Categoria Discos

Mazzy Star – She Hangs Brightly

Publicado el martes 17 julio 2018

Mazzy Star
She Hangs Brightly
Rough Trade – Capitol Records 1990

Para hablar de Mazzy Star es necesario mencionar a David Roback, al movimiento Paisley Underground (surgido a principios de los ’80 en California e influenciado sobre todo por los sonidos psicodélicos de los ’60) y al grupo Rain Parade, del que formó parte hasta que sacaron el primer LP. A mediados de los ’80 deja la banda para formar primero Clay Allison y luego Opal, en compañía de la bajista Kendra Smith (ex-Dream Syndicate), además de formar parte del proyecto Rainy Day (superbanda formada por músicos de The Dream Syndicate, The Rain Parade, The Bangles o Three o’clock que sacaron un disco de versiones de VU, Big Star, Beach Boys, Byrds, Buffalo Springfield…). Kendra Smith abandona el grupo Opal en plena gira y es sustituida por Hope Sandoval, a quien había conocido y producido un disco cuando esta formaba parte del dúo Going Home, junto con Sylvia Gomez. Al finalizar las actuaciones previstas por América y Europa decide disolver Opal y resurgir como Mazzy Star, formación que aunque cuenta con colaboraciones interesantes, se sustenta básicamente en el trabajo de David Roback y Hope Sandoval, autores de la mayoría del material que interpretan.
Debutan discograficamente en 1990 con este magnífico álbum “She Hangs Brightly”, caracterizado por un sonido embriagador y una suavidad tensa, predominantemente acústico con utilización de distorsiones desestabilizadoras que te obligan a mantener un vuelo emocional raso. Flota, pero cargado de raíces, desde el blues o el folk hasta el country, el rock vía Velvet Underground o la psicodelia, logrando impregnarlas de nuevos aromas y creando un espacio personal y especial.
Como presentación un tema que marca en sus melodías y tratamiento sonoro el camino a seguir en posteriores discos, “Halah”, hechizándonos con la sencillez y magia de la guitarra D. Roback y con la seductora voz, mezcla de ausencia, chulería escondida, y candor, H. Sandoval. El siguiente tema, “Blue Flower”, de los pocos no compuestos por ellos, nos muestra la cara más eléctrica del grupo, es el más velvetiano del disco, punteando al final descaradamente (sin duda como homenaje) el “I’ll be your mirror” de VU. “Ride it on” es una de las más simples instrumentalmente, pero de las más pegadizas por su frescura. La canción que da título al álbum, “She Hangs Brightly”, muestra su faceta más psicodélica y experimental, siguiendo el camino iniciado con Rain Parade. “I’m Sailing” acude a las raíces del blues con influencias country, se trata de una excelente versión de un tema de la pionera, gran cantante y guitarrista de blues, Memphis Minnie McCoy. “Ghost highway” bebe de los sonidos más potentes de los setenta y los riffs distorsionados, conduciendo facilmente a la imaginación hacia un viaje en coche por largas carreteras típicas de las ‘road movies’. Los demás temas siguen seduciendo sin excepciones, exponiendo sensaciones personales y problemas de relación entre los aromas musicales ya definidos, con predominio de guitarra acústica, bajo profundo, teclados ocasionales, punteos eléctricos y de steel guitar, percusiones simples pero efectivas y la pandereta que siempre va unida en las actuaciones a la timidez de Hope Sandoval. Seguirán desarrollando el estilo en sus siguientes discos, escasos y espaciados, sin prisas, con ligeras variaciones, pero siempre con excelentes resultados. En medio, publicaciones de trabajos por separado, colaboraciones múltiples y comentarios de disolución o separación profesional (la personal hace tiempo que se produjo). Después de 10 años de la publicación de su tercer y último álbum oficial, vuelve a comentarse que están preparando un nuevo disco juntos y que saldrá este año o el próximo. Entre silencios y secretos se sienten cómodos. Esperamos poder desvelar pronto los misterios de la larga espera.

Facebook Twitter
Publicado por jose / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

The Black Crowes – The Southern Harmony…

Publicado el miércoles 11 julio 2018

The Black Crowes
The Southern Harmony And Musical Companion
Def American 1992

Surgidos en plena explosión Grunge, The Black Crowes fueron (y afortunadamente siguen siendo) una banda atípica. Anclados temporalmente en algún punto entre el 67 y el 72 su música nunca ha salido de los márgenes de sus tres influencias principales: The Rolling Stones, The Faces,y Lynyrd Skynyrd, y aquí radica precisamente la virtud de esta banda, nunca han engañado a nadie, y con tan pocos “mimbres” han conseguido construir una carrera mas que sólida y con momentos de auténtica altura.
Este “The Southern Harmony And Musical Companion” (bonito nombre) fue su segundo disco, un disco que tenía que confirmar el éxito mediático que significó esa magnífica versión del “Hard to Handle” de Otis Reading incluida en su primer disco y que finalmente supuso uno de los puntos culminantes de la banda, el primer trabajo que mostraba su sorprendente habilidad para manejarse tanto en temas cañeros y rockeros (“Sting Me”, “Remedy”, “Hotel Illness”), como en bellísimas y efectivas baladas (“Thorn In My Pride”, “Bad Luck Blue Eyes Goodbye”) o en rugosos temas de blues pantanoso (“Black Moon Creeping”).
El sonido de The Black Crowes se basa en la magnifica voz de Chris Robinson (Muy influenciada por el Rod Stewart de los 70) y en los precisos “riffs” de su hermano Rich y del, por aquel entonces, segundo guitarra de la banda Marc Ford.
Este disco destila aires de clásico en cada corte, todas las canciones sugieren esa atemporalidad que transmiten los grandes temas de la historia del rock, y sorprende constatar la vigencia de este disco, 16 años mas tarde de su publicación.
“The Southern Harmony and Musical Companion” consolidó a The Black Crowes como una de las bandas mas importantes de su tiempo, una auténtica banda de Rock and Roll sin máscaras de ningún tipo que superando sus mas que evidentes limitaciones ha ofrecido algunos de los temas mas calientes y emocionantes de los últimos años a base de honestidad y buen hacer.
Realmente cuesta encontrar bandas con esta actitud en estos tiempos locos y artificiales que vivimos. Quizás sean Drive-By Truckers quienes mejor han sabido leer esa forma de hacer música.
The Black Crowes, tras una carrera con ciertos altibajos, han llegado hasta nuestros días entregando en este 2008 ese “Warpaint” que los ha vuelto a poner de plena actualidad.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

Pixies – Surfer Rosa

Publicado el domingo 8 julio 2018

Pixies
Surfer Rosa
4AD 1988

Ahora que los Pixies vuelven a estar de actualidad por su próxima reunion, merece la pena volver un poco la vista atrás para tratar de comprender lo que la banda de Boston supuso en su momento, para hacerlo, nada mejor que hablar de su primer disco, para muchos el que mejor resume lo que fueron los Pixies: “Surfer Rosa”.
En un tiempo éste saturado de propuestas de todo tipo esta bien recordar que a finales de los 80 no había nada, nada en absoluto, los manejos de la industria, de la moda y no se cuantos mas entramados ocultos habían reducido el panorama musical a la nada mas lamentable, si, habia bandas que hacían buena música, pero eran tan minoritarias y marginales que casi nadie las conocia, las emisoras de radio, las revistas y las televisiones estaban tomadas por medianias acarameladas que ofrecían lo mas infame de su repertorio, en fin, hacía falta alguien que recuperase para el gran público la esencia de la musica de los 60 y de los 70, la fiereza y naturalidad del punk, la autenticidad del pop y la magia del rock, muy a su pesar, los Pixies se convirtieron en esa banda que el mundo necesitaba. Aunque no se puede cerrar este párrafo sin citar, aunque solo sea de pasada a otros que tambien pusieron su grano de arena, como R.E.M, Husker Du, Replacements, Stiff Little Fingers, Sonic Youth o Minor Threat.
“Come On Pilgrin” el debut de Pixies para 4AD en formato E.P supuso un inmejorable comienzo, allí ya aparecian bien definidas las lineas que definirían la carrera del grupo de Boston: unas estructuras imposibles, unos textos surrealistas entre el esperpento y la demencia, una contundencia Hard-Core, un instinto melodico irrefrenable, una originalidad insultante y un talento incontestable, puede resultar una exageración, pero los Pixies en 1988 parecían una banda de otro planeta, de hecho, alcanzaron la popularidad tiempo despues de su separación, en aquel momento la realidad es que el mundo simplemente no estaba preparado para su música.
Tras aquel primer E.P grabado con algo de precipitación, los Pixies se encerraron en el estudio para gestar lo que sería su primera obra maestra, piedra angular del rock nortamericano, en muchos sentidos, el primer disco “moderno” de rock.
Steve Albini, por aquel entonces tocando aún en Big Black fue el elegido para producir el disco, no es casualidad que años mas tarde Nirvana reclamasen sus servicios, basicamente el proceso consistió en grabar lo mejor posible el material que ya tenían, un material tremendamente versatil que iba desde canciones de una fiereza aterradora como “Something Against You” o “I’m Amazed” a auténticas delicias pop como “Gigantic” o “Where’s my mind”, pasando por canciones como “Oh My Golly”, “Broken Face”, “Tony’s Theme” o “Vamos”, una auténtica amalgama de sonidos y referencias distintas. Temas marcados por la insustituible presencia de un Black Francis brutal vociferando como un poseido letras sobre sexo, superheroes, extraterrestres, sueños y pesadillas, y con un Joey Santiago sacando de su guitarra unos sonidos imposibles, balanceandose sobre las tremendas bases rítmicas creadas por David Lovering y Mrs John Murphy (Kim Deal), los Pixies eran quizás limitados técnicamente, pero su convicción y su personalidad les hacía sonar de una forma que aún hoy sigue resultando sorprendente.
Tras “Surfer Rosa”, el mundo del rock ya no volvería a ser nunca igual, los Pixies demostraron que con convicción, originalidad y talento aún se podía crear rock emocionante, y miles de grupos desde entonces copiaron su ejemplo para mostrarnos a todos que no se equivocaban.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Discos
1 Comentario

Sufjan Stevens – Illinoise

Publicado el sábado 7 julio 2018

Sufjan Stevens
Come On Feel The Illinoise
Ashmatic Kitty 2005

Sufjan Stevens - IllinoiseTenía ciertas dudas sobre si escribir o no este artículo, no se trata de un disco nuevo (se editó en 2005) ni se trata de ningún clásico atemporal (aún) pero que demonios, llevo mas de dos semanas enganchado a estas canciones y que mejor lugar para soltar mis impresiones que en esta humilde página.
Para quien no conozca a este particular sujeto decir que Sufjan Stevens es un compositor, cantante y multiinstrumentista (se dice que toca mas de 20 instrumentos) nacido en Detroit en 1975 y que este “Illinoise” es su quinto disco de estudio, el segundo (tras “Greetings from Michigan: The Great Lake State”) de su ambicioso proyecto “estatal” que incluye un disco por cada uno de los 50 estados de Norteamérica.
No resulta sencillo resumir en unas lineas la extraordinaria riqueza sonora que consigue Stevens en sus composiciones así como tampoco lo es comparar su obra con la de nadie mas. Por ambición necesariamente tendríamos que recurrir al símil con el Brian Wilson de “Smile” y es que la concepción de temas como “Chicago”, “Come on! Feel the Illinoise!: Pt. 1: The World’s Columbian Exposition” o de la monumental “Jacksonville” no está muy alejada de esa locura megalómana del creador de “Good Vibrations”.
Con los pies mas en la tierra y analizando mas fríamente los temas (22) que componen este “Illinoise” lo cierto es que es innegable que Sufjan Steven tiene un talento especial para las melodías, para los arreglos y para cuadrar unas riquísimas instrumentaciones (piano, violines, bajos, vientos) en canciones absolutamente redondas que no puedes dejar de escuchar y de tararear una y otra vez.
Buscando referentes actuales, encontramos temas como “The Man Of Metropolis Steals Our Hearts” que recuerdan al pop dinámico de Arcade Fire o al folk alucinado del último disco de Iron & Wine, todo en la misma canción, o temas mucho mas intimistas como la deliciosa “John Wayne Gacy, Jr” que a mi personalmente me recuerda al mejor folk de Jackson Browne.
A destacar sobre todo la exquisita variedad de sabores y aromas que se pueden disfrutar a lo largo de este generoso disco, con cortes de todo tipo y condición y con unos textos originales y emocionantes.
Tras este disco Sufjan Stevens entregó un disco temático sobre la Navidad en el 2006 “Presents Songs For Christmas” mas los outtakes de este Illinoise (“The Avalanche: Outtakes & Extras from the Illinois Album”) y desde entonces todo el mundo espera el nuevo movimiento de este auténtico mago. ¿Un nuevo estado para este 2008? aun quedan 48…

Escucha: Sufjan Stevens – Jacksonville

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Discos
2 Comentarios

Kaplan – Foam

Publicado el viernes 6 julio 2018

Kaplan
Foam
2000

FoamNingún disco maldito nace con vocación de serlo. Son las circunstancias, muchas veces las propias casualidades las que condenan a un álbum al ostracismo de las masas y al tiempo, a la ciega admiración de unos pocos.
En realidad “Foam”, el disco de debut de Kaplan fue concebido para ser el principio de todo, el punto de partida para una carrera que se intuía larga y brillante, pero terminó siendo el testamento de una de las bandas mas personales e interesantes de los últimos años.
Kaplan se formaron en Madrid a mediados de los 90, alrededor de la personalidad de tres hermanos, fanáticos todos ellos del rock mas autentico que pronto se organizarían para articular su primera banda, Dirty Pond, solo con Fernando y Jose Luis y mas tarde Kaplan, donde ya se uniría el hermano mas joven, Ricardo Ruiz.
Los intereses musicales de los hermanos se centran en los grandes clásicos inculcados a temprana edad por su padre (Kinks, Beatles, Stones) y por los sonidos con los que van educando su oido a medida que van creciendo (Rock Americano, Springsteen, Buffalo Tom, Bettie Servert) por lo que no es extraño que las primeras canciones conocidas de Kaplan, las reunidas en el primer E.P “Solitude” (1998) resulte una amalgama de todas esas influencias, una mezcla con sorprendente sentido y criterio como lo demuestran temas, a la postre clásicos de la banda como “Blueprint For A Breakdown”, “Letter For An Unknown Man” o “Stone Bird”.
Tras el éxito de este primer EP y su arrollador paso por algunos de los mejores festivales de nuestro país (Barcelona, Benicassim, Festimad) era el momento de plasmar su sonido en un disco, un disco que recibiría el nombre de “Foam” y que nunca llegaría a publicarse.
“Foam” es la confirmación de que Kaplan eran algo mas que un grupo con un puñado de canciones pegadizas. En realidad en este disco (arduo y difícil), no hay apenas canciones comerciales y si, en cambio, una intensidad, una emoción y una majestuosidad verdaderamente fascinante, y es que, de alguna manera, Kaplan supieron que estas canciones habrían de ser las ultimas que tocasen juntos, de manera que se encargaron, en esas memorables sesiones de plasmar lo mejor posible su particular universo.
“Choose Me” con esa reconocible intro acústica es el tema que abre el disco, un tema dinámico y poderoso que figura entre lo mejor del álbum. Kaplan, cuando grabaron estas canciones llevaban ya varios años juntos y llevaban también a sus espaldas una buena cantidad de conciertos juntos por lo que no es extraño que buscasen plasmar parte de su fuerza en directo en estas nuevas canciones. “Solitude Park” también se puede situar en ese lado mas luminoso del álbum, un tema con un instinto melódico insuperable que demuestra hasta donde podían llegar Kaplan con las melodías. Otro tremendo tema pop es “Self-Portrait” con esas guitarras potentes a lo Buffalo Tom dibujando figuras imposibles de gran belleza.
El núcleo de “Foam” no obstante lo componen canciones bastante mas introspectivas, de mayor peso emocional. Así podemos hablar de la bellisima “There Is A Distance That Never Changes” con esa estremecedora letra, o de la tremenda y desoladora “Reckless As The Break Of Dawn”. No podemos dejar de mencionar tampoco “A Lump In My Troat” cantada por Richard y que supone un claro antecedente de la oscuridad que habría de venir mas tarde con Bandini.
Completando un debut que se me antoja insuperable encontramos temas extraños y mas experimentales como “Please Listen”, “Timing” o la tremenda “You’re So Frail” que quizás adelantasen futuras direcciones e inquietudes de la banda.
Tras grabar este disco, y después de buscar algún tiempo sin éxito una compañía que se hiciese cargo de la publicación del álbum, Kaplan decidieron disolverse. Entre los motivos que llevaron a esta situación podemos adivinar cierto tedio, compromisos laborales y situaciones personales insuperables, aunque la verdadera razón que llevo a la desaparición de Kaplan permanece como un secreto en el corazón de sus protagonistas, y quizás así sea lo mejor.
A nosotros, como siempre en estos casos, nos seguirán quedando las canciones.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress