The Handsome Family – Last Days Of Wonder

Lunes 9 enero 2017

The Handsome Family
Last Days Of Wonder
Carrot Top Records 2006

Brett Sparks y Rennie Sparks se conocieron en su época de estudiantes en Long Island (Nueva York). Luego Rennie tuvo que trasladarse a la Universidad de Michigan en Ann Arbor para seguir sus estudios, un año más tarde la siguió Brett, donde trabajó en una tienda de música e iría pasando por diferentes épocas en su afán por devorar música, tuvo una temporada en que sólo escuchaba música clásica y contemporánea, después de haber descubierto a Hank Williams, tocar en una banda de rockabilly que sólo interpretaba temas de Elvis de la época de Sun Records, o de conocer la ‘Antología de la música Folk de América’ (del sello Folkways, recopilada por Henry Smith) que actuaría como detonante para empezar a componer canciones country. Fue estando ya casados cuando un día se le ocurrió pedir ayuda a Rennie (quien había escrito varios relatos y novelas) para que revisara la letra de una nueva canción, ella la transformaría en algo mucho más original (se trataba de ‘Arlene’, del primer disco ‘Odessa’ -1995-), y en poco tiempo acabaría convirtiéndose en la autora de practicamente todas las letras y él en el compositor de las músicas. Se trasladaron a Chicago, donde grabaron sus siguientes discos, teniendo especial repercusión y acierto “Through the trees” (1998), en el 2000 “In the air” y “Twilight” en el 2001, año en que volvieron a mudarse, esta vez a Alburquerque (Nuevo México). Aquí Brett se encontraría mucho más a gusto al disponer de un garage convertido en estudio y poder disfrutar mucho más de su gran pasión: el estudio de grabación (asegura que le produce mayor placer que tocar o componer. En Chicago grababa en la sala de estar del piso). De este nuevo estudio salen en 2003 “Singing Bones”, que también obtuvo muy buenas y merecidas críticas y este año su último trabajo “Last days of wonder”. Brett es el cantante en la mayoría de los temas, con una voz abarítonada cercana a la de Jim Reeves y un estilo que les sitúa entre Johnny Cash, la época más joven de Leonard Cohen y Tom Waits, pero caminando por una senda propia y paralela. Asimismo hay que destacar como elemento distintivo de sus canciones las renovadas historias que cuentan, entre magia y surrealismo, tragedia y misterio, crudeza y poesía prodigiosamente personales, acompañádas de sonidos que sin dejar el country rozan sin miedo aires folk, tanto américanos como europeos (‘Tesla’s Hotel Room’. Aseguran haberse inspirado para las letras de esta canción y álbum en la vida del científico Nícola Tesla, autor del primer radiotransmisor, base para los aparatos de control a distancia, así como conocido enemigo de Edison al defender contra el parecer de este el mayor futuro de la corriente alterna), pasando por el bluegrass o las atmósferas de cabaret de Tom Waits (‘These Golden Jewels’, en el que suenan originales sonidos utilizando vasos de vino como instrumentos -ya usados anteriormente-). Más experimental en esta ocasión, empieza el álbum con una canción que nos avisa que el gran viaje ha comenzado (‘Your Great Journey’), aunque de modo un tanto cansino, indicándonos que el recorrido no va a ser de placer, sino por oscuros escenarios, entremezclándose realidad e imaginación, amor y tragedia, por habitaciones en penumbra, por bares de esperas eternas, por calles de almas escondidas, por ríos y mares de barcos abandonados, de caza y pesca, de muerte y supervivencia, viajes en coche, en tren y en avión, y la tragedia girando entre los sueños, por bosques de colores con ramas de árboles quebradas y flores de plástico adornando las tumbas, un viaje donde las imágenes agradables son utilizadas para dar mayor realce a las zonas de sombra, y los besos y bailes para suavizar los momentos de violencia, mientras un arma vigila que el amor no se escape de nuestro lado.
Instrumentalmente los sonidos de guitarra, piano, steel guitar, bajo y percusión se adornan con teclados que suavizan, dan calor y humanizan las historias, contando con colaboraciones especiales de banjo, melotrón (antiguo teclado y antecedente directo del sampler), ukelele, copas de vino o trombón que pasean sin llamar la atención, pero con orgullo, por el escenario musical.
Aunque quizás no alcance el nivel de anteriores obras contiene muy buenas canciones (‘Your Great Journey’, ‘Tesla’s Hotel Room’, ‘After We Shot The Grizzly’, ‘Flapping Your Broken Wings’, ‘Beautiful William’, ‘All The Time In Airports’, ”White Lights’, ‘Our Blue Sky’, ‘Somewhere Else To Be’); el tema que menos me convence es el único cantado por Rennie, de influencias medievales, en mi opinión su modo de interpretarlo hace que pierda mucha de la fuerza y belleza que aparentemente tiene.
Ante la multitud de discos que se publican, cada vez nos volvemos más exigentes y llegamos al punto en que no nos conformamos con buenas canciones, queremos discos perfectos; en ese sentido este no lo es, pero mientras disfruto con sus buenas canciones sigo esperando con ilusión el siguiente, porque sé que ellos pueden volver a lograrlo.

Facebook Twitter




Publicado por jose / Archivado en:Discos

Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress