Clerks

martes 4 julio 2017

Clerks (1994)

Director: Kevin Smith
Interpretes: Brian O’Halloran, Jeff Anderson, Marilyn Ghigliotti, Lisa Spoonauer, Jason Mewes, Kevin Smith

ClerksAlgunas veces he comentado por aquí que los 90 fueron, indiscutiblemente, los años “indies” del cine americano (bueno, no sólo del cine, la verdad sea dicha). Las salas se poblaron, súbitamente, de películas con aspecto trapero y hechas con cuatro cuartos supuestamente al margen del “mainstream” ese. Algunas de ellas (pocas) hasta tuvieron éxito y, de éstas, algunas (menos aun) convirtieron a su realizador en tótem al que adorar. Y uno de los casos más notorios fue, sin duda, el de Kevin Smith y su primera película, Clerks. Este muchachote gordinflón, barbudo y con aspecto de pasar de todo como de la mierda, seguramente no habría pasado de ser una “camiseta de moda” del fenómeno indie, aun con la ayuda de Clerks. Pero en su camino se cruzaron los ya legendarios hermanos Weinstein (adorados y aborrecidos a partes iguales) para cambiarle la vida. Los inteligentísimos hermanos supieron vender Clerks como la creme de la creme de la comedia independiente. Con ello lograron atraer a miles de jóvenes, ávidos de presumir de “intelectuales cachondos y enrollados” con la esperanza de meterla en un agujero que no fuese el de una muñeca hinchable o el tubo de escape de algún utilitario.

Cuando fui a ver la película con un grupo de amigos, algún tiempo después del estreno, ya me imaginaba que no sería para tanto, aunque estaba convencido, a fin de cuentas, de que una película rodada en un lugar que se llama como yo no podía ser mala (jijiji). Efectivamente, la primera frase que asaltó mi pensamiento al terminar la proyección fue “pues no es para tanto”. Cleks es una de esas películas que resultan más divertidas cuando te las cuentan que cuando las ves, como ocurre por ejemplo con Torrente, el brazo tonto de la ley. Sin ser tan jodidamente mala como aquella, cierto es que Clerks tiene mucha menos “chicha” de la que uno podría imaginarse, y tal vez lo mejor de la misma tenga que ver con la historia que rodeó su rodaje, típica de aquellos años en los que estaba de moda hacer cine con unos medios ridículos.

Sin llegar a los extremos de Robert Rodríguez, quien ejerció de cobaya humana para obtener fondos con los que hacer El Mariachi, Kevin Smith también tuvo que pasar lo suyo hasta convertir en realidad aquel guión basado vagamente en su propia experiencia como dependiente (“clerk” en inglés) en una tienda de ultramarinos de pueblo. Echando mano de todos sus ahorros y del dinero prestado por familiares y amigos, pudo al fin completar un rodaje que se llevó a cabo en la misma tienda donde Smith trabajaba. Su jefe le dio permiso para usarla como “plató” a condición de hacerlo fuera de horas de trabajo (o sea de noche), razón por la cual vemos al comienzo que unos gamberros supuestamente han atrancado los cierres del negocio, con lo que éstos no se pueden abrir y, por tanto, no entra luz.

En resumidas cuentas, hay que ir con mucho cuidadín al ver Clerks, porque lo más seguro es que no cumpla las expectativas que tengamos en ella. Está claro que esto no es una peli de los hermanos Marx, pero tampoco estamos ante uno de los “inventos” de los hermanos Wayans (Dios nos libre), aunque tampoco se queda muy lejos… En Clerks hay algún chiste potable, pero Kevin Smith imprime a su película un tono humorístico bastante chusco y facilón hasta para una persona como él, que gusta de la sal gorda. Tal vez los 23 años que tenía el director en aquella época sean en parte culpables, no lo sé, pero la sensación de que “no es para tanto” es una constante a lo largo de todo el metraje. A lo mejor Clerks tampoco es una puta mierda (no creo que haya que juzgarla de un modo tan radikal), pero si algo queda claro después de verla es que los Weinstein son dos cabrones muy pero que muy listos y que lo mejor, aparte de esas historias sobre el rodaje, puede que esté en una banda sonora cuyas ventas sirvieron, por sí solas, para amortizar los costes del filme.

Facebook Twitter




Publicado por Leo / Archivado en:Cine

Comentario

  1. Publicado por paul @ 14 Jul 2008 16:53  

    tu eres tonto


Deja un comentario

Nombre (required)
Mail (No sera publicado) (required)
Website

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress