Lou Reed – Transformer

Jueves 27 noviembre 2014

Lou Reed
Transformer
RCA 1972

Cuando The Velvet Underground decidieron separarse aún no se tenía la perspectiva suficiente para ver hasta donde llegaría la influencia de la banda de Nueva York, hoy considerada uno de los pilares del rock moderno, y todos sus miembros iniciaron caminos paralelos sin detenerse demasiado a contemplar lo que habían hecho. Lou Reed fue el primero que inició su etapa en solitario, cosa poco extraña si consideramos que el peso compositivo en la Velvet recaía casi siempre sobre él.
Tras un primer disco bastante irregular titulado simplemente “Lou Reed” quedó bastante claro que las intenciones de Reed no pasaban por revivir la experimentación de vanguardia de su anterior banda, aunque con este disco tampoco se intuía claramente la dirección que deseaba imprimir a sus composiciones, si es que en realidad quería imprimir alguna (cosa que aún hoy es una incógnita).
El caso es que su segundo álbum en solitario, titulado “Transformer” si que iba a suponer un tremendo shock para todo aquel que creyese conocer al músico ya que supuso, nunca mejor dicho, una transformación casi total.
Mucho se ha escrito sobre la amistad entre Lou Reed, Iggy Pop y David Bowie, relaciones descritas muchas veces basandose mas en suposiciones que en las propias declaraciones de sus protagonistas, sin entrar aquí en estos detalles el hecho es que David Bowie participó activamente en la “transformacion” de Lou Reed, actuando como productor de este disco y prestando para la ocasión los servicios de su guitarrista de Marte, el señor Mick Ronson.
El toque de Bowie en “Transformer” es mas que evidente, son numerosas las referencias a los discos mas determinantes del músico britanico, principalmente marcadas por los incendiarios riffs de Ronson en temas como “Vicious”, “Andy’s chest” o “Hangin’ Around” aunque sería totalmente injusto otorgar todo el merito de un disco tan determinante como este a la colaboración de Bowie y Ronson.
“Transformer” contiene algunos de los temas mas populares y míticos de Reed, temas perfectamente reconocibles como “Satellite of Love”, “Perfect Day” o la archipopular “Walk on the Wild Side”, temas autenticamente únicos y legendarios que situan a este disco entre lo mejor del musico neoyorquino a pesar de que para la crítica este siempre ha sido un disco un peldaño por debajo de obras posteriores como “Berlin” (1973), “Coney Island Baby” (1976) o “The Blue Mask” (1980).
Lou Reed establecía aquí claramente sus señas distintivas como compositor, señas que irían siempre mas allá de cualquier mutación que pudiese sufrir su música a lo largo de los años, (que fueron muchas y muy drásticas), Reed trataba aquí ya temas como la drogadicción, la prostitución o la homosexualidad retratando estampas ultrarealistas de personajes y situaciones marginales de una forma que solo él ha podido canalizar, la forma tan peculiar de acercarse a estos temas y a otros igualmente espinosos es un rasgo que ha mantenido a lo largo de toda su carrera, completando una inigualable colección de estampas de su tiempo, Reed es sin duda, junto a Bob Dylan, el mejor retratista de su época, uno de los mejores compositores de la historia del rock.

Facebook Twitter




Publicado por Luis / Archivado en:Discos

Comentario

  1. Publicado por un angel @ 26 May 2005 4:06  

    Solo falta decir que es sublime.
    Que es la música que acompañó muchas cervezas nocturnas de hace años, de algún fracaso amoroso, de algún canuto de tristeza…
    Maravillosa música. Lou Reed es un fotograma de otra generación, pero acabada??


Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress