Categoria Cine

Crash

Publicado el jueves 23 noviembre 2017

Crash (1996)

Director: David Cronenberg

Intérpretes: James Spader, Holly Hunter, Elias Koteas, Deborah Kara Unger, Rosanna Arquette

crashSi tuviera que definir con un adjetivo a David Cronenberg, tal vez el más adecuado sería “calenturiento”. Repasando la filmografía de este realizador canadiense curtido en sus inicios en el cine fantástico, pocos podrían acusarle de ser un remilgado, y tal vez sea Crash su película menos remilgada, que ya es decir.

Basada en una novela de J. G. Ballard, autor de El Imperio del Sol, Crash es un filme que hoy por hoy permanece relativamente cubierto por un manto de discreto anonimato dentro de la trayectoria de Cronenberg, en parte por culpa de esa insulsez de título homónimo que alcanzó notoriedad gracias a los Oscar – Saldos de 2006. Pero no cabe duda de que parte de culpa la tiene también lo atrevidísimo y poco convencional de la película, al menos para los estándares habituales. Si cuando Ballard presentó la novela a los editores alguno de ellos le espetó que necesitaba urgentemente ayuda psiquiátrica, cabe preguntarse lo que dirá más de uno al ver la cinta por vez primera, porque Crash puede resultar muy difícil de digerir por el espectador de cine medio; ese que acude a una sala preferentemente “para divertirse” en compañía de su pareja o los amigos. Sin duda se trata de un filme complicado de clasificar, pues no se trata exactamente de un drama ni de un thriller de acción, por ejemplo, y desde luego tampoco es una comedia. Estamos ante una película que no deja indiferente a nadie: o la amas o la odias, aunque yo personalmente opto por juzgarla desde un prudente término medio. Porque no está mal hecha y se deja ver, tal vez con la excepción de un último tercio en el que a Cronenberg se le pira la pinza cosa mala (que ya es decir viniendo de él), y siempre teniendo en cuenta que por sus características y su ambiente turbador y opresivo, que “atosiga” al espectador desde el inicio, puede llegar a incomodar a más de uno.

Lo más llamativo es ver a rostros más o menos conocidos dentro del Hollywood comercial de los 90 metidos en esta historia, que gira en torno a un grupo de personas que se ponen cachondas viendo (y sufriendo) accidentes de tráfico; una historia de gente muy extrema envuelta en situaciones aún más extremas, con escenas de sexo en el límite de lo explícito nada comunes incluso en películas de esta índole. Lo dicho: casi un filme de culto, si no lo es ya.

Facebook Twitter
Publicado por Leo / Archivado en:Cine
4 Comentarios

Salvador (Puig Antich)

Publicado el domingo 19 noviembre 2017

Salvador (Puig Antich) (2006)

Director: Manuel Huerga
Interpretes: Daniel Brühl, Tristan Ulloa, Leonardo Saraglia, Leonor Watling, Ingrid Rubio

Salvador Puig Antich fue el ultimo ejecutado por el régimen franquista en España. Un joven militante anarquista que se convirtió en chivo expiatorio por el magnicidio de Carrero Blanco a manos de ETA en 1974 y que terminaría convirtiéndose en símbolo para mucha gente del fin de la dictadura y de la llegada de la democracia a nuestro país.
Que Salvador Puig fue y sigue siendo un personaje controvertido lo demuestra la cantidad y variedad de opiniones que resultan tras introducir su nombre en Google, opiniones encontradas que proyectan y magnifican aun mas la sombra de un personaje ajusticiado ahora hace 33 años.
Es por esto que el proyecto del director Manuel Huerga de retratar en una película sus últimos años encontró desde el principio igual numero de partidarios como de detractores. Afortunadamente creo que el resultado final, aunque sin duda no acallara las criticas, sin duda merece la pena.
Salvador es una película ciertamente brillante, redonda y cuidada hasta los últimos detalles.
Hemos de empezar hablando de una factura técnica verdaderamente magnifica, con una fotografía oscura, certera y precisa que traslada al espectador a la incertidumbre y el pánico de aquellos años tan trascendentales, y con una musica contundente y evocadora que se ajusta perfectamente a la narración.
La película tiene dos partes bien diferenciadas, por un lado la narración que hace el propio Salvador a su abogado de los acontecimientos que llevaron a su detención y por otra parte el agónico proceso judicial que termina con su ejecución en una celda de la cárcel Modelo de Barcelona, ambas partes mantienen en todo momento una importante carga dramática que va in crescendo a medida que avanza el metraje.
Cabe destacar el excelente trabajo de los actores protagonistas, en especial el del joven Daniel Brühl encarnando al propio Salvador, quien refleja acertadamente varias de las contradicciones que rodearon al polémico personaje.
Con todo, creo que la mayor virtud del film y de Manuel Huerga es haber sabido aislarse de la innegable carga política de este episodio clave centrándose en realizar verdadero cine, cine con mayúsculas, aquel que cuenta historias sin preocuparse de las consecuencias.
Salvador es una película rotunda, impecable y emocionante, y dados los tiempos que corren, absolutamente necesaria.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Cine
3 Comentarios

El Buen Ladron

Publicado el sábado 18 noviembre 2017

El Buen ladrón
The Good Thief (2003)

Director: Neil Jordan
Interpretes: Nick Nolte, Tcheky Karyo, Nutsa Kukhianidze, Ralph Fiennes

El Buen Ladrón parecía a primera vista un típico thriller de atracos a lo “Ocean´s Eleven” aunque la dirección de Neil Jordan, la procedencia europea del film y sobre todo la presencia de Nick Nolte hacia pensar en algo un poco mas trabajado.
Nick Nolte encarna a Bob, un maduro atracador americano que pasa sus días enganchado a la heroína y al juego en los bajos fondos de la ciudad de Niza, la aparición de Anne (Nutsa Kukhianidze), una joven prostituta, hará que Bob desee volver a atracar para dar un gran y último golpe, la oportunidad surge en un casino de Montecarlo, donde están expuestos valiosisimos cuadros de pintores ilustres. Bob es seguido de cerca por el jefe de policía (Tcheky Karyo) que espera desde hace años descubrirlo y detenerlo Se iniciara entonces la planificación del atraco, Bob deja la heroína y el juego y reúne a su equipo al mas puro estilo Frank Sinatra.
El Buen Ladrón es una coproducción europea y toda la película esta rodada en Niza y Montecarlo, excepto Nolte y Ralph Fiennes el reparto esta compuesto por actores semidesconocidos que representan unos roles excesivamente estereotipados, en realidad, las buenas sensaciones que transmite sobre todo un espléndido Nick Nolte se diluyen rápidamente ante lo previsible y tópica que es la historia y lo plano de la interpretación de los secundarios.
Lo mejor sin duda la interpretación de Nolte, soberbio en la primera parte del film en su papel de tipo amargado enganchado a la heroína, luego su papel, como el resto de la película va perdiendo interés hasta completar un desenlace que solo se puede calificar como ridículo.
He de admitir que la película es ciertamente entretenida si se perdonan todos sus clichés aunque la sensación final es un tanto decepcionante porque quizás la historia no daba para mucho mas, pero al personaje de Bob se le podría haber sacado bastante mas jugo.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Cine
Hacer un comentario

Up

Publicado el martes 14 noviembre 2017

Up (2009)

Directores: Pete Docter, Bob Peterson

Intérpretes (doblaje V.O.): Edward Asner, Christopher Plummer, Jordan Nagai, Bob Peterson, Delroy Lindo, Jerome Ranft

up-poster

Los chicos de Pixar llevan años demostrando que son los mejores en el terreno de la animación digital. Desde que en 1995 estrenaron Toy Story, una verdadera revolución por aquel entonces que, además, arrasó en taquilla, John Laseteer y sus huestes no se han bajado de un carro al que, con el tiempo, otros se han ido subiendo con mayor o menor fortuna. A día de hoy el logo de Pixar es marchamo de calidad, no ya por las habilidades técnicas de las que la casa hace gala con cada nueva película, si no por el hecho de que dichas películas van mucho más allá del simple cine de animación para niños “made in Disney” que todos estábamos acostumbrados a ver hasta que esta gente irrumpió en escena. La originalidad y el atrevimiento de sus propuestas se ha ido plasmando en guiones cada vez más próximos a lo que podríamos llamar “películas de verdad”, que sin dejar de ser aptas para todos los públicos pueden ser vistas por niños y mayores, sin que los primeros se aburran ni los segundos piensen necesariamente que están viendo una peli para críos.

En Up todas las premisas arriba citadas se cumplen casi al pie de la letra. Una vez más la propuesta que da pie al filme es atrevida y original: un vejete cascarrabias, harto de la mierda de mundo en que vive, decide un buen día atar a su casa un montón de globos para irse volando a Sudamérica montado en ella. Partiendo de esa idea tan descabellada, los guionistas construyen una historia que por momentos parece beber de las fuentes del Cuento de Navidad de Dickens, pero que enseguida te llama la atención y te engancha a la pantalla. La primera media hora de metraje es un cañón, con un tramo de diez minutos tras la secuencia de inicio que es absolutamente magistral. Pero por desgracia no todo iba a ser perfecto, y la culpa de que el tinglado comience a flaquear la tiene presumiblemente Disney, que por algo maneja los hilos aquí y pronto mete baza con el puto criajo de los cojones el típico niño presente en cualquier peli Disney que se precie, dispuesto a darnos lecciones de moralina casposa. No es que entonces la cinta se venga abajo, que no lo hace ni mucho menos, pero en el momento en que el infante empieza a compartir protagonismo con el Sr. Fredericksen la acción se resiente considerablemente. Por fortuna el niño, aunque repelente, no lo es tanto como nos podríamos temer y más o menos se soporta. Pero resulta evidente que es un lastre, que no aporta nada importante a la trama. La peli se podría haber hecho perfectamente sin él, y lo cierto es que si nos la imaginamos sin él probablemente lleguemos a la conclusión de que ésta podría haber ganado unos cuantos enteros más, dándose vía libre para mantener un tono más adulto a lo largo de todo el filme, sin tantos brindis a la audiencia más infantil.

Esto no quiere decir necesariamente que Up sea decepcionante o mala. Al contrario: aún con sus “peros” la película es divertida y está repleta de momentos buenos, otros muy buenos, y unos pocos simplemente sensacionales. Si eres niño te lo pasarás muy bien con una historia que combina sabiamente diversión, amor, amistad y aventuras; y si eres mayor y así lo deseas, tampoco te sentirás tratado como un niño por un guión que por momentos admite una lectura entre líneas tremendamente seria e intimista. Como guinda al pastel, en esta ocasión incluso el doblaje al castellano es bastante aceptable, con el gran Luis Varela prestando su voz al Sr. Fredericksen. De la parcela técnica no hace falta comentar nada porque Pixar lo borda, como siempre, aunque ya puestos dejo claro que no merece la pena ver la película en formato 3D: la sensación de profundidad está mucho menos conseguida de lo que a priori podríamos imaginar, y para colmo la imagen pierde en colorido y contraste respecto a los tradicionales 35 mm.

Facebook Twitter
Publicado por Leo / Archivado en:Cine
Hacer un comentario

Kids

Publicado el martes 7 noviembre 2017

Kids (1995)

Director: Larry Clarck
Interpretes: Leo Firtzpatrick, Justin Pierce, Chloe Sevigny.

“Soy muy cool
Doy por cool
Estoy un poco loco
¡Soy gilipollas!”

DAS POR COOL – Lehendakaris muertos

Siempre he comentado en esta web (y si no lo he hecho, pues lo hago ahora y punto) que si los 70 fueron años de “cine de autor” y los 80 años gloriosos para el “cine de palomitas”, los 90 fueron los años indiscutibles del “cine indie”. Películas como Clerks o Mi Idaho privado, así como festivales como el de Sundance, pusieron de moda el rollo ese de pillar por banda una cámara y rodar pelis “comprometidas” con cuatro cuartos. Es más: cuanto más “comprometida” fuese tu peli y menos dinero te hubieses gastado en ella (y por lo tanto, más tiñoso fuese su aspecto) mayores eran tus posibilidades de convertirte en icono. Ahí están para demostralo gentes como Kevin Smith o Robert Rodriguez. El problema es que con la deblacle posterior del cine comercial, lo “indie” pasó a convertirse en “cool” (así, literalmente). De ahí al gafapastismo y a la culturetada rancia que padecemos hoy en día sólo había un paso. Un fenómeno tan “costra” e intocable como la Monarquía española, y si no probad a meteros en un cine V.O. a ver cosas como las de ESTE SEÑOR, salid luego comentando que os han parecido un tostón pretencioso, y permaneced atentos a las miradas asesinas que os dedicará cierto sector del público asistente. Afortunadamente, no es éste el caso de KIDS.

Producida en plena efervescencia “indie” (1995) por Gus Van Sant, deidad del subgénero en ese momento, esta película se ha convertido con los años en un clásico de culto. Fue presentada en Sundance (¿dónde si no?) y los taimados hermanos Weinstein, dueños de Miramax, vieron el filón que supondría. Compraron los derechos de la cinta no sin antes crear una distribuidora “independiente”, para exhibirla a gran escala bajo el paraguas de Disney (a quién pertenecía Miramax) con una etiqueta de “peli independiente”, que le permitiese llegar al gran público sin ahuyentar por ello al público habitual de este tipo de películas, aunque tal etiqueta fuese ahora pura fachada. De paso no cabreaban a los jefes de Disney, quienes no querían ver su nombre asociado a una cinta tan dura, aunque no renunciaban a llevarse su tajada del pastel, desde luego. La jugada, como vemos, era redonda. Y salió redonda, hasta el punto de haberse convertido en una práctica habitual en nuestros días, con ejemplos como Entre copas o Pequeña Miss Sunshine.

Kids es un crudo retrato sobre la vida nihilista y amoral de un grupo de jóvenes neoyorkinos de clase baja. Rodada al más puro estilo “indie” (escaso presupuesto, cámara en mano, actores noveles, sin artificios de ninguna clase…) esta cinta golpeó las conciencias de muchos, y supuso un toque de atención a la juventud ante el peligro del SIDA y la promiscuidad sexual sin precauciones, lo cual no quiere decir que contenga un mensaje moralista y reaccionario ni mucho menos. La base argumental del guión es simple, pero está bien llevada y el ritmo no decae en ningún momento, logrando incluso crear una notable atmósfera de tensión y “mal rollo” que engancha a la pantalla. A ello también contribuyen las muy naturales interpretaciones de los actores. Particularmente la de Leo Fiztpatrick, absolutamente repulsivo en su papel de desvirgador “profesional” de jovencitas, una de esas interpretaciones rebeldes que tanto molan a los actores jóvenes.

Kids es la película que habría querido rodar Fernando León de Aranóa de haber tenido talento. Una película que no se anda por las ramas y dura como un puñetazo al estómago. Sin ser tampoco una maravilla de la ciencia, se puede ver (si no te repugna lo que vas a ver) y hace reflexionar a la vez que también entretiene, algo esto último que es lo mínimo exigible para cualquier película. Cosa ésta que olvidan muchos asiduos del cine iraní o del Dogma 95 ese, cuando te espetan en la cara lo inculto que eres por comprarte la edición especial de Abyss en DVD. Total, todo para encontrártelos luego en el tren leyendo el Que! y notar cómo se les pone la cara roja como un tomate cuando se dan cuenta de que les has “cazado”. Dime de qué presumes y te diré de lo que careces.

“INTERVENCIONES: SANTIAGO SIERRA
El artista organiza la lectura continuada en lengua árabe de una guía de teléfonos palestina. Una y otra vez a lo largo de 120 horas ininterrumpidas. Hasta el 21 de Noviembre. Galería Helga de Alvear (Doctor Fourquet, 12. 914680506. Metro Lavapiés)”.

Agenda Cultural – EL PAÍS DE LAS TENTACIONES (Fuente: Las Horas Perdidas – www.lashorasperdidas.com)

Facebook Twitter
Publicado por Leo / Archivado en:Cine
Hacer un comentario

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress