Cowboy Junkies – The Trinity Session

Martes 24 noviembre 2015

Cowboy Junkies
The Trinity Session
Latent Records-RCA Records 1988

Cowboy Junkies es una banda familiar, fiel y sin prisas, dejando que sus discos y su vida fluyan de modo natural entre el río de la música. Hace más de veinte años y mientras viajaban en una furgoneta presentando su primer disco (versiones de blues en su mayoría) “Whites Off Earth Now!!” (1986) descubrieron que el country todavía tenía muchas puertas sin abrir y que querían traspasarlas para ver a dónde se podía llegar. Gram Parsons había abierto algunas, ellos decidieron seguir investigando. Y sin duda dieron con una puerta mágica cuando decidieron grabar su segundo disco “The Trinity Session”. Aprovecharon la tradición, el folk, el country, el blues, e incluso el rock para lograr un sonido único. Llevaron la suavidad y la lentitud a una de sus máximas expresiones artísticas, a un paraíso inexplorado.
La grabación se hizo en la iglesia “Holy Trinity”, después que Peter Moore, productor del anterior disco, recorriera diversos locales de Toronto en busca de un sonido característico y especial. Tras decidirse por la iglesia como la mejor opción y tras un pequeño engaño solicitándola para grabar villancicos consiguieron que se la alquilaran por 12 horas ( eso sí, como había sido declarada monumento histórico permanecería abierta al público unas horas al día para su visita)
Habían quedado contentos con el sonido del primer disco y decidieron seguir grabando con un solo micrófono, dos pistas y en directo. Peter Moore iría cambiando de lugar el micro dependiendo del protagonismo que quisiera obtener de las voces o los instrumentos.
Además de los hermanos Timmins (Margo a la voz, Michael a la guitarra y Pete a la batería) y su amigo Alan Anton al bajo (compañero inseparable de Michael desde que formaran su primer grupo ‘Hunger Project’), contarán con la colaboración de otros músicos añadiendo acordeón, pedal steel, violín, harmónica,dobro o mandolina en diferentes momentos del disco. Establecerán una relación especial con el multiinstrumentista Jeff Bird, que aparecerá a partir de ahora en todas sus grabaciones y actuaciones. Hay momentos de la grabación que llegan a situarse alrededor del micro y al mismo tiempo los nueve musicos participantes.
Ante la precariedad de medios utilizados y en vista de la perfección del sonido y atmósfera obtenidos hay que reconocer no sólo la sensibilidad y estado de gracia de los músicos, sino también la genialidad del productor Peter Moore.
En el primer disco sólo habían incluido una canción compuesta por ellos, pensando que era mejor hacer versiones de buenas canciones ya escritas antes que composiciones nuevas que no estuvieran a la misma altura. En este segundo trabajo se reparten practicamente a partes iguales las versiones y los temas de cosecha propia, todos ellos de Michael Timmins o en colaboración con su hermana Margo, manteniendo un nivel de calidad que no decae en ningún momento del disco.
Como un arbol que empieza a crecer lo primero es echar unas buenas raices y para ello nada mejor que empezar con una canción tradicional cantada de modo sublime por Margo para fijar con firmeza la obra al suelo antes de salir a la superficie. ‘ Misguided Angel’ es la primera rama con frescas hojas verdes y flores rojas de pasión. ‘Blue Moon Revisited (Song for Elvis)’ es la belleza de un árbol robusto en época de otoño; basada en el clásico ´Blue Moon’ compuesto por Richard Rodgers y Lorenz Hart, lo amplían y llevan a su terreno de modo respetuoso y enriquecedor. Igual que logran llevar el resto de versiones, desde ‘I’m So Lonesome I Could Cry’, más triste todavía que la de Hank Williams, hasta ‘Walking after Midnight’ que siendo totalmente personal conserva todo el espíritu de Patsy Cline, o ‘Sweet Jane’ de la que nos muestran la misteriosa belleza de su cara oculta (sacada claramente de la grabación que Velvet Underground hicieron en el ‘Live Album’ de 1969). El resto del disco mantiene el tono de intimidad, sensibilidad y emoción que hace difícil destacar una canción sobre otra, pues todas contienen momentos únicos. El árbol creció tanto que acabaron saliendo las ramas por las vidrieras de la iglesia y si bien su primera intención era editar cinco mil copias en su propia compañía independiente, Latent, acabaron vendiendo millones a través de una distribuidora multinacional. En la primera edición de Latent Records para Canadá no se incluía ‘Working on a Building’ ni ‘Blue Moon Revisited (Song for Elvis)’, se añadirían en la reedición que sacaría ese mismo año RCA para todo el mundo.
El único problema que se le podría achacar a este trabajo es que a partir de su éxito todas las grabaciones siguientes serán comparadas con ella y se les exigirá que la igualen o superen, olvidando que las obras de arte son únicas, y no dando el valor que realmente tienen a sus trabajos posteriores.

Facebook Twitter




Publicado por jose / Archivado en:Discos

Comentario

  1. Publicado por Leo @ 27 Abr 2006 17:03  

    Fantástica recomendación. Este disco es además de los que le encantan a mi chica, fanática del blues y el country.

    Totalmente recomendable, desde luego :-)


Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress