Sun Kill Moon – Ghosts Of The Great Highway

Martes 7 febrero 2017

Sun Kil Moon
Ghosts of The Great Highway
Jet Set (2003)

Sun Kil Moon es el nombre del nuevo proyecto de Mark Kocelek, el que fuese lider de Red House Painters ha sido siempre un compositor muy prolífico, tanto con su antigua banda como en solitario, aunque no siempre ha sabido encontrar el balance apropiado entre la autoimpuesta introspección de su música y la emoción que siempre debería inundar sus composiciones, a menudo Kocelek se dejaba llevar en demasía por ambientes desolados y con pocos matices donde su innegable talento no resultaba suficiente para arrastrar al oyente lejos de la apatia, en particular “Old Ramon” y sus incursiones en solitario resultaban ejercicios huecos, artificiales, impropios del autor de algunas de las canciones mas estremecedoras de la pasada década.
Afortunadamente, para regocijo lúbugre de almas atormentadas, “Ghosts of The Great Highway” vuelve a situar a Mark Kocelek en la senda de los grandes compositores atormentados, con American Music Club como referente ineludible, no es casual que Tim Mooney, bateria original de la oscura banda de San Francisco participe en el proyecto.
“Ghosts of the great Highway” es un disco que puede llegar a mucha gente, es un disco accesible y luminoso, con las lineas bien marcadas y definidas, un disco con sólidas raices en el folk y el rock norteamericano, las canciones son menos herméticas, menos crípticas que en Red House Painters, pero no por ello mas optimistas, Kocelek sigue componiendo canciones terriblemente melancólicas, como de costumbre, inundadas siempre de recuerdos y anhelos sentimentales.
En Sun Kil Moon la belleza, el resultado final, está por encima de cualquier otra consideración, “Glenn Tipton”, el tema que abre el disco, es un ejemplo inmejorable, una delicada guitarra acústica que da paso a una preciosa melodia que fluye limpia y serena, “Last Tide” y “Floating”, dos temas que se encadenan, discurren por parametros similares, entre suaves guitarras folk, con un Mark Kozelek que, ahora si, tiene la posibilidad de demostrar sus increibles cualidades como cantante, sin caer nunca en estrepitosas experimentaciones, sin apartarse de los canones.
El disco tambien tiene canciones mas ruidosas, canciones que recuperan el tono de aquellos impulsos épicos de “Songs for a Blue Guitar”, inspiradas en el Zuma de Neil Young, canciones como “Salvador Sanchez”, que cuenta la tragica historia de un boxeador que muere a los 23 años, con una nueva versión en acustico al final del álbum (“Pancho Villa”).
Hay también preciosos temas instrumentales como “Si Paloma” llenos de matices, matices que aparecen también en la largísima “Duk Koo Kim” sin llegar a caer nunca en la repeticion ni en la autocomplacencia.
Los discos de Red House Painters, aunque siempre de una excepcional belleza, tenían para el oyente un aspecto muy árido que los hacía dificiles de escuchar, un cripticismo y una densidad que realmente intimidaba, las canciones de “Ghosts of the Great Highway” en cambio son muy agradables y faciles de escuchar, sin perder su fuerza emotiva, ésta es sin duda la mayor baza de este disco, el acierto de un autor que con estas nuevas canciones se sitúa definitivamente como uno de los mas grandes compositores de los últimos años, uno de los pocos que aún pueden conmover y agitar el espíritu; American Music Club están grabando un nuevo disco con lo que nos esperan aún mas emociones.

Facebook Twitter




Publicado por Luis / Archivado en:Discos

Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress