American Music Club (20-21/02/2008)

Domingo 24 febrero 2008

Marzipan Man + American Music Club
Sala Acapulco (Gijón)
20 de Febrero 2008

tracklist.jpgAbrió el concierto el mallorquín Jordi Herrera, cantante de los Satellites, actualmente centrado en su proyecto paralelo bajo el nombre de ‘Marzipan Man‘. Inspiración, personalidad, buenas canciones y un gran intérprete, con una voz mezcla de niñez y hechizo canalla. Ofreció un concierto acústico, sólo con guitarra y una armónica casi innecesaria (nulo protagonismo y dudosa afinación). Los ojos cerrados, pegado al micrófono como si lo quisiera con pasión y bamboleándose lentamente, sobre el asiento, a uno y otro lado, dando la impresión de que podía llegar a caerse en ocasiones, fue desgranando la media docena de canciones con la que sedujo al público, basando su repertorio en versiones íntimas más que en el nuevo álbum (entre as más sonadas ‘Corrine, Corrina‘, clásico folk-blues tradicional versionado por decenas de intérpretes, o el ‘Where did you sleep last night‘, canción de Leadbelly más conocida por la versión de Nirvana).

No había seguido hasta ahora su carrera, después de esta actuación me ha dejado con ganas de seguir atentamente sus pasos. Como única pega mencionar su evidente apego a los excesos (con el consiguiente riesgo de que la noble madera de la que está hecho se acabe pudriendo si sigue flotando en esas aguas).

A continuación les tocó el turno a ‘American Music Club‘. La impresión con la que me he quedado después del concierto es la de “me espareba más”, es decir, no me han convencido. Después de los grandes discos que han editado y de los años que llevan en la palestra uno se espera, o yo al menos lo esperaba, ver a un grupo cohesionado y entregado en el escenario. En cambio lo que he visto ha sido una banda con aparentemente escasos ensayos, marcada sensación de amateurismo, liderada por una fuerte personalidad, la de Mark Eitzel, entusiasmado en principio pero a medida que pasaba el concierto se fue desinflando, flotando una clara sensación de enfado hacia el final. Una vez terminada la actuación pude conseguir el ‘track list’ que tenía cada músico a sus pies, y comprobar como después de la séptima canción se saltaron casi todo el resto del repertorio, quedando las 16 canciones que tenían previsto tocar en únicamente 10, incluido el bis final (en varias ocasiones me surgió la duda si estaría molesto por las voces de la gente que en la barra no paraban de hablar, o si sería por su irascible personalidad). Acompañandole estaban Steve Didelot, el nuevo batería, también haciendo coros, y Sean Hoffman al bajo y coros, que cumplieron perfectamente y aportaron buenas vibraciones. Vudi, el fiel guitarrista, no tuvo su mejor noche, tiene fama de caótico y en esta ocasión lo demostró con creces, ensimismado en su mundo y guitarra, no siempre afinada (y continuamente intentando afinarla), transmitiendo unas veces mucha más fuerza de la que en el escenario se percibía, y otras veces perdido entre las distorsiones, quedando en evidencia los claros motivos eufórico-químicos que a ello le llevaban. Menos mal que estaban para salvar el momento la gran voz de Mark, su carisma y sus grandes (aunque escasas) canciones, capaces de brillar en medio de noches nubladas e iluminar múltiples emociones. Aunque la gira tiene como base el nuevo disco “The Golden Age”, cuyas canciones ganaron en intensidad y me convencieron mucho más al ser tocadas en directo, también interpretaron otros temas más conocidos de sus anteriores trabajos (“Johnny Mathis’ Feet“, “Home“, “Revolving Door“, “Jesus’ Hands“, que la cantó él solo con guitarra antes de marcharse por primera vez -y sin terminarla-, o “Hello Amsterdan” para finalizar). Mientras Vudi y sus compañeros se acercaron a alguna mesa a hablar con la gente, Mark recogía sus instrumentos. Algunos fans se le acercaron para pedir autógrafos, con cara de malestar firmó por cortesía pero con claras señales de que aquello no le apetecía lo más mínimo, contestando con la mayor brevedad posible a los que intentaban entablar algún tipo de conversación. Sólo quería marcharse al hotel cuanto antes antes y así lo hizo.

Como resumen me quedo con las acertadas interpretaciones, con los momentos de buen feeling y el grato recuerdo de un público entregado (al menos los que estábamos más cercanos al escenario). Si bien la sensación de que aquello podía haber dado mucho más de lo que nos ofrecieron, junto a mis expectativas de encontrarme también con mucho más, me llevan a hablar del sabor con el que me he quedado al final: agridulce.

Listado de canciones que interpretaron:

1) The Decibels and The Little Pills (‘The Golden Age’)
2) All the Lost Souls Wellcome You to San Francisco (‘The Golden Age’)
3) Johnny Mathis’ Feet (‘Mercury’)
4) All My Love (‘The Golden Age’)
5) The Sleeping Beauty (‘The Golden Age’, previamente editada en ‘Candy Ass’ – Mark Eitzel)
6) Home (‘Love Songs For Patriots’)
7) The Windows Of The World (‘The Golden Age’)
8) Revolving Door (‘San Francisco’)
9) Jesus’ Hands (‘Everclear’)
10) Hello Amsterdam (‘San Francisco’)

Bandini + Delco + American Music Club
Sala Caracol (Madrid)
21 de Febrero 2008

eitzelgijon.jpgYa hemos vertido en esta pagina multitud de elogios hacia Bandini, pero ellos, lejos de amilanarse siguen adelante creciendo como banda y como músicos, tal como pudieron demostrar en su papel de teloneros de American Music Club. Bandini ofrecieron un set corto, de apenas 30 minutos en el que se centraron en los temas nuevos que han de nutrir su nuevo álbum, unos temas mas correosos, mas densos, mas dificiles con los que supieron captar la atención de las pocas almas que había en la sala Caracol a tan temprana hora. Richard cada día canta mejor y cada vez se le nota mas cómodo encima del escenario. Los temas que recuperaron del celebrado “The Sunny Album” sonaron también mas directas, mas vivas, mas concisas. Esperamos con impaciencia ese segundo album.

Tras Bandini ofrecieron su set Delco, un concierto voluntarioso e ilusionado, pero que me parece no casaba muy bien con el tono general de la noche. De todas formas no he escuchado ninguna de sus grabaciones por lo que emitir aquí un juicio sobre su actuación seria profundamente injusto.

Quien haya visto ya en alguna ocasión a Mark Eitzel en directo, ya sea solo o junto a American Music Club sabe de sobra que el directo es un terreno mas que pantanoso para el compositor californiano. Mark Eitzel no se siente a gusto delante del publico, y sus actuaciones son muy sensibles a sus (frecuentes) cambios de animo, por lo que siempre hay que estar preparado para todo.
El del viernes no fue un buen concierto, siendo malévolos tendríamos que decir que por momentos se rozó el patetismo, pero yo me quedo con el talento y las canciones, muy grande el uno y muy buenas las otras. Y es que ante clásicos como “Blue And Grey Shirt” o “Hello Amsterdam” no queda mas que disfrutar y rendirse a la evidencia de que Mark Eitzel es uno de los “Songwriters” mas importantes de nuestra época.
La nueva sección rítmica elegida para la grabación de “The Golden Age” y la consiguiente gira no acaba de acoplarse bien con los tiempos que exigen las canciones de American Music Club y en general toda la banda sonó espesa y dispersa. Destacó la fantástica “Home” del “Love Songs For Patriots” y algún corte de su nuevo disco como la sinuosa “All The Lost Souls Welcome You To San Francisco“, aunque las verdad es que la sensación final, tras poco mas de 45 minutos de actuación fue de franca decepción.
Mark Eitzel y el Club de la Música Americana son mucho mas de lo que demostraron el viernes.

Facebook Twitter

Etiquetas: , , , ,


Publicado por jose / Archivado en:Conciertos

Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress