The Everly Brothers – Roots

Miércoles 12 octubre 2016

The Everly Brothers
Roots
(Warner Brothers 1968)

Este disco es de una época en que Don y Phil Everly habían sido arrojados del paraiso del éxito y llevaban unos años con importantes problemas personales y profesionales.
Habían comenzado en la música cuando tan sólo contaban con 6 y 8 años, en la década de los 40, cantando country con sus padres, Ike y Margaret Everly, por diferentes emisoras de radio. Vivieron el cambio que las emisoras sufrieron cuando les resultaba mucho más económico contratar a una persona que pinchara discos que pagar a varios músicos tocando en directo. En 1955, tras graduarse en la escuela superior, se trasladaron, ya como dúo, a Nashville, donde el apoyo de Chet Atkins resultó decisivo para conseguir contrato discográfico. Columbia Records les firmó el primero por seis meses. Tras algunos singles que no tuvieron la más mínima repercusión decidieron no renovárselo. Sería el sello Cadence Records, en 1957, quien se llevaría el gato al agua al ofrecerles grabar una composición del matrimonio Felice y Boudleaux Bryant, especializados en canciones para adolescentes. La canción era “Bye Bye Love”, que había sido rechazada hasta en 29 ocasiones por otros intérpretes (incluído Elvis Presley). Los Everly Brothers decidieron añadirle arreglos que tenían preparados para otro tema y grabarla, con Chet Atkins a la guitarra eléctrica. Se colocó rápidamente en los primeros puestos en las listas de pop, de country y de R&B. La voz más suave de Phil y la más profunda de Don, junto a las hechiceras armonías vocales, a la mezcla de country y rock tan personal, y a su imagen de “aptos para todos los públicos”, les confería un encanto que hizo sucumbir, sobre todo, a la gran mayoría de adolescentes de la época. Habían abierto la puerta a las armonías de voces en el rock&roll y ayudado a cambiar la visión y aceptación de este estilo, no olvidemos que en esa época el rock&roll era considerado como maldito, rebeldía y locura con mal gusto sin el menor atisbo de calidad, sólo apto para degenerados. Luego vendrían “Wake Up, Little Susie”, “All I Have To Do Is Dream”, “Bird Dog” o “Cathy’s Clown”, esta última escrita por ellos mismos. Las ventas y los éxitos no cesaron de crecer, y los millones eran las cifras más manejadas en ese periodo. En 1960 dejaron, con la inevitable disputa de derechos de autor, Cadence Records, para firmar, por un millón de dólares y 10 años de contrato, con Warner Brothers (otro hecho sin precedentes, más sabiendo que en esos años el éxito de la mayoría de artistas se medía por semanas o meses). En 1962 comenzó la crisis en su carrera, coincidiendo por un lado con su incorporación a la Marina, y por otro con un accidente durante una gira por el Reino Unido: Don sufrió un colapso, según informaron unos medios por una crisis nerviosa, según otros por una intoxicación de comida en mal estado, pero la realidad fue que se trataba de una sobredosis por su adicción a los estupefacientes. El caso es que Phil se vio obligado a continuar la gira en solitario, y a partir de ahí… ya nunca sería lo mismo. Alternarían periodos de separación con otros de reconciliación, con momentos de mayor o menor acierto. Tampoco debemos olvidar la aparición de los Beatles y demás grupos de la “Invasión Británica” que arrasaron con la mayoría de las viejas glorias en las listas de éxitos.
Este disco corresponde a uno de esos primeros periodos de crisis en que sentían que estaban haciendo buenos trabajos pero popularmente no se les reconocía. Intentaban ser parte de la escena sin conseguirlo. Probaron, sin muchas esperanzas, volver al country que habían mamado de sus padres. Para ello creyeron importante estar en el lugar donde el country-rock estaba viviendo una importante transformación, en Los Angeles. Allí pasaron horas tocando con Linda Ronstadt, con miembros de los Byrds o con los Flying Burrito Brothers. En julio de 1968 Andy Wickham, de la Warner Bros. les sugirió hacer un álbum conceptual, en el cual los temas country elegidos fueran mezclados con tomas seleccionadas de los shows que la familia Everly había realizado en los ’50, es decir volver, como bien indica el título, a sus Raices. La Warner se tomó el proyecto como un reto personal, aportó ilusión y esfuerzo para lograr una obra de madurez y trascendencia, no escatimando medios. En este sentido el disco consigue todo lo que se habían propuesto, aunar con maestría evolución y tradición, unos arreglos exquisitos, y unas canciones maravillosas. Tuvo muy buena acogida de crítica, aunque no de ventas. La selección se hizo eligiendo temas de country clásicos y populares junto a composiciones de nuevos autores que estaban despuntando. Dentro de los temas de country puro eligieron dos de Merle Haggard (“Mama Tried” and “Sing Me Back Home”), uno de Jimmie Rodgers (“T For Texas”, al que aplican un efecto wahwah de guitarra eléctrica más que atractivo) y el tradicional “Shady Grove”. “Less of Me” es una canción de Glen Campbell interpretada al estilo de los Byrds en su época con Gram Parsons. Entre los nuevos valores contaron con la colaboración de Ron Elliott (de los Beau Brummels) en los arreglos, guitarras y composición de dos temas (“Ventura Boulevard” y “Turn Around”, ambos enriquecidos con discretos acompañamientos de cuerdas que potencian su encanto); “Illinois” era una canción de un todavía poco conocido Randy Newman, que ese año editaría su primer disco; “Living Too Close To The Ground” fue la aportación de su bajista inglés Terry Slater. Siguiendo la tónica de sus discos de los 60, las composiciones propias eran escasas; en esta ocasión sólo hay una, “I Wonder If I Care As Much”, no siendo totalmente inédita, pues había formado parte en 1957 del single “Bye Bye Love”, si bien le hicieron cambios de tiempo y arreglos que le confirieron nueva vida.
Este sería el último disco de estudio para la Warner, con quienes sólo al principio consiguieron llegar al nivel de popularidad alcanzado durante su estancia en Cadence Records (aunque eso no quiere decir que, como en este caso, no realizaran discos más que interesantes).
Duraderas separaciones, carreras en solitario, colaboraciones estelares, premios y reencuentros se han sucedido en los años posteriores (como anécdota famosa está la causante del mayor periodo de separación en 1973, cuando Phil rompió su guitarra en plena actuación y abandonó el escenario, terminando Don en solitario la última parte del concierto, y comentando: “Los Everly Brothers murieron hace diez años”). ingresaron en el Rock&Roll Hall of Fame en 1986.
A destacar también su enorme influencia en artistas posteriores a sus comienzos, como Simon & Garfunkel, The Beatles, The Beach Boys, The Mamas & The Papas o The Hollies, llegando por supuesto su influencia a nuestro país, siendo el Dúo Dinámico el más claro referente.
Opino que Rick Rubin todavía podría hacer milagros con ellos.

Facebook Twitter




Publicado por jose / Archivado en:Discos

Comentario

  1. Publicado por José Luis @ 23 May 2008 18:24  

    Los Everly Brothers pertenecen a la categoría de clásicos a reivindicar. Sus armonías vocales hicieron maravillas en muchos de los temas que pasaron por sus manos. Tienen un cancionero apreciable y es muy cierto que influyeron a los seminales grupos que cita el artículo. Sobre todo su presencia es muy destacada en la obra de Simon & Garfunkel y The Hollies, dos de mis fijaciones desde que era un chaval y apenas tenía uso de razón.


Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress