Embriagado de Amor

Sábado 22 agosto 2015

Embriagado de Amor
Punch Drunk Love (2002)

Director: Paul Thomas Anderson
Interpretes: Adam Sandler, Emily Watson, Phillip Seymour Hoffman

El último film de Paul Thomas Anderson es un extraño y delirante relato sobre un excéntrico tipo, Barry Egan (interpretado por Adam Sandler) que ve como su anodina y rutinaria vida se transforma completamente en unas horas, Egan es el único Varón de una familia con 7 hermanas y a lo largo de los años ha ido acumulando frustraciones e inseguridades que descarga de la forma mas inesperada en repentinos ataques violentos.
Los acontecimientos sucederán de forma inesperada y repentina, un día, sin saber porque, Egan se pone un traje azul, esa noche, de manera casual, guiado por la desesperación, Egan llama a un teléfono erótico y al día siguiente una de sus hermanas, empeñada siempre en buscarle pareja le presentará a Lena (Emily Watson), la situación empieza a desbordar a Egan cuando recibe la llamada de la chica del teléfono erótico pidiéndole dinero y cuando descubre que Lena puede ser el amor de su vida.
Hay también varios elementos insólitos en la película, que a modo de extraños McGuffin distraen la atención del espectador, como el asunto de las millas de regalo al comprar los pudings o el papel de ese extraño piano que alguien deja en la calle.
Todos estos elementos, y alguno mas que se me escapa, nos dejan la sensación de estar ante una película ciertamente extraña, la trama principal, el romance entre los protagonistas, muchas veces se confunde entre elementos finalmente superfluos restando intensidad a la historia de amor.
Adam Sandler encaja perfectamente con su excéntrico personaje y nos brinda algunos momentos divertidos y sorprendentes pero encuentra problemas a la hora de transmitir emociones mas profundas.
Es inevitable, y lo hago desde el principio, comparar esta película con Magnolia, a sabiendas que es una comparación injusta, Punch Drunk Love no trata de igualar las cotas de intensidad emocional de la anterior película de Anderson, pero es quizá comprensible que tras aquel torbellino esta película nos sepa a poco.
Phillip Seymour Hoffman tiene un pequeño pero jugoso papel en la cinta encarnando al cabecilla del timo telefónico, no deja de sorprender la variedad de registros de este actor.
Distinguimos ya, claramente, algunos elementos propios y personales del cine de Paul Thomas Anderson: Esos planos fijos vacíos que en un segundo se transforman en un infierno, o la forma en que la cámara sigue a los personajes, muy a lo Kubrick, o la forma en que la música acompaña a la imagen (magnifica banda sonora) o el uso del color, también muy reconocible y característico.
Punch Drunk Love no resiste (en fondo emocional) una comparación con las anteriores películas de Anderson, aunque técnicamente quizás sea la mas elaborada y llamativa, aun así, este director sigue situándose muy por encima de la media en un mercado, el Norteamericano, muy escaso de buenos realizadores.

Facebook Twitter




Publicado por Luis / Archivado en:Cine

Deja un comentario

Nombre (requerido)
Mail (No sera publicado) (requerido)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress