Chris Bell – I Am The Cosmos

lunes 20 febrero 2017

Chris Bell
I Am The Cosmos
Rykodisc 1992

Chris Bell dejó Big Star en 1972, cansado de ver como la industria menospreciaba el trabajo de la banda, cansado de la indiferencia de un público que no supo ver las virtudes de un grupo que hasta muchos años despues no obtendría reconocimiento. Su relación con Alex Chilton se había ido enfriando paulatinamente, y el fracaso comercial de “#1 Record” precipitó la salida de Bell de la banda, mostrando ya claros síntomas de su caracter depresivo.
Aunque algunos temas de Bell se publicaron en el siguiente disco de Big Star, “Radio City” lo cierto es que el músico estaba ya completamente desvinculado de la banda y sumido en una profunda crisis personal, su hermano David, para tratar de animarle, organizó unas sesiones en Francia para que Chris grabase las canciones que aún guardaba, esas sesiones componen el grueso de “I Am The Cosmos” aunque en su momento los temas tambien fueron menospreciados y no fueron publicados.
Tras un retorno a Europa para tocar algunos conciertos acusticos, Chris Bell se apartó definitivamente de la música, dedicandose a trabajar en el negocio familiar de hostelería.
Los mejores temas grabados en Francia y algún otro grabado junto a Jody Stephens en Memphis se recopilaron en 1992, justo cuando el legado de Big Star empezaba a ser reconocido.
En las canciones de “I Am The Cosmos” aparece claramente el sello distintivo que Chris Bell imprimía a las composiciones de Big Star, empezando por su cálida y dolorosa voz, aunque lo que en “#1 Record” era optimismo aquí se torna en angustiosas reflexiones sobre la soledad y el amor impregnando todas las composiciones de un tono ciertamente oscuro.
Los únicos temas que recuerdan el vigoroso Power-pop de Big Star son “Get Away”, “Make A Scene” y la magnifica “I Got Kinda Lost” enérgicos y poderosos temas inundados de frenéticas guitarras donde Bell aporta su sensacional instinto melódico, el resto del álbum discurre por sendas mucho mas turbias e introspectivas, entre el folk acústico de “Speed Of Sound” o de la tremenda “You And Your Sister”, el pop de “Look Up” y lo que solo se me ocurre clasificar de pre-slow-core en agónicos temas como “Better Save Yourself” o la propia “I Am The Cosmos”, en los que se aprecia el mismo germen enfermizo que en las obras de Come, Codeine o Low.
El nexo de union en estos temas es el desesperado tono reflexivo inundado de desesperación, son estas canciones brutalmente honestas, de un hombre que ya nada esperaba de la música, que solo utilizaba sus composiciones para volcar todos sus conflictos internos.
Mientras tanto, los Big Star de Chilton entregaban otro trabajo cargado de amargura: “Third / Sisters Lovers”, un trabajo en esencia muy parecido a este “I Am The Cosmos”, cortando de raiz el vitalismo que caracterizó a la banda en sus inicios.
Chris Bell fallecería en un trágico accidente de tráfico en 1978, sin ver sus canciones publicadas, completamente olvidado y apartado de la musica.
Hoy día, el legado de Chris Bell ha adquirido por fin la importancia que merece, influyendo a cientos de bandas de todo el mundo que han visto en su sencilla inocencia un espejo en el que mirarse.

Foros Computer Age:
Chris Bell – I Am The Cosmos

Facebook Twitter

Etiquetas: , ,


Publicado por Luis / Archivado en:Discos

Comentario

  1. Publicado por Parasite @ 23 May 2006 23:25  

    Es una perogrullada lo sé, pero me habría gustado mucho conocer a Chris Bell en persona. Sin duda uno de los más grandes compositores del Rock, capaz de crear canciones tanto a base de gloriosos riffs, como de suaves y sofisticadas melodías; muy pocos han tenido en sus manos ese sublime desparpajo y dominio del arte de la composición, ese don divino de poder plasmar tus más íntimos sentimientos en hermosas canciones.
    Si la sinceridad es consecuencia del dolor, la existencia de Chris Bell no debió de ser un camino de rosas precisamente, líneas como “It’s suicide, I know I trieded twice” o “Spendin’ all my time waiting to die” salen sólo de alguien al que le queda ya muy poco que perder, como un condenado a muerte pidiendo clemencia a pesar de saber que su fin es inminente.
    Aquello de “Y al final el amor que tomas es igual al amor que creas” no se cumplió, porque de ser así habría sido debidamente reconocido en vida. A Alex Chilton al menos le llegó aunque tarde, pero éste es caso aparte.
    Por último destacar la portada del disco, a mi gusto de las más sugerentes y bellas que halla visto.


Deja un comentario

Nombre (required)
Mail (No sera publicado) (required)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress