The Fire Theft

Jueves 4 agosto 2016

The Fire Theft
The Fire Theft
Rykodisk 2003

La Sombra, la influencia y la importancia de Sunny Day Real State crece cada día, con la perspectiva que dan los años, aquellos cuatro discos publicados en el transcurso de esas ya míticas dos reuniones son ya considerados auténticos clásicos, y es que el efecto devastador de temas como “Seven”, “In Circles”, “Every single time you arrive” y otras muchas no ha hecho sino crecer en intensidad y emoción con el paso de los años, para definir sus canciones se acuño la etiqueta emo-core, una etiqueta que encajaba como un guante para definir su música: contundente, emocionante, melódica, oscura y épica.
SDRE han dejado tras de si una legión de fans que han convertido su historia en leyenda, y esa leyenda nos dice que en el 2002, tras confirmarse la segunda disolución de la banda, Jeremy Enigk y William Goldsmith, que compartían apartamento, decidieron que querían seguir tocando juntos, esa simple motivación de seguir adelante fue la que les llevo a organizar una serie de shows ya bajo el nombre de The Fire Theft, mas tarde Nate Mendel, como un hijo prodigo, en un receso de su actividad con Foo Fighters se uniría de nuevo a sus antiguos compañeros.
Entraron en el estudio por tanto tres cuartas partes de SDRE, dispuestos a empezar otra vez de cero, por respeto a Dan Hoerner y abordando el nuevo proyecto como un desafío mas.
El primer disco de The Fire Theft no decepcionara en absoluto a los fans de SDRE, encontramos aquí todas y cada una de sus señas de identidad, canciones atmosféricas, oscuras, emocionantes y llenas de matices, conformando un disco sólido y sin fisuras, con momentos que rayan a gran altura.
Si queremos buscar las diferencias con SDRE habremos de buscarlas en los pequeños detalles, en una producción muy cuidada que hace acopio de instrumentos clásicos y que se recrea en adornar esos ambientes melancólicos y desesperados que tan bien dibuja el ahora trío, así “Uncle Mountain”, el tema que abre el disco, discurre casi entre algodones, con una delicada y preciosa introducción que da paso a la inconfundible voz de Enigk y a un súbito crescendo eléctrico cargado de intensidad. El resto del álbum discurre por parámetros similares, temas tranquilos y reflexivos con puntuales apuntes de esa fiereza punk que se les presupone. The Fire Theft hacen acopio de múltiples elementos para adornar esos cargados ambientes que describen, pianos, instrumentos de cuerda y complejas orquestaciones que contribuyen a dar al conjunto una calidez y una profundidad sobresaliente.
The Fire Theft no son SDRE, y no lo son porque eligen no serlo, no tocaran ningún tema de aquellos cuatro discos en sus conciertos, en una valiente apuesta por ellos mismos y su nuevo proyecto, tan valido y tan positivo como lo fue el de Sunny Day Real State.

Facebook Twitter




Publicado por Luis / Archivado en:Discos

Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress