Categoria Discos

Low – Things We Lost in the Fire

Publicado el martes 8 mayo 2018

Low
Things we lost in the fire
Kranky 2001

La música de Low es lenta, terriblemente lenta, letalmente lenta, incluso mas que Codeine, su referente mas obvio y de una trizteza insondable e interminable.
Formados en minesota en 1994 Low han pasado por multitud de sellos minúsculos y han publicado temas en muy distintos formatos, manteniéndose siempre fieles a su manera de entender la música y me temo que también la vida: desarrollos austeros, largos, silenciosos, guitarra, bajo y bateria minimal acompañando los susurros de Mimi Parker y Alan Sparhawk sobre historias dramaticas de corazones rotos, solitarios, muertos.
“things we lost in the fire” ahonda aun mas si cabe en esta línea, sin cambiar su método aumentan la intensidad, difícil de describir en muchos temas, un crescendo eléctrico que empieza como un rumor y termina con una fiera tormenta eléctrica.
Destacan las repetitivas letanías de “in metal”, las voces en “kind of girl” (Mimi se crece en estos temas), la tristeza infinita de “july” (canción del verano?)… cada canción es una nueva vuelta de tuerca a las emociones de una banda que ya ha recorrido un muy duro camino.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

My Morning Jacket – Z

Publicado el domingo 6 mayo 2018

My Morning Jacket
Z
Ato 2005

Desde que descubrí a My Morning Jacket hace ya un par de años, he esperado con impaciencia la publicación de este nuevo disco, tenía ganas de poder expresar por fin en un artículo todo lo que el grupo de Jim James es capaz de transmitirme con su música, sensaciones realmente intensas cada vez mas difíciles de encontrar en el panorama actual.
La formula de My Morning Jacket no tiene ningún misterio, basicamente se trata de rock con fuertes raices setenteras con canciones basadas siempre en la presencia de las guitarras y sobre todo en la magnífica, sobrehumana, insultante voz de James, una voz tratada siempre de manera muy peculiar, con un procesamiento de reverb que hace que venga como de muy atrás, de muy lejos, para instalarse en lo mas profundo del corazón. no hay mas, el secreto tiene que residir donde casi siempre: en la calidad de las canciones.
Para los fans confesos de la banda, este nuevo disco puede suponer una sorpresa e incluso una decepción inicial, por momentos el álbum se aleja de ese emocionante rock para meterese en terrenos mas pop hasta ahora practicamente inéditos, el corte que abre el álbum “Wordless Chorus” es un buen ejemplo, un atmosférico tema de ritmos programados que tras repetidas escuchas sigue sin convencerme del todo, mas convincentes resultan otros temas igualmente peculiares pero que consiguen enganchar, temas soprendentemente alegres y saltarines bien articulados que sorprenden primero y deslumbran después, temas como “What A Wonderful Man” o “Off The Record” estarían entre estos últimos. Quien unicamente busque las emociones que inundaban aquel soberbio “At Dawn” (2001) deberá buscar en tres temas incontestables como “It Beats For You”, “Gideon” y “Anytime” cargados de esa intensidad rock tan característica de la banda. Hay mas, mucho mas en este “Z”, cortes de todo tipo que el oyente tendrá que ir escuchando y evaluando poco a poco, en un disco que sin duda supone un valiente paso evolutivo para la banda, empeñada en desembarazarse de cualquier etiqueta.
Falta ahora que tengamos la ocasión pronto en nuestro pais de ver a la banda en directo, y que el directo despeje las dudas que pueda aún haber sobre estas nuevas canciones, estoy seguro que pronto este disco diferente y enigmático tendrá su lugar de honor para los fans de MMJ.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Discos
1 Comentario

Lou Reed and John Cale – Songs For Drella

Publicado el sábado 5 mayo 2018

Lou Reed / John Cale
Songs For Drella
Sire-Warner 1990

Songs
Después de veintidos años Lou Reed y John Cale olvidan sus rencillas y vuelven a juntarse para dedicar un sincero homenaje a su amigo, manager y padrino de la ‘Velvet Underground’ Andy Warhol, fallecido en 1987 (también conocido entre ellos como “Drella”, contracción de Dracula y Cinderella).
Se trata de una obra sentida, íntima, solemne, con instantes oscuros y tensos, la visión de unos amigos que recuerdan los buenos y malos momentos al lado de uno de los artistas más influyentes del siglo XX, centrándose principalmente en el lado más humano, sin olvidar la cara expuesta a la galería, mezclando verdad y ficción.
Drella
Sus sueños sus realidades
sus deseos sus fobias
sus virtudes sus debilidades
Hacen un recorrido por su vida, desde que nace en Pittsburgh (‘Smalltown’), su estudio, la ‘Factory’, en Nueva York (‘Open House’), su obsesión por el trabajo (‘Work’), su paso por el cine (‘Starlight’), elucubraciones como qué pasaría si todos tuviesemos el mismo nombre y rostro (‘Faces and names’, maravillosa), la repetición de imágenes tan característica en sus obras (‘Images’), el atentado sufrido en 1968 (‘I believe’), un largo y sentido recitado de John Cale basado en los miedos de Warhol entre tensos efectos sonoros de guitarra y piano (‘A dream’) y una bella despedida (‘Hello it’s me’).
Songs
Voy a aprovechar una entrevista que un gran admirador suyo, el excelente periodista musical Rafa Cervera, consiguió realizar con éxito en 1990, para dejar que sea el mismo Lou Reed quien nos explique el proceso de este álbum:
– “En el funeral de Andy Warhol, un amigo sugirió que John Cale y yo escribieramos algo en su memoria. Después yo compuse una canción sobre Andy, ‘Dime story mistery’, aparecida en “New York”. John y yo habíamos reanudado nuestra amistad; él estaba trabajando en unas músicas instrumentales inspiradas en Andy. Me telefoneó para pedirme mi opinión sobre algo, así que fui al estudio donde estaba grabando. A través de aquel encuentro surgió la idea de olvidar las composiciones de John y escribir una obra sobre Andy Warhol, canciones sobre Andy Warhol.
Supongo que realizar esto fue posible gracias a que ambos habíamos estado tocando anteriormente en un pequeño estudio, sólo para divertirnos. La experiencia había sido muy gratificante… muy divertida. Pensé que las canciones de ‘Drella’ debían aparecer en orden cronológico, como algo más que una colección de temas en torno a Warhol. Se trataba de que la gente pudiese conocer los mismos aspectos de Andy que nosotros habíamos conocido. Queríamos hacer un retrato positivo, desde un punto de vista totalmente opuesto a todos esos libros tan negativos que se han publicado sobre su persona”.
For Drella
Aparte del disco se lanzó también un vídeo con las canciones en el mismo orden, aunque con ligeros cambios en la interpretación e instrumentación, grabado en la Academia de Música de Brooklyn en Diciembre de 1969, totalmente austero, solos en el escenario John Cale y Lou Reed, sus rostros, los instrumentos y micrófonos (J.Cale teclados y piano salvo en dos temas que toca la viola eléctrica y L.Reed a la guitarra eléctrica), sentados, con fondo negro en el que aparecen ocasionalmente proyecciones sobre Andy Warhol y sus obras.
Songs
– “Pensamos que para ‘Songs for Drella’ era importante no contar con otros músicos, que no hubiese mucho… mucho ‘overdubbing’, que no hubiesen demasiados instrumentos. Queríamos un sonido muy enfocado, muy claro, poderoso, que fuese fácil distinguir las diferentes partes. Es muy importante que la gente pueda escucharnos a John y a mi tocando juntos, sólo con los instrumentos imprescindibles”.
El mayor protagonismo en el número de canciones cantadas corresponde a Lou Reed, diez sobre cinco que canta John Cale, siendo las de este en general las más melódicas.
– “Elegimos cantar las canciones con las que nos sentíamos más cómodos. Esencialmente, si a alguno de los dos le apetecía cantar algún tema en especial, lo hacía. En algunos temas ocurre que alguno de los dos está tocando algún instrumento y eso nos delimitaba para cantarla porque era imposible hacer las dos cosas a la par… Me refiero a que, por ejemplo, yo estuve cantando durante mucho tiempo ‘Faces and names’, en las primeras representaciones… entonces tenía unos arreglos diferentes, así que un día, mientras la tocábamos en un ensayo, John decidió que el arreglo no le gustaba y empezamos a hacerla del mismo modo que está en el elepé. Entonces fue cuando John decidió también que quería cantarla”.
For Drella
Este disco forma parte de la considerada excelente trilogía de la madurez de Lou Reed, junto a “New York” (Sire-Warner 1989) y “Magic And Loss” (Sire-Warner 1992).
– “Con New York fue la primera vez que logré controlar la tecnología, la consola del estudio. La producción, el control de la producción. Cuando nació este proyecto sabía de antemano como quería que sonase, que era lo que quería hacer, con quien quería trabajar, el tipo de mesa de controles que íbamos a necesitar. Utilicé mi propio equipo; fue como una extensión de la filosofía, por llamarlo de alguna manera, de producción utilizada en “New York” y aplicada a “Drella”. Había participado en un elepé con ‘Rob Wasserman’, sólo bajo y guitarras, llamado “Duets”. Fue fabuloso; en mi show sólo utilizábamos bajo y guitarras, no había batería; grabamos unas cintas y sonaban fantásticas, así que tenía claro que lo que hiciésemos John y yo no necesitaría de una batería, porque podíamos grabar nuestro disco así y conseguir que sonase ‘terrific'”.
Songs
Salvo cuatro actuaciones, previas y durante la grabación del vídeo, no realizaron ninguna gira con este disco: – “Sería difícil tocarlo siempre con la misma emoción, la obra completa, interpretarla honesta y correctamente, con energía, y eso no se puede hacer cuando estás viajando continuamente. Lo realmente importante para nosotros consistió en poner en escena las canciones cuando estaban frescas, descansar un día, volver a tocarlas para filmar el concierto durante un día y una noche. Después volvimos a tomarnos dos días libres y nos metimos en el estudio para intentar la mejor versión de cara al disco y al CD. Pero no deseaba hacer una gira con ‘Drella’. Como bien podrás imaginar, rapidamente nos hicieron todo tipo de ofertas para tocarla en varios sitios, pero esa no es la razón por la cual decidimos sacar adelante este proyecto, sino mostrar a la gente al Warhol que conocimos, con respeto y admiración. Aunque la gente podrá verlo todo en el vídeo”.
Drella
Personalmente me parece una obra de dos artistas en estado de gracia, John Cale canta mejor que nunca y Lou Reed vive un proceso de desarrollo y sabiduría envidiable.
Andy Warhol no podía tener mejor homenaje musical.
‘Nobody but you’
‘Goodbye Andy’.

Facebook Twitter
Publicado por jose / Archivado en:Discos
2 Comentarios

Sun Kill Moon – Ghosts Of The Great Highway

Publicado el miércoles 2 mayo 2018

Sun Kil Moon
Ghosts of The Great Highway
Jet Set (2003)

Sun Kil Moon es el nombre del nuevo proyecto de Mark Kocelek, el que fuese lider de Red House Painters ha sido siempre un compositor muy prolífico, tanto con su antigua banda como en solitario, aunque no siempre ha sabido encontrar el balance apropiado entre la autoimpuesta introspección de su música y la emoción que siempre debería inundar sus composiciones, a menudo Kocelek se dejaba llevar en demasía por ambientes desolados y con pocos matices donde su innegable talento no resultaba suficiente para arrastrar al oyente lejos de la apatia, en particular “Old Ramon” y sus incursiones en solitario resultaban ejercicios huecos, artificiales, impropios del autor de algunas de las canciones mas estremecedoras de la pasada década.
Afortunadamente, para regocijo lúbugre de almas atormentadas, “Ghosts of The Great Highway” vuelve a situar a Mark Kocelek en la senda de los grandes compositores atormentados, con American Music Club como referente ineludible, no es casual que Tim Mooney, bateria original de la oscura banda de San Francisco participe en el proyecto.
“Ghosts of the great Highway” es un disco que puede llegar a mucha gente, es un disco accesible y luminoso, con las lineas bien marcadas y definidas, un disco con sólidas raices en el folk y el rock norteamericano, las canciones son menos herméticas, menos crípticas que en Red House Painters, pero no por ello mas optimistas, Kocelek sigue componiendo canciones terriblemente melancólicas, como de costumbre, inundadas siempre de recuerdos y anhelos sentimentales.
En Sun Kil Moon la belleza, el resultado final, está por encima de cualquier otra consideración, “Glenn Tipton”, el tema que abre el disco, es un ejemplo inmejorable, una delicada guitarra acústica que da paso a una preciosa melodia que fluye limpia y serena, “Last Tide” y “Floating”, dos temas que se encadenan, discurren por parametros similares, entre suaves guitarras folk, con un Mark Kozelek que, ahora si, tiene la posibilidad de demostrar sus increibles cualidades como cantante, sin caer nunca en estrepitosas experimentaciones, sin apartarse de los canones.
El disco tambien tiene canciones mas ruidosas, canciones que recuperan el tono de aquellos impulsos épicos de “Songs for a Blue Guitar”, inspiradas en el Zuma de Neil Young, canciones como “Salvador Sanchez”, que cuenta la tragica historia de un boxeador que muere a los 23 años, con una nueva versión en acustico al final del álbum (“Pancho Villa”).
Hay también preciosos temas instrumentales como “Si Paloma” llenos de matices, matices que aparecen también en la largísima “Duk Koo Kim” sin llegar a caer nunca en la repeticion ni en la autocomplacencia.
Los discos de Red House Painters, aunque siempre de una excepcional belleza, tenían para el oyente un aspecto muy árido que los hacía dificiles de escuchar, un cripticismo y una densidad que realmente intimidaba, las canciones de “Ghosts of the Great Highway” en cambio son muy agradables y faciles de escuchar, sin perder su fuerza emotiva, ésta es sin duda la mayor baza de este disco, el acierto de un autor que con estas nuevas canciones se sitúa definitivamente como uno de los mas grandes compositores de los últimos años, uno de los pocos que aún pueden conmover y agitar el espíritu; American Music Club están grabando un nuevo disco con lo que nos esperan aún mas emociones.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

Led Zeppelin – Coda

Publicado el martes 1 mayo 2018

Led Zeppelin
Coda
Swan Song 1982

El 25 de septiembre de 1980 es una de las fechas marcadas en rojo en la historia del rock, John Bonham moría y con él desaparecía uno de los grupos más importantes de la historia del rock.
Aun así, en 1982, Jimmy Page sorprendía publicando una recopilación de 8 temas ineditos, grabados desde enero de 1970 hasta finales de noviembre de 1978 bajo el sugestivo, musical y relevante nombre de Coda. Dependiendo de a quien se pregunte este disco es considerado bien la obra menor de Led Zeppelin, bien una simple recopilación. Lo que ciertamente puede considerarse a ciencia cierta es la recuperación del carácter blues-rock de la banda, muy alejado de los planteamientos místicos, celtas y de experimentación que marcaron su discografía desde el mítico cuarto álbum. Coda esta más cercano al Led Zeppelin II de 1969 que al “In Through the out Door” de 10 anos después.
Esta compuesto por temas que no encajaban en sus anteriores trabajos y a los que se podía dar salida aprovechando el tirón de la banda. A pesar de la diferencia de tiempo entre las grabaciones el álbum mantiene una increíble coherencia, haciéndose difícil ubicar temporalmente estas grabaciones. El sonido Zeppelin, misticismos aparte se mantiene de principio a fin, incluso en las dos canciones no compuestas por ellos.
“We’re Gonna Groove” abre el disco, y lo primero que queda patente es la presencia que va a tener Bonham tanto en esta pista como en el resto del disco. Los redobles imposibles y los trucos de caja enmarcan el fantástico trabajo guitarristico de Page demostrando el porque del título de la canción.
“Poor Tom” abre de la misma forma, simplemente Bonzo y Plant hasta que Page se les une tras el doceavo compás de una forma minimalista. La canción solo se complica con la entrada de la armónica de Plant, dándole un precioso toque blues.
La tercera pista “I can’t Quit You Baby” es otra confirmación de los orígenes blues de la banda y sorprende comprobar que fue grabada en una prueba de sonido antes de un concierto en el Royal Albert Hall de Londres, dando idea de la calidad musical en directo del grupo.
“Walker’s Walk” es posiblemente la pista mas roquera del disco, notándose especialmente en el poco detallista pero efectista solo de guitarra de Page. La apisonadora sigue con la repetitiva “Ozone Baby” donde las guitarras, al igual que en la pista anterior sientan las bases en las que se educaran las nuevas generaciones del hard rock moderno especialmente del genero “stoner rock”.
“Darlene” es más inclasificable que las anteriores pistas, es blues, es rock y se convierte en swing por la deliciosa e inesperada pista de piano de John Paul Jones en la única oportunidad que le da Page de lucirse.
La siguiente canción es toda una demostración de John Bonham sobre como se toca la batería. “Bonzo’s Montreux” son cuatro minutos cargados de fuerza y dinámica. Bonzo no solo golpeaba con fuerza los parches sino que sabía usar las dinámicas y los desplazamientos rítmicos a la perfección. Solo por esta canción este disco se hace imprescindible para todo batería.
El disco termina con “Wearing and Tearing” gran titulo para finalizar, más que un disco, toda una época. Coda fue de las últimas bocanadas que pudo dar el rock setentero. Despues de 1982, y hasta el fin de la década, el relevo del rock lo tomarían las bandas de Hair-metal y las nuevas formaciones de grupos establecidos que acabarian vendiendo su alma al EMO por el vil metal. Jimmy Page es una de esas personas que dan gracias a por haber podido sacar el máximo provecho económico de su carrera antes del advenimiento de Internet y Napster, y la tacañeria que demuestra al poner solo ocho temas ineditos en un album de este tipo es la razón por la que la gente se baja canciones de Internet.

Facebook Twitter
Publicado por Edu / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress