Bruce Springsteen, Madrid (17/07/2008)

Sábado 19 julio 2008

Bruce Springsteen & The E Street Band
Estadio Santiago Bernabéu, Madrid
17 de Julio de 2008

El Jefe de todo esto

José Luis Ruiz

17 de julio de 2008. Santiago Bernabéu. Casi 60.000 personas. No es una noche de Champions League. Es una cita ineludible con el rock’n’roll. Hacía dos décadas que nadie tocaba en el estadio del Real Madrid. Y le tocó a Bruce Springsteen coger el testigo dejado por U2. Que iba a ser un gran concierto lo sabía hasta el más ignorante de los mortales. Springsteen es un seguro de vida. Es incapaz de ser mediocre. Su directo sigue siendo apabullante. De hecho, la primera vez que le vi fue cuando actuó por vez primera en la capital. Eso fue nada menos que el 2 de agosto de 1988. Y arrasó en el Vicente Calderón. Después le he visto muchas veces. Ninguna tan impresionante como aquella perdida de la ‘virginidad’, pero siempre he salido con buen sabor de boca de sus conciertos. El del pasado jueves alcanzó momentos sublimes. El ‘Boss’, a sus 58 años, ha demostrado que es, como diría Dylan, eternamente joven. Canta mejor que nunca, recorre el escenario como si fuera un chaval y después de tres largas horas de actuación da la impresión de que su reino no es de este mundo. Ha nacido para correr por los siglos de los siglos.

Acompañado de la insuperable E Street Band -con la inclusión de Charles Giordano por la defunción de Danny Federici-, Springsteen emuló uno vez más a sus admirados sacerdotes del soul. El Bernabéu fue su iglesia. Sus fieles cayeron rindieron pleitesía al sumo hacedor de la más infalible de las liturgias del rock. Nadie manda como este Jefe. Así da gusto seguir la cadena de mando. Este sí que es el Jefe de todo esto.

Esta vez no se centró en “Magic” como en la anterior gira. El concierto sirvió para repasar una trayectoria jalonada de himnos. De esos que la gente corea con la sonrisa esculpida en el rostro. La noche arrancó con “Night”. Y alcanzó momentos de clímax con clásicos tan incombustibles como “The Promised Land”, “Spirit In The Night”, “The River” o “Because The Night”. Springsteen sabe cómo estructurar un concierto. De hecho, se sabe todos los trucos. Es el número 1 en directo y como tal juega sus cartas. Así uno se sube a la atracción y, como en una montaña rusa, sube y baja. El prestigitador incluso se permite el lujo de atender peticiones. Le piden “Brilliant Disguise” y “Cover Me” y el genio de Freehold concede el deseo sin despeinarse. Y cuando parece que la cosa decae se saca de la manga “Badlands” y uno se deja el alma desgañitando un estribillo que rezuma vitalismo.

Los bises merecen una mención aparte. Sólo esa recta final justifica que uno vea hormigas en el escenario al estar en el fondo opuesto y que el sonido sea el propio de un campo de fútbol. Porque ese es el precio que hay que pagar por ver a Springsteen. Para los ‘gourmets’ del rock supone un serio contratiempo verle en estas condiciones. Pero es que el ‘Boss’ es el arquetípico concierto al que va toda la gente que no va a conciertos. Sea como fuere, con la monumental “Jungleland” se produce el desarme emocional. Y si eso ya no fuera suficiente encadena “Born To Run”, “Bobby Jean” y “Dancing In The Dark”. Después de ese brutal repasito a su discografía se marca la festiva “American Land” y de propina rinde homenaje a los clásicos del r’n’r con “Twist And Shout” (antes había interpretado el “Summertime Blues” del gran Eddie Cochran).

La muchedumbre sale del Bernabéu con cara de éxtasis. Hacía tiempo que no se veía un espectáculo así en el feudo madridista. Por lo menos desde que retiró Zidane o desde que un Ronaldinho en plenas facultades maravilló a la propia parroquia blanca. Esperemos que los rumores no sean ciertos y que Springsteen siga haciendo giras. En un mundo con tan pocas certidumbres a las que aferrarse es bueno saber que hay un tipo de New Jersey que nunca falla cuando encara a la multitud y desnuda su alma a base del mejor rock’n’roll. Una medicina que cura todos los males. Nuestra medicina.

Setlist

Night
Radio Nowhere
Lonesome Day
The Promised Land
Spirit In The Night
Summertime Blues
Brilliant Disguise
The River
Cover Me
Trapped
No Surrender
Out In The Street
Because The Night
Cadillac Ranch
Livin’ In The Future
Mary’s Place
Tunnel of Love
The Rising
Last To Die
Long Walk Home
Badlands

Jungleland
Seven Nights To Rock
Born To Run
Bobby Jean
Dancing In The Dark
American Land
Twist And Shout

Facebook Twitter

Etiquetas: , ,


Publicado por J.L.Ruiz / Archivado en:Conciertos

Comentarios

  1. Publicado por Leo @ 20 Jul 2008 7:53  

    Bonita crónica, sí señor. Es evidente desde hace décadas que Springsteen es Dios y la E-Street Band forma su grupo de apóstoles. Comentaba el otro día con el webmaster de este bendito site (curiosamente poco versado en el “boss” hasta hace relativamente poco tiempo) lo sorprendente que resulta el hecho de que los años no parecen pasar para este hombre, que sigue hecho un chaval a una edad en la que muchos ya andan cascaos y jubilaos. Ni Paco Martrínez Soria en la película de título homónimo, oigan.

    Esperemos que, efectivamente, los rumores sean tan solo eso, rumores, y que al Boss le queden ganas de seguir dando guerra por lo menos unos añitos más. Porque sinceramente, cuando se retire (que desgraciadamente ese día tendrá que llegar tarde o temprano) se le va a echar mucho, pero mucho de menos. Otra cosa que comentaba con Luis porque, una vez retirados los grandes “totems” que todavía contribuyen a animar la escena musical “mainstream” (la mayoría de los cuales ya van entraditos en años, ciertamente) ¿qué es lo que nos quedará?. ¿Bisbal?. ¿Andy y Lucas?. ¿Beyoncé?. El panorama futuro se atisba ciertamente desolador…

  2. Publicado por marcos @ 20 Jul 2008 15:07  

    Mira que esa foto es de hace muchos años, ¿no? Ese Bruce en Madrid espectacular.

  3. Publicado por José Luis @ 21 Jul 2008 10:51  

    Estoy con Leo. El futuro se presenta sombrío cuando se retiren los grandes. Hay bandas modernas con grandes directos como Wilco y Radiohead, pero sí que es verdad que los cracks de antaño nos llegan tanto al corazón porque son los que han escrito la Historia de la Edad Dorada del Rock. Ahora en España estamos de enhorabuena. ¿Cuándo se podía dar con muy poco tiempo de margen la posibilidad de que tocaran Springsteen, Dylan, Lou Reed, Neil Young, Tom Waits, Leonard Cohen o Morrissey? Y en septiembre en el Azkena estará nada menos que Ray Davies. Tipos que son cruciales para la música popular y que son insustituibles. Sólo cabe desear que esto siga así y que se sigan prodigando por estos lares.
    En cuanto a lo de Springsteen en particular es un caso aparte. Es increíble su estado de forma. Nadie con su edad se le puede equiparar. Ojalá no deje de hacer giras. Nunca te decepciona en directo. Ir a un concierto suyo es una de esas cosas que hay que hacer en la vida al menos una vez.


Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress