Paul Simon – Surprise

Martes 21 junio 2016

Paul Simon
Surprise
Warner Bros. 2006

“Al universo le gusta el drama” “Damas y caballeros aquí está el show” (‘I don’t believe’).
Paul Simon se adapta también, para nuestro disfrute, a los nuevos tiempos y nos permite escuchar el álbum en internet para decidir si nos interesa (comprarlo) o no. Podemos asimismo leer las letras mientras escuchamos las canciones (aunque a diferencia del último de Neil Young unicamente ofrece cuatro temas enteros, del resto sólo ‘samples’).
Paul Simon nunca ha tenido miedo a la mezcla de diferentes estilos musicales y cocinarlos a su gusto. Le atrae experimentar y si bien tras los resultados da la impresión de que no corre excesivos riesgos, creo que ahí radica precisamente uno de sus mayores méritos, lograr obras con sonidos en principio chocantes que sean facilmente asimilados por la mayoría de la gente, lograr un sabor natural, quedando los diferentes ingredientes perfectamente diferenciados pero integrados de modo excelso en el sabor general.
Este disco es un plato que gustará y hará disfrutar a los que agrade su cocina, pero los que no hayan encontrado placer en sus anteriores recetas seguirá resultándoles indigesto.
Paul Simon ha caido en un pequeño pozo en los últimos años y Brian Eno podría ser un buen apoyo para empezar a salir de él (“Eno y yo apostamos por ese público exigente que está cansado de lo convencional, tanto en sonidos como en estructuras y en letras”). Además de Eno, buscó colaboradores con solera, entre ellos el guitarrista Bill Frisell, el batería Steve Gadd o el pianista Herbie Hancock. La producción corre a cargo de Paul Simon, aportando Brian Eno lo que denominan en los créditos ‘Paisaje sónico’ (“texturas y espacios, aparte de la manipulación electrónica de sonidos convencionales”). La impronta de este gurú de la electrónica se deja notar aportando sonidos, atmosferas y ritmos en los que es maestro, perfectamente encajados entre las logradas guitarras, resto de intrumentación y voces. Fue grabado en el estudio de Eno en Londres (“Yo viajaba a Londres y le presentaba lo que tenía y él añadía su electrónica”), así como en Nueva York y Nashville. Abandona practicamente por completo los ritmos étnicos y vuelve a la música americana (pop, folk, rock, electrónica…) Es un disco vestido con nuevos sonidos, en ocasiones pasados ya de moda, así como una vuelta a sus primeras obras en solitario. Un avance ilusionado en el camino, pero con la mochila cargada de experiencias y recuerdos. Obra de una mente lúcida y juguetona, donde se mezclan la niñez con la madurez. “Nada es diferente, pero todo ha cambiado” (‘Once Upon A Time There Was An Ocean’). Hay letras personales, sobre el paso de los años, sobre el amor, padres e hijos, dificultades de superación, búsqueda de una vida mejor, y hay letras fuertemente politizadas, como está siendo costumbre en tantos autores norteamericanos, plasmando la fuerte preocupación que sienten por el estado actual de la sociedad y los gobiernos, con menciones especiales a los problemas de Nueva Orleans o de Iraq. Aunque bien es cierto que en un poeta de la talla de Paul Simon adquieren matices e interpretaciones múltiples, plagadas de reflexiones paradójicas, de confusión, de desilusión, de esperanza y de complejidad. Profundas pero facilmente disfrutables gracias a su capacidad de extraordinario narrador uniendo sencillez con perfeccionismo.
Como single de presentación salió la canción menos experimental y que cierra el álbum ‘Father and Daughter’ grabada en 2002 para la película de animación ‘The Wild Thornberrys Movie’ y candidata a un Oscar (la única que no cuenta con la colaboración de Brian Eno, pero sin duda el marketing se impuso). Entre los temas con mayor influencia de Eno destacan ‘How can you live in the northeast’, ‘Everything About It Is A Love Song’, ‘Sure Don’t Feel Like Love’, ‘Wartime Prayers’, ‘Another Galaxy’, ‘Once Upon A Time There Was An Ocean’ o ‘That´s me’. Los demás conservan el espíritu musical de obras anteriores, aunque sobrevuelan claramente los efectos y espacios sonoros (‘Outrageous’, ‘Beautiful’, ‘I don’t believe’).
No lo situaría entre lo mejor del año, ni creo que Paul Simon lo pretenda. A pesar de la experimentación da la impresión de que quiere escapar de modas y buscar su propio espacio. Pero sin duda se trata de un buen disco de Paul Simon, y a nivel personal aportará mucho más que muchos de los que vayan a entrar en las listas de mejores…
“Pide un deseo y cierra tus ojos: sorpresa, sorpresa, sorpresa” (‘Everything About It Is A Love Song’). A veces hace falta volver a ser niño para sentir como nueva experiencia algo que se ha convertido en rutina, o bien para conseguir ver las otras caras de la tragedia.

Facebook Twitter




Publicado por jose / Archivado en:Discos

Comentario

  1. Publicado por José @ 07 Jul 2006 0:55  

    Muy buena crítica. Comienzo a bajarme el disco, siendo un profano.


Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress