Pink Floyd – Dark Side Of The Moon

Martes 21 octubre 2014

Pink Floyd
Dark Side of the moon
EMI 1973

Grabado en 1973 en los míticos estudios Abbey Road de la EMI en Londres, “Dark side of the moon” fue el primer disco de Pink Floyd en alcanzar el número 1 en las listas norteamericanas, el disco que les encumbró a las mas altas cotas de popularidad.
La salida de Syd Barrett de la banda, en 1968, marcó unos años de indefinición dentro de la banda, el peso compositivo pasó ahora a Roger Waters y a David Gilmour, quienes poco a poco se fueron desvinculando de los ambientes y sonidos lisérgicos a los que Barrett era tan aficionado, en busca de un sonido propio y original basado sobretodo en las inmejorables aptitudes técnicas de los cuatro miembros del grupo.
No es hasta “dark side of the moon” cuando ese sonido toma realmente cuerpo, configurando un álbum realmente redondo, lleno de canciones míticas, lleno de matices, decantándose por los ambientes oscuros y reflexivos y por las largas secciones instrumentales.
El álbum contiene al menos dos de los temas mas emblemáticos de la banda: “time” y “money”, perfectamente reconocibles por esos desarrollos instrumentales tan trabajados, por ese sonido tan limpio que Alan Parson logra dar a la producción, apostando claramente por los últimos avances tecnológicos.
Todo el disco mantiene un hilo conductor, un áurea mágica que ha llegado a nuestros días, desde el magnifico diseño de la carpeta, los crípticos textos de Waters, los hipnóticos pasajes instrumentales…
Si hay algo criticable en este disco es su exceso de pretenciosidad, la obra destila una autosuficiencia un tanto insana, una pomposidad un tanto fuera de lugar… esta característica no pasa de ser una anécdota en “dark side of the moon”, pero se iría incrementando en las siguientes obras de la banda hasta eclipsar las canciones por completo.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

Death Cab For Cutie – Transatlanticism

Lunes 20 octubre 2014

Death Cab For Cutie
Transatlanticism
Barsuk 2003

Para Ben Gibbard el proyecto de The Postal Service ha sido algo mas que un divertimento, allí, de la mano de la electrónica y el tecno-pop ha encontrado un gusto especial por las melodías mas pop y por el sonido de su propia voz, ahora se considera quizás mas un cantante que un compositor o guitarrista, aunque a estas alturas hay que reconocer que hace bien las tres cosas.
De vuelta con su propio grupo, Death Cab For Cutie, Gibbard ha sabido acoplar esas experiencias pop al sonido normalmente mas crudo y arisco de su banda.
Transatlacism, el cuarto disco de Death Cab For Cutie, es un muy notable disco de pop, un disco que deja de lado las guitarras distorsionadas para ofrecernos canciones cargadas de detalles, calmadas, limpias, basadas siempre en las estupendas melodías de Gibbard, con un grupo mucho mas preciso que busca adornar las melodías y añadir matices, dejando un tanto de lado la creación de ambientes asfixiantes que tanto buscaban en anteriores discos.
Death Cab For Cutie suenan ahora como Superchunk en sus últimos discos, sin la urgencia punk que aun mantienen los de Chapell Hill pero con su mismo componente melódico, aunque habría que buscar seguramente en Coldplay un gusto similar al adornar las canciones, de hecho parecen una banda británica queriendo sonar como una banda americana.
Hay canciones muy notables, “Title and registration” recuerda directamente a The Postal Service, con esas percusiones minimales y esa delicada progresión, los temas mas enérgicos como “The New Year” o “Expo 88” suenan frescos y vitalistas y temas largos como “Transatlanticism” se llenan con mil detalles y matices.
El sonido del disco ha sido extremadamente cuidado, el productor, Christopher Walla, el mismo que produjo el debut de The Postal Service trabaja como un genuino orfebre británico, dotando al conjunto de ese áurea de gran banda que recuerda otra vez a la que ya vimos en el debut de Coldplay o en el “The man who” de Travis.
El problema es el mismo de siempre, Death Cab For Cutie suenan a muchas cosas sin sonar verdaderamente a si mismos, parece que se encuentran encerrados entre los limites de unas cuantas bandas referenciales, ahora americanas, ahora británicas que limitan su potencial, no obstante Transatlanticism nos muestra a un grupo ambicioso, seguro de si mismo, que nos ofrece un buen puñado de grandes canciones y que ha encontrado una vía de expresión que con el tiempo harán suya.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

Enigma

Domingo 19 octubre 2014

Enigma (2003)

Director: Michael Apted
Interpretes: Dougray Scott, Kate Winslet, Saffron Burrows

Enigma, basada en la novela de Thomas Harris, es el relato, que pretende ser histórico, sobre los hombres de Bletchey Park, dedicados durante la segunda guerra mundial a la interceptación y desciframiento de las comunicaciones alemanas desde el frente, Enigma es precisamente el nombre de un artilugio diseñado por los nazis capaz de codificar cualquier comunicación de forma que era prácticamente imposible ver su contenido.
El film, cuidadosamente ambientado tiene dos historias paralelas que se cruzan, por un lado nos cuenta la historia de amor de Tom Jericho (Dougray Scott), un joven matemático que vuelve a Bletchey Park tras una crisis emocional sufrida tras su relación con Claire Romilly (Saffron Burrows), por otro lado la película se adentra en los detalles de la maquina Enigma y en como los británicos consiguieron descifrarla, Jericho, antes de su crisis, descifro la clave de la Enigma pero al volver se encuentra con que los alemanes han cambiado la clave y las comunicaciones vuelven a ser indescifrables, por otra parte Claire ha desaparecido y empiezan a circular sospechas de que puede haber un espía en Bletchey Park, aquí es cuando entra en escena Hester Wallace (Kate Winslet), amiga de Claire que se aliara con Jericho para encontrarla.
La película tiene una apariencia muy cuidada, los escenarios, las escenas bélicas, la música y otros elementos se integran armoniosamente, captando la atención del espectador, atención que poco a poco se va diluyendo ante la complejidad de la trama; lo que en un principio parecen explicaciones contextuales sobre el funcionamiento del código de la Enigma se va convirtiendo en el punto central de la historia, poco a poco se van añadiendo nuevos matices matemáticos, estadísticos, probabilisticos de tal complejidad que terminan abrumando, y uno termina con la desagradable sensación de no haberse enterado de nada, el film da infinidad de detalles sobre el proceso de desciframiento del código que lejos de ayudar a la comprensión enturbian aun mas una historia ya de por si complicada. Tampoco queda el recurso de centrar la atención en la trama amorosa ya que a medida que transcurre la película esta pierde importancia en relación al dichoso código.
Seguramente todos los matemáticos, físicos nucleares, bioquímicos, ingenieros de telecomunicaciones y similares encuentren sencillo el funcionamiento de la Enigma, pero para mi que soy de letras pasarme mas de la mitad de la película escuchando complejisimas explicaciones matemáticas resulto un muy arduo ejercicio que no estuve dispuesto a asumir, se supone que uno va al cine a entretenerse.
Si “Una mente maravillosa” o “PI” les parecieron películas complicadas esperen a ver Enigma, al menos hay que reconocer que el titulo está bien elegido.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Cine
Hacer un comentario

El Buen Ladron

Sábado 18 octubre 2014

El Buen ladrón
The Good Thief (2003)

Director: Neil Jordan
Interpretes: Nick Nolte, Tcheky Karyo, Nutsa Kukhianidze, Ralph Fiennes

El Buen Ladrón parecía a primera vista un típico thriller de atracos a lo “Ocean´s Eleven” aunque la dirección de Neil Jordan, la procedencia europea del film y sobre todo la presencia de Nick Nolte hacia pensar en algo un poco mas trabajado.
Nick Nolte encarna a Bob, un maduro atracador americano que pasa sus días enganchado a la heroína y al juego en los bajos fondos de la ciudad de Niza, la aparición de Anne (Nutsa Kukhianidze), una joven prostituta, hará que Bob desee volver a atracar para dar un gran y último golpe, la oportunidad surge en un casino de Montecarlo, donde están expuestos valiosisimos cuadros de pintores ilustres. Bob es seguido de cerca por el jefe de policía (Tcheky Karyo) que espera desde hace años descubrirlo y detenerlo Se iniciara entonces la planificación del atraco, Bob deja la heroína y el juego y reúne a su equipo al mas puro estilo Frank Sinatra.
El Buen Ladrón es una coproducción europea y toda la película esta rodada en Niza y Montecarlo, excepto Nolte y Ralph Fiennes el reparto esta compuesto por actores semidesconocidos que representan unos roles excesivamente estereotipados, en realidad, las buenas sensaciones que transmite sobre todo un espléndido Nick Nolte se diluyen rápidamente ante lo previsible y tópica que es la historia y lo plano de la interpretación de los secundarios.
Lo mejor sin duda la interpretación de Nolte, soberbio en la primera parte del film en su papel de tipo amargado enganchado a la heroína, luego su papel, como el resto de la película va perdiendo interés hasta completar un desenlace que solo se puede calificar como ridículo.
He de admitir que la película es ciertamente entretenida si se perdonan todos sus clichés aunque la sensación final es un tanto decepcionante porque quizás la historia no daba para mucho mas, pero al personaje de Bob se le podría haber sacado bastante mas jugo.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Cine
Hacer un comentario

Embriagado de Amor

Viernes 17 octubre 2014

Embriagado de Amor
Punch Drunk Love (2002)

Director: Paul Thomas Anderson
Interpretes: Adam Sandler, Emily Watson, Phillip Seymour Hoffman

El último film de Paul Thomas Anderson es un extraño y delirante relato sobre un excéntrico tipo, Barry Egan (interpretado por Adam Sandler) que ve como su anodina y rutinaria vida se transforma completamente en unas horas, Egan es el único Varón de una familia con 7 hermanas y a lo largo de los años ha ido acumulando frustraciones e inseguridades que descarga de la forma mas inesperada en repentinos ataques violentos.
Los acontecimientos sucederán de forma inesperada y repentina, un día, sin saber porque, Egan se pone un traje azul, esa noche, de manera casual, guiado por la desesperación, Egan llama a un teléfono erótico y al día siguiente una de sus hermanas, empeñada siempre en buscarle pareja le presentará a Lena (Emily Watson), la situación empieza a desbordar a Egan cuando recibe la llamada de la chica del teléfono erótico pidiéndole dinero y cuando descubre que Lena puede ser el amor de su vida.
Hay también varios elementos insólitos en la película, que a modo de extraños McGuffin distraen la atención del espectador, como el asunto de las millas de regalo al comprar los pudings o el papel de ese extraño piano que alguien deja en la calle.
Todos estos elementos, y alguno mas que se me escapa, nos dejan la sensación de estar ante una película ciertamente extraña, la trama principal, el romance entre los protagonistas, muchas veces se confunde entre elementos finalmente superfluos restando intensidad a la historia de amor.
Adam Sandler encaja perfectamente con su excéntrico personaje y nos brinda algunos momentos divertidos y sorprendentes pero encuentra problemas a la hora de transmitir emociones mas profundas.
Es inevitable, y lo hago desde el principio, comparar esta película con Magnolia, a sabiendas que es una comparación injusta, Punch Drunk Love no trata de igualar las cotas de intensidad emocional de la anterior película de Anderson, pero es quizá comprensible que tras aquel torbellino esta película nos sepa a poco.
Phillip Seymour Hoffman tiene un pequeño pero jugoso papel en la cinta encarnando al cabecilla del timo telefónico, no deja de sorprender la variedad de registros de este actor.
Distinguimos ya, claramente, algunos elementos propios y personales del cine de Paul Thomas Anderson: Esos planos fijos vacíos que en un segundo se transforman en un infierno, o la forma en que la cámara sigue a los personajes, muy a lo Kubrick, o la forma en que la música acompaña a la imagen (magnifica banda sonora) o el uso del color, también muy reconocible y característico.
Punch Drunk Love no resiste (en fondo emocional) una comparación con las anteriores películas de Anderson, aunque técnicamente quizás sea la mas elaborada y llamativa, aun así, este director sigue situándose muy por encima de la media en un mercado, el Norteamericano, muy escaso de buenos realizadores.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Cine
Hacer un comentario

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress