Kill Bill Vol 1

Viernes 20 enero 2017

Kill Bill Vol 1 (2003)

Director: Quentin Tarantino
Interpretes: Uma Thurman, David Carradine, Lucy Liu, Michael Madsen

Han pasado ya seis años desde que Quentin Tarantino dirigiera su última película, aquella magnífica “Jackie Brown”, que, a pesar de su indudable calidad, supuso para muchos un cierto paso atrás en la carrera del director estadounidense.
Tarantino a menudo es visto como un coleccionista mas que como un verdadero director, sus películas están construidas siempre con cientos de elementos de muy diversa indole y hay quien le acusa de apropiarse de logros ajenos, pero Tarantino es bastante mas que eso, es ante todo un gran cinéfilo que usa sus conocimientos para montar historias que suelen resultar deslumbrantes.
Dicho todo esto, he de decir que Kill Bill Vol 1 no deslumbra, sorprende, entretiene y divierte, pero no deslumbra, luego veremos por que.
La película fue concebida para ser un volumen único, pero finalmente la excesiva duración hizo que se dividiese en dos volumenes, que se estrenarán casi consecutivamente.
La historia es simple, Uma Thurman es “La novia”, una asesina a sueldo que trabajaba para Bill (David Carradine) hasta que decide dejarlo y casarse, en el día de su boda, Bill y otros matones se presentan en la ceremonia y asesinan a todos, la novia tambien es dada por muerta pero milagrosamente sobrevive aunque pasa cuatro años en coma postrada en un hospital.
Al despertar, una única idea acude a su cabeza: venganza, primero sobre los esbirros que ejecutaron la matanza y luego sobre el propio Bill.
Sobre esta simple trama Tarantino monta una película ultra violenta, teñida permanentemente de sangre y repleta de todo tipo de combates cuerpo a cuerpo, aquí la referencia mas clara son las películas de artes marciales de los años 70, con una Uma Thurman que luce un mono idéntico al que vistió Bruce Lee en algunas de sus películas y con una estética muy inspirada en aquellas películas y telefilms made in Hong Kong, la estética de las películas de samurais de Toshiro Mifune tambien esta presente en forma del codigo de honor samurai y toda la parafernalia que lo rodea, tambien hay algo de manga, la biografía de O-Ren Ishii (Lucy Liu) contada en forma de comic ultraviolento.
Todos estos ingredientes en manos inexpertas hubiesen dado como resultado un bodrio realmente infumable, pero Tarantino se las apaña para conjuntar todos los elementos y mostrarnos un film coherente y por momentos brillante, siempre que el espectador acepte y asuma unas determinadas reglas, no es una película verosimil ni pretende serlo.
El film destaca sobre todo en el aspecto visual, dejando un poco de lado los típicos dialogos ácidos tan característicos, con escenas realmente impactantes como el combate en Tokio contra los yakuzas de O-Ren Ishii tratado casi como una coreografía, jugando con el contraste entre el color y el blanco y negro y alterando escenarios para adornar unas secuencias ciertamente magníficas.
La música es, como siempre en los films de Quentin Tarantino, un capítulo aparte, el director, con la vista puesta siempre en el rock de los 40, 50 y 60 elige temas que se integren con la historia que pretende contar, en esta ocasion hay temas de Bernard Hermann, (“Twisted nerve”), Issac Hayes (“Run Fay Fun”), RZA o Charlie Feathers conformando una hamalgama de sonoridades que van desde el funk setentero al flamenco pasando por musica tradicional japonesa. Destaca sobre todo el tema que abre el disco: “Bang, Bang (My Baby Shot me down)” de la inigualable Nancy Sinatra.
Ahora la nota negativa de la que hablabamos antes: la película es en algunos momentos aburrida, o al menos no tan dinámica como cabría esperar, en ocasiones se detiene en exceso en detalles superficiales y esto acaba por afectar a la película, momentos como el entrenamiento con la katana se hacen demasiado tediosos, da la sensación de que, resumiendo un poco, todo podría haber entrado en una sola cinta sin perder nada de intensidad.
A pesar de esto último, Kill Bill Vol1 es una película muy interesante de un director al que se empezaba a echar de menos, una historia valiente, polémica y arriesgada que vuelve a situar a Quentin Tarantino entre los grandes del cine moderno. Veremos lo que nos ofrece el volumen 2.

Facebook Twitter




Publicado por Luis / Archivado en:Cine

Comentario

  1. Publicado por Leo @ 26 Dic 2005 14:40  

    A mí esta cinta, particularmente, no me gustó mucho. Visualmente es la polla, eso sí, y resulta muy divertido localizar las múltiples referencias al cine de hostias chinaco de los 70 (el mono que viste Uma Thurman es idéntico al que llevaba Bruce Lee en “Juego con la muerte, por cierto” y al manga / anime. Pero la película se me hizo larga, aburrida e insustancial. Un ejercicio de ultraviolencia gratuita para pajeros, otakus y colgados del Mortal Kombat…

    ¿La segunda parte?. Pues hace tres meses que tenmgo pendiente el verla, fíjate si me gustó poco ésta que casi ni me acuerdo ya que la tengo… y que aún no la he visto.


Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress