American Music Club – California

Martes 4 noviembre 2014

American Music Club
California
Frontier Records 1988

Surgidos en una época extraña, ignorados y ridiculizados, American Music Club fueron una banda condenada desde su formación al mas doloroso de los fracasos, no podía ser de otra forma en una banda en la que Mark Eitzel hacía el papel de lider aún siendo incapaz de liderar su propia vida.
Presionados por su compañía, afrontando ventas miserables, enfrentándose con rencillas internas, siempre al borde del abismo, el Club de la Música Americana nos dejó siete discos absolutamente imprescindibles, siete duros peldaños que hay que recorrer para entender a muchos de los parias que hoy día nos hacen participes de sus debilidades y sus miserias, bandas como Red House Painters, Sparklehorse, Smog, Wil Oldham, Idaho o Songs:Ohia entre otras muchas, deben mucho a aquellos discos malditos repletos de sinsabores.
Seguir la trayectoria de este grupo es abordar un descenso brutal a las profundidades de la miseria y la desolación humana, a las simas del desamor y de la soledad; el grueso de la obra de AMC lo componen descarnadas reflexiones sobre el amor bañadas en alcohol de antro apestoso y perfumadas con el humo de la tristeza, asumiendo siempre el papel del perdedor, del abandonado, del traicionado.
American music Club se atrevieron con multitud de estilos, participando en cierta forma en aquello que se dió en llamar “nuevo rock americano”, pero añadiendo multitud de matices de todo tipo, desde el Folk hasta el Hard-Rock, pasando por el Country y el Punk, Eitzel destacaba por su técnica con la guitarra y por su voz, clara, potente, dolida.
Entre tanta desgracia es dificil decir cual fue el mejor disco de esta desdichada banda, pero sin duda California fue el mas doloroso de todos ellos, el que mas de cerca tocaba al oyente por la proximidad de sus temáticas y por la perfecta descripción de situaciones humillantes ante las que quien mas o quien menos debe (o debería) haber pasado. Narraciones en primera persona de dolorosos, descarnados desengaños como en la espeluznante Blue ang Grey Shirt donde un enamorado, con su camisa favorita puesta, espera en vano a la chica que acabe con la soledad y la tristeza, o en Jenny, amargo adios a la amante que se va para siempre.
Por descontado todo el álbum sigue en un tono similar, brindándonos mas momentos de una honda emotividad y belleza, como Firefly, el tema que abre el disco o como Last Harbour, el tema que lo cierra; entre medias joyas del calibre de Lonely, Highway 5 o ese necesario homenaje a Nick Drake que fue Western Sky.
Un disco predominantemente acústico, marcadamente Folk, con guiños Country como el steel-guitar de Firefly y limitadas incursiones rockeras (Bad Liquor).
Un auténtico clásico moderno, estremecedor, emocionante, de una tristeza insondable y de una belleza cegadora, una banda injustamente relegada a un segundo plano, un disco que puede amargar el día a la persona mas optimista. Consumir con moderacion.

Facebook Twitter




Publicado por Luis / Archivado en:Discos

Comentario

  1. Publicado por Superchunk - Foolish - Computer Age @ 17 Feb 2008 20:32  

    […] americano con bandas en su catalogo como The Magnetic Fields, Spoon, M.Ward, The Arcade Fire o American Music Club. “Foolish”, como el “Beaster” de Sugar o el “Forever Again” de […]


Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress