Sebadoh – Bakesale

martes 28 marzo 2017

Sebadoh
Bakesale
Sub Pop 1994

Los primeros discos de Sebadoh eran bastante caóticos, Lou Barlow, Jason Loewenstein y Eric Gaffney compartían labores compositivas y el resultado era ciertamente disperso y desigual, Barlow ya empezaba a entregar composiciones bellísimas cargadas de emoción que no encajaban demasiado con los alocados experimentos hard-core de Gaffney y las tímidas canciones rockeras de Loewenstein, no obstante discos como “Sebadoh III” o “Bubble And Scraple” funcionaron bastante bien y contribuyeron definitivamente a definir el carácter único de Sebadoh, una banda ciertamente inclasificable.
La salida de Gaffney en el 94 despojó a Sebadoh de esa faceta marcadamente “arty”, experimental y salvaje, pero sirvió para añadir consistencia al sonido del grupo y para que las composiciones de Barlow y Loewenstein ganasen en profundidad y emotividad.
Sebadoh surgió casi como un juego, como un proyecto paralelo cuando Barlow aún estaba en Dinosaur Jr. y aunque los anteriores álbumes estaban repletos de grandes canciones no fue hasta este “Bakesale” cuando la banda en verdad explotó todo su potencial, renunciando definitivamente al tono amateur sin perder sus señas de identidad definidas principalmente por su forma de grabar, urgente y artesanal y por un sonido muy influenciado por el noise y el hard-core de finales de los 80 al que, de forma ya definitiva en este disco, se le añadió un importante componente emocional.
Bakesale es un disco muy oscuro, las canciones de Barlow, autobiográficas, continúan el tono de confesión emocional anunciado en los temas maestros de “Bubble and Scraple”, confirmándose definitivamente como uno de los mejores compositores de su tiempo en canciones hermosas y estremecedoras como “Not a Friend”, “Skull” o “Together or Alone” y en fantásticos temas pop como “Rebound” o “Magnet’s Coil”, pero quizás lo mas determinante es la eclosión como compositor de Jason Loewenstein, quien finalmente fue capaz de vencer sus terribles temores entregando toda una colección (la mitad del disco) de temas impecables y demoledores, empezando por la monumental “Careful” y siguiendo por temas de la talla de “Not to Amused”, “Got It” o “S. Soup”.
Aunque “Bakesale” sigue mostrando esa faceta lo-fi, descuidada e improvisada tan característica de Sebadoh, muestra una coherencia que no tiene ninguno de sus otros discos, no hay altibajos ni temas de relleno en un álbum verdaderamente impecable que inmediatamente se situó como punto referencial del rock independiente estadounidense.
Ver en directo a Sebadoh en aquella época era todo un espectáculo, cambiando constantemente de instrumentos, introduciendo incomprensibles parones, al borde siempre del caos, pero entregando algunas de las mejores canciones que se pudieron escuchar en los 90 con una intensidad dificilmente descriptible.
Desde este humilde homenaje a Sebadoh, solo queda desear que Jason Loewenstein y Lou Barlow vuelvan a coincidir para entregarnos otro puñado de grandes canciones.

Facebook Twitter




Publicado por Luis / Archivado en:Discos

Comentario

  1. Publicado por Superchunk - Foolish - Computer Age @ 17 Feb 2008 20:32  

    […] muy pendiente de las novedades del indie-rock norteamericano y conocía y admiraba ya a grupos como Sebadoh, Pavement o Guided By Voices; siguiendo un poco el hilo de aquellos sonidos no me resultó […]


Deja un comentario

Nombre (required)
Mail (No sera publicado) (required)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress