Crazy Horse – Crazy Horse

martes 25 julio 2017

Crazy Horse
Crazy Horse
Reprise, Warner Bros. Records 1971

crazy-horse-crazy-horse-front.jpgCrazy Horse quedarán unidos para la posteridad, y con orgullo, al nombre de Neil Young. Pero como banda propia también han editado cinco discos, siendo este el primero de ellos.
Danny Whitten, Billy Talbot y Ralph Molina, los primeros Crazy Horse, coincidieron a principios de los ’60, en Los Angeles, como integrantes del grupo vocal de Doo wop llamado Danny & The Memories (junto a Ben “Dino” Rocco). Como privilegiados espectadores de los cambios que la música en esos años estaba experimentando, un día tras escuchar a The Byrds se plantearon la decisión de incluir instrumentos y formar una banda de rock, empezando Molina a tocar la batería (ya la había tocado en la banda del colegio), Whitten se inclinó por la guitarra y Talbot por el bajo y piano. No sólo cambiaron de estilo, cambiaron también de nombre, pasando a llamarse The Rockets. Se completaba la formación con los hermanos Leon Whitsell y George Whitsell (guitarras y voces) junto a Bobby Notkoff (violín eléctrico), llegando a editar un disco en 1968 que vendió unas 5000 copias. Antes de esta grabación ya habían coincidido con Neil Young cuando aún estaba en Buffalo Springfield, pero no fue hasta después de escuchar este álbum cuando N. Young les propuso a Whitten, Talbot y Molina que tocasen con él para grabar la canción “Cinnamon girl”. N. Young había abandonado Buffalo Springfield, había grabado un buen disco en solitario que no acababa de cuajar y se encontraba en una fase en que buscaba un sonido diferente. La sesión de grabación funcionó tan bien que N. Young volvió a invitarlos para grabar “Cowgirl in the sand” y “Down by the river”, registrando seguidamente todo el disco “Everybody this is nowhere” en tan sólo dos semanas, apareciendo en él por primera vez el nombre con el que se convertirían en leyenda, Crazy Horse. Como un crítico musical dijo muy acertadamente (no recuerdo ahora su nombre): ‘si Bob Dylan decía que la respuesta estaba en el viento, Neil Young la encontró en el huracán’, refiriéndose al sonido tan especial que caracterizaba a la banda. Todavía grabarían otro disco más con Neil Young, el clásico “After the gold rush”, antes de sacar bajo su nombre este LP, de título homónimo. Lo grabaron en un período en que N. Young formaba parte de Crosby, Stills, Nash and Young. Con este trabajo pretendían demostrar que tenían vida propia y que aspiraban a ser algo más que una poderosa banda de acompañamiento, que no sólo eran duros como la roca, también podían ser maleables como la arena. “Con Neil Young nuestro sonido es muy rústico”, comentaba Talbot “Danny, Ralph y yo teníamos nuestras propias ideas, y no eran exactamente las que desarrollábamos con Neil. No era sólo Crazy Horse aporreando tres acordes”. De los once temas que integran el disco, Whitten es el que participa en mayor número de composiciones (personalmente considero que las más inspiradas). De su autoría son “Look at all the things”, aires sureños con ligeros toques de psicodelia; “I don’t want to talk about it”, preciosa balada country-rock que unos años más tarde llegaría a las listas de éxito en la voz de Rod Stewart; “Downtown”, compuesta a medias con N. Young (aunque este dijo en una ocasión que la mayor parte fue escrita por Danny) y que Neil incluiría más tarde en el desgarrador disco “Tonight’s the night”(recuperando una versión registrada en vivo en el Fillmore East en 1970); “Dirty dirty”, suciedad, pesadez y distorsión, haciendo gala de su sonido más característico y reconocible; y “I’ll get by”, bella canción con ritmo y juegos de voces en la onda CSN&Y. Contaron para la grabación del álbum con la importante ayuda de músicos con los que habían coincidido en las sesiones de “After the gold rush”, como el pianista y productor (en esta obra junto a Bruce Botnick) Jack Nitzsche, autor e interprete del blues que cierra el disco “Crow Jane Lady”, así como compositor, en colaboración con Russ Titelman , de la canción que abre el álbum “Gone dead train” (canción ya grabada anteriormente por Randy Newman para la película “Performance”, de 1970), blues-rock pesado con riffs y voces que incitan a seguir el ritmo y mover la melena (da igual si no la tienes, la fuerza del tema te convence fácilmente de que te luce frondosa), y del pop-rock sin complicaciones pero efectivo “Carolay”. El resto de composiciones se las reparten entre el guitarrista Nils Lofgren (autor de “Beggars day”, con fraseos acerados y poderosos, en la que pone también la voz principal, y “Nobody”, con influencias funkys), y el amigo Neil Young, que les regala “Dance, dance, dance”, canción country-folk que ciertamente invita a bailar, animada por el violín de Gib Gilbou, e interpretada en la voz principal por el batería Ralph Molina (esta canción llegó a salir en algún single de N. Young, también la interpretó en directo en varias ocasiones, pero no llegó a editarse oficialmente en ningún disco. Le añadiría más tarde nuevas estrofas y la llamaría “Love Is A Rose”, cediéndosela a Linda Ronstadt. Saldría una versión suya en el triple LP “Decade”). También participa con su slide-guitar, en tres temas, Ry Cooder, con el que habían coincidido asimismo en las grabaciones con Neil Young.
El disco tuvo éxito de crítica, pero no comercial, debido en parte a las dificultades para realizar la gira, por el problema de drogadicción que arrastraba Danny Whitten, viéndose obligados a despedirlo de la banda, siendo reemplazado por otros guitarristas, entre ellos el compañero en The Rockets George Whitsell. El tema “The needle and the damage done”, que Neil Young incluyó en el disco “Harvest” estaba especialmente dedicado a Whitten, como aviso del peligroso camino por el que transitaba. Murió en 1972 por una sobredosis de heroína, después de que N. Young intentara, sin éxito, recuperarlo para el tour post-Harvest, que más tarde quedaría plasmado en la grabación “Time fades away”, no pasando la prueba de audición con el grupo que en ese momento acompañaba a Neil Young (The Stray Gators). Este le compró el billete de avión para que volviera a casa y le entregó cincuenta dólares. Al día siguiente recibía la noticia de su muerte. “Time fades away”, con una rosa solitaria en la portada, rezuma por todas sus notas las ideas obsesivas que inundaron la mente de Neil Young a raíz de este trágico acontecimiento. Ideas que explotarían, potenciadas por la muerte del ‘roadie’ de CSN&Y Bruce Berry en la catarsis y exorcización que representa el “Tonight’s the night”, oscura y amarga historia sobre la droga, la fama y la muerte, donde una foto interior muestra a la banda en el escenario con una zona lateral vacía en memoria de Whitten.

P.D.(Sé que por esta página hay auténticos expertos en la carrera de Neil Young y Crazy Horse, así que si encuentran errores de información, les agradezco de antemano las correcciones que puedan aportar).

Escucha: Crazy Horse – Gone Dead Train

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Articulos Relacionados:
-Canciones Perfectas (I): Old Man
-Neil Young & Crazy Horse: Rust Never Sleeps
-Revision Neil Young & Crazy Horse
-Artículo sobre el segundo disco de Crazy Horse, “Loose” (1972) en San Free Bird 72

Foros Computer Age:
Concurso Descubre la cancion: Crazy Horse

Facebook Twitter

Etiquetas: , ,


Publicado por jose / Archivado en:Discos

Comentarios

  1. Publicado por Rocks @ 10 Mar 2008 23:40  

    Bonito homenaje a Crazy Horse. La verdad es que es un gran disco, tiene temas increíbles, aunque ese I don’t want to talk about it siempre me ha llegado al alma (de hecho, como casi todo lo que en algun momento ha pasado por la voz de Rod Stewart).

  2. Publicado por Eclipse @ 11 Mar 2008 0:05  

    Genial artículo. Comparto contigo mi devoción por este disco, un grandioso trabajo que, efectivamente, demostró que los Crazy Horse eran algo más que una simple banda de acompañamiento de Neil Young.

    Saludos!

  3. Publicado por Luis @ 11 Mar 2008 8:55  

    Como supuesto “experto” de Neil Young doy el visto bueno al articulo. Excelentemente documentado y redactado. Un merecido homenaje para un disco bastante desconocido incluso para los propios fans del canadiense.

    Un saludo

  4. Publicado por jose @ 11 Mar 2008 17:20  

    Me alegra que os haya gustado el artículo y se agradece vuestro apoyo. El álbum no tiene desperdicio y también opino que se merecía mayor repercusión de la que ha tenido. Pero… aquí estamos nosotros para recordarlo y reivindicarlo…

  5. Publicado por Alex Bossano @ 12 Mar 2008 0:03  

    Buen trabajo Jose. Espero que no te importe que haga una referencia a él en mi blog.
    Saludos

    ¡Ah! y si no es abusar de ti… dame un toque cuando hagas algo relacionado con el Tío Neil. Gracias.

  6. Publicado por jose @ 12 Mar 2008 0:26  

    Hombre, “enlaplayadeneil”, una página de visita y de referencia obligadas con todo lo que tenga que ver con N.Young. Para mi es todo un honor que menciones el artículo.
    Sobre lo del tío Neil, estate atento porque creo que pronto el jefe de esta página, Luis, el gran experto en su trayectorira, nos va a ofrecer noticias frescas de sus experiencias en el concierto de este fin de semana
    un saludo y gracias a tí Alex

  7. Publicado por Agustin @ 12 Mar 2008 18:57  

    Soy de Buenos Aires, Argentina. Que bueno es saber q hay gente a la q le gusta esta musica; pq aca estas bandas no son muy difundidas por los medios entonces encontrar los discos se hace muy dificil. De mi parte felicitarte por el articulo y decir q es el mejor disco q escuche en mi corta vida (20 años). Los envidio por tener toda la discografia y tambien por ver a Neil de tan cerca. No creo q venga por estas latitudes asiq me tengo q conformar con ver los dvd. Un saludo. Gracias por mantenerme informado en laplaya…


Deja un comentario

Nombre (required)
Mail (No sera publicado) (required)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress