Rickie Lee Jones – The Sermon On Exposition Boulevard

Domingo 31 julio 2016

Rickie Lee Jones
The Sermon On Exposition Boulevard
New West Records 2007

SermonRickie Lee Jones nació en Chicago el 8 de Noviembre de 1954 en una familia de “clase media-baja y extravagante”, de antepasados galeses y herencia gitana. Durante la adolescencia, con sus padres divorciados, era frecuente que se escapara de casa haciendo auto-stop y que la expulsaran de las clases. A los dieciocho años se instaló en Venice, California, ganándose la vida sirviendo y tocando en clubs locales. Se planteó más seriamente su carrera como cantautora y conocería en esta década de los 70 al futuro colaborador Sal Bernardi, a su futura pareja (por poco tiempo) Tom Waits , y al que inspiraría el título de su canción con mayor éxito, el intérprete y compositor de blues y R&B Chuck E. Weiss. Deja la Universidad y se instala en Los Angeles. Después de unos años de correrías y excesos, de éxito y reconocimiento a nivel de crítica y público, de importantes premios en la música (investigando y mezclando jazz, pop, blues, funky, folk…) y, como no, de una época turbulenta, sombría y autodestructiva, decide cierto día de 1997 mudarse a Olympia (Washington) para educar a su hija Charlotte en un ambiente más sano y reposado, cerca de su familia, al tiempo que decide dejar el alcohol y demás drogas, con la intención de recuperar la inspiración y la autoestima. Gracias a su fuerte personalidad y, según sus palabras, con la ayuda de las ‘oraciones’ volvió a sentirse con fuerzas y ganas de vivir, recuperando el deseo de escribir, ofreciendo en 2003 la muestra más patente con el disco ‘The Evening Of My Best Day’ en el que demostraba su recuperación creativa, se adentraba con valentía en los temas políticos y componía por primera vez todas las canciones. Ya por entonces nos anunciaba también que en el próximo disco hablaría de Dios, la muerte y quizás también de política, dependiendo de como siguiera el mundo.
‘The Sermon On Exposition Boulevard’ está basado en el libro ‘The Words’ de Lee Cantelon (fotógrafo, escritor y diseñador gráfico, conocido también como Pennyhead), inspirado en las palabras de Jesucristo según el Nuevo Testamento, en un intento por presentar a lectores no religiosos la imagen y mensaje de Jesús como un trabajador por las libertades de los esclavos y oprimidos, como un defensor de los perseguidos por su condición social, raza o género. En 2005 Lee Cantelon comenzó, con la ayuda del guitarrista Peter Atanasoff, y el guitarrista, percusionista e ingeniero Bernie Larsen, la grabación de la música para realizar un disco ‘spoken word’ en el que gente de la calle, artistas del rock y música alternativa interpretarían párrafos del libro. Ya habían grabado más de veinte temas (entre los más conocidos habían contado con Mike Watts y Low) cuando apareció en escena Rickie Lee Jones, quien , no encontrándose cómoda leyendo directamente las palabras del libro, decidió cantarlas, improvisando letra y melodía. Fue tal la impresión y sobrecogimiento de los que aquello escucharon que decidieron cambiar el rumbo que tenían planeado y realizar todo un disco con la voz de Rickie. El primer tema que les impactó fue el que abre el disco ‘Nobody Knows My Name’ (su escucha me recuerda por momentos a los desgarros emocionales de la olvidada Melanie). Canción a canción nos entrega su alma, sus ansias, sus tormentos, sus esperanzas, convenciendo plenamente el resultado: no importa que seas creyente o no, ella tan sólo ofrece sinceridad y valor, nos habla de lo humano y sus dudas, de la búsqueda de la felicidad y del inevitable dolor, de lo que considera importante y superfluo, de su repulsa por la mentira, el engaño y el abuso. No nos intenta convencer de ninguna revelación divina (nada más lejos de su aconfesionalidad y carácter independiente), pero sí de que lo espiritual y religioso, al igual que la música o el amor, pueden tener mucho que ver con nosotros y la vida, y no tratarse de una simple marca registrada propiedad de iluminados, de medios de difusión, de políticos o del Vaticano (“No creo que se encuentre a Dios en las iglesias, sino en las salas de conciertos, en las exposiciones, en las guarderías infantiles, allí donde hay más esperanza y energía positiva…”). En fin, que lo que en su disco nos transmite no es más que lo que su corazón le dicta, comúnmente llamado poesía, en este caso musical, arropando así, con su característica voz nasal, nuestras dudas y problemas al compás de inspiradas canciones como ‘Gethsemane’, de los más claros singles ‘Falling Up’ o ‘7th Day’, del pop-alternativo de ‘It Hurts’ o ‘Elvis Cadillac’, de las cercanas a Tom Waits ‘Tried To Be A Man’ o ‘Donkie Ride’, de la velvetiana ‘Circle In The Sand’, o de las más íntimas ‘Where I Like It Best’ o ‘I Was There’. Todo ello envuelto en papel reciclado con un diseño del propio Lee Cantelon en el que se incluye un original colage de un autorretrato de la propia Rickie.
En resumen, que sigue a su bola, haciendo lo que le da la gana, y que mientras sus disparos sean tan certeros no nos queda más opción que caer rendidos y alabarla.
Para colocar al lado de Nick Cave, Johnny Cash o Bob Dylan.

Facebook Twitter




Publicado por jose / Archivado en:Discos

Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress