Teenage Fanclub – Bandwagonesque

jueves 9 noviembre 2017

Teenage Fanclub
Bandwagonesque
DGC 1991

En 1991, con el mundo a punto de ser devorado por el axfisiante pesimismo del grunge, cuatro escoceses publicaban una pequeña obra maestra de pop luminoso y desenfadado, un disco chispeante repleto de grandes canciones que se convertiría en referencia ineludible y disco de cabecera para miles de personas que empezaron a prestar atención a ese rincón del planeta, ese disco recibía el curioso nombre de “Bandwagonesque”.
Teenage Fanclub se formaron en Glasgow en 1989, Norman Blake, Raymond McGinley, Francis McDonald y Gerard Love eran cuatro jovenes enamorados de la música de los Beatles sin demasiada experiencia previa en grupos, aunque Blake y MacDonald habían militado en unos primerizos BMX Bandits con los que adquirieron cierto reconocimiento. Sin apenas medios ni tiempo transcurrido tras su formación el nuevo grupo grabaría autofinanciandose lo que sería su primer disco: “A Catholic Education” que ya mostraba claramente hacia donde se decantaba el grupo: un explosivo coctel de vibrantes y contagiosas melodias y ruido salvaje directamente importado de los Sonic Youth mas cafres, época “Daydream Nation”.
Este primer disco les abrió las puertas necesarias para firmar su primer contrato importante con Matador, contrato que mas tarde romperían para fichar ya por una multinacional, la de David Geffen.
En la musica de Teenage Fanclub siempre han estado presentes en diversas medidas las dos tendencias que antes comentábamos, el ruido y la melodía, en “A Catholic Education” el ruido ahogaba practicamente cualquier intento melódico, y posteriormente, sobre todo a partir de “Grand Prix” el grupo ha ido abandonando progresivamente su faceta noise (al menos en estudio), “Bandwagonesque” es el disco que presenta las dos caras del grupo en su justo balance, es el disco que mejores canciones tiene y el disco en el que mas ruido meten.
El innegable referente de Teenage Fanclub son Big Star, al igual que el grupo de Alex Chilton y Chris Bell, la banda escocesa nunca ha ocultado su fijación por las melodías de los Beatles, y ambos grupos se han acercado a ellas con maniobras similares, subiendo el volumen de sus guitarras y acelerando los ritmos, aunque los resultados han sido bien distintos, “The Concept”, el increible tema que abre “Bandwagonesque” debe mucho en su melodía a Big Star, pero se separa mucho en “el concepto” mismo, en la malsana intención de ensuciar y pervertir la mas preciosa de las melodías, añadiendo una distorsión sencillamente genial, la jugada se remata en el segundo corte, titulado explicitamente “Satan” una breve dentellada hard-core absolutamente demencial.
El disco contiene una buena serie de temas a la altura de “The Concept”, melodías perfectas bañadas en mareas de distorsión como “December”, “What you do to me”, “I don’t know”, “Metal Baby” o “Pet Rock”, temas contagiosos, optimistas y verdaderamente brillantes, donde ya aparecía en todo su explendor la capacidad compositiva e interpretativa del grupo comandado por un Norman Blake en estado de gracia.
Años mas tarde, en plena ebullicion del noise-rock norteamericano, Teenage Fanclub obtuvieron un merecido reconocimiento y “Bandwagonesque” obtuvo el status de disco referencial para multitud de bandas que trataron de aproximarse de esa forma tan particular al pop.
Hoy en día la banda, con un sonido mucho mas limpio y profesional sigue entregando magníficos discos y ofreciendo inmejorables conciertos, corriendose entre sus fans el rumor de que el grupo es sencillamente infalible, tras haberles visto cuatro veces en directo empiezo a tomar muy en serio esos rumores.

Facebook Twitter




Publicado por Luis / Archivado en:Discos

Deja un comentario

Nombre (required)
Mail (No sera publicado) (required)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress