí radica precisamente la virtud de esta banda, nunca han engañado a nadie, y con tan pocos “mimbres” han conseguido construir una carrera mas que sólida y con momentos de auténtica altura.
Este “The Southern Harmony And Musical Companion” (bonito nombre) fue su segundo disco, un disco que tenía que confirmar el éxito mediático que significó esa magnífica versión del “Hard to Handle” de Otis Reading incluida en su primer disco y que finalmente supuso uno de los puntos culminantes de la banda, el primer trabajo que mostraba su sorprendente habilidad para manejarse tanto en temas cañeros y rockeros (“Sting Me”, “Remedy”, “Hotel Illness”), como en bellísimas y efectivas baladas (“Thorn In My Pride”, “Bad Luck Blue Eyes Goodbye”) o en rugosos temas de blues pantanoso (“Black Moon Creeping”).
El sonido de The Black Crowes se basa en la magnifica voz de Chris Robinson (Muy influenciada por el Rod Stewart de los 70) y en los precisos “riffs” de su hermano Rich y del, por aquel entonces, segundo guitarra de la banda Marc Ford.
Este disco destila aires de clásico en cada corte, todas las canciones sugieren esa atemporalidad que transmiten los grandes temas de la historia del rock, y sorprende constatar la vigencia de este disco, 16 años mas tarde de su publicación.
“The Southern Harmony and Musical Companion” consolidó a The Black Crowes como una de las bandas mas importantes de su tiempo, una auténtica banda de Rock and Roll sin máscaras de ningún tipo que superando sus mas que evidentes limitaciones ha ofrecido algunos de los temas mas calientes y emocionantes de los últimos años a base de honestidad y buen hacer.
Realmente cuesta encontrar bandas con esta actitud en estos tiempos locos y artificiales que vivimos. Quizás sean Drive-By Truckers quienes mejor han sabido leer esa forma de hacer música.
The Black Crowes, tras una carrera con ciertos altibajos, han llegado hasta nuestros días entregando en este 2008 ese “Warpaint” que los ha vuelto a poner de plena actualidad.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

Up

martes 14 noviembre 2017

Up (2009)

Directores: Pete Docter, Bob Peterson

Intérpretes (doblaje V.O.): Edward Asner, Christopher Plummer, Jordan Nagai, Bob Peterson, Delroy Lindo, Jerome Ranft

up-poster

Los chicos de Pixar llevan años demostrando que son los mejores en el terreno de la animación digital. Desde que en 1995 estrenaron Toy Story, una verdadera revolución por aquel entonces que, además, arrasó en taquilla, John Laseteer y sus huestes no se han bajado de un carro al que, con el tiempo, otros se han ido subiendo con mayor o menor fortuna. A día de hoy el logo de Pixar es marchamo de calidad, no ya por las habilidades técnicas de las que la casa hace gala con cada nueva película, si no por el hecho de que dichas películas van mucho más allá del simple cine de animación para niños “made in Disney” que todos estábamos acostumbrados a ver hasta que esta gente irrumpió en escena. La originalidad y el atrevimiento de sus propuestas se ha ido plasmando en guiones cada vez más próximos a lo que podríamos llamar “películas de verdad”, que sin dejar de ser aptas para todos los públicos pueden ser vistas por niños y mayores, sin que los primeros se aburran ni los segundos piensen necesariamente que están viendo una peli para críos.

En Up todas las premisas arriba citadas se cumplen casi al pie de la letra. Una vez más la propuesta que da pie al filme es atrevida y original: un vejete cascarrabias, harto de la mierda de mundo en que vive, decide un buen día atar a su casa un montón de globos para irse volando a Sudamérica montado en ella. Partiendo de esa idea tan descabellada, los guionistas construyen una historia que por momentos parece beber de las fuentes del Cuento de Navidad de Dickens, pero que enseguida te llama la atención y te engancha a la pantalla. La primera media hora de metraje es un cañón, con un tramo de diez minutos tras la secuencia de inicio que es absolutamente magistral. Pero por desgracia no todo iba a ser perfecto, y la culpa de que el tinglado comience a flaquear la tiene presumiblemente Disney, que por algo maneja los hilos aquí y pronto mete baza con el puto criajo de los cojones el típico niño presente en cualquier peli Disney que se precie, dispuesto a darnos lecciones de moralina casposa. No es que entonces la cinta se venga abajo, que no lo hace ni mucho menos, pero en el momento en que el infante empieza a compartir protagonismo con el Sr. Fredericksen la acción se resiente considerablemente. Por fortuna el niño, aunque repelente, no lo es tanto como nos podríamos temer y más o menos se soporta. Pero resulta evidente que es un lastre, que no aporta nada importante a la trama. La peli se podría haber hecho perfectamente sin él, y lo cierto es que si nos la imaginamos sin él probablemente lleguemos a la conclusión de que ésta podría haber ganado unos cuantos enteros más, dándose vía libre para mantener un tono más adulto a lo largo de todo el filme, sin tantos brindis a la audiencia más infantil.

Esto no quiere decir necesariamente que Up sea decepcionante o mala. Al contrario: aún con sus “peros” la película es divertida y está repleta de momentos buenos, otros muy buenos, y unos pocos simplemente sensacionales. Si eres niño te lo pasarás muy bien con una historia que combina sabiamente diversión, amor, amistad y aventuras; y si eres mayor y así lo deseas, tampoco te sentirás tratado como un niño por un guión que por momentos admite una lectura entre líneas tremendamente seria e intimista. Como guinda al pastel, en esta ocasión incluso el doblaje al castellano es bastante aceptable, con el gran Luis Varela prestando su voz al Sr. Fredericksen. De la parcela técnica no hace falta comentar nada porque Pixar lo borda, como siempre, aunque ya puestos dejo claro que no merece la pena ver la película en formato 3D: la sensación de profundidad está mucho menos conseguida de lo que a priori podríamos imaginar, y para colmo la imagen pierde en colorido y contraste respecto a los tradicionales 35 mm.

Facebook Twitter

Publicado por Leo / Archivado en:Cine
Hacer un comentario

Hecho un lio

lunes 13 noviembre 2017

Desilusionado, auto-confusión
Tratando de ir a través de otro día
¿De qué sirve?, ¿cuándo terminará?
Tiene que haber otra manera

Telas tejidas de complejidad
Una vida de nada nuevo
Nadie aquí para entender
La presión te está aplastando

Hecho un lío
Desorden contra control
Hecho un lío
La crisis se desborda

Enfado, frustración profunda
Yo sé lo que quiero hacer
La motivación es un problema
Cuando te la quitan.

La emoción, la conmoción de
Llenar el cerebro
Dirección nula y cancelada
Otro trago mitiga el dolor

Hecho un lío
Desorden contra control
Hecho un lío
La crisis se desborda

Hundimiento rápido ¿Durará?
Hecho un lío

Tirando desde ayer
Otro día hecho
Determinación
La autoconfianza ha ganado

Telas tejidas de complejidad
La vida está llena de strees
Eso sólo puede obstaculizar
Nuevos deseos de progresar

Hecho un lío
El desorden pierde el control
Hecho un lío
Crisis en el agujero
Hundimiento rápido

Atrapado en el pasado
Hecho un lío

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Letras
Hacer un comentario

Centro-Matic – Operation Motorcide EP

domingo 12 noviembre 2017

Centro-matic
Operation Motorcide EP
Houston Party 2007

Operation MotorcideHaré una pequeña revisión antes de adentrarme en el comentario del último disco de Centro-matic, cuya piedra angular está representada por el prolífico y polifacético Will Johnson (Denton, Texas). En 1990, con 19 años, comienza su carrera musical en una banda junto a Peter Schmidt y Clark Vogeler. El nombre que ponen al grupo es Funland, y la música que practican es rock de los 70 mezclado con el incipiente grunge. Graban un EP sin éxito, “Swettness” (Arista, 1993) y un disco en 1995 que recoge las canciones más célebres de sus cinco años dando conciertos “The Funland Band” (Steve Records). Will es el responsable de la batería y percusión, poniendo también la voz en algún tema. Por esta época comienza a grabar en solitario, en plan casero, en un cuatro pistas, composiciones propias, tocando él mismo batería, bajo, guitarra y voz. Luego regala a sus amigos y allegados las cintas grabadas. “Tocar la batería es divertido, pero componer es lo realmente satisfactorio”, comentaba por esas fechas en las entrevistas. El grupo se disuelve, Will publica la primera cinta oficial como Centro-matic “No Directional Jetpack Race” (1995) y actúa por primera vez bajo este nombre en 1996. Algún que otro epé, single y casete, colaboraciones esporádicas de otros músicos, hasta la publicación del primer elepé en 1997 “Redo The Stacks” (Steve Records), grabado en el estudio de Matt Pence, quien se convertirá en el batería oficial del grupo, para luego lograr una estabilidad en la formación con la incorporación definitiva de los músicos Scott Danbom (bajo, teclados, violín) y Mark Hedman (bajo, guitarra). Compositor inquieto e incansable, Will Johnson, para dar rienda suelta a todas sus creaciones no duda en formar el proyecto paralelo South San Gabriel para sacar a la luz los temas más tranquilos y lentos, o plasmar en solitario desnudas y crudas confesiones, o juntarse con lumbreras como Mark Eitzel, Vic Chesnut y David Bazan que junto con Scott Danbom integran el combo The Undertow Orquestra, sin renunciar en ningún momento a ninguna de las formaciones, grabando y actuando bajo el nombre de una u otra dependiendo de las circunstancias.
“Operation Motorcide EP” es continuación del aclamado octavo disco de Centro-matic “Fort Recovery” (Misra-Houston Party, 2006), no sólo en el tiempo, sino también en el contenido, pues las canciones forman parte de las veintiocho grabadas en las sesiones del anterior álbum (en septiembre de 2005 en Denton, en el estudio de Matt Pence). Unas sesiones que pillaron al grupo en uno de sus más inspirados momentos a tenor de lo comprobado al escuchar las ocho canciones que ahora nos presentan. Cualquier duda que con lógica surge al saber que estos temas habían sido desechados para el álbum precedente queda totalmente disipada tras su escucha, y esto no deja de ser más que una demostración palpable de lo que las opciones suerte y casualidad juegan en el destino de cualquier ser o proyecto. Nos encontramos ante un trabajo al mismo nivel que el anterior, tan sólo menor en la duración (alrededor de 33’) pero para nada en la calidad. De nuevo nos ofrecen diferentes facetas, en esta ocasión el lado más acústico, mecido por guitara y piano (con suaves cuerdas, ensoñadores coros y adornos electrónicos) lo representan la inicial ‘All This Fresh Mutiny’ y la triste ‘A Celebrated Grime’; las melodías amargas con interesantes dosis de power pop ‘Atlanta’ o ‘74 Cuts, 74 Scars’, este último tema cierra el álbum con unos punteos de guitarra finales que sueltan el freno de tu cuello no pudiendo evitar el zarandeo craneal; y el lado más rock con distorsiones a lo ‘Crazy Horse’ lo protagonizan las más suaves y épicas ‘Operation Motorcide’ y ‘Daggers Sharp Enough’ o las más agresivas y sureñas ‘Blood on the Floor’ y ‘Circuits to Circuses’.
Para colocar pegado al ‘Fort Recovery’, como ratificación de su época de restablecimiento, y al lado de las voces ásperas con profunda carga emocional.

Facebook Twitter

Publicado por jose / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

Perros

sábado 11 noviembre 2017

Tienes que estar loco, debes estar realmente necesitado.
Tienes que dormir sobre los dedos de los pies, y cuando estés en la calle,
Ser capaz de elegir la carne fácil con los ojos cerrados.
Y luego moverte en silencio, a favor del viento y fuera de la vista,
Tienes que golpear en el momento correcto, sin pensarlo.

Y después de un tiempo, puedes trabajar para ganar puntos de estilo.
Igual que en el club de etiqueta, y el firme apretón de manos,
Una cierta mirada en los ojos y una sonrisa fácil.
Tienes que ganar la confianza de las personas a las que mientes,
De manera que cuando te vuelvan la espalda,
Tengas la oportunidad de clavarles el cuchillo.

Tienes que mantener un ojo mirando por encima de tu hombro.
Tú sabes que se va a poner más y más difícil, y más difícil a medida que te haces viejo.
Y al final haces las maletas y vuelas al sur,
Esconde tu cabeza en la arena,
Simplemente otro triste viejo,
Solo y muriendo de cáncer.

Y cuando pierdes el control, recoges la cosecha que has sembrado.
Y como el miedo crece, la mala sangre se vuelve lenta y se convierte en piedra.
Y es demasiado tarde para perder el peso que solias utilizar para lanzar liberarte.
Por lo tanto, que te ahoges bien, segun vas hacia abajo, solo,
Arrastrado por la piedra.

Tengo que admitir que estoy un poco confundido.
A veces me parece como si simplmente estuviera siendo utilizado.
Tengo que estar despierto, tengo que tratar de librarme de este asqueroso malestar.
Si no estoy con los pies en el suelo, ¿cómo puedo encontrar la manera de salir de este laberinto?

Sordos, mudos, ciegos, solo sigue fingiendo
Que todo el mundo es reemplazable y que nadie tiene un verdadero amigo.
Y parece que lo que hay que hacer sería aislar al ganador
Y todo lo hace bajo el sol,
Y crees que en el fondo, todo el mundo es un asesino.

¿Quien nació en una casa llena de dolor?
¿Quien fue entrenado para no escupir en el ventilador?
¿A Quién se le dijo qué hacer por el hombre?
¿Quién fue roto por personal capacitado?
¿A Quién se le ajustó el collar y la cadena?
¿A Quién se le dio una palmada en la espalda?
¿Quién se estaba separando de la manada?
¿Quién era sólo un extraño en casa?
¿Quién no levantó cabeza al final?
¿Quién fue encontrado muerto al teléfono?
¿Quién fue arrastrado por la piedra?

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Letras
Hacer un comentario

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress