The Strokes – Room On Fire

sábado 7 enero 2017

The Strokes
Room On Fire
RCA 2003

Han pasado ya un par de años desde que The Strokes publicaron su primer disco y las aguas parecen haber vuelto poco a poco a su cauce, el revival rockero que provocó “Is this It?” sigue en plena ebullición pero parece que las tintas no se cargan tanto como antes, aun así había gran expectación por comprobar lo que tenían que decir los padres de la criatura, una gran curiosidad por saber si lo suyo era el gran timo de la temporada o una verdadera apuesta ganadora.
El nuevo disco de The Strokes recibe el nombre de “Room on fire” y despertará seguro las mismas dudas que su predecesor, aunque probablemente no genere tanto revuelo.
Tachar a esta banda de meros revisionistas puede considerarse un error, al menos un error relativo, The Strokes tienen una formula propia, basada en esquemas tradicionales pero personalizada hasta el punto de sonar auténtica, si se quieren buscar culpables a tanto teatro mediático quizás seria mas justo acusar a Black Rebel Motorcycle Club, que en su segundo disco “fusilan” el Psycocandy de Jesus & Mary Chain o a Interpol que no son mas que un clon light de Joy Division. En la musica de los Strokes hay ecos de Television en esas guitarras que se cruzan en dibujos simétricos, en esos desarrollos de ejecución impecable, en esa arrogancia arty, pero muestran un descaro y una irreverencia que no tenía el grupo de Tom Verlaine; también recuerdan a The Velvet Underground en el aroma de Club nocturno neoyorquino que desprenden sus canciones, pero no son ni de lejos tan oscuros.
“Room on fire” muestra pocas novedades respecto a su predecesor, los temas son quizás menos llamativos, menos directos, mas trabajados e introspectivos pero la evolución es mínima, lo que demuestra que ellos creen firmemente en la validez de su fórmula.
Los juegos de guitarras funcionan muy bien en “Automatic Stop” donde el guiño a Television es mas que evidente o en “The end has no end” donde los guiñados son esta vez The Clash, hay otros momentos destacables como esa oscura intro de “Reptilia” o las sucias “you talk way too much” y “The way it is” con un sonido cercano a los Stooges, aunque quizás el momento mas inspirado llega al final con la espléndida “I can´t win” que cuenta con una preciosa melodía y un desarrollo impecable.
Este segundo disco deja al descubierto todas las cartas, mostrándonos a un grupo que domina sus recursos y que sabe utilizarlos muy bien, con gusto a la hora de componer e interpretar y con personalidad propia mas allá de comparaciones malintencionadas, por otro lado nos deja la constancia de las limitaciones de esos recursos en un grupo que seguramente no pueda dar mucho mas de si.

Facebook Twitter




Publicado por Luis / Archivado en:Discos

Comentario

  1. Publicado por Mogallo @ 15 Dic 2008 21:17  

    Al parecer a ti te han timado.


Deja un comentario

Nombre (required)
Mail (No sera publicado) (required)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress