Hooligans

Martes 28 abril 2015

Green Street Hooligans (2005)

Director: Lexi Alexander

Intérpretes: Elijah Wood, Charlie Hunnam, David Alexander, Geoff Bell, Claire Forlani

Es curioso el efecto que la violencia ejerce sobre las personas. A la gran mayoría les asusta, pero no pueden evitar una cierta fascinación por ella. La violencia genera miedo hacia quienes la ejercen de forma contundente. No pocas veces, y aunque no queramos reconocerlo, el miedo genera respeto. Y el respeto es poder. Ganarse el respeto de los demás utilizando un recurso tan primario como el de la violencia puede resultar reprobable, pero como animales que somos a fin de cuentas, si pretendemos llamar la atención a veces se logra mayor efecto si para ello utilizamos un mazo de hierro en lugar de una palmada en la espalda. Por eso la gente se siente tan fascinada por los grupos ultras de fútbol. Por eso los filmes y reportajes basados en estos grupos, tan visibles pero a la vez tan ocultos, llaman tanto la atención. Y si da la casualidad de que están bien hechos pues miel sobre hojuelas, oiga.

Hooligans cuenta la historia de un chaval americano de buena familia expulsado de Harvard, que durante un viaje a Londres para visitar a su hermana entabla amistad con el jefón de un grupo de seguidores radicales del West Ham United, sumergiéndose en una aventura que cambiará su vida, pero con consecuencias imprevisibles.

En contra de lo que podría esperarse a tenor de su limitada distribución (en la mayoría de países donde se estrenó lo hizo directamente en DVD, y en aquellos donde lo hizo en pantalla grande sólo se exhibió en un puñado de salas) la peli que nos ocupa está bien. No es una obra de arte, por supuesto, pero tiene cualidades suficientes para agradar, entretiene y deja un hueco para la reflexión, algo que no se puede decir de la mayoría del cine actual. Lo que más sorprende es asistir a la digievolución de Elijah Wood, que de apocado y asustadizo joven (su papel de siempre, vaya) pasa  a convertirse progresivamente en uno de los seguidores más radicales y violentos de los “Hammers”, repartiendo mantas de hostias como el que reparte propaganda por la calle. Sólo por eso ya merece la pena echarle un vistazo a este tinglado. Aunque personalmente me quedo con Charlie Hunndam, en un papel de mamonazo radikal, pero tan  carismático que acaba por hacerse adorable y todo. Será debido a la cosa esa de la atracción por la violencia que todos tenemos en mayor o menor grado…

Facebook Twitter

Publicado por Leo / Archivado en:Cine
Hacer un comentario

She’s Always Dancing

Lunes 27 abril 2015

Esta canción destaca en ese generoso regalo que nos ha hecho Neil Young junto a sus incombustibles Crazy Horse, una pieza redonda, hipnótica, llamada a engrosar esa interminable lista de temas legendarios del músico canadiense.

No, no nos equivocamos quienes dijimos que este era el año del caballo, lo es y por partida doble, ya que a aquel notable “Americana” se une ahora este disco que es lo mejor de Young en mucho tiempo.

Os dejo con el video de la canción.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Canciones
Hacer un comentario

Todo El Mundo Hace Daño

Domingo 26 abril 2015

Cuando el día es largo y la noche,
la noche es tuya solamente
Cuando estás seguro de que has tenido suficiente de esta vida, bueno espera
No te dejes ir,
todos lloran y todo el mundo hace daño algunas veces.

A veces todo está mal.
Ahora es hora de cantar también
Cuando tu día es noche solitaria
Si te sientes como dejándote ir, espera
Cuando piensas que has tenido mucho de esta vida,
pues espera.

Todos el mundo hace daño, toma consuelo en tus amigos
Todos el mundo hace daño, no lances tu mano.
Oh, no. No lances tu mano.
Si sientes que estás solo,
no, no, no, no estás solo

Si estás solo en esta vida,
los días y las noches son largos
Cuando piensas que has tenido mucho de esta vida,
para esperar

Bueno, todo el mundo hace daño algunas veces,
Todos lloran.
Todo el mundo hace daño algunas veces.
Y todos lastiman algunas veces.
Así que, espera, espera.
Espera, espera. Espera,
espera. Espera, espera.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Letras
Hacer un comentario

Love – Forever Changes

Sábado 25 abril 2015

Love
Forever Changes
Elektra/Warner 1968

“forever changes” es citado a menudo como “el disco hippie”, el disco que mejor resume el espíritu de aquellos años confusos e inocentes. Efectivamente, “forever changes” es eso, pero también es mucho, muchisimo mas.
Love son ante todo Arthur Lee, un excéntrico genio que deambulaba por el San Francisco de 1966 envuelto en una nube tóxica, Lee ya había militado en varias bandas, en una escena inundada de grandes talentos, Jimi Hendrix entre ellos, pero seria con Love donde mostraría todo su potencial, toda su magia.
“Forever Changes” es un viaje alucinante por la América de la época, un país confuso, contradictorio, ahogado en su propia existencia, y es también un viaje por la música creada en esas contradicciones; Love combinan Rock, pop, Psicodelia, Folk, Rocabilly, de una forma única, nunca vista hasta entonces, las canciones inundan el espacio sonoro de una forma incendiaria, explosiva.
“Alone again or..” es la turbadora declaración de amor que abre el disco, y que prepara al oyente para lo que viene después, ya se oyen los vientos, las guitarras eléctricas, las acústicas. Sigue “A house is not a motel” con un dinamismo difícil de describir, una tensión fácil de palpar, de hecho las tensiones en el seno de Love marcarían el resultado de este disco, ultimo de la formación original.
“and more again” deliciosa melodía directamente emparentada con el “pet sounds” de los Beach boys, y tras ella, la sucesión de canciones mas increíble que se pueda encontrar en disco alguno: “The daily planet”, “old man”, “the red telephone”, “maybe the people would be the times or between Clark and Hilldale”, “live and let live”… se van desgranando con una majestuosidad única.
Un disco irrepetible, clásico entre los clásicos.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Discos
3 Comentarios

Grace Cathedral Park – In The Evening Of Regret

Viernes 24 abril 2015

Grace Cathedral Park
In The Evening Of Regret
La Verdad 2004

Bautizarse con el nombre de una de las canciones mas sombrías y turbadoras de Red House Painters es toda una declaración de intenciones, intenciones que se ponen claramente de manifiesto en el debut de esta banda norteamericana: “In The Evening Of Regret”, todo un recorrido turístico por los pasajes mas desolados y turbios de la soledad y la desesperación.
Grace Cathedral Park son un enigmático (apenas hay información suya en Internet) colectivo compuesto por nueve músicos que entienden la creación musical como un proceso pausado y natural, donde las emociones fluyen poco a poco, ganando progresivamente intensidad, como en la vida misma. Algunos cortes de este primer disco, instrumental, superan ampliamente los diez minutos de duración, lo que de entrada lleva a situar a este grupo cerca de todos esas bandas no ya post-rock, sino mas bien post-Mogwai que no muestran reparos en emplear todo el tiempo necesario para explicar su mensaje, por arduo y tortuoso que sea; Explosions In The Sky, Mono y Friends Of Dean Martinez serían tres buenos ejemplos, aunque cada uno en su ambito bien diferente.
El homenaje o referencia a Red House Painters no se limita a adoptar como nombre una de sus canciones, muchas de las atmósferas de este disco se pueden encontrar también en algunos de los pasajes mas inspirados de la banda de Mark Kocelek, Grace Cathedral Park es un grupo que recurre con insistencia y gusto a la tradición de la música americana, adoptando sonidos cercanos al folk o al country mediante la elegante y precisa utlización de guitarras acústicas, lap-steel, cuerdas y todo un abanico de elementos que dotan a sus canciones de un majestuoso aroma clásico.
El album se abre con “Play Delicate, Desire Quiet”, un magnífico y delicado tema que fluye alrededor de un pausado ritmo de guitarra acústica al que se le van sumando certeros arreglos de cuerda, el segundo tema, “It’s All Well Above Wonder Anyway”, uno de los que supera los quince minutos, se mete ya de lleno en terrenos mas pantanosos y oscuros, acercándose al espectro de Mogwai para dibujar esos ambientes angustiosos tan característicos, aunque de nuevo el contrapunto de cellos y violines añade un matiz de melancolía que añade cierta dulzura al resultado final, Grace Cathedral Park no se ven en la necesidad de desatar tormentas eléctricas de gran calibre, lo que obliga a estar mas pendientes de los sutiles matices de su música, que los hay, y muchos. El resto del álbum discurre por sendas similares, dibujando imágenes que sugieren grandes espacios abiertos, paisajes desolados alimentados de tormentosos recuerdos en los que, sin embargo, sigue habiendo espacio para la esperanza.
El tema que cierra el álbum, un épico esfuerzo de veinte minutos, “Latter Day Love Affairs And Everything Else You Would Hope To Forget”, resume mejor que cualquier otro la filosofía de este grupo, embarcado con decisión en un proyecto que comercialmente es casi un suicidio pero que es capaz que despertar tremendas emociones.
Grace Cathedral Park añaden un componente cálido y acustico a los ambientes habitualmente brutales, fríos y desesperados de los grupos actuales de rock instrumental, un giro interesante que convierte a este disco sin duda en un magnifico debut.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress