Eels – With Strings (Live At Town Hall)

sábado 13 agosto 2016

Eels
With Strings (Live At Town Hall)
Vagrant Records 2006

Mark Oliver Everett nació en Virginia, hijo del famoso científico Hugh Everett III (autor de la Teoría de los mundos múltiples o paralelos), desde pequeño sintió mayor atracción por la música que por la ciencia. Con tendencia a la tristeza pasó una adolescencia marcada por drogas, problemas con la ley y búsqueda de salidas emocionales en la guitarra o el piano de su hermana. Empiezan a llamarle con la abreviatura E para diferenciarlo de varios amigos con el mismo nombre. A los 19 años pierde a su padre que fallece de infarto. Por esta época pasa gran parte del tiempo componiendo y grabando maquetas caseras de sus canciones. Se traslada a Los Angeles, se instala en un pequeño apartamento encima de un garage y subsiste con los trabajos que va consiguiendo, sin abandonar en ningún momento la composición, tarea que se convierte en una auténtica obsesión. Le ofrecen la oportunidad de grabar, y bajo el nombre de E, Polydor edita sus dos primeros trabajos. El primero “A Man Called E” (1992) tiene cierta repercusión gracias al éxito en listas alternativas de la canción ‘Hello cruel world’, el segundo, “Broken Toy Shop” (1993) pasa más desapercibido. En vista del escaso éxito de ventas la casa de discos decide romper el contrato. Firma para la nueva compañía Dreamworks, forma un grupo más o menos estable con el batería Jonathan ‘Butch’ Norton (con el que seguirá en posteriores discos), el bajista Tommy Walters (con el que pronto romperá por múltiples discrepancias), y él ocupándose de la guitarra eléctrica y un piano eléctrico Wurlitzer. Cambia el nombre por Eels (anguilas) y graban el disco “Beautiful Freak” (1996) que les introducirá en la lista de los grupos con éxito comercial, gracias a canciones como ‘Novocaine for the soul’ o ‘Susan’s house’ (‘My beloved monster’ formará parte de la película Shrek unos años más tarde). Antes del lanzamiento, de nuevo la muerte irrumpe en su vida de modo imprevisto, su hermana Elizabeth Ann se suicida (en una carta de despedida Liz hace mención a las teorías de su padre escribiendo que va a dejar este mundo para irse a otro mundo paralelo mejor). Esta tragedia, junto con el diagnóstico de cáncer terminal de su madre Nancy marcarán dolorosamente la creación del clásico y escalofriante disco “Electro-Shock Blues” (1998), que se convertirá en su obra más valorada por público y crítica (“probablemente el disco más positivo de todos los que vaya a hacer nunca” según palabras del polémico E, como contrapunto a las consideraciones de los críticos que lo califican de crudo, triste y desnudo). El tema ‘Cancer for the cure’ alcanza mayor éxito al formar parte de la banda sonora de la película de Sam Mendes “American Beauty”. Participan como colaboradores conocidos Lisa Germano, Grant Lee Phillips (de Grant Lee Buffalo) o T-Bone Burnett. El siguiente álbum, “Daisies of the Galaxy” (2000), más luminoso y optimista, representa una apuesta clara por la vida. Cuenta con la colaboración de nuevo de Grant Lee Phillips al bajo y de Peter Buck (REM) al piano y guitarra, ayudando ambos también en las composiciones. Como curiosidad, alcanza gran éxito un tema no mencionado en la carátula, escondido al final del discco, y que hace mención a su nuevo nombre ‘Mr. E’s Beautiful Blues’. Su próximo álbum de estudio “SoulJacker” (2001) es el más rocker y potente grabado hasta el momento, contando con la influyente colaboración de John Parish en la guitarra y en la composición de los temas. El director de cine Win Wenders es el autor del primer single ‘Souljacker part I’. En 2003 se edita “Shootenanny!”, grabado en 10 dias y considerado un disco de transición, vuelve a contar con la presencia de Lisa Germano. Tras la grabación el genial batería ‘Butch’ deja la banda, siendo sustituido por Puddin. En este año se edita también la música compuesta para la película “Levity” (han seleccionado canciones de sus discos para múltiples películas, pero es la primera vez que compone expresamente una banda sonora). En 2005 sale un doble disco en el nuevo sello discográfico Vagrant Records (surgido tras la venta de DreamWorks Records a Universal), “Blinking Lights And Other Revelations”, con 33 canciones que reciben de nuevo todos los parabienes y situándolo a la altura del aclamado “Electro-Shock-Blues”, volviendo a la introspección y desenmascaramiento de fantasmas del pasado, pero con el añadido de que el tiempo y madurez han servido en este caso para añadir visiones más variadas, meditadas y objetivas. Cuenta para esta ocasión con la colaboración de los famosos Tom Waits (haciendo los gritos del niño llorón en ´Going Fetal’), John Sebastian (fundador de The Lovin’ Spoonful, co-escribiendo y tocando el arpa en el instrumental ‘Dusk: A Peach In The Orchard’) y de nuevo Peter Buck (co-escribiendo y tocando dobro, guitarra y bajo en ‘To Lick Your Boots’); le gusta echar mano de sus amigos, y su perro no iba a ser menos, incluyendo su aullido en ‘Last time we spoke’.
Inconformista, inquieto, cambiante, maestro en mezclar belleza y tragedia, ternura y rabia, domina a la perfección la melodía y el ritmo, pasando de la tristeza a la juerga, de la suavidad a la agresividad con una naturalidad realmente admirable. Utiliza la música y la ironía como terapia, para combatir los tormentosos y turbulentos pensamientos, superar sus múltiples pérdidas afectivas, así como para dar salida a su ansia y necesidad de sentirse vivo.
La anterior gira en 2003 le había resultado agotadora, así que para la presentación del nuevo disco quería hacer algo más relajado y diferente. Un día, mientras echaba un cigarro en el portal de su casa, se le ocurrió la atractiva idea de hacer actuaciones en las que pudiera fumar, prescindir de la batería usual, que el núcleo de la banda lo formara un cuarteto de cuerdas y estar rodeado de instrumentos antiguos (comenta E sobre su visión cuando se le ocurrió la idea: “Yo vi muchos viejos y antiguos teclados: celesta, órgano, piano, melódica … y una sierra musical. Chet tocó unas hermosas partes de sierra sobre algunas pistas de Blinking Lights”). Así, tras superar las lógicas dificultades, formó una banda integrada por un cuarteto de cuerda (Paloma, Julie, Heather y Ana) y dos multi-instrumentistas (Chet y Big Al), encargados de tocar guitarra, lap steel, bajo, órgano, piano, mandolina, celesta, la sierra musical… y como base percusiva un cubo de basura y una maleta antigua. Comienzan el tour en Mayo de 2005, girando por U.S.A., Europa, y Australia. La grabación y filmación fueron realizadas en la última actuación de U.S.A., el 30 Junio de 2005, en el ‘Town Hall’ de Nueva York. Se lanzan al mismo tiempo el DVD, con ocho canciones en exclusiva para este formato, y el CD, con cuatro canciones no incluidas en el DVD. Además de temas propios también interpretan interesantes versiones de Bob Dylan (“Girl From The North Country”), Johnny Rivers (“Poor Side Of Town”) y The Left Banke (“Pretty Ballerina”). La idea es buena, y los resultados son buenos, pero menos originales de lo que en principio pudiera esperarse. Las diez canciones que revisan del último álbum buscan en exceso un sonido similar a las originales, la mayoría un poco más rápidas y más desnudas, pero no las enriquecen ni mejoran. Ganan ligeramente en frescura “I’m Going To Stop Pretending That I Didn’t Break Your Heart” con el tratamiento de las cuerdas, “Railroad Man”, que adquiere un encanto especial al quedar sólo con guitarra acústica y “Losing Streak”, al perder la instrumentación excesiva de la original. Una notable diferencia sin embargo se aprecia en la mayoría de canciones de los discos anteriores, insuflándoles una nueva vida: ‘Novocaine For The Soul’ suena más desgarradora en la voz y más lúgubre con las cuerdas y la sierra musical, ‘My Beloved Monster’ se transforma en una breve canción romántica country, con ‘Flyswater’ disfrutan en la improvisación con los nuevos instrumentos, ‘Bus Stop Boxer’ y sobre todo ‘Dirty Girl’ y un tema recuperado de su etapa en solitario ‘The Only Thing I Care About’ ganan en melancolía.
Estamos pues ante un buen disco en directo, que parece prometer todavía más en DVD, así que, en vista de las fechas que se acercan estoy pensando en pedírselo a los Reyes.

Facebook Twitter




Publicado por jose / Archivado en:Discos

Deja un comentario

Nombre (required)
Mail (No sera publicado) (required)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress