Escuela de genios

Miércoles 6 abril 2016

Escuela de Genios
Real Genius (1985)

Director: Martha Coolidge
Interpretes: Val Kilmer, Gabe Jarret, Michelle Meyrink

Los años 80 fueron los más gloriosos del llamado “cine de palomitas”. Las carteleras se inundaron como nunca de películas que buscaban, básicamente, atraer a las salas al público adolescente y divertirle con historias de esas que se dicen “de evasión”. Aunque la mayoría de este cine fuese más bien mediocre, hubo no pocos ejemplos de buenas películas de este tipo y algunas de ellas, como las de Indiana Jones, llegaron a convertirse en verdaderos iconos culturales. También hubo otras películas que, aun siendo razonablemente buenas, no llegaron a calar entre el público en su momento y, con los años, han acabado en el más absoluto olvido.

Hacía mucho tiempo que deseaba escribir algo sobre Escuela de genios, aunque por diversos motivos nunca había podido hacerlo. Que sí, que una cinta como esta tal vez no pinte demasiado en una web como la nuestra, más inclinada a comentar un tipo distinto de cine. Pero el caso es que no todo ha de ser Kurosawa o la Nouvelle Vague esa, y de vez en cuando vale la pena desenchufar las neuronas y pasar un buen rato, simplemente divirtiéndose viendo una película que, aun siendo ciertamente vacua, tiene algún punto de interés que la hace destacar por encima de mucha de la morralla comercial de aquellos años.

Porque, aunque decididamente no sea ninguna maravilla, Escuela de genios tiene, tal como dirían algunos, “su aquel”, sus puntillos como para que, al menos, se merezca un visionado para saber si te complace como entretenimiento. Porque esta simpática peliculita no pretende otra cosa que entretenerte un rato, sin más, y desde ese punto de vista consigue su objetivo si somos conscientes desde el principio qué estamos viendo. Aunque su argumento es simple y estrereotipado y los personajes no estén muy desarrollados que digamos, el invento resulta divertido y, sobre todo, destila un tremendo encanto. William Atherton borda su papel de “cabrón con pintas” en el que era especialista nato; y Val Kilmer, que en esos tiempos iniciaba su carrera tratando de situarse como actor de comedia, está pasadísimo de vueltas, fiel al patrón que justo un año antes había utilizado en Top Secret!, y que ayudaría por hacer de aquella una cinta de culto. La banda sonora es de lujo, repleta de “one hit wonders” puramente ochentenos como Chas Jankel, y coronada por los Tears for Fears más gloriosos y el mejor Bryan Adams (el roquero, no el baboso que estamos acostumbrados a sufrir desde los 90).

Escuela de Genios no fue un éxito de taquilla. De hecho pasó bastante desapercibida, y en los incipientes multicines de entonces siempre estuvo relegada a las salas más pequeñas, desapareciendo de la cartelera a las pocas semanas. No obstante creo que se merece una reseña, por pequeña que sea, ya que si en 1985, cuando la vi de estreno, tenía un innegable encanto, hoy en día ese encanto se ha acrecentado si cabe todavía más, gracias a su inconfundible y simpático aspecto ochentero.

Facebook Twitter




Publicado por Leo / Archivado en:Cine

Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress