Categoria Discos

Great Lake Swimmers – Ongiara

Publicado el viernes 10 noviembre 2017

Great Lake Swimmers
Ongiara
Nettwerk 2007

great_lake_swimmers_ongiara_2007-front.jpgTercer disco (aparte del EP “Hands In Dirty Ground” del 2006) del canadiense Tony Dekker como alma mater del proyecto ‘Great Lake Swimmers’, tercer acierto en la diana de los sentimientos. Son pocos los que logran expresar tan profundas emociones con tanta sencillez. Tan sólo con su voz y guitarra consigue llevar la melancolía e intimidad a grados de estremecedora belleza, si bien hay que destacar en este trabajo los delicados y efectivos acompañamientos que a lo largo del disco consiguen mantenerlo majestuoso y elevado como el águila que domina la portada. Siguen como miembros de la banda Erik Arnesen (al banjo y guitarra eléctrica) y Colin Huebert (batería, percusión, glockenspiel y timbal), contando para esta ocasión con invitados como la cantautora Serena Ryder (coros y autoharp), el componente de ‘Blue Rodeo’ Bob Egan (pedal steel y dobro), Owen Pallett (de ‘Final Fantasy’ y ‘Arcade Fire’), en los arreglos de cuerda, o Sarah Harmer también haciendo coros.
Si el primer Cd (“Great Lake Swimmers”, 2004) fue grabado en un granero, el segundo (“Bodies And Minds”, 2005) en una iglesia, esta vez han realizado las primeras sesiones de grabación en el estudio de Dale Morningstar (‘Godspeed You Black Emperor’) situado en Toronto Island (han sacado el nombre de este disco precisamente del barco que les llevaba a la isla), si bien las grabaciones definitivas han sido registradas en el Aeolian Hall (famoso centro de exposiciones, ensayos y conciertos, entre otros eventos, en London, Ontario).
Como ya nos tiene acostumbrados, canta al amor y a la naturaleza compasivamente, casi ingenuamente, con esa ingenuidad que deseariamos no perder nunca para evitar que la pureza se descomponga y desprenda olores desagradables. Con un sonido rural, arraigado a la tierra, pero empapado de emociones personales, fusiona imágenes cotidianas con los sentimientos más profundos logrando una mezcla indisoluble, capaz de estar lo mismo pegada al suelo que de elvarse en forma de gas adaptándose con facilidad a las necesidades y cirsunstancias de cada momento. Si en “Backstage with the Modern Dancers” nos habla de sensaciones y pensamientos antes de salir a escena, en “Catcher Son” de como todo cae y se eleva, mientras él solamente pretende pasar como un fantasma entre una melodía casera bajo la luz del crepúsculo, en “There’s A Light” de que si el amor es una guerra no quiere saber nada más de él, en “I am Part of a Large Family” de que no renuncia a ofrecer su granito de arena para mejorar la convivencia de la familia que todos formamos, en “Where in the World Are You” hace referencia a lo que ahelamos encontrar y que cuando creemos hallarlo suele desvanecerse fácilmente. Mis preferidas actualmente (aunque cualquiera de las anteriores podría sustituirlas dependiendo de la ocasión) son “Your Rocky Spine”, “Passenger Song”, y “I Became Awake”. Y dejo para el final la que no cambiaría, la que considero una de las mejores canciones del año pasado “Changing Colours”, que habla del paso del tiempo y del amor de un modo que siempre logra sobrecogerme.
Si bien en las primeras escuchas me había parecido inferior al anterior “Bodies and Minds”, tras una atención más concentrada y exhaustiva lo considero a la misma altura. Se trata de un disco menos sombrío, permitiendo que los rayos de luz iluminen ciertas zonas antes ocultas, añadiendo incluso toques de color, pero son colores pintandos a mano, con un mimo y un gusto que lo que consiguen es realzar la poesía de la obra. La presencia más destacada del banjo o el dobro, junto con la magia de los coros y arreglos puntuales, no hacen más que ampliar el campo de visión, pero sin desenfocar en ningún momento el principal objetivo: llegar al corazón.

Escucha: Great Lake Swimmers: Changing Colours

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Foros Computer Age:
Great Lake Swimmers – Ongiara

Facebook Twitter
Publicado por jose / Archivado en:Discos
1 Comentario

Teenage Fanclub – Bandwagonesque

Publicado el jueves 9 noviembre 2017

Teenage Fanclub
Bandwagonesque
DGC 1991

En 1991, con el mundo a punto de ser devorado por el axfisiante pesimismo del grunge, cuatro escoceses publicaban una pequeña obra maestra de pop luminoso y desenfadado, un disco chispeante repleto de grandes canciones que se convertiría en referencia ineludible y disco de cabecera para miles de personas que empezaron a prestar atención a ese rincón del planeta, ese disco recibía el curioso nombre de “Bandwagonesque”.
Teenage Fanclub se formaron en Glasgow en 1989, Norman Blake, Raymond McGinley, Francis McDonald y Gerard Love eran cuatro jovenes enamorados de la música de los Beatles sin demasiada experiencia previa en grupos, aunque Blake y MacDonald habían militado en unos primerizos BMX Bandits con los que adquirieron cierto reconocimiento. Sin apenas medios ni tiempo transcurrido tras su formación el nuevo grupo grabaría autofinanciandose lo que sería su primer disco: “A Catholic Education” que ya mostraba claramente hacia donde se decantaba el grupo: un explosivo coctel de vibrantes y contagiosas melodias y ruido salvaje directamente importado de los Sonic Youth mas cafres, época “Daydream Nation”.
Este primer disco les abrió las puertas necesarias para firmar su primer contrato importante con Matador, contrato que mas tarde romperían para fichar ya por una multinacional, la de David Geffen.
En la musica de Teenage Fanclub siempre han estado presentes en diversas medidas las dos tendencias que antes comentábamos, el ruido y la melodía, en “A Catholic Education” el ruido ahogaba practicamente cualquier intento melódico, y posteriormente, sobre todo a partir de “Grand Prix” el grupo ha ido abandonando progresivamente su faceta noise (al menos en estudio), “Bandwagonesque” es el disco que presenta las dos caras del grupo en su justo balance, es el disco que mejores canciones tiene y el disco en el que mas ruido meten.
El innegable referente de Teenage Fanclub son Big Star, al igual que el grupo de Alex Chilton y Chris Bell, la banda escocesa nunca ha ocultado su fijación por las melodías de los Beatles, y ambos grupos se han acercado a ellas con maniobras similares, subiendo el volumen de sus guitarras y acelerando los ritmos, aunque los resultados han sido bien distintos, “The Concept”, el increible tema que abre “Bandwagonesque” debe mucho en su melodía a Big Star, pero se separa mucho en “el concepto” mismo, en la malsana intención de ensuciar y pervertir la mas preciosa de las melodías, añadiendo una distorsión sencillamente genial, la jugada se remata en el segundo corte, titulado explicitamente “Satan” una breve dentellada hard-core absolutamente demencial.
El disco contiene una buena serie de temas a la altura de “The Concept”, melodías perfectas bañadas en mareas de distorsión como “December”, “What you do to me”, “I don’t know”, “Metal Baby” o “Pet Rock”, temas contagiosos, optimistas y verdaderamente brillantes, donde ya aparecía en todo su explendor la capacidad compositiva e interpretativa del grupo comandado por un Norman Blake en estado de gracia.
Años mas tarde, en plena ebullicion del noise-rock norteamericano, Teenage Fanclub obtuvieron un merecido reconocimiento y “Bandwagonesque” obtuvo el status de disco referencial para multitud de bandas que trataron de aproximarse de esa forma tan particular al pop.
Hoy en día la banda, con un sonido mucho mas limpio y profesional sigue entregando magníficos discos y ofreciendo inmejorables conciertos, corriendose entre sus fans el rumor de que el grupo es sencillamente infalible, tras haberles visto cuatro veces en directo empiezo a tomar muy en serio esos rumores.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

Mogwai – Happy Songs For Happy People

Publicado el miércoles 8 noviembre 2017

Mogwai
Happy songs for happy people
Matador 2003

“Happy songs for happy people” es un nuevo peldaño en la imparable carrera de Mogwai, un paso adelante pero también una reflexión sobre el pasado, sobre su impecable trayectoria, aplicando logros del pasado para escribir su propio presente, como en “Ratts of the capital” donde ofrecen la ansiada catarsis eléctrica que les hizo famosos y temidos.
Apenas hay nuevos elementos a añadir a su espectro sonoro, repiten los cellos y pianos de “Rock Action” (2001) aquí mas destinados a crear ambientes que a conformar melodías, “moses I amn’t” y “golden porche” son dos buenos ejemplos, estampas otoñales de soledad y tristeza.
“boring machines disturb sleep” remite a “Come on die young” (1999) por su tremendo tono opresivo, oscuro, insano.
También hay espacio aquí para temas luminosos y elegantes como “Hunted by a freak”, el tema que abre el disco, una composición acuosa y extraña.
Este es ya el quinto álbum de Mogwai, y siguen sonando tan extraños y fascinantes como con su primer disco, a pesar de que muchos creiamos ya conocerles.
El disco de 2003 de Mogwai es sin duda inferior a aquel magnifico “Rock Action”, aquel apostaba decididamente por las canciones y este “Happy songs for happy people” apuesta mas por la construcción de espacios sonoros trabajando por limpiar el sonido sin dejar de añadir matices, en un proceso que no parecen haber acabado aun, siguen estando muy por encima del resto, y su evolución sigue siendo imparable.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

The Evens

Publicado el viernes 3 noviembre 2017

The Evens
The Evens
Dischord Records 2005

La separación (o parón técnico) de Fugazi en el 2003 no cogió realmente a nadie por sorpresa, Fugazi siempre han exhibido en todos sus actos una coherencia única para un grupo de rock y antes de permitirse desvirtuar su discurso cayendo en la repetición o en la apatía, males ya presentes en cierta forma en “The Argument” (2001), prefirieron finiquitar el asunto, así de simple.
Pero Dischord no es solo Fugazi, es mucho mas que Fugazi, y eso si que no tiene fin ni posibilidad de fracaso y Dischord ha seguido funcionando, implicando en diversos proyectos a todos los miembros de Fugazi, uno de esos proyectos es The Evens, un proyecto gestionado por Ian McKaye y Amy Farina de The Warmers.
El primer disco de The Evens, publicado el año pasado en los EEUU sigue la coherencia de la que antes hablábamos; ni es, ni pretende ser, una continuación de Fugazi, y es mas que probable que sorprenda profundamente a quien espere encontrar aquí rastros de ese afiladísimo Hard-core tan característico de la banda de Washington DC. Al tratar de definir la música de The Evens mas bien tendríamos que hablar de pop, en el sentido mas amplio y generoso del término, Pop con mayúsculas.
En principio sorprende la austeridad de la propuesta de The Evens, las canciones se construyen sobre la guitarra de McKaye y la batería de Farina, sin acompañamiento de ningún tipo, lo que da a las canciones una textura limpia, sencilla, casi minimalista.
A pesar de su aspecto en principio amable e inofensivo, el debut de The Evens encierra turbulentos mensajes cargados de intención política y social, las letras de McKaye son aquí incluso mas incisivas que en Fugazi, denunciando con furiosa vehemencia las contradicciones de la América de su tiempo, denuncias que suenan incluso mas poderosas al desvincularse del ruido y la furia.
Hay algo en el sonido de este disco verdaderamente emocionante, la desnudez y la vitalidad de canciones como “Around The Corner”, “Crude Bomb”, o “Mt. Pleasant Isn’t” hacen resaltar de forma magistral las excelentes melodías arropadas por las voces sorprendentemente dulces de Ian Mckaye y de Amy Farina.
Al lado de estos temas tan directos hay cortes bastante experimentales, con guitarras retorcidas y amenazantes envueltas en hipnóticos y extraños ritmos, temas como “Minding One’s Bussiness” o “On The Face Of It” están cercanos a referencias oscuras del catalogo Dischord como Embrace o Branch Manager.
“All This Governors”, con esos característicos cambios de ritmo, en la que McKaye vuelve a fruncir el ceño es el único tema que quizás podría haber entrado, con algunas guitarras mas, en alguno de los discos de Fugazi o de algún otro grupo del sello, aunque el resultado final del álbum queda bastante alejado de cualquier referencia del catálogo y desde luego completamente al margen de cualquier corriente estilística actual dentro del Rock o el Punk.
No se sabe demasiado sobre los planes de futuro de The Evens, no se sabe si habrá mas discos, si habrá giras o si éste será solo un proyecto aislado sin solución de continuidad, lo que si queda claro es que tanto Dischord como Ian McKaye tienen aún recursos mas que suficientes para seguir ofreciendo música emocionante, inteligente y comprometida.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

John Lennon – Plastic Ono Band

Publicado el sábado 28 octubre 2017

John Lennon
John Lennon / Plastic Ono Band
Apple 1970

Cuando los Beatles se separaron en 1970 dejaron un enorme yacio, no solo para los millones de fans sino también para los propios miembros de la banda, que se encontraron ante la difícil encrucijada planteada por su condición de estrellas absolutas y la incertidumbre sobre su futuro.
Paul Mc Cartney pronto optó por seguir la ruta del éxito, entregando discos, en solitario y con The Wings, accesibles y luminosos con los que poder seguir recogiendo fama, reconocimiento y popularidad, El caso de John Lennon no fue tan sencillo, su etapa de éxito con los Beatles generó en el muchas frustraciones y contradicciones que iban a aflorar ahora en su etapa en solitario, la fama y el éxito no habían sido capaces de satisfacer todas sus inquietudes, y ahora que se enfrentaba solo al mundo, sin el manto protector de su grupo, se sentía realmente confuso.
John Lennon, junto a su inseparable mujer, Joko Ono, tanteo varias actividades al margen de la música, se convirtió en un atrevido y activo militante político, y cuando hizo música probo con diferentes registros y estilos, no siempre con resultados afortunados.
“John Lennon / Plastic Ono Band” fue su primer disco de estudio como tal tras la separación de los Beatles, un disco difícil, duro e impregnado de una brutal honestidad, Lennon se enfrento aquí abiertamente con todos sus fantasmas en un ejercicio de introspección pocas veces visto en la música popular, con una lucidez, una valentía y una claridad ciertamente insólitas.
En “Look At me” se pregunta: ¿quien se supone que soy? ¿que se supone que soy?, mostrando una sensibilidad y una fragilidad estremecedoras, en “Mother” reflexiona sobre su infancia perdida, sobre todo lo que ha dejado de vivir siendo lo que es, siendo la gran estrella en la que se convirtió, en una canción cargada de resentimiento y amargura, estos sentimientos son los que predominan en estas composiciones, unos temas desnudos de todo artificio, reducidos a la mínima expresión, en los que Lennon plasma las nuevas influencias sobre todo de música americana que había ido adquiriendo, alejado en parte del pop y asumiendo como propias sonoridades cercanas al rock, al folk y al country. en otros temas, no obstante, hay también espacio para el humor, para la reivindicación política, para el amor.
“John Lennon / Plastic Ono Band” es una de esas obras maestras irrepetibles, un disco único en el que nada sobra, en el que nada esta de mas, un disco de una belleza sobrecogedora, una mirada indiscreta a los pensamientos mas íntimos de un hombre convertido ya en mito.
Tras este disco John Lennon siguió entregando grandes trabajos junto a obras menores, discos y canciones que, a pesar de puntuales éxitos en muchos casos pasaron desapercibidas para el gran publico, cegado por la alargada sombra de los Beatles.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Discos
4 Comentarios

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress