Historias Minimas

Miércoles 2 marzo 2016

Historias Mínimas (2002)

Director: Carlos Sorin
Interpretes: Javier Lombardo, Antonio Benedictis, Javiera Bravo

Es difícil vivir el día a día en Argentina, lejos de los grandes números la crisis se ceba sobre todo en personajes humildes y anónimos que han de vivir al día sin saber muy bien lo que el mañana puede depararles, mas doloroso aun en un país que conoció tiempos prósperos y que evoca dolorosamente esos recuerdos.
Los protagonistas de Historias Mínimas son tres de esos personajes anónimos, perdidos en una vida bajo mínimos en una remota población al sur de Argentina, sin embargo los tres encontraran una oportunidad para cambiar de situación. Don Justo (Antonio Benedictis) tuvo que jubilarse tras perder su permiso de conducir y ahora pasa los días sin nada que hacer, sin embargo, la noticia de que su perro, desaparecido hace tres años, ha sido visto en San Julián (la ciudad mas cercana) le hará reaccionar e ir a buscarlo, aunque no cuenta mas que con sus propios pies para ir hasta allí.
María (Javiera Bravo) es una apocada ama de casa que es seleccionada para participar en un concurso, también en San Julián y que encuentra muchos problemas para poder ir hasta allí.
Roberto (Javier Lombardo) es un marchante enamorado de la mujer de un antiguo cliente fallecido, piensa que es buena idea llevar un pastel de cumpleaños al hijo de esta, pero tampoco esa idea será todo lo fácil que cabria esperar.
Carlos Sorin presenta en esta película un fiel relato de las dificultades de la gente corriente para llevar una vida normal, una vida a la que se habían acostumbrado y que han ido olvidando, en un pais cansado, a fuerza de privaciones, sin olvidar que por encima de cualquier situación económica están siempre las personas, y que son precisamente las personas el mejor aval de una nación, así Don Justo encontrará ayuda desinteresada en su viaje, en la bióloga que lo recoge en la carretera, en los trabajadores de la fabrica, en el propio Roberto que también encontrará comprensión y ayuda.
La sensación que se obtiene al ver “historias mínimas” es que la gente tiende a unirse y apoyarse en momentos difíciles, aunque siempre hay otros que intentan sacar partido de la situación.
La película, no obstante no es ningún descarnado retrato social, es ante todo una película humana, amable, incluso divertida, aunque también es un retrato de la soledad, del desanimo
Destaca la interpretación de los actores, muchos de ellos no profesionales que confieren a la cinta un tono vigoroso cargado de humanidad y le imprimen una gran dosis de realismo, efectivamente son historias mas cerca de la realidad que de la ficción, historias cotidianas cargadas de significado.

Facebook Twitter




Publicado por Luis / Archivado en:Cine

Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress