Manic Street Preachers – Lifeblood

viernes 17 diciembre 2004

Manic Street Preachers
Lifeblood
Sony 2004

Comenzaron como un grupo al borde del esperpento, en plena explosión del brit pop, estos cuatro muchachos galeses presentaron un disco, “Generation Terrorist” que casi nadie se tomo en serio, un disco plagado de referencias al Hard-rock, al porno y lleno de proclamas políticas con dudoso peso especifico, contra todo pronostico el grupo fue evolucionando hacia formas mas elaboradas de creación sin abandonar en ningún momento sus principios, lo que poco a poco les hizo ir ganando credibilidad y prestigio.
El perfecto equilibrio entre la ferocidad política y la búsqueda de la belleza se produjo con su tercer disco, “Everything Must Go”, un disco marcado por excepcionales circunstancias, entre ellas la sorprendente y misteriosa desaparición del guitarrista y fundador de la banda Ricky James, al que el resto de componentes dedicaron las canciones, canciones tremendamente elaboradas y furiosamente emocionantes que situaron a la banda en unas cotas de excelencia que ni ellos mismos podían soñar en sus inicios, sin duda uno de los discos mas importantes de los 90.
Basados desde entonces en las composiciones de Nicky Wire y en la particular voz de James Dean Bradfield la banda siguió entregando trabajos que paulatinamente fueron perdiendo esa urgencia cercana al punk (vía The Clash) enfrascándose en elaboraciones cada vez mas barrocas e inocuas. ahondando cada vez mas en su retorica política pero descuidando quizás la profundidad emocional, Este Lifeblood no da muestras de que los Manics hallan cambiado su forma de trabajar, aunque aquí al menos encontramos alguna buena canción, alguna incluso a la altura de sus mejores momentos, lo que por momentos nos lleva a reencontrarnos con el talento de la banda que parecía perdido para siempre.
En este Lifeblood los Manic Street Preachers han querido centrarse de nuevo en las melodías, para ello han contado en la producción con nombres como Toni Visconti (David Bowie) o Greg Haver (Super Furry Animals, Catatonia..), que han sabido dotar al conjunto de una ambientación menos recargada y mas afilada, cercana (aunque no igual) a la conseguida por Mike Hedges en Everything Must Go, resaltando la pegada de vibrantes temas como “Empty Souls”, “1985” o “To Repel Ghosts” (posiblemente el mejor corte del álbum), no obstante siguen abundando esos medios tiempos a los que la banda nos ha ido acostumbrando, carentes en su mayoría del dinamismo necesario para funcionar, resultando bastante aburridos y planos, lo que desdibuja un tanto las buenas sensaciones de los temas comentados.
Este “lifeblood” no va a sacar a los Manic Street Preachers de su dinámica descendente, aunque presenta muestras que animan a seguir creyendo en ellos, por mas que todos los indicios indiquen que su tiempo ya ha pasado para siempre.

Facebook Twitter




Publicado por Luis / Archivado en:Discos

Comentario

  1. Publicado por topota @ 10 Abr 2005 12:19  

    En mi inexperta opinion , creo que el lifeblood es un disco aburrido y excesivamente recargado de estilos diferentes. Se pueden oir canciones muy “manic” xo otras son irreconocibles. Evolucionan hacia la nada.
    pd:¿alguien podria decirme si hay gira española?


Deja un comentario

Nombre (required)
Mail (No sera publicado) (required)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress