The Kinks

Viernes 11 agosto 2017

The Kinks
Celluloid Heroes

Hablo con mucha gente de música, y quitando a un reducido grupo de amigos fanáticos del Rock como yo, nadie parece conocer a los Kinks, de vez en cuando sale el tema de la música de los 60 y 70, y todo el mundo habla de los Beatles, de los Rolling Stones, de The Who, de Led Zeppelin, etc.. pero nadie parece considerar a la que desde muchos puntos de vista es la mejor banda de rock de la historia, los grandiosos e inimitables Kinks.

Esta historia comienza en un humilde y populoso barrio de Londres, Mushwell Hill, Raymond y Dave Davies son los únicos vástagos varones en una familia numerosa llena de mujeres, los dos hermanos además son los pequeños de la familia, con tan solo tres años de diferencia entre ellos pero con una diferencia de edad enorme respecto a sus hermanas. La infancia de los hermanos Davies transcurrirá en una casa llena de gente, con sus padres, sus hermanas y sus cuñados, todos viviendo en la misma casa, repartiendose entre todos ellos las atenciones a los pequeños.
En el salón de la vieja casa había un piano, y los dos hermanos disfrutaban de las frecuentes reuniones familiares en torno a el, se tocaban canciones y se contaban divertidas historias, se puede decir que, salvos contados contratiempos, la infancia de Ray y Dave fue bastante agradable.
A pesar de que los dos hermanos tenían practicamente la misma edad, no se desarrolló entre ellos una relación de amistad, cada uno pasaba el tiempo con personas distintas en la familia (había donde elegir) y pocas veces coincidían en sus juegos, en estos años se forjó la legendaria relación amor-odio de los hermanos Davies, una relación fundamentada en la admiración mutua entre ellos pero tambien en la envidia y la rivalidad.
Aunque no compartían demasiadas cosas, los dos hermanos desarrollaron pronto un gran amor por la música, ambos empezaron a tocar instrumentos al tiempo que descubrían las canciones blues que llegaban poco a poco del otro lado del atlántico, pronto empezaron a actuar conjuntamente ante su familia y el siguiente paso fue formar su propia banda para actuar en garitos locales.
Esa primera formación de la banda, con Dave, Ray y un amigo de ambos, Peter Quayfe, fue tomando diversos nombres antes de adoptar el de The Kinks y poco a poco fue ganando notoriedad en el circuito local de clubs, aunque muchas veces actuaban como simple banda de acompañamiento de otros músicos locales.

Pronto los papeles de todos los músicos se fueron definiendo y Ray empezó a cantar y a componer sus canciones, mientras Dave desarrollaba un estilo potente y dinámico con su guitarra, ambos se juntaban en la casa familiar a componer, y en una de estas reuniones surgió una cancion que cambiaría para siempre el destino de la banda y que dejaría una profunda huella en la música popular del siglo XX. Cuenta la leyenda que Dave andaba en esa época experimentando con sus amplificadores para conseguir mas volumen, conectando varios entre si. Una tarde Ray llegó con los acordes de “You Really Got Me” que empezó a tocar al piano, Dave se acercó con su guitarra amplificada y rasgeó esos mismos acordes, días mas tarde Ray ya tenía preparada la letra. Ambos se dieron cuenta enseguida de que habían creado algo grande, no se equivocaron ya que a partir de ese momento empezaron a llover ofertas de discográficas y de promotores que querían contar con los Kinks en sus actuaciones.
El ascenso en las listas de “You Really Got Me” fue sencillamente imparable, y la banda contó por primera vez con recursos para seguir creando canciones, estas no tardaron en llegar; entre 1964 y 1965 los Kinks grabaron dos álbumes completos (“The Kinks” y “Kinda Kinks”) e innumerables singles, al tiempo que empezaron a girar frenéticamente por toda Europa.
En esta primera etapa los Kinks eran un grupo realmente salvaje, y a raiz del frenético ritmo de conciertos ya empezaban a surgir las primeras fricciones entre los miembros del grupo, en especial entre los dos hermanos que protagonizaban en ocasiones truculentas peleas sobre el escenario.
En 1965 el grupo visitó por primera vez los Estados Unidos ofreciendo una serie de conciertos, conciertos que en unas cuantas ocasiones terminaron en auténticas batallas campales, además, la acitud de los miembros del grupo en aquella época era, por asi decirlo, poco sociable, en especial la de un Dave Davies que se dedicaba sistemáticamente a destrozar los hoteles por donde pasaba y a formar broncas a la mínima ocasión.
A consecuencia de todo esto, aunque nunca quedó aclarado el motivo exacto, los Kinks fueron vetados para actuar en los EE.UU por un periodo de cuatro años. Esta prohbición marcó el devenir de la banda, ya que automáticamente quedaron fuera del mercado estadounidense y al margen de todas las corrientes musicales que irían surgiendo en ese pais en el transcurso de los últimos años de la década de los 60. Este hecho acabó casi definitivamente con las aspiraciones comerciales de la banda, que vió como sus discos eran cada vez menos populares, aunque esto no influyó en la calidad de sus nuevas canciones, mas bien el contrario, en el periodo que va de 1965 a 1969 los Kinks entregaron sus mejores trabajos.

En 1966 salió publicado “Face to Face”, uno de los discos claves de su época, un disco que rompía con la habitual temática simplista del pop de la época añadiendo toda una serie de detallados retratos de personajes de la sociedad británica, todo esto reflejado en unas canciones que, partiendo de una estructura típica, abordaban nuevos e inéditos registros sonoros, añadiendo instrumentos inusuales como el clavicordio en temas como “Rosey Won’t You Please Come Home” o “There’s Too Much On My Mind”
“Face to face” tuvo una discreta acogida comercial, y fue muy criticado por su compañía discográfica que pensaban que estas canciones se alejaban mucho del patrón de “You Really Got Me” y de su rentable imagen rebelde y contestataria.
A pesar de estos contratiempos, los Kinks consideraron buena su linea evolutiva y al siguiente año entregaron un disco aún menos asimilable por la compañia: “Something Else”, un álbum aún mas variado que dejaba ya claro que Ray Davies no era un compositor típico, en este disco encontramos canciones de todo tipo abordando temáticas insólitas como en la genial “Two Sisters” una mas que evidente metafora de la envidia entre Ray y Dave, o la sarcástica “David Watts”, donde Ray arremete con su singular y afilada ironia contra un dandy del Londres de la época.
En este disco, Dave Davies, siempre eclipsado por el incontenible talento de su hermano, entrega una de sus primeras composiciones, la genial “Death Of A Clown”.

El siguiente disco de los Kinks, publicado un año mas tarde, es considerado por buena parte de la crítica como el mejor trabajo de la banda, y una de las piezas clave del pop de los 60, se trata de “The Kinks are The Village Green Preservation Society”, un monumental disco doble donde todas las virtudes apuntadas anteriormente explotan en todo su explendor. Un disco absolutamente redondo sin un solo tema de relleno que muestra aún mas matices en la afilada literatura de Ray y en los registros de la banda. Todos los temas son impecables, pero por citar alguno hablaremos de las bellisimas “Days” o “Monica” o de las sensacionales “Picture Book”, “Big Sky” o “Sitting On The Riverside”.
Tras Village Green, los Kinks publicaron aún otro álbum para su compañía de siempre, Pye, otro álbum soberbio llamado “Arthur Or The Decline And Fall Of The British Empire” que a pesar de seguir la linea sublime de sus anteriores trabajos tampoco funcionó demasiado bien a nivel de ventas. En este disco encontramos canciones increibles como la salvaje “Brainwashed”, la extraña “Australia” o la deliciosa “Shangri-La”. Los Kinks habían alcanzado ya un nivel de excelencia absolutamente apabullante.

En 1970 pasaron varias cosas que volverían a cambiar el rumbo de la formación, la primera es el fin del veto en los Estados Unidos, lo que les permitió volver a ofrecer actuaciones en ese país casi un lustro mas tarde, a su llegada se encontraron con que los Kinks disfrutaban de una posición y de un prestigio considerables en ese país, contando con legiones de fans que llegaban casi al fanatismo.
Ese mismo año los Kinks publicaron “Lola”, un vigoroso tema sobre un travesti que supuso un éxito inmediato y arrollador. el consiguiente álbum, “Lola versus Powerman and The Moneygoround, Part One” les permitió por fin volver a las listas de éxitos curiosamente con un disco claramente inferior a los anteriormente comentados, a pesar de contar con temas de auténtico lujo como “Apeman”, “Top Of The Pops” o la citada “Lola”.

A lo largo de los años Ray Davies se había interesado por el mundo de la televisión y el teatro, colaborando en varios espacios de la BBC, de uno de esos proyectos surgió la idea del film “Percy”, una absurda y escatológica historia sobre un hombre que pierde el pene, la película pasó sin pena ni gloria por las taquillas y merecería perderse en el olvido si no fuese por que los Kinks grabaron toda la banda sonora, aportando algunos temas como “God’s Children”, “The Way Love Used To Be” o “Moments” que figuran entre lo mejor de su repertorio.
Esta banda sonora, publicada en 1971 fue la última grabación del grupo para Pye, empezaban los años 70 y los Kinks, hartos del desinteres y la desidia de los ejecutivos decidieron cambiar de aires y fichar por RCA, compañía que les ofrecía mayor soporte comercial y promocional.
La formación de los Kinks se había mantenido practicamente inmutable en todos estos años, con los dos hermanos Davies como lideres absolutos y con Peter Quayfe y Mick Avory en sus papeles de bajista y batería respectivamente, Quayfe dejó la banda en 1969, siendo reemplazado por John Dalton, y a comienzos de los 70 la banda empezó a añadir coros y secciones de viento en sus directos y en sus grabaciones.
En 1971 salía publicado “Mushwell Hillbillies”, su primer trabajo para RCA que supuso un paso adelante notable en el sonido de la banda, añadiendo elementos de musica country e incluso toques de music-hall en un disco mas que notable que simbólicamente se presentó como una vuelta a las raices, una vuelta a los origenes. En este disco encontramos otro puñado de clásicos como “20th Century Man”, “Holiday” o “Alcohol”.

El ya señalado interes de Ray Davies en el mundo de la televisión, los seriales, el teatro y todo tipo de espectáculos se traduciría en años sucesivos en una serie de álbums de corte conceptual que no fueron convenientemente entendidos ni por el público ni por la crítica pero que contienen momentos mas que sobresalientes. En “Everybody Is In Showbiz”, publicado en 1972 ya se introducían algunos elementos de esta tendencia que mas tarde se desarrollarían mas a fondo, es este un disco atípico, con temas populares de la banda en directo y temas inéditos de bastante calidad, a destacar la majestuosidad y belleza de “Celluloid Heroes” y “Sitting In My Hotel”, dos temas con el inconfundible tono melancólico de Ray Davies.

La serie de discos conceptuales se inicia con los “Preservations”, “Preservation Act 1” publicado en 1973 y “Preservation Act 2” publicado en 1974, en estos álbumes Ray Davies presenta una delirante historia por capítulos sobre Flash, un terrateniente capitalista que quiere hacerse con el poder, y sobre Mr. Black, un lider socialista que tratará de impedirselo y oponerse a el. “Preservation” es en apariencia una simple historia de lucha de clases que se complica muy mucho gracias a la ferviente imaginación de Davies; en cualquier caso, a pesar de que el concepto de la obra no fue muy bien asimilado, estos dos discos contienen otra buena selección de canciones impecables, orientadas hacia el pop, pero adentrándose sin complejos en otros terrenos menos transitados. Estos discos son definitivamente poco comerciales y quizás el recien llegado a la obra de los Kinks debiera empezar por otras referencias de su catálogo.

En 1975 se publicó “Soap Opera”, otro álbum conceptual que fue ideado inicialmente para una serie en la BBC que nunca se llevó a cabo, aquí la idea gira entorno a una estrella mediatica del rock (quizas un autorretrato del propio Ray Davies) convencida de que puede convertir a las personas mediocres en estrellas, para lo cual cambia su vida con la de un sencillo trabajador a fin de demostrar lo fácil que es triunfar… hasta que se da de bruces con la cruda y rutinaria realidad. A la habitual brillantez lirica de Davies hay que añadir aquí una serie de temas realmente impagables y geniales, como la inicial “Everybody Is A Star (Starmaker)”, “When Work Is Over” o la fantastica “Holiday Romance”.
Ni que decir tiene que el disco tampoco fue bien recibido por la crítica y aún hoy es uno de sus discos peor considerados. A nivel de ventas tampoco funcionó excesivamente bien y su compañía empezó a mostrar signos de impaciencia. Las relaciones entre los miembros del grupo, en especial entre los dos hermanos, no pasaba precisamente por su mejor momento ya que Dave consideraba erronea toda esta linea de discos conceptuales y deseaba una vuelta al primitivo rock de sus inicios.

El siguiente paso pareció dar la razón a Dave, ya que “Schoolboys In Disgrace” (1975) es un disco mucho mas orientado al rock a pesar de ser un nuevo álbum de concepto (un disco tematico sobre la educación, nada menos).
En esta ocasión las canciones son mucho mas directas que en anteriores trabajos, mucho mas agresivas y dinámicas, casi como una vuelta a sus primeros tiempos. Encontramos canciones memorables que se convertirán a partir de aquí en clásicos de sus conciertos como “The Hard Way”, “I’m In Disgrace” o la monumental “Headmaster”.
Para los conciertos de esta gira, los Kinks volvieron a su formación básica de guitarras, bajo y bateria y salían a escena vestidos de colegiales, ofreciendo lo mas potente de su repertorio.
Esta linea de vuelta a sus origenes mas rockeros y salvajes seguirá en sus siguientes trabajos, ya para su nueva compañía, Arista.

Los dos álbumes siguientes “Sleepwalker” (1977) y “Misfits” (1978) son considerados los mejores grabados por los Kinks en toda la decada de los 70, un nuevo momento de plenitud compositiva de un Ray Davies en estado de gracia y de una banda que suena aquí como una auténtica apisonadora. Ambos discos son absolutamente redondos e impecables, pero mereceria la pena destacar por su perfección temas como “Life On The Road” o “Sleepwalker” del primero y “Rock and Roll Fantasy” o “Hey Fever” del segundo, canciones que figuran entre lo mejor de todo su catalogo.
Los Kinks terminaban los 70 entregando un nuevo disco (“Low Budget”) y con fuerzas de sobra aún, tras veinte años de carrera, para seguir en la carretera. En 1980 salió publicado “One For The Road”, un documento revelador que nos muestra la tremenda intensidad de la banda en directo.

Aunque los 80 fueron años productivos para la banda, entregando un total de siete nuevos albumes de estudio hasta “Phobia”, su ultimo disco, no tenemos aquí espacio para detallar cada uno de esos trabajos, aunque si hay que decir que el nivel de estas grabaciones, sin ser sublime, siguio siendo mas que considerable.
Destacaremos la contundencia de los temas contenidos en “Give The People What They Want” o la particular ironia que inunda los cortes de “Word Of Mouth”, discos en los que Ray Davies siguio mostrando su incomparable talento en unas letras y unas composiciones siempre vibrantes e inteligentes.

Estos pocos datos que he conseguido resumir en este especial son a grandes rasgos los poderes de una banda que por derecho propio ha de incluirse siempre entre las mejores de la historia. Ray Davies ha escrito una de las páginas mas gloriosas del rock, retratando, siempre con su particular sentido del humor, con su aguda inteligencia, la vida de gente corriente como nosotros, conviertiendo historias humildes y grises en gloriosas canciones inmortales. porque como dijo el propio Ray “There are stars in every city, In every house and on every street, and if you walk down Hollywood Boulevard, their names are written in concrete”.

Facebook Twitter

Etiquetas: , , , ,


Publicado por Luis / Archivado en:Revisiones

Comentarios

  1. Publicado por Joaquín Esteva Peralta @ 17 Mar 2006 3:57  

    Caray, al leer el artículo confirmo que los kinkófilos tenemos un orgullo especial por nuestra afición a los Davies y compañía, que en mi caso empieza desde el mismísimo año de 1964. Valdría la pena publicar en el futuro un artículo más conceptual sobre su obra, pues es poco lo que se ha explorado al respecto. Dadaístas, minimalistas, lúcidos ambientalistas, anarquistas, etc., en fín, todo un filón para analizar.

    Felicidades, y a seguir gozando de los Kinks.

  2. Publicado por luis @ 17 Mar 2006 19:14  

    ¿Desde 1964? ¿tuviste oportunidad de verles en directo??

    Para los que no pudimos ver a los Kinks en directo, siempre nos queda el mas que aceptable consuelo de ver a Ray Davies que en unos meses se pasara por nuestro pais!!!

    God Save The Kinks!!!!

  3. Publicado por JAVIER DE LOS REYES @ 29 Mar 2006 19:08  

    Cuando actuaron en Madrid tenía yo 17 años y no pude entrar en la discoteca a verles. El dinero que me ahorré me sirvió para comprar algun que otro disco de ellos. Ahora tengo en cd todos los discos de ellos publicados en España. Son el mejor grupo de rock de todos los tiempos y Ray el mayor genio musical del siglo xx.

  4. Publicado por RAFAEL VILELLA @ 09 May 2006 22:32  

    Soy seguidor de los Kinks , desde el primer disco “cadillac” para los que no lo sepan , una hermana de los Davies era la bajista del grupo pop de principios de los 60 APPLEJACKS y tuvieron una cancion que llegaron al nº5 de las listas britanicas.Los he visto 3 veces , y el pasado día 5 vi a Ray en Barcelona en la sala Razzmataz.Excelente.Tengo toda su discografía y el día que se caso mi hija , en lugar de un vals bailamos el DON´T FORGET TO DANCE una maravillosa balada,ya veis los Kinks son parte de nuestra vida. Rafael Vilella .09.05.06 10,30 p.m

  5. Publicado por ALVARO @ 22 Ago 2006 9:28  

    Hola. No soy muy fanático de los Davies, pero tuve la fortuna de verlos (gratis, en las fiestas de san isidro) en el desaparecido rockódromo de la casa de campo de madrid, no recuerdo en qué año de ochentas). Me parece que canciones como Lola están de “superactualidad” treintaitantos años despues, y si no, mirad en el barrio de chueca en madriz. Unos genios.

  6. Publicado por Alvaro Iraola @ 02 Sep 2006 23:52  

    Al leer todo lo expresado líneas arriba, las lágrimas caen sobre mis mejillas, ya que aquí en Perú, hablar de The Kinks es como hablar de Física Cuántica en un Kindergarden, casi nadie los conoce,a tal punto de que creo ser el único fan por estas tierras. Tengo casi todos sus discos, pero quisiera tenerlos todos, aquí eso es casi imposible.Si alguien se quiere comunicar conmigo encantado de charlar. Alguien sabe dónde puedo conseguir el film Percy? Si yo dentro de varios años muero y voy al cielo preguntaré si Ray Davies esta adentro, sino, nos vamos para abajo!! GOD SAVES THE KINKS

  7. Publicado por gregorio martin @ 19 Oct 2006 5:31  

    Busco a Rafael Vilella,si son tan amables de contactarme con el lo agradecere de antemano.Bip bip

  8. Publicado por Sergi @ 31 Ene 2007 23:43  

    Qué decir de esta superbanda. Al margen de la popularidad que tuvieran en su día, y la que aún mantienen en la actualidad, cuatro son las bandas claves del rock británico de los 60: Beatles, Rolling Stones, Kinks y Who. El orden de las dos primeras no es discutible. El de las dos últimas va por gustos. Para mi, el tercer puesto es para los Kinks, ya que creo que su trayectoria es más coherente y productiva que la de los Who (cuya historia va más ligada a montajes -estética mod, romper guitarras, óperas rock, etc, etc, que a crear discos realmente imprescindibles, todo lo más tres). En cualquier caso, los Kinks no se puede discutir que sin duda son uno de los referentes imprescindibles del pop británico de los sesenta. Unos genios, vaya.

    PD: y el que no lo sepa apreciar, pues él se lo pierde…

  9. Publicado por victor gomez @ 17 Feb 2007 13:17  

    siempre he visto a los kinks, como el tercer grupo mundial de la historia, pero creo que los tres grupos son la historia real del pop
    la cancion COME ON NOW, es una pieza
    increible,un autentico grito de guerra inconformista del movimiento pop, y la esencia de la magia mistica
    de la musica moderna, pop beat o rock
    Por siempre tambien KINKS.

  10. Publicado por Lilia Moretti @ 03 May 2007 23:43  

    tengo 20 años y adoro completamente adoro a los kinks y aqui en peru no hay nadie con quien hablar de ellos…me pudro por dentro cuando escucho esas letras tan puras y reales q me tocan el alma, porque no puedo compartirlas con nadie; o nadie me entiende en verdad….porque si no sabes ingles, pues te pierdes la mitad de divercion con los kinks.
    q no digan por ahi q a las chicas no les gusta los kinks!!!!aunque solo me conozco ami….

  11. Publicado por Lilia Moretti @ 03 May 2007 23:46  

    quiero que haya un fan club peruano de los kinks…..aunquesea solo en la web. para compartir cosillas
    claro q seriamos como 7 personas, pero seria lindo igual.

  12. Publicado por José Antonio @ 11 Jul 2007 13:49  

    Hola.

    Sé que Los Kinks tocaron en Madrid en 1966, teloneados por Micky y los Tonys. Creo que la sala se llamaba Yulia, o algo parecido. Estoy preparando un documental y me gustaría saber cuál era la dirección exacta.
    Gracias.

  13. Publicado por jose @ 11 Jul 2007 21:08  

    Hola José Antonio. Lo que he podido averiguar sobre la sala donde actuaron los Kinks en 1966 es lo siguiente:
    Sala de fiestas Yulia (El Paladium de cristal): Tirso Molina, 1 – Madrid.
    Espero que te sirva de ayuda
    Un saludo

  14. Publicado por Rafael Vilella @ 04 Nov 2007 17:03  

    Hola soy Rafael Vilella mi Email es Vilellasala@andorra.ad para Gregorio Martin.


  15. […] verdad es que la frase “canciones perfectas” parece creada para definir la música de los Kinks, no hay otro grupo en el mundo con tal densidad de “temazos” por metro cuadrado, y os […]

  16. Publicado por jose @ 17 Sep 2008 21:54  

    VILLAGE GREEN EXPERIENCIE homenaje a los kinks

    Jose Casas y miembros de su grupo “La pistola de papá” acaban de iniciar un rendido tributo al fabuloso disco de los Kinks, “Village Green Preservation Society” con motivo del 40 aniversario de su publicación para ello han grabado 4 covers de temas de dicho album.
    A esta banda paralela la han llamado THE VILLAGE GREEN EXPERIENCE y puedes oírlas en su myspace
    http://www.myspace.com/villagegreenexperience

    Harán la presentación oficial en Sevilla el próximo viernes 3 de octubre en la sala Malandar y más tarde lo presentarán en Madrid, en La Pequeña Betty, eso será el próximo 22 de noviembre.

  17. Publicado por alan @ 11 Feb 2009 20:55  

    ¡¡¡a fuerza!!!! arriba los kinks tengo 21 años y ya me estoy haciendo uno de sus admiradores, qué buenas voces, buenas guitarras,letras, todo esta realmente chido es el garage autentico para mi y por supeusto con muy buenas bases. Tienen el blues. no se porque a muchos prefieren musica mala yo escucho a los kinks

  18. Publicado por yulian @ 21 May 2009 15:54  

    voy a mirar este grupo si es bueno

  19. Publicado por Denise @ 18 Nov 2009 4:57  

    Que buena banda, por dios! Un genio Ray Davies!
    Soy de Argentina….pero siento que soy la unica en mi pais que los escucha!
    Espero que no sea asi!

  20. Publicado por Paco Martin @ 13 Ene 2010 0:29  

    En 1966 en la sala Yulia de Madrid, tocamos tres grupos:
    Los Kinks, Los Botines y The Only Us. Los Kinks no trajeron instrumentos, tocaron con parte de los de Los Botines y parte de Los Only Us. No vinieron todos, trajeron un mercenario y no recuerdo si era el bateria o el bajo. No sonaron demasiado bien, creo que se tomaron esa actuacion no muy seriamente. Eran unos tios bastante simpaticos y con ganas de juerga. Un buen dia para recordar

  21. Publicado por Luis @ 13 Ene 2010 10:50  

    Hola Paco, soy el webmaster de la pagina, me interesaria quedar contigo para hablar de esa experiencia, podriamos sacar un especial para la pagina, ¿Eres de Madrid? enviame un correo a iamarock@computer-age.net y hablamos. Un saludo


Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress