Kill Bill Vol 2

Jueves 27 agosto 2015

Kill Bill Vol 2 (2004)

Director: Quentin Tarantino
Interpretes: Uma Thurman, Michael Madsen, David Carradine

Tarantino es uno de los mayores innovadores de la historia del cine. Su forma de narrar, el timeline de sus películas, sus dialogos, su fotografía y el hecho de rebuscar entre lo más olvidado de los actores de la meca del cine hacen de el, a mis ojos, un verdadero genio.
“Pulp Fiction” recuperó al Travolta más Tony Manero y al Samuel L. Jackson mas “mofo blackxplotation” de su carrera. Desde entonces comenzó el desfile de películas que trataban descaradamente de plagiar la manera en la que Tarantino insertaba flashbacks dentro de la trama de las películas. David Fincher y Guy Ritchie deben mucho de lo que son a Tarantino.
“Reservoir Dogs” fue una obra maestra, la escena en la que Tim Roth cuenta la anécdota del servicio de caballeros con maderos y perros antidrogas incluidos es soberbia. “Jackie Brown” es una joya de la narración y de como llevar una película al ritmo adecuado mientras se salta adelante y atras en la narración.
Pero es en las dos partes de “Kill Bill” donde este director da rienda suelta a su locura y se inventa los personajes más raros. La pena es la falta de profundidad de la que los dota, pues a pesar del atractivo de todos ellos ninguno tiene el sabor de Vic Vega, (su posible hermano) Vincent Vega, Jules Winnfield, The Wolf o del mismo Mr. Pink, tan reacio a dejar propinas.
Esta falta de profundidad puede deberse a lo cargado del reparto, demasiados malos contra la pobre novia y eso impide el desarrollo de cada uno de ellos. Las únicas excepciónes notables son el flashback manga del personaje O-Ren Ishii y el del personaje de Michael Madsen, Budd, en la segunda parte. Este último se marca una actuación a la altura de la de “Reservoir Dogs” y es capaz de sintetizar en el poco espacio que se le brinda toda la dimensión de su personaje. Si se le hubiera dado más cancha sería una actuación de Oscar.
Los malos de Tarantino son más malos que Rouco Varela. Al principio creía que el verdadero malo iba a ser Michael Madsen y me desilusioné al enterarme que en realidad era David Carradine, pero el tio se marca una actuación monumental que le hace a uno preguntarse el porque de tanta serie B y telefilmes estúpidos en su carrera, otro acierto de Quentin.
Si en la primera parte Tarantino hace un guiño al cine japones en la segunda la película homenajea al cine de Hong Kong y del sureste asiático, sobre todo en el movimiento de cámara durante las escenas de entrenamiento de La Novia por parte del violentísimo Pai Mei. La película se queda un poco corta, no logra que los personajes se desarrollen tanto como en la primera parte y eso la hace bajar muchos enteros. lo gracioso es que llega a hacerse un tanto larga y pesada, demasiado silencio y frase cortada.
“Kill Bill Vol. 2, The Bride” es una película muy recomendable. Da lo mismo si a uno le gusta Tarantino o no, la cantidad de guiños, acción, homenajes, cambios de fotografía y personajes hacen que hasta el más reacio pueda disfrutar con ella.

Facebook Twitter




Publicado por Edu / Archivado en:Cine

Comentario

  1. Publicado por Leo @ 26 Dic 2005 14:47  

    Pues tal y como ya he comentado en la crítica del Vol I, la segunda entrega todavía la tengo pendiente. Hace tres meses me grabaron el pack completo, y la primera película me pareció tan flojita que esta segunda ni la he visto todavía. Espero que sea un poquito mejor…


Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress