Los Duelistas

Lunes 18 mayo 2015

Los Duelistas
The Duellists (1977)

Director: Riddley Scott
Interpretes: Keith Carradine, Harvey Keitel, Cristina Raines

Año 1979. Aquel fue el año del estreno de Alien, película inicialmente pensada como un producto de serie B y bajo presupuesto para aprovechar el tirón de la “moda espacial” impuesta por George Lucas. Ni que decir tiene que la jugada salió redonda. Su enorme éxito sobrepasó las perspectivas más optimistas, hasta el punto de convertirse casi de inmediato en un clásico de la ciencia ficción. Sus protagonistas estaban en boca de todos, e incluso Sigourney Weaver pasó a ser considerada un sex symbol (¿?). Uno de los que sacó mejor tajada de su participación en el filme fue su director, Ridley Scott, quién a partir de entonces quedó inmejorablemente posicionado en el mundo del cine para demostrar que sus habilidades no eran fruto de la casualidad, tal y como atestiguan obras del calibre de Blade Runner o Thelma y Louise.

Mucha gente cree hoy en día que Ridley Scott debutó en la dirección con Alien. En otros casos, más divertidos, hay gente que te asegura por activa y por pasiva que Scott se pasó veinte años sin dirigir desde Blade Runner a Gladiator (por no leer no leen ni la IMDB). Nada más lejos de la realidad, amigos. Para 1979 el hoy “Sir” atesoraba ya una curtida experiencia detrás de las cámaras gracias a su agencia de publicidad, con la que había rodado cerca de 3.000 (tres mil) anuncios y ganado un notable prestigio. Su salto a la gran pantalla, tras un periodo de “prácticas” en diversas series de TV, estaba cantado, y se produjo dos años antes con una película pequeña y sin casi pretensiones, pero realizada con gran entusiasmo y hoy injustamente olvidada: LOS DUELISTAS.

Para su debut como director de cine, Scott eligió un relato de Joseph Conrad sobre dos oficiales de los ejércitos napoleónicos que se pasaron veinte años enfrentándose entre sí en diversos duelos por causa de una ridícula disputa de honor. La historia, al parecer basada en un hecho real, cautivó al director inglés, quién se empeñó en llevarla al cine contra viento y marea. Muchos fueron los escollos que tuvo que salvar para ver su sueño convertido en realidad, pero finalmente lo consiguió. Tras un rodaje lleno de anécdotas Los Duelistas se estrenó en 1977 con una tibia acogida de la crítica (que pese a todo le otorgó un premio a la mejor dirección novel en Cannes, algo paradójico teniendo en cuenta que ya entonces el director era casi un cuarentón) y la total indiferencia del público; hasta el punto de que, pese al escaso presupuesto de la cinta (menos de un millón de dólares USA), ésta no recuperó su inversión hasta hace relativamente poco tiempo, aunque en ello tal vez cuente el hecho de que en su día no gozó del respaldo de buenas campañas de distribución o de publicidad. De hecho, yo solo la he visto emitida por TV en una ocasión (hace ya un buen montón de años) y era de madrugada.

Sin ser ninguna obra maestra del cine Los Duelistas delata, ya de inicio, algunas de las mejores virtudes de Ridley Scott como director, como la más que digna dirección de actores y su inconfundible sentido de la estética “marca de la casa”, apoyado en una conjunción de música y fotografía sobre la que comentaremos más adelante. Como el propio Ridley reconoce, el haber empezado tarde en el cine, lejos de suponer una losa, se convirtió en una ventaja para él: su dilatada experiencia en el rodaje de anuncios y series de TV le había enseñado a trabajar de un modo rápido y eficiente, sacando el máximo partido de cada recurso disponible y a sabiendas de qué era lo que mejor quedaba al menor coste (en Alien por ejemplo, los decorados de la nave Nostromo se hicieron con chatarra procedente de un cementerio de aviones).

Pese a las estrecheces presupuestarias, Scott pudo contar para Los Duelistas con un notable reparto en el que destacan los nombres de Keith Carradine y Harvey Keitel como protagonistas, entonces dos estrellas en ciernes. Ambos están respaldados por un buen plantel de secundarios en el que destaca con luz propia todo un tótem de la escena británica como Albert Finney. Scott hizo gala de una notable inteligencia para planificar y rodar las escenas, poniendo a su favor circunstancias que para otros muchos directores se habrían convertido en obstáculos muy difíciles de salvar. Así, como no hubiere dinero para construir decorados de época, el rodaje se hizo íntegramente en exteriores y en escenarios reales, lo que contribuyó a dar mayor verosimilitud al filme incluso en las escenas que se desarrollan en un supuesto París que, en realidad, es un villorrio perdido en alguna parte de Bretaña. Del mismo modo, como tampoco había mucho dinero para derrochar en cámaras y filtros de luz, la mayor parte de las escenas se rodaron “al natural” y con trucos de cámara baratos y escaso uso de focos (para los que, huelga decirlo, tampoco había mucho dinero disponible). Esto confiere a la película un aspecto que, conjuntado con la minimalista y evocadora partitura compuesta para la ocasión por Howard Blake, acabaría por convertirse en marca del cine de Ridley Scott. Para el director es muy importante la conjunción de música y fotografía a la hora de crear el marco estético ideal para una escena, aspecto éste en el que nuestro “Sir” es un consumado maestro, procurando tener siempre a su vera a excelentes compositores y directores de fotografía: nadie puede imaginarse hoy por hoy los inmensos escenarios de, por ejemplo, Thelma y Louise o la opresiva imagen del apretujado Tokio de Black Rain sin su correspondiente (y brillantísimo) acompañamiento musical, que inevitablemente nos empuja a pensar en aquellas películas y a evocar una enorme amalgama de sensaciones.

Los Duelistas es un filme a revindicar dentro de una trayectoria irregular pero llena de hitos inolvidables en la moderna historia del cine. No es que sea una obra maestra, insisto, pero se trata de un trabajo más que aceptable y honesto cuya visión (y en algunos aspectos admiración) está plenamente justificada. Su mayor defecto sea, tal vez, el tempo excesivamente pausado de algunas escenas, que puede hacer largas para algunos las dos horas de metraje, más teniendo en cuenta que a priori un argumento tan parco no parece ser suficiente para abarcar tanta película. Sin embargo, Scott ya mostró en Los Duelistas su (entonces incipiente) habilidad para manejar con buena mano el tempo del metraje, en otra de las inequívocas señas de identidad de su cine, que se podría resumir en la frase “sin prisa pero sin pausa”: ritmo tranquilo, pero no tedioso; acción a raudales, pero sin caer en estridencias ni en montajes mareantes. Sorprende este detalle si nos atenemos al hecho de que el realizador inglés venía de un mundo en el que cuantas más cosas cuentes en el menor tiempo posible mejor. Pero Ridley, perro viejo él, no caería en los errores que sí cometerían los miembros de la inmediatamente posterior “generación del video clip”, personificada en directores basura como Russell Mulcahy o el mismísimo hermano de Ridley, Tony Scott, y que tantísimo daño le hicieron al cine comercial a partir de los años 80.

Facebook Twitter




Publicado por Leo / Archivado en:Cine

Comentarios

  1. Publicado por Devi Iglesias @ 07 May 2006 18:29  

    Recientemente ví el filme, y me parece que es muy bueno. Busca explicar el significado del honor que tienen los personajes, y así entender muchos hechos históricos de la época de Napoleón Bonaparte. El argumento se mantiene durante toda la película, al contrario del filme Barry Lyndon, de Stanley Kubrick, donde también trata el asunto del honor, pero de un modo muy disperso y lento.
    Creo que es una obra que merece ser vista, que a pesar de no ser una superproducción, tiene buenos recursos cinematográficos e históricos, aunque éstos no lograría percibirlos un espectador queno conozca bien sobre estos acontecimientos. Merece darse a conocer.

  2. Publicado por Leo @ 07 May 2006 21:09  

    Totalmente de acuerdo. Respecto a Barry Lyndon, decir que es una cinta típicamente Kubrick: muy bien hecha, pero de difícil digestión para un público “corriente”, sobre todo si se ve en la versión española, que adolece de un doblaje absolutamente espantoso. A mí al menos me gusta bastante, y también la recomendaría.

  3. Publicado por Roberto Barsotti @ 02 Feb 2007 0:20  

    creo que se trata de un filme exquisito y que marca la trayectoria de un director sin igual, esto lo demostró nuevamente en otros proyectos que plasmó recientemente.
    Trata de una historia tratada dificilmente en el cine dentro de un marco histórico poco convencional y que seguramente fascina la imaginación de los adictos a los temas napoleónicos, porque trata de una época en donde era dificil llegar mas allá de los 50 años en donde los Húsares eran propensos a los duelos y donde su epectativa de vida no era más de 30 años. Una obra de ratos clautrofóbica que habla de las obseciones entre dos hombres que en su afán de matarse entre sí dejan de lado los acontecimientos en la guerra y lsa paz. un film como solo Scott puede desarrollar en un período de gran romantisismo

  4. Publicado por maria @ 19 Feb 2007 21:26  

    alguien me puede ayudar con un trabajo? quisiera saber mas del marco histórico en el que se desarrolla la película.

  5. Publicado por Leo @ 21 Feb 2007 14:22  

    MARIA: Petición asaz curiosa nos haces. Entiendo que lo que quieres es una buena web de referencia, así que en casos como este lo mejor es acudir a la Wikipedia o bien tirar de Google, que por algo es el buscador más usado de la Red ;-). Si quieres, también puedo recomendarte que intentes ponerte en contacto vía e-mail con José Ignacio Lago, a través de su excepcional portal http://www.historialago.com. El tío es una puta autoridad en lo referente a historia antigua, pero en lo contemporaneo tampoco anda precisamente escaso de capacidades ;-).

    Espero que esto te sirva de ayuda. Besotes.

  6. Publicado por marcos mostaza @ 12 Feb 2009 16:15  

    disiento: los duelistas si es una obra maestra, y una de las peliculas mas valoradas de ridley scott. De hecho los citicos se pelean a menudo por decidir cual es la mejor… si blade runner o los duelistas. Es una hermosa historia narrada con un sentido de la belleza increiblemente fertil. Y una de las mejores peliculas de los 70. Seria mejor que le echarais un nuevo vistazo.
    gracias

  7. Publicado por Leo @ 13 Feb 2009 13:34  

    MARCOS: La película me la compré hace años en el FNAC de Callao y me la he visto ya muchas veces. De hecho, la edición 20 Aniversario, que es la que tengo, viene bien cargadita de extras interesantes, comenzando por los comentarios del director, del director de fotografía (que es una delicia) y del compositor de la BSO. Y ya sólo por eso merece la pena ver la cinta tres veces ;-).

    Tengo por costumbre, si puedo, verme una peli al menos un par de veces antes de escribir algo sobre ella en la Web, por si acaso: no son pocas las cintas que soportan mal un segundo visionado, e igualmente no pocas las que salen ganando tras verlas un par de veces. Lo cierto es que “Los Duelistas” me gusta. Reitero que no es la quinta maravilla de la ciencia, pero a mí al menos me gusta.

  8. Publicado por condealmasy @ 29 Mar 2009 18:41  

    Los duelistas es una grandísima película. Yo la colocaría en el podio dentro de las obras de scott. Me he animado a escribir principalmente por la barbaridad, a mi criterio, que he leido en su articulo. Llamar director basura a Tony Scott creo que es una consideración tan absurda como hablar de gore verbinsky como uno de los mejores directores de la historia,por ejemplo.
    Creo que tengo que recordarle algunos títulos como marea roja o amor a quemarropa. Y otras buenas películas como el último boy scout, el fuego de la venganza, top gun, spy game, enemigo público …

    Evidentemente tiene fiascos como esa aberración llamado Domino pero a fin de cuentas creo que es un director por encima de la media. Que nos ha dejado grandes títulos. Y que si hubiera que elegir entre los dos hermanos directores la elección no sería nada fácil. Un saludo.

  9. Publicado por Leo @ 03 Abr 2009 12:21  

    CONDEALMASY: Lo siento, pero para mí Tony Scott es un director que, en lugar de rodar películas, las perpetra. Ha hecho algunas cintas entretenidas, ideales para ver con un bol de palomitas y hacerse pocas preguntas, pero en general tiene demasiadas carencias, y se le notan cuando trata de salirse del cliché videoclipero y hacerse pasar por cineasta serio: Marea Roja es un mal remedo de “La caza del Octubre Rojo” y es un tostón, acentuado por el protagonismo del sosias de Denzel Washington: es como ver actuar a un mini de 43 con lima dotado con vida propia. En cuanto a “Fanático” en otra muestra de cómo una buena idea puede malograrse si se pone en manos del director inadecuado. De “Domino”, efectivamente, mejor ni hablemos, pero es que a este tío le pasa como a su Hermanísimo: si le dejan hacer en un rodaje sin nadie que la tenga atado en corto, mejor agarrémonos a los asientos.

    Que vamos, que va a ser que no…

  10. Publicado por José Fco @ 03 Jun 2009 19:06  

    Es la primera vez que me asomo a su página, a la que he accedido a través de la mención de “los Duelistas” en Google. He de deirle que no estoy de acuerdo en la consideración que hace de la película como obra no calificable de maestra. Para mi es UNA OBRA MAESTRA que he podido contemplar en numerosísimas ocasiones, merced a que poseo la película desde hace años. No solo es, a mi entender, la mejor película de Scott sino también la tengo entre las mejores que jamás he visto. Es Sublime, Perturbadora e Irrepetible. Insisto, por muchas razones, de las mejores del cine, al menos es mi opinión. Y finalmente deciros que lamento una carrera tan irregular de su director.

  11. Publicado por Leo @ 04 Jun 2009 10:18  

    JOSÉ FCO: Para gustos colores. Es parte de la magia del cine.

    Y de acuerdo en lo referente a Ridley Spott (que no Scott). Además últimamente no da pie con bola, el hombre.

  12. Publicado por sorel @ 20 Oct 2009 19:55  

    En mi humilde opinión, “Los Duelistas” puede calificarse, sin exageración ninguna, de obra maestra. Es fantástica; un lujo para todos aquellos que amamos el cine y nos sentimos abochornados por la conversión del séptimo arte en una vergonzante explosión de efectos especiales y nulo contenido intelectual. La película de Scott es no sólo una magistral recreación de una época irrepetible y fascinante, es un lujo construído con escasos medios `pero energía desbordante. Su grandeza cinematográfica es inversamente proporcional a la inversión económica que precisó su factura. La mayor enseñanza quue cabe entresacar de “Los Duelistas” es que las buenas ideas no necesitan de alardes monetarios, sino de hombres inteligentes capaces de llevarlas a cabo.

  13. Publicado por José Fco @ 29 Dic 2009 20:30  

    Sorel, tu crítica sobre los duelistas me ha gustado mucho y coincido plenamente en tu observación sobre la deriva del cine actual.


Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress