Categoria Conciertos

Bruce Springsteen, Madrid (17/07/2008)

Publicado el sábado 19 julio 2008

Bruce Springsteen & The E Street Band
Estadio Santiago Bernabéu, Madrid
17 de Julio de 2008

El Jefe de todo esto

José Luis Ruiz

17 de julio de 2008. Santiago Bernabéu. Casi 60.000 personas. No es una noche de Champions League. Es una cita ineludible con el rock’n’roll. Hacía dos décadas que nadie tocaba en el estadio del Real Madrid. Y le tocó a Bruce Springsteen coger el testigo dejado por U2. Que iba a ser un gran concierto lo sabía hasta el más ignorante de los mortales. Springsteen es un seguro de vida. Es incapaz de ser mediocre. Su directo sigue siendo apabullante. De hecho, la primera vez que le vi fue cuando actuó por vez primera en la capital. Eso fue nada menos que el 2 de agosto de 1988. Y arrasó en el Vicente Calderón. Después le he visto muchas veces. Ninguna tan impresionante como aquella perdida de la ‘virginidad’, pero siempre he salido con buen sabor de boca de sus conciertos. El del pasado jueves alcanzó momentos sublimes. El ‘Boss’, a sus 58 años, ha demostrado que es, como diría Dylan, eternamente joven. Canta mejor que nunca, recorre el escenario como si fuera un chaval y después de tres largas horas de actuación da la impresión de que su reino no es de este mundo. Ha nacido para correr por los siglos de los siglos.

Acompañado de la insuperable E Street Band -con la inclusión de Charles Giordano por la defunción de Danny Federici-, Springsteen emuló uno vez más a sus admirados sacerdotes del soul. El Bernabéu fue su iglesia. Sus fieles cayeron rindieron pleitesía al sumo hacedor de la más infalible de las liturgias del rock. Nadie manda como este Jefe. Así da gusto seguir la cadena de mando. Este sí que es el Jefe de todo esto.

Esta vez no se centró en “Magic” como en la anterior gira. El concierto sirvió para repasar una trayectoria jalonada de himnos. De esos que la gente corea con la sonrisa esculpida en el rostro. La noche arrancó con “Night”. Y alcanzó momentos de clímax con clásicos tan incombustibles como “The Promised Land”, “Spirit In The Night”, “The River” o “Because The Night”. Springsteen sabe cómo estructurar un concierto. De hecho, se sabe todos los trucos. Es el número 1 en directo y como tal juega sus cartas. Así uno se sube a la atracción y, como en una montaña rusa, sube y baja. El prestigitador incluso se permite el lujo de atender peticiones. Le piden “Brilliant Disguise” y “Cover Me” y el genio de Freehold concede el deseo sin despeinarse. Y cuando parece que la cosa decae se saca de la manga “Badlands” y uno se deja el alma desgañitando un estribillo que rezuma vitalismo.

Los bises merecen una mención aparte. Sólo esa recta final justifica que uno vea hormigas en el escenario al estar en el fondo opuesto y que el sonido sea el propio de un campo de fútbol. Porque ese es el precio que hay que pagar por ver a Springsteen. Para los ‘gourmets’ del rock supone un serio contratiempo verle en estas condiciones. Pero es que el ‘Boss’ es el arquetípico concierto al que va toda la gente que no va a conciertos. Sea como fuere, con la monumental “Jungleland” se produce el desarme emocional. Y si eso ya no fuera suficiente encadena “Born To Run”, “Bobby Jean” y “Dancing In The Dark”. Después de ese brutal repasito a su discografía se marca la festiva “American Land” y de propina rinde homenaje a los clásicos del r’n’r con “Twist And Shout” (antes había interpretado el “Summertime Blues” del gran Eddie Cochran).

La muchedumbre sale del Bernabéu con cara de éxtasis. Hacía tiempo que no se veía un espectáculo así en el feudo madridista. Por lo menos desde que retiró Zidane o desde que un Ronaldinho en plenas facultades maravilló a la propia parroquia blanca. Esperemos que los rumores no sean ciertos y que Springsteen siga haciendo giras. En un mundo con tan pocas certidumbres a las que aferrarse es bueno saber que hay un tipo de New Jersey que nunca falla cuando encara a la multitud y desnuda su alma a base del mejor rock’n’roll. Una medicina que cura todos los males. Nuestra medicina.

Setlist

Night
Radio Nowhere
Lonesome Day
The Promised Land
Spirit In The Night
Summertime Blues
Brilliant Disguise
The River
Cover Me
Trapped
No Surrender
Out In The Street
Because The Night
Cadillac Ranch
Livin’ In The Future
Mary’s Place
Tunnel of Love
The Rising
Last To Die
Long Walk Home
Badlands

Jungleland
Seven Nights To Rock
Born To Run
Bobby Jean
Dancing In The Dark
American Land
Twist And Shout

Facebook Twitter
Publicado por J.L.Ruiz / Archivado en:Conciertos
3 Comentarios

Neil Young, Lisboa (12/07/2008)

Publicado el jueves 17 julio 2008

Neil Young
Optimus Alive 2008. Lisboa, Portugal
12 de Julio 2008

El concierto de Neil Young en el festival Optimus Alive de Portugal tuvo todo lo que echamos en falta en su reciente actuación del Rock In Rio de Madrid: Una actitud inmejorable y esos temazos que han cimentado la leyenda del gran Buffalo canadiense a lo largo de su impresionante trayectoria.
El festival Optimus se celebra en Oeiras, una localidad costera muy cercana a Lisboa a la que no nos resulto muy complicado llegar (esta muy cerca de la torre de Belen, por la carretera de la costa). Este festival se celebra desde hace unos cuantos años y en la presente edición contaba con nombras destacados como Bob Dylan, Rage Against The Machine o el propio Neil Young, que cerraba las actuaciones del sábado, segundo día del festival.
A medida que se iba acercando la hora del concierto, la explanada frente al escenario se fue llenando de gente de diversa condición, veinteañeros melenudos, gente ya entrada en años y en general gente de todo tipo, y es que la música del canadiense ha sabido llegar a varias generaciones distintas.
Como viene siendo habitual en esta gira, el concierto empezó con “Love And Only Love”, ese genial tema de ese “Ragged Glory” que nunca me cansaré de ensalzar. La banda sobre el escenario era la misma que ha acompañado a Neil Young durante toda esta gira, a saber, Ben Keith en la guitarra ritmica, Rick Rosas en el bajo y Chad Crownwell en la batería, con los coros de Pegi Young.
Con el segundo tema, nada menos que “Powderfinger”, ya supe que estaba ante una de esas noches mágicas en las que el rock and roll convierte los sueños en realidades y es que la sentida letra y la sencillez de este tema siempre me han cautivado profundamente.
Tras “Spirit Road”, ese brillante tema de “Chrome Dreams II” llegaría otro de los grandes momentos de la noche y es que era la primera vez que escuchaba “Cortez The Killer” en directo, uno de los temas mas emocionantes de Neil junto a Crazy Horse que me hizo recordar las emociones vividas al lado de los surcos de ese “Zuma” y me hizo añorar a Billy Talbot, Ralph Molina y a Frank “Poncho” Sampedro, y es que con Crazy Horse sobre el escenario todos hubiésemos volado muy alto con esta canción.
Siguió una emocionante “Rockin’ In The Free World” potente y vibrante que terminó por demostrar que la faceta eléctrica y mas salvaje de Neil Young no se ha mermado lo mas minimo a pesar de los recien cumplidos 62 años del musico canadiense. Un set eléctrico verdaderamente memorable.
Como viene siendo habitual en esta gira, a mitad del concierto, Neil ofrece un pequeño set acústico, principalmente basado en las canciones de aquel majestuoso “Harvest” que, no lo olvidemos, sigue siendo su disco mas vendido y celebrado. Lo cierto es que escuchar a Neil Young con esas sentidas interpretaciones de “The Needle And The Damage Done”, “Old Man” o “Heart Of Gold” sigue siendo una auténtica delicia. En esta parte acústica sonaron también temas singulares y brillantes como “Oh Lonesome Me”, “Mother Earth” o “Unknown Legend”.
Como también viene siendo costumbre en esta gira, para finalizar el concierto Neil prepara de nuevo varios temas eléctricos, terminando en este caso, como ya hiciese en el Rock In Rio con “Words” y la apocalíptica “No Hidden Path” y he de decir que ambos temas sonaron bastante mas dinámicos y compactos que en su actuación de Madrid. Se notaba a Neil Young contento y relajado en todo momento y no cabe duda de que esta circunstancia ayudo a añadir la intensidad que requieren estos temas tan largos y complejos.
Fin de fiesta con “A Day In The Life” de los Beatles que nos dejo a todos con ganas de mas y es que no sabemos cuando podremos volver a ver a Neil sobre un escenario, y no sabemos si tendremos ocasión alguna vez de escuchar todos esos temas de todos esos discos que se han quedado fuera y que guardan miles de emociones.

Algunos videos (Fragmentos):

Powderfinger

Rockin In The Free World

A Day In The Life

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Conciertos
5 Comentarios

Neil Young, Madrid (27/06/2008)

Publicado el lunes 30 junio 2008

Neil Young
Rock In Rio, Madrid
27/06/2008

Por fin, después de 7 años (tras aquella actuación en el Esparrago Rock del 2001) Neil Young volvía a España, ofreciendo una única actuación en Madrid, dentro de ese esperpento mediático llamado Rock In Rio.
Lógicamente había bastante expectación desde hace bastante tiempo, y me consta que los fans del viejo Buffalo Canadiense se movilizaron desde todos los puntos de la península.
Hay que decir que el escenario y el entorno de este festival era sencillamente espectacular, enorme, con espacio para mas de 100.000 personas. La mayor concentración de publico se produjo no obstante durante la actuación de Manolo Garcia y al finalizar se formaron interesantes huecos frente al escenario que no dudamos en aprovechar para ver desde las primeras filas nuestro concierto.
Como sabéis, ya tuve ocasión de ver hace unos meses a Neil Young en Londres, en un entorno creo que mas apropiado que este, por lo que no estaba tan emocionado como esa primera vez, aunque si sentía ese hormigueo típico de los grandes conciertos.
Pasados unos minutos de las 12, tras unos instantes de espera donde vimos a Larry Craig colocar la mítica “Old Black” en su sitio, salto Neil Young al escenario con gesto tranquilo.
A diferencia del concierto de Londres de la anterior gira, aquí no había parte acústica, y el concierto comenzó con una “Mr. Soul” que ya nos permitió apreciar de cerca el mítico sonido eléctrico del canadiense, acompañado esta vez de la “Electric Band” compuesta por Ben Keith con la guitarra eléctrica, Chad Crownwell a la batería y Rick Rosas en el bajo.
El concierto siguió con “I´ve Been Waiting For You”, una de las canciones de su disco de debut en solitario que no es habitual escuchar en directo. El siguiente tema, “Cinammon Girl”, uno de sus grandes temas, ya terminó por caldear a la nutrida y entregada audiencia.
Tras “Spirit Road” sonó otro de los grandes temas que esta interpretando en esta gira, la monumental “Love and Only Love” del pluscuamperfecto “Ragged Glory”, uno de mis temas favoritos en el que inevitablemente, eche de menos a Crazy Horse. Este momento, seguido de la siempre infalible “Hey Hey, My My” fue el punto álgido del concierto (en su parte eléctrica).
A partir de aqui, el concierto se convertiría en una revisitacion de “Harvest”, del que rescato hasta 5 temas: “Oh, Lonesome Me”, “The Needle And The Damage Done”, “Old Man”, “Heart Of Gold” y la magnifica “Words”.
Entre medias, temas tambien curiosos de su repertorio como “Too Far Gone” del Freedom y “Get Back To The Country” del Old Ways.
Como única pega, la desmesurada interpretación de “No Hidden Path” que terminó por hacerse aburrida.
Tras una pequeña pausa, el concierto se cerró con una magnifica versión de “A Day In The Life” de los Beatles, un magnífico cierre a un gran concierto, como no podía ser de otra manera.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Conciertos
5 Comentarios

Neil Young, Londres (14/03/2008)

Publicado el martes 18 marzo 2008

Neil Young + Pegi Young
Hammersmit Apollo, Londres
14 de Marzo 2008

apollo.jpgEn cuanto tuve noticias de la gira europea de Neil Young y a medida que se confirmaba que no se pasaría por nuestro país, me puse manos a la obra para conseguir un par de entradas donde fuese para poder cumplir un sueño que se empezó a forjar hace ya muchos años, cuando las canciones de “Rust Never Sleeps” penetraron en mi corazón para no abandonarlo jamas. Al final la elección se decantó por Londres, porque es una ciudad que vive intensamente el Rock (no olvidemos que grupos como The Kinks, The Who, The Jam o Led Zeppelin se formaron allí) y por la sala donde seria la actuación, el Hammersmith Apollo, un enclave cargado de simbología (allí fue el último concierto de Ziggy Stardust, allí fue uno de los mejores conciertos de Bruce Springsteen).
Con las entradas en mi poder desde Diciembre del año pasado, he pasado estos meses revisando en profundidad la discografía del genial músico canadiense y disfrutando de las reseñas de los conciertos de Paris, Amsterdam y demás sitios de la gira con una sana envidia.
Todo en esta vida llega, y el Jueves tome un avión rumbo a Londres según lo previsto y casi sin darme cuenta, allí estaba el Viernes 14 delante del Hammersmith Apollo que lucía en el luminoso de su fachada las siguientes palabras: “An ITB Presentation, Neil Young, Sold Out”.
Un poco mas tarde de la hora establecida abrieron por fin las puertas del Apollo y lo primero que he de decir es que el sitio es verdaderamente espectacular, un antiguo teatro con decoración victoriana en madera con una acústica simplemente impecable, cálida y nítida, ideal para sonidos tanto acústicos como eléctricos.
Instalados ya en nuestras butacas y listos para disfrutar de una noche única llegó el turno de Pegi Young, a la sazón la mujer de Neil que viene ofreciendo el papel de telonero en toda esta gira. No he escuchado su disco de debut así que no tengo suficientes elementos de juicio, aunque su actuación nos sirvió para calibrar las capacidades sonoras del recinto y para disfrutar con la pericia de Ben Keith con el pedal steel en unas canciones de marcado caracter country-folk. Lo mas destacable, la correcta versión de todo un clásico: “Hickory Wind” de Gram Parsons.

Tras una pausa que a muchos se nos hizo interminable, Neil Young salió por fin al escenario y tras saludar brevemente se sentó en el centro de su imponente circulo de guitarras. Empezó con “From Hank To Hendrix“, esa preciosa canción incluida en “Harvest Moon” (1992) que resume en unas pocas lineas la historia de este virus que nos alimenta llamado Rock and Roll. Un anticipo a uno de los mejores momentos de la noche que llegó con la segunda canción, y es que “Ambulance Blues“, una de las canciones malditas de su disco mas oscuro (“On The Beach” 1974), es una de esas canciones que siempre me han estremecido y ver a su autor allí delante desgranando esas desgarradoras reflexiones hizo que se me escapasen ya las primeras lágrimas (no serían las últimas).
Tras otro tema igualmente brillante aunque mas desconocido como “Sad Movies“, Neil se sentó al piano para interpretar nada menos que “A Man Needs A Maid” una de las geniales canciones incluidas en “Harvest”, aunque no sería esta la única canción separado de sus guitarras y así sonaron también “Journey Through The Past” y ya casi al final del set la inconmensurable “After The Gold Rush”. En esta parte acústica del concierto Neil tuvo tiempo para ofrecernos además otros temas igualmente gloriosos, míticos y mágicos como “Harvest“, “Don´t Let It Bring You Down“, “Old Man” (Primera “Canción Perfecta” de esta pagina) o la estupenda versión acústica de la iniciática “Cowgirl In The Sand“. Casi nada. Siento escalofríos solo de recordarlo.

apollo1jpg.JPGTras una nueva pausa para recuperarnos de tanta emoción y para despejar un poco el escenario salió finalmente a escena la banda eléctrica que está acompañando a Neil Young en todo este Eurotour 2008: Ben Keith a la guitarra, Rick Rosas al bajo y el Crazy Horse Ralph Molina a la batería. Como el propio Neil dijo mas tarde: “A Ben le conozco desde los 60, a Rick desde los 80 y a mi hermano Ralph desde siempre”. Neil salió a escena cambiando su traje blanco del set acústico por uno negro que daba a entender perfectamente sus intenciones: ofrecer una descarga de rock eléctrico como solo el sabe hacer. No nos equivocábamos y así “Mr. Soul” me permitió conocer por fin como suena la mítica “old black” en directo con esos viejos amplificadores a tope.
El set eléctrico siguió con “Dirty Old Man” uno de los mejores temas del “Chrome Dreams II” (2007), seguido de “Spirit Road” del mismo disco, pero nada comparable con lo que vino después: “Powderfinger” y “Hey Hey, My My“. Aquí las lágrimas ya eran un llanto desconsolado, lloraba de auténtica emoción al ver al fin cumplido uno de mis mas ansiados deseos.
Llegados a este punto mi capacidad critica y la cierta posición “distanciada” que quería mantener para poder ofreceros una crónica medianamente objetiva se fueron completamente abajo. Me daba igual lo que tocase después, me daba absolutamente igual todo, solo quería seguir viendo a Neil allí arriba, haciendo rugir a su guitarra, bailando ese baile extraño que le posee azotado por la electricidad y el rock and roll. Solo después, ya en Madrid, pude concretar el setlist que completó el concierto. Con decir que sonaron “Cinnamon Girl“, “Tonight’s The Night” y un “No Hidden Path” de cerca de media hora creo que esta dicho todo.
Soy muy fan de Neil Young, creo en Neil Young, pero reconozco que tenia ciertas dudas ante este concierto. Neil tiene ya 62 años, y su voz ya no es la que era. Fallo mio. Neil no se apellida Young por casualidad.
Conclusión: El puto mejor concierto de mi puñetera vida. punto.

Tracklist Completo:

1. From Hank To Hendrix
2. Ambulance Blues
3. Sad Movies
4. A Man Needs A Maid
5. No One Seems To Know
6. Harvest
7. Journey Through The Past
8. Mellow My Mind
9. After The Gold Rush
10. Love Art Blues
11. Old King
12. Don’t Let It Bring You Down
13. Cowgirl In The Sand
14. Old Man

15. Mr. Soul
16. Dirty Old Man
17. Spirit Road
18. Powderfinger
19. Hey Hey, My My
20. Too Far Gone
21. Oh, Lonesome Me
22. The Believer
23. No Hidden Path

24. Cinnamon Girl
25. Tonight’s The Night

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Conciertos
12 Comentarios

American Music Club (20-21/02/2008)

Publicado el domingo 24 febrero 2008

Marzipan Man + American Music Club
Sala Acapulco (Gijón)
20 de Febrero 2008

tracklist.jpgAbrió el concierto el mallorquín Jordi Herrera, cantante de los Satellites, actualmente centrado en su proyecto paralelo bajo el nombre de ‘Marzipan Man‘. Inspiración, personalidad, buenas canciones y un gran intérprete, con una voz mezcla de niñez y hechizo canalla. Ofreció un concierto acústico, sólo con guitarra y una armónica casi innecesaria (nulo protagonismo y dudosa afinación). Los ojos cerrados, pegado al micrófono como si lo quisiera con pasión y bamboleándose lentamente, sobre el asiento, a uno y otro lado, dando la impresión de que podía llegar a caerse en ocasiones, fue desgranando la media docena de canciones con la que sedujo al público, basando su repertorio en versiones íntimas más que en el nuevo álbum (entre as más sonadas ‘Corrine, Corrina‘, clásico folk-blues tradicional versionado por decenas de intérpretes, o el ‘Where did you sleep last night‘, canción de Leadbelly más conocida por la versión de Nirvana).

No había seguido hasta ahora su carrera, después de esta actuación me ha dejado con ganas de seguir atentamente sus pasos. Como única pega mencionar su evidente apego a los excesos (con el consiguiente riesgo de que la noble madera de la que está hecho se acabe pudriendo si sigue flotando en esas aguas).

A continuación les tocó el turno a ‘American Music Club‘. La impresión con la que me he quedado después del concierto es la de “me espareba más”, es decir, no me han convencido. Después de los grandes discos que han editado y de los años que llevan en la palestra uno se espera, o yo al menos lo esperaba, ver a un grupo cohesionado y entregado en el escenario. En cambio lo que he visto ha sido una banda con aparentemente escasos ensayos, marcada sensación de amateurismo, liderada por una fuerte personalidad, la de Mark Eitzel, entusiasmado en principio pero a medida que pasaba el concierto se fue desinflando, flotando una clara sensación de enfado hacia el final. Una vez terminada la actuación pude conseguir el ‘track list’ que tenía cada músico a sus pies, y comprobar como después de la séptima canción se saltaron casi todo el resto del repertorio, quedando las 16 canciones que tenían previsto tocar en únicamente 10, incluido el bis final (en varias ocasiones me surgió la duda si estaría molesto por las voces de la gente que en la barra no paraban de hablar, o si sería por su irascible personalidad). Acompañandole estaban Steve Didelot, el nuevo batería, también haciendo coros, y Sean Hoffman al bajo y coros, que cumplieron perfectamente y aportaron buenas vibraciones. Vudi, el fiel guitarrista, no tuvo su mejor noche, tiene fama de caótico y en esta ocasión lo demostró con creces, ensimismado en su mundo y guitarra, no siempre afinada (y continuamente intentando afinarla), transmitiendo unas veces mucha más fuerza de la que en el escenario se percibía, y otras veces perdido entre las distorsiones, quedando en evidencia los claros motivos eufórico-químicos que a ello le llevaban. Menos mal que estaban para salvar el momento la gran voz de Mark, su carisma y sus grandes (aunque escasas) canciones, capaces de brillar en medio de noches nubladas e iluminar múltiples emociones. Aunque la gira tiene como base el nuevo disco “The Golden Age”, cuyas canciones ganaron en intensidad y me convencieron mucho más al ser tocadas en directo, también interpretaron otros temas más conocidos de sus anteriores trabajos (“Johnny Mathis’ Feet“, “Home“, “Revolving Door“, “Jesus’ Hands“, que la cantó él solo con guitarra antes de marcharse por primera vez -y sin terminarla-, o “Hello Amsterdan” para finalizar). Mientras Vudi y sus compañeros se acercaron a alguna mesa a hablar con la gente, Mark recogía sus instrumentos. Algunos fans se le acercaron para pedir autógrafos, con cara de malestar firmó por cortesía pero con claras señales de que aquello no le apetecía lo más mínimo, contestando con la mayor brevedad posible a los que intentaban entablar algún tipo de conversación. Sólo quería marcharse al hotel cuanto antes antes y así lo hizo.

Como resumen me quedo con las acertadas interpretaciones, con los momentos de buen feeling y el grato recuerdo de un público entregado (al menos los que estábamos más cercanos al escenario). Si bien la sensación de que aquello podía haber dado mucho más de lo que nos ofrecieron, junto a mis expectativas de encontrarme también con mucho más, me llevan a hablar del sabor con el que me he quedado al final: agridulce.

Listado de canciones que interpretaron:

1) The Decibels and The Little Pills (‘The Golden Age’)
2) All the Lost Souls Wellcome You to San Francisco (‘The Golden Age’)
3) Johnny Mathis’ Feet (‘Mercury’)
4) All My Love (‘The Golden Age’)
5) The Sleeping Beauty (‘The Golden Age’, previamente editada en ‘Candy Ass’ – Mark Eitzel)
6) Home (‘Love Songs For Patriots’)
7) The Windows Of The World (‘The Golden Age’)
8) Revolving Door (‘San Francisco’)
9) Jesus’ Hands (‘Everclear’)
10) Hello Amsterdam (‘San Francisco’)

Bandini + Delco + American Music Club
Sala Caracol (Madrid)
21 de Febrero 2008

eitzelgijon.jpgYa hemos vertido en esta pagina multitud de elogios hacia Bandini, pero ellos, lejos de amilanarse siguen adelante creciendo como banda y como músicos, tal como pudieron demostrar en su papel de teloneros de American Music Club. Bandini ofrecieron un set corto, de apenas 30 minutos en el que se centraron en los temas nuevos que han de nutrir su nuevo álbum, unos temas mas correosos, mas densos, mas dificiles con los que supieron captar la atención de las pocas almas que había en la sala Caracol a tan temprana hora. Richard cada día canta mejor y cada vez se le nota mas cómodo encima del escenario. Los temas que recuperaron del celebrado “The Sunny Album” sonaron también mas directas, mas vivas, mas concisas. Esperamos con impaciencia ese segundo album.

Tras Bandini ofrecieron su set Delco, un concierto voluntarioso e ilusionado, pero que me parece no casaba muy bien con el tono general de la noche. De todas formas no he escuchado ninguna de sus grabaciones por lo que emitir aquí un juicio sobre su actuación seria profundamente injusto.

Quien haya visto ya en alguna ocasión a Mark Eitzel en directo, ya sea solo o junto a American Music Club sabe de sobra que el directo es un terreno mas que pantanoso para el compositor californiano. Mark Eitzel no se siente a gusto delante del publico, y sus actuaciones son muy sensibles a sus (frecuentes) cambios de animo, por lo que siempre hay que estar preparado para todo.
El del viernes no fue un buen concierto, siendo malévolos tendríamos que decir que por momentos se rozó el patetismo, pero yo me quedo con el talento y las canciones, muy grande el uno y muy buenas las otras. Y es que ante clásicos como “Blue And Grey Shirt” o “Hello Amsterdam” no queda mas que disfrutar y rendirse a la evidencia de que Mark Eitzel es uno de los “Songwriters” mas importantes de nuestra época.
La nueva sección rítmica elegida para la grabación de “The Golden Age” y la consiguiente gira no acaba de acoplarse bien con los tiempos que exigen las canciones de American Music Club y en general toda la banda sonó espesa y dispersa. Destacó la fantástica “Home” del “Love Songs For Patriots” y algún corte de su nuevo disco como la sinuosa “All The Lost Souls Welcome You To San Francisco“, aunque las verdad es que la sensación final, tras poco mas de 45 minutos de actuación fue de franca decepción.
Mark Eitzel y el Club de la Música Americana son mucho mas de lo que demostraron el viernes.

Facebook Twitter
Publicado por jose / Archivado en:Conciertos
Hacer un comentario

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress