The Secret Society – Sad Boys Dance When No One’s Watching

Martes 8 diciembre 2015

The Secret Society
Sad boys dance when no one’s watching
Acuarela Discos 2005

The Secret Society es un proyecto formado por Pepo Márquez, “empieza en Nueva York donde había ido para estudiar un master en Ciencias Políticas y Música. Allí comienzo a moverme como The Secret Society en la escena de músicos que vienen del hardcore y que acaban tocando en acústico como Kevin Devine, cantante de Miracle of 86 o Francis García, cantante de Drive Til Morning. Al margen de las diferencias estilísticas lo que comparto con ellos es la actitud para hacer las cosas..”
De Madrid, ha tocado por España, Bélgica, Holanda y Estados Unidos y ha actuado como telonero para nombres como Songs:Ohia, Stacey Earle, Xiu Xiu, Mark Eitzel…
Suele acompañar también al grupo Garzón tocando la batería.
Después de dos ep’s ‘January’ (Winter Forever Recordings) y ‘Bomb The Past’, (Yoyó Industrias), sigue madurando a pasos agigantados, deja claro que su oficio y vocación es componer canciones y le gusta hacerlo del modo más sincero y personal posible.
Para su primer larga duración ha preferido la grabación analógica, rindiendo tributo a preciados recuerdos y demostrando que se pueden extraer fragancias exquisitas de hojas secas tratándolas con mimo, cuidado y amor de artesano.
La aceptación de los demás empieza por uno mismo y Pepo Márquez quiere mostrarse del modo más natural posible, con sencillez y con las ropas que más le agradan. Si no quieren aceptarlo ya no es su problema, él se quedará con la satisfacción de haber hecho lo correcto.
En esta obra destaca el deseo de extraer la esencia, quedarse con lo fundamental y adornar lo menos posible los temas con sonidos superfluos. No quiere resultar falso y para ello no duda en dejar grabados detalles que suelen ocultarse, e incluso los utiliza para ayudar a definir el espíritu del disco: la respiración, sonidos antes o después de la grabación, arrastre de los dedos al cambiar de traste, la presencia de la batería que parece estar a tu lado, todo con tal de humanizar el sonido lo más posible, insuflarle bocanadas de aire fresco para que cobre vida y se mantenga en pie por si mismo.
Este disco es aguardiente de emociones, obtenido tras la destilación de recuerdos, experiencias, deseos, rabia y esperanza. Transparente pero con un sabor para paladares acostumbrados al resquemor de la reflexión, la soledad, la oscuridad, el miedo y la belleza oculta.
Mark Eitzel, Songs:Ohia, Will Oldham o Elliot Smith rondan claramente entre sus referencias, indicativas de que se trata de un francotrirador que apunta con precisión al interior de las emociones.
Canciones nocturnas o a la luz del atardecer, campestres o urbanas, políticas o amorosas, desde los sonidos más íntimos o desnudos de ‘Old Wooden Creaking Floor’, ‘City Lights’, ‘Fight Fire With Fire’ o ‘De costa a costa’ cantada con originalidad en español, a los más sucios de ‘Man vs Machine’ o ‘City Lights II’, desde inspirados medios tiempos como ‘ ‘Moving Units’ o ‘ Passenger’ a los más bailables (en tu habitación y cuando nadie te ve) de ‘Night Make Things Look Bigger’ o ‘Sad Boys Dance!!’, todas ayudan a mantener un ambiente de sinceridad y cercanía que no decae en ningún momento del disco. Si bien personalmente creo que tiene una grieta y hace aguas con la versión de ‘La leyenda del tiempo’, una canción que ha tenido interpretaciones tan sublimes y raices tan arraigadas que se la nota fuera de su medio y se la ve sin aire, asfixiada (aunque prefiero verla como un intento de escapar del mercado encasillador y clasificador que nos invade; siendo así se trata de una buena idea pero falta llevarla a la práctica con mejores resultados).
Como esperanza de que sea él quien pase a ser referencia (y como motivo para exigirle todavía más), continuamente asoman destellos de investigación, sonidos y ritmos que luchan por desmarcarse y que facilmente pueden convertirse en piedras preciosas una vez queden perfectamente talladas y pulidas, dejándo la puerta abierta a un próximo disco todavía más brillante y único.
Este juego no ha hecho más que empezar.

Facebook Twitter




Publicado por jose / Archivado en:Discos

Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress