Neil Young and Crazy Horse – Greendale

Sábado 25 junio 2016

Neil Young
Greendale
Reprise/Warner 2003

Neil Young vuelve tras el irregular “Are You Passionate?” con un ambicioso proyecto, Greendale es un nuevo disco, una película y una novela, para este proyecto Young a creado toda una galería de personajes y situaciones para recrear el ambiente de una pequeña localidad costera, centrado el protagonismo en la familia Green y las situaciones que se irán creando.
En lo estrictamente musical Greendale vuelve a contar la colaboración de su mítica banda Crazy Horse, excepto Frank “Poncho” Sampedro, que ha quedado fuera del proyecto, recuperándose aún de la gira del año pasado en la que acompaño a Young en multitud de conciertos.
Las primeras sensaciones al poner el disco son inmejorables, a medida que suena “Falling from above” el corte que abre el álbum, nos vamos reencontrando con el crudo sonido de de la Les Paul de Young y con esas recias bases rítmicas de los Crazy Horse que no oíamos con tanta claridad desde “Ragged Glory” (1989), ojeando el libreto que acompaña el cd nos encontramos con ilustraciones de Mazzeo, que nos remiten inevitablemente al trabajo de este mismo ilustrador en “Zuma”(1976), e inevitablemente las buenas sensaciones se van tornando en entusiasmo.
“Devil Sidewalk”, Carmichael” o “Be the Rain” entusiasman y enganchan, entusiasman porque nos reencontramos con un Neil Young que creíamos perdido: Inconformista, abrupto, arduo y nada complaciente, cantando con convicción y tocando con entusiasmo, embarcado de nuevo junto a los Crazy Horse en esos largos temas épicos que tantas satisfacciones nos han brindado.
Es en los temas largos donde se hace mas destacable la ausencia de segundo guitarrista, brindando unos sugerentes silencios entre los fraseos de la guitarra de Young, Greendale es un disco muy austero en la instrumentación, el trío interpreta todos los temas con la única colaboración puntual de las Mountainettes (Pegi Young, Nancy Hall, Sue Hall) en los coros. Son canciones sencillas, directas, emocionantes, que llegan a cautivar a medida que uno se va introduciendo en la historia que hay tras cada letra.
Mención aparte merece “Bandit”, el único corte acústico del álbum y que es una de las mejores canciones de Young en muchos años, un tema que hubiese encajado bien en “Silver And Gold” (2000)
Todos los temas de Greendale están ligados argumentalmente y están concebidos para servir de soporte a la historia que es lo mas importante en este proyecto, aun así los temas funcionan por si solos y tienen su propia entidad, y no será extraño en un futuro escuchar en directo “Falling From Above” entre “Powderfinger” y “Country Home” por ejemplo.
Es evidente que este proyecto a devuelto a Young una ilusión que periódicamente pierde pero que siempre se esfuerza por recuperar, como ya hizo con aquel mítico “Rust never Sleeps” y con el mas reciente “Ragged Glory”, “Greendale” no esta a la altura de aquellos discos, pero es sin duda un disco con brillantes momentos que nos deja a un Neil Young de nuevo en plena forma.

Facebook Twitter




Publicado por Luis / Archivado en:Discos

Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress