Led Zeppelin – Coda

Jueves 30 octubre 2014

Led Zeppelin
Coda
Swan Song 1982

El 25 de septiembre de 1980 es una de las fechas marcadas en rojo en la historia del rock, John Bonham moría y con él desaparecía uno de los grupos más importantes de la historia del rock.
Aun así, en 1982, Jimmy Page sorprendía publicando una recopilación de 8 temas ineditos, grabados desde enero de 1970 hasta finales de noviembre de 1978 bajo el sugestivo, musical y relevante nombre de Coda. Dependiendo de a quien se pregunte este disco es considerado bien la obra menor de Led Zeppelin, bien una simple recopilación. Lo que ciertamente puede considerarse a ciencia cierta es la recuperación del carácter blues-rock de la banda, muy alejado de los planteamientos místicos, celtas y de experimentación que marcaron su discografía desde el mítico cuarto álbum. Coda esta más cercano al Led Zeppelin II de 1969 que al “In Through the out Door” de 10 anos después.
Esta compuesto por temas que no encajaban en sus anteriores trabajos y a los que se podía dar salida aprovechando el tirón de la banda. A pesar de la diferencia de tiempo entre las grabaciones el álbum mantiene una increíble coherencia, haciéndose difícil ubicar temporalmente estas grabaciones. El sonido Zeppelin, misticismos aparte se mantiene de principio a fin, incluso en las dos canciones no compuestas por ellos.
“We’re Gonna Groove” abre el disco, y lo primero que queda patente es la presencia que va a tener Bonham tanto en esta pista como en el resto del disco. Los redobles imposibles y los trucos de caja enmarcan el fantástico trabajo guitarristico de Page demostrando el porque del título de la canción.
“Poor Tom” abre de la misma forma, simplemente Bonzo y Plant hasta que Page se les une tras el doceavo compás de una forma minimalista. La canción solo se complica con la entrada de la armónica de Plant, dándole un precioso toque blues.
La tercera pista “I can’t Quit You Baby” es otra confirmación de los orígenes blues de la banda y sorprende comprobar que fue grabada en una prueba de sonido antes de un concierto en el Royal Albert Hall de Londres, dando idea de la calidad musical en directo del grupo.
“Walker’s Walk” es posiblemente la pista mas roquera del disco, notándose especialmente en el poco detallista pero efectista solo de guitarra de Page. La apisonadora sigue con la repetitiva “Ozone Baby” donde las guitarras, al igual que en la pista anterior sientan las bases en las que se educaran las nuevas generaciones del hard rock moderno especialmente del genero “stoner rock”.
“Darlene” es más inclasificable que las anteriores pistas, es blues, es rock y se convierte en swing por la deliciosa e inesperada pista de piano de John Paul Jones en la única oportunidad que le da Page de lucirse.
La siguiente canción es toda una demostración de John Bonham sobre como se toca la batería. “Bonzo’s Montreux” son cuatro minutos cargados de fuerza y dinámica. Bonzo no solo golpeaba con fuerza los parches sino que sabía usar las dinámicas y los desplazamientos rítmicos a la perfección. Solo por esta canción este disco se hace imprescindible para todo batería.
El disco termina con “Wearing and Tearing” gran titulo para finalizar, más que un disco, toda una época. Coda fue de las últimas bocanadas que pudo dar el rock setentero. Despues de 1982, y hasta el fin de la década, el relevo del rock lo tomarían las bandas de Hair-metal y las nuevas formaciones de grupos establecidos que acabarian vendiendo su alma al EMO por el vil metal. Jimmy Page es una de esas personas que dan gracias a por haber podido sacar el máximo provecho económico de su carrera antes del advenimiento de Internet y Napster, y la tacañeria que demuestra al poner solo ocho temas ineditos en un album de este tipo es la razón por la que la gente se baja canciones de Internet.

Facebook Twitter

Publicado por Edu / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

Public Enemy – It Takes a Nation of Millions to Hold Us Back

Miércoles 29 octubre 2014

Public Enemy
It Takes a Nation of Millions to Hold Us Back
Def Jam 1988

En 1988 Rick Rubin, un pirado del metal y del punk rock, ya había producido dos clásicos del rap; Raising Hell de Run-D.M.C. y sobre todo Licensed to Ill de Los Beastie Boys con el que habia logrado vender 5 millones de copias. Esta vez dio un giro más de tuerca y dejando aun más continuidad a las guitarras electricas, presentes en esos discos, no solo insertando riffs sueltos aqui y alla, sino dejándolas sonar de principio a fin.
En este album, Public Enemy, Rubin y The Bomb Squad, se empeñaron en arruinar los sueños de los blanquitos WASP de los años Reagan haciendoles ver que sus peores pesadillas podian hacerse realidad en cualquier momento. El explosivo estaba en los ghettos y la mecha era este disco.
Siguiendo la filosofía punk de toma lo que tengas a mano y arrasa el resto, Public Enemy no deja títere con cabeza y afronta los problemas a los que el hombre negro se enfrenta a diario, enseñando a su raza el orgullo que han de mostrar en todo momento. Public Enemy da al negro americano lo mismo que Farrakhan y Malcom les dieron veinte años atras pero de una forma más convincente, atrayente y cercana, aqui no hay sitio para Martin Luther.
El disco nunca baja en intensidad. “Bring the Noise” es la primera roca a tragar que prepara para el himno “Don’t Believe the Hype”. Flavor Flav arrasa en “Cold Lampin’ With Flavor” y Terminator X hace lo propio en “Terminator X to the Edge of Panic”, dando un pequeño respiro antes de pasar al corazón del disco.
Es ya en la pista 12, ” Black Steel in the Hour of Chaos” donde Chuck D. deja caer la bomba, rimando en contra de la situación de esclavitud a la que se enfrenta el negro pobre, forzado a dar su vida por una patria que le oprime y le niega su libertad y su apoyo. La rima lenta, casi como un cuento, va desgranando la apatía que siente el narrador ante su situación. “Rebel Without a Pause” es la mejor canción del disco, y seguramente de la historia del rap, puro old school. Chuck D. se deja la lengua en las rimas y Terminator X causa la misma impresión que Van Halen tocando “Eruption”.
Por último Public Enemy retoman el reciente exito de los Beastie Boys “Fight for Your Rigth” y lo convierten en “Party for Your Right to Fight” con Chuck predicando y Flav contrapunteando. Musicalmente hablando el disco es mucho más cuadrado que los previamente producidos por Rubin, que incluso canibaliza a bandas anteriormente producidas por el -Slayer en “She Watch Channel Zero”- ó simplemente retoma standars rap – el omnipresente “Apache” de Michael Viner en “Security of the First World”-.
It Takes a Nation of Millions to Hold Us Back inició el camino de lo que sería el rap combativo. Considerado como el mejor disco de rap de la historia, meritos no le faltan.

Facebook Twitter

Publicado por Edu / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

Trono de Sangre

Martes 28 octubre 2014

Trono de Sangre
Kumonosu Jo (1957)

Director: Akira Kurosawa
Interpretes: Toshiro Mifune, Isuzu Yamada, Minoru Chiaki

Una auténtica obra maestra, un film referencial de uno de los mas grandes genios del cine de todos los tiempos, Trono de Sangre es la adaptación que realizó Akira Kurosawa del “Macbeth” de Shakespeare, influido tal vez por las adaptaciones del poeta inglés que estaba realizando otro gran monstruo del cine como Orson Welles, la idea de Kurosawa, que puso también en practica en su “Rey Lear” particular años mas tarde (Ran – 1985), era la de trasladar el dramatismo y la vitalidad de la obra de Shakespeare al escenario del Japón feudal del siglo XVI, interpretando con éxito los paralelismos entre ambos mundos y ofreciendo al tiempo una actualización al drama clásico japonés.
La historia transcurre en un Japón asolado por guerras civiles entre distintos reinos, los Generales Washizu (Toshiro Mifune) y Miki (Minoru Chiaki) vuelven a casa tras una batalla cuando cruzando un bosque se encuentran con una bruja que predice el futuro de Washizu, diciéndole que será primero señor de la Casa del Norte y mas tarde señor del Castillo de las Telarañas. Se inicia entonces una lucha feroz por el poder en los reinos vecinos y poco a poco Washizu, guiado por la insaciable ambición de su esposa irá viendo como se cumplen una a una todas las predicciones.
Realizada en un sobrio y elegante blanco y negro (Kurosawa tardó en decidirse por el color), Trono de Sangre ofrece una ambientación sublime, con gran profusión de detalles y unas secuencias de una belleza extraordinaria donde la lluvia, la niebla y la noche se utilizan de manera excepcional para otorgar dramatismo a una historia ya de por si cargada de simbolismo y magia.
Toshiro Mifune, actor casi insustituible para Kurosawa realiza aquí uno de sus mejores papeles, mas comedido que de costumbre, sublime representando las contradicciones entre la ambición y el honor, entre la lealtad y la traición; destaca también la interpretación de Isuzu Yamada, en el papel de la mujer de Washizu cuya ambición no conoce limites.
Trono de Sangre, a pesar de su origen literario es una autentica película de acción, una película que absorbe e hipnotiza, con multitud de batallas épicas, con traiciones, asesinatos y momentos de una expresividad brutal como el trágico final de Washizu en la famosa escena de la lluvia de flechas.
Toda la obra de Akira Kurosawa es de una importancia capital, y Trono de Sangre es el perfecto ejemplo, una película que sin duda ha dejado una profunda huella.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Cine
Hacer un comentario

The Strokes – Room On Fire

Lunes 27 octubre 2014

The Strokes
Room On Fire
RCA 2003

Han pasado ya un par de años desde que The Strokes publicaron su primer disco y las aguas parecen haber vuelto poco a poco a su cauce, el revival rockero que provocó “Is this It?” sigue en plena ebullición pero parece que las tintas no se cargan tanto como antes, aun así había gran expectación por comprobar lo que tenían que decir los padres de la criatura, una gran curiosidad por saber si lo suyo era el gran timo de la temporada o una verdadera apuesta ganadora.
El nuevo disco de The Strokes recibe el nombre de “Room on fire” y despertará seguro las mismas dudas que su predecesor, aunque probablemente no genere tanto revuelo.
Tachar a esta banda de meros revisionistas puede considerarse un error, al menos un error relativo, The Strokes tienen una formula propia, basada en esquemas tradicionales pero personalizada hasta el punto de sonar auténtica, si se quieren buscar culpables a tanto teatro mediático quizás seria mas justo acusar a Black Rebel Motorcycle Club, que en su segundo disco “fusilan” el Psycocandy de Jesus & Mary Chain o a Interpol que no son mas que un clon light de Joy Division. En la musica de los Strokes hay ecos de Television en esas guitarras que se cruzan en dibujos simétricos, en esos desarrollos de ejecución impecable, en esa arrogancia arty, pero muestran un descaro y una irreverencia que no tenía el grupo de Tom Verlaine; también recuerdan a The Velvet Underground en el aroma de Club nocturno neoyorquino que desprenden sus canciones, pero no son ni de lejos tan oscuros.
“Room on fire” muestra pocas novedades respecto a su predecesor, los temas son quizás menos llamativos, menos directos, mas trabajados e introspectivos pero la evolución es mínima, lo que demuestra que ellos creen firmemente en la validez de su fórmula.
Los juegos de guitarras funcionan muy bien en “Automatic Stop” donde el guiño a Television es mas que evidente o en “The end has no end” donde los guiñados son esta vez The Clash, hay otros momentos destacables como esa oscura intro de “Reptilia” o las sucias “you talk way too much” y “The way it is” con un sonido cercano a los Stooges, aunque quizás el momento mas inspirado llega al final con la espléndida “I can´t win” que cuenta con una preciosa melodía y un desarrollo impecable.
Este segundo disco deja al descubierto todas las cartas, mostrándonos a un grupo que domina sus recursos y que sabe utilizarlos muy bien, con gusto a la hora de componer e interpretar y con personalidad propia mas allá de comparaciones malintencionadas, por otro lado nos deja la constancia de las limitaciones de esos recursos en un grupo que seguramente no pueda dar mucho mas de si.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Discos
1 Comentario

Guided By Voices – Earthquake Glue

Domingo 26 octubre 2014

Guided By Voices
Earthquake Glue
Matador 2003

Eartquake Glue, el nuevo disco de Guided By Voices es exactamente lo que esperábamos los fans de esta fundamental banda: Otra generosa colección de canciones llenas de melodías redondas, ruido e inspiración, y es que Bob Pollard y los suyos siguen en un estado de gracia permanente, produciendo canciones como churros a razón de disco por año desde 1987.
Las canciones de este último disco son espléndidas, como ya lo eran las de los discos anteriores, no hay novedades de ningún tipo y es que Guided By Voices no las necesitan, manejan con soltura multitud de recursos desde sus inicios, pasan con una facilidad pasmosa del temazo Power-pop a la mas alocada extravagancia psicodélica, dejando entre medias jugosos pedazos de pop clásico, de hard rock, de folk o de lo que se les ponga por delante, complicándose poco la vida con arreglos y plasmando las ideas tal como surgen, fieles aún a la filosofía Lo-fi que otros compañeros de generación ya dejaron atrás hace tiempo.
Con esta forma de trabajar, incluyendo mas de 15 canciones por disco, siempre se cuelan temas menores que en ocasiones pueden enturbiar la valoración final del disco, no es el caso de Earthquake Glue que esta al nivel de los discos mas valorados de GbV: Alien Lanes y Bee Thousand, incluyendo una colección impecable de canciones.
El disco se abre con “My kind of soldier” , un enérgico y vitaminado tema power-pop que te planta una enorme sonrisa en la cara, una línea similar siguen la espléndida “She goes off at night”, “Useless inventions” o “Secret star”, en una línea mas psicodélica, experimental y extraña se sitúan temas como “My son, my secretary and my country” con ese aire a lo Syd Barrett, la extraña “Dirty Water” o la enigmática “Dead Cloud”; hay también pinceladas de Hard-rock como “Of mites and men”.
Los mejores temas del disco, no obstante son aquellos que no remiten sino a los propios GbV, canciones como “I´ll replace you with machines”, “Beat your wings” o “The best of Jill Hives” son pedazos de pop intemporal, dinámico y vibrante.
En resumen, un disco verdaderamente recomendable, los fans encontraran una nueva dosis de su medicina y los que aún no conozcan a esta banda descubrirán un álbum repleto de vibrantes canciones.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Discos
1 Comentario

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress