Josh Ritter – Hello Starling

miércoles 18 enero 2017

Josh Ritter
Hello Starling
Signature 2003

El segundo disco de Josh Ritter confirma a este músico norteamericano como uno de los mejores compositores e intérpretes de los últimos años, un músico que ya solo encuentra reflejo en los grandes songwriters de nuestro tiempo, con el eco de Elliott Smith y de Ryan Adams acariciando sus composiciones.
Josh Ritter descubrió el rock en los discos de Bob Dylan, Johnny Cash y Townes Van Zandt y pronto comenzó a componer y a tocar en locales folk de Boston, su primer disco, “The Golden Age Of Radio”, grabado en muy humildes condiciones ya mostraba todas las credenciales de este músico que dota a sus composiciones de un halo especial de belleza intimista, cercana y sincera, hablando de sentimientos cotidianos pero a la vez tremendamente evocadores, de como amar se convierte en una gran victoria que se disfruta en toda su intensidad, de como los días pueden albergar grandes secretos, de como un fracaso puede servir para componer una canción.
“Hello Starling” no supone un gran salto respecto a su primer disco, a pesar de contar con mas presupuesto no encontramos aquí alardes en la producción, mas bien al contrario parece que se ha querido simplificar todo al máximo, desnudando las canciones hasta dejarlas en muchas ocasiones con tan solo la voz y la guitarra de Ritter, quien agudiza la profundidad de sus confesiones y el calado de sus interpretaciones.
si “The Golden Age of Radio” mantenía un tono basicamente amable y esperanzado, este “Hello Starling” muestra conflictos mas dolorosos y mas difíciles, aunque afortunadamente aún canta con fuerza al amor en temas como la preciosa “Bright Smile” o en “Snow Is Gone”.
Este nuevo disco explota la faceta mas folk del autor, haciendose acompañar por instrumentos acústicos arropados en mareas de Hammonds y Wurlitzers que crean una atmósfera cálida y clásica en la que Josh Ritter se siente especialmente a gusto, acercandose mas si cabe a los referentes clásicos que antes citábamos, no es dificil imaginarse a Townes Van Zandt interpretando “You don’t make it easy babe” o a Fred Neil tocando “Rainslicker” y es que la música de este aún joven interprete lleva todos las trazas de convertirse a su vez en referente para los que vengan detras.
Un disco necesario, casi imprescindible en un mundo que aún no ha podido cubrir el vacío de los que nos dejaron, en un mundo necesitado de música que surga honestamente del corazón para contarnos historias que nos puedan ayudar a encontrar la belleza en lo cotidiano, aunque esas historias nos duelan.

Facebook Twitter




Publicado por Luis / Archivado en:Discos

Deja un comentario

Nombre (required)
Mail (No sera publicado) (required)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress