Categoria Cine

1984

Publicado el Miércoles 13 septiembre 2017

Nineteen Eighty-Four (1984)

Director: Michael Radford
Interpretes: John Hurt, Richard Burton, Suzanna Hamilton

Rodada curiosamente en 1984, Nineteen Eighty-Four adapta a la pantalla grande la magnífica novela de George Orwell, con un gran respeto hacia el profundo sentido de la obra, Michael Radford filma dos horas angustiosas, donde se recoge el estremecedor relato de la lucha de un hombre contra el sistema, la afirmación de la propia humanidad frente a la perfecta maquinaria del partido.
Oceanía es un estado totalitario en guerra permanente con Eurasia, el partido controla todas las facetas del individuo y de la propia realidad, moldeando el pasado a su antojo, negando el carácter individual de los humanos, considerados meras piezas del engranaje del partido y del sistema.
Winston Smith (John Hurt) es un funcionario en el ministerio de la verdad, un rebelde que se niega a aceptar la realidad impuesta por el partido, Smith se enamorará de Julia (Suzanna Hamilton) y llevara su amor hasta las ultimas consecuencias, sabiendo que amar esta prohibido, sabiendo que se esta condenando a una muerte segura.
O’Brien (Richard Burton) contactara con Smith como un supuesto aliado, un miembro de la resistencia en quien depositará sus esperanzas, buscando, deseando una revolución, soñando con un mundo distinto que siempre ha creído conocer.
Radford se adapta fielmente a la obra de Orwell, aunque muchos detalles quedan solamente esbozados, centrándose sobre todo en el personaje de Smith, en su angustiosa lucha. La película adquiere un tono bastante reflexivo, bastante introspectivo, es necesario conocer la novela para comprender claramente ese mundo de pesadilla, el significado real de esa cara del Gran Hermano vigilante en cada habitación, en cada rincón.
Una correcta adaptación que logra captar el ambiente opresivo de la novela, pero que no aporta gran cosa por si misma.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Cine
Hacer un comentario

Elephant

Publicado el Domingo 10 septiembre 2017

Elephant (2003)

Director: Gus Van Sant
Interpretes: Alex Frost, Eric Deulen, John Robinson, Elias McConnell

Gus Van Sant se ha forjado con el paso de los años una merecida reputación de director competente, siempre a caballo entre el cine de autor mas independiente y sus flirteos con la industria, Van Sant tiene en su haber un puñado de películas sinceras, duras y comprometidas.
El tema de la adolescencia, ya abordado en películas como “Drugstore Cowboy” o “El indomable Will Hunting” es el tema central de Elephant, una adolescencia retratada con fidelidad por sus propios protagonistas (los actores son jóvenes no profesionales) en una cinta dura que tendría que hacer reflexionar a mas de uno.
El film se basa en los sucesos del instituto Columbine de Littleton en 1999, aunque se aclara que la pelicula es ficticia y no tiene ninguna relación real con esos sucesos, el tema de las armas en Estados Unidos ya fue magníficamente abordado por Michael Moore en “Bowling for Columbine” aunque de una forma mas general, mas analítica, Elephant se limita a describir un dia en un instituto de los EE.UU, un dia que parece un dia cualquiera hasta que se descubre que no lo es, hasta que explota la tragedia.
La construccion de la película es bastante peculiar, una camara sigue continuamente a cada personaje mientras realizan sus tareas habituales, asi vemos como Eli saca fotos a sus compañeros, o a John llegando tarde a clase o a Nate tras su entrenamiento, poco a poco nos introducimos en la rutina de un instituto cualquiera, en una ciudad cualquiera, como si fuesemos un estudiante mas.
Se muestran varias situaciones que se dan simultáneamente y asi hay escenas repetidas desde distintos ángulos que sirven de enlace al espectador. La realización es completamente aséptica, Van Sant en ningún momento introduce juicios de valor ni ningún tipo de valoración, los únicos dialogos son los que se producen entre los propios estudiantes, dialogos bastante casuales e insustanciales, aún en los momentos mas dramáticos.
La tensión va subiendo a medida que transcurre la película, la sensación de que algo terrible va a pasar se va apoderando del espectador, poco a poco se van mostrando detalles terribles, detalles incluso macabros integrados con total naturalidad entre los jóvenes hasta que la tragedia ya es inevitable.
La cinta es ante todo una seria llamada de atención a la sociedad norteamericana sobre la clase de jóvenes que estan formando, unos jóvenes sin valores, sin creencias, sin escrúpulos, egoistas y crueles, es tambien una feroz crítica al sistema educativo, empeñado en asignar roles y categorias a los jóvenes creando nucleos de marginalidad desde muy temprana edad.
Un pais donde cualquiera puede comprar un arma es ya de por si un sitio peligroso, si además los jóvenes no tienen ningun reparo en usarlas las cosa se convierte en una bomba de relojeria dispuesta para explotar.
Elephant es una pelicula dura, difícil, bien planteada y bien realizada, una buena muestra de cine comprometido y un feliz retorno de Van Sant al cine mas independiente.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Cine
10 Comentarios

Grita libertad

Publicado el Viernes 25 agosto 2017

Cry freedom (1987)

Director: Richard Attenborough

Intérpretes: Denzel Washington, Kevin Kline, Penelope Wilton, John Thaw, Josette Simon, John Hargreaves, Ian Richardson

A la mayoría de quienes lean este texto y tengan menos de 20 o 25 años, la palabra Apartheid seguro que no les sonará de nada. Hoy día, y por fortuna, este término es un triste recuerdo en el fondo de los libros de historia, pero hasta hace relativamente poco tiempo estaba muy presente en las vidas de millones de personas, para quienes dio nombre a uno de los sistemas de gobierno más infames y miserables jamás conocidos por la humanidad.

Con Nelson Mandela pudriéndose en la cárcel y con la oposición interna (negra o blanca, sin distinción) maniatada por un feroz sistema represor, Steve Biko fue uno de los hombres que más lucharon y arriesgaron para denunciar pública, abiertamente y desde dentro, la opresión de un gobierno que institucionalizaba el racismo convirtiéndolo en una forma de vida. Su detención y muerte a manos de la policía tras días enteros de cruel tortura en 1977, junto con la espantosa matanza de estudiantes de Soweto ocurrida un año antes, terminó despertando la conciencia de un mundo que hasta entonces había ignorado casi por completo lo que sucedía a diario en Sudáfrica.

Es un hecho que el cine es un negocio que se mueve al son de los acontecimientos que le toca vivir, y que por tanto suele apuntarse enseguida a las modas imperantes en cada momento, dejándose “llevar por la corriente” por así decirlo. Desde ese final de los años 70, pero sobre todo a partir de mediados de los 80, el movimiento anti-Apartheid había ido creciendo en Occidente. El cine no fue ajeno a esta masiva manifestación contra el racismo y el “problema sudafricano”, aparte de ser una fuente diaria de noticias, empezó a tener presencia más o menos destacada en multitud de películas. Y Sir Richard Attenborough, uno de los profesionales más respetados del panorama cinematográfico inglés, tampoco quiso perder la oportunidad de denunciar a aquel Gobierno y a su sistema de forma directa.

Más que una biografía del activista negro Steve Biko, Grita libertad es la historia del periodista blanco que lo acompañó durante sus últimos dos años de vida. Donald Woods pasó de enemigo a amigo, teniendo que huir de Sudáfrica al intentar denunciar ante la opinión pública la más que sospechosa muerte de Biko. Tras ello convirtió su pluma en una de las espadas más afiladas en la lucha contra el sistema de segregación racial, que acabaría por desmoronarse finalmente a principios de los años 90.

Siendo quién es, de Richard Attenborough no se podría esperar otra cosa que un producto profesional y bien acabado, y Grita libertad lo es. En 1987 a Attenborough se le recordaba sobre todo por Gandhi, una película buena aunque sobrevalorada, que había arrasado en taquilla y en los Oscar de 1982. Acostumbrado a lidiar con producciones de gran calibre como aquella, sorprende verlo al timón de una película como esta, bastante pequeña en comparación, aunque a mi juicio superior en algunos aspectos. El filme se beneficia de todos los puntos fuertes del veterano realizador británico, como su cuidado a la hora de elaborar las tomas y, sobre todo, la excelente dirección de actores que logra hacer creíble a Kevin Kline en un papel bastante alejado de la habitual vis cómica por la que es conocido, demostrando de paso que es un muy buen actor. Otro tanto se podría decir de Denzel Washington, un actor competente, aunque no un genio. Un tipo que siempre me ha parecido bastante empalagoso, pero que aquí me resulta más convincente que en otras ocasiones, dotando a su personaje de la fuerza de carácter que necesita sin caer para ello en estridencias interpretativas. La duración de la película es algo excesiva, pero se sobrelleva bastante bien, sobre todo durante la última hora de metraje.

Aunque pueda acusarse a Grita libertad de oportunista, en la onda de otros filmes de su época que se aprovecharon en mayor o menor medida del Apartheid para atraer público, y aunque se haya quedado vieja como cinta de denuncia política (el sistema contra el que arremete, afortunadamente, quedó enterrado hace tiempo), tampoco puede decirse que no sea válida para reflexionar sobre la falta de libertades de la gente en general y de la profesión periodística en particular, y no sólo en regímenes considerados “represivos” como pueden ser las dictaduras. Además, esta película constituye una advertencia en medio del actual clima de creciente violencia racial en que vivimos. Es un retrato de hechos pasados, sí, pero quien olvida el pasado está irremediablemente condenado a repetirlo.

Facebook Twitter
Publicado por Leo / Archivado en:Cine
4 Comentarios

Magnolia

Publicado el Viernes 18 agosto 2017

Magnolia (1999)

Director: Paul Tomas Anderson
Interpretes: Jason Robards, Jr, Julianne Moore, Tom Cruise, Philip Seymour Hoffman, John C Reilly, Melora Walters

Magnolia es un día en el valle de San Fernando en California, un escenario donde se cruzan las vidas y las historias de una serie de personajes que irán dando un cambio esencial a sus vidas en un desgarrador relato sobre la soledad, sobre la muerte, sobre el amor, sobre la vida.
Earl Partridge (jason Robards) yace en su cama enfermo de cáncer, su mujer Linda (Julianne Moore) empieza a amarle ahora que llega el final de sus días, Frank Mackie (Tom Cruise) es el hijo de Earl, abandonado por su padre años atrás cuando su madre enfermo también de cáncer.
Phil (Philip Seymour Duncan) es el enfermero que tendrá que propiciar un reencuentro entre padre e hijo.
Jimmi Gator (phillip Baker Hall) presenta el mas conocido concurso de la cadena de Earl, Jimmi también tiene cáncer, y quiere reconciliarse con su hija Claudia (Melora Walters)
Jim Kurring (John C Reilly) es un oficial de policía que vive solo tras su divorcio y que se enamorara de Claudia.
Stanley (Jeremy Blackman) es un niño concursante en el programa de Jimmi, en el que va camino de batir todos los récords, años atrás en el mismo concurso Donnie Smith (William H Macy) consiguió la popularidad, ahora, en su vida como adulto, las cosas no parecen irle tan bien.
Magnolia reflexiona amargamente sobre la vida, sobre las oportunidades perdidas, sobre la fragilidad del hombre, introduce el azar como punto desencadenante de las situaciones que cambian la vida de las personas, aunque ese azar realmente no sea tal, sino una predisposición casi divina, un destino que se va forjando caprichosamente manejando a los individuos a su antojo.
La película tiene un tono narrativo vertiginoso, las historias de los personajes se alternan continuamente y a cada paso vemos lo que cada uno es y lo que quiere en realidad ser, vemos lo que hace y lo que desea hacer, nos hace observar estremecidos como cada personaje llega al limite, casi simultáneamente, dibujando ese caprichoso destino, hasta que en uno de los momentos mas mágicos todos cantan al unísono “wise up” de Aimee Mann, haciéndonos saber que su vida se ha roto, y que ya nada será lo mismo.
Todo en esta película es grandioso, es tremenda la gesta de cada personaje, es magnifica la realización, la fotografía, es vibrante la interpretación de todos los actores (muchos de ellos ya trabajaron con Anderson en Boogie Nights), son magnificas las canciones que acompañan la película.
No obstante, lo mejor de Magnolia es descubrir que tras la tormenta, tras la noche, llega de nuevo el día, y que el nuevo día puede ofrecer tan caprichosamente como ofrece desgracias, momentos increíbles de felicidad.
Desde ya, mi película.

Facebook Twitter
Publicado por Luis / Archivado en:Cine
Hacer un comentario

Toro Salvaje

Publicado el Jueves 17 agosto 2017

Toro Salvaje
Raging Bull (1980)

Director: Martin Scorsesse
Interpretes: Robert DeNiro, Cathy Moriarty, Joe Pescy

Jake LaMotta puede ser uno de los mayores cabrones a los que el cine ha convertido en protagonista de una película. LaMotta fue uno de los mejores boxeadores de la decada de los 40 y 50, baste decir que fue el primero en tumbar al gran “Sugar” Ray Robinson. Pero en lo personal Jake LaMotta era un ser agresivo, misógino y egoista que obtenía lo que deseaba a base de fuerza bruta e intimidación.
LaMotta escribio su autobiografía, de la cual se enamoró Robert De Niro y que presentó a Martin Scorsese como un proyecto a desarrollar para una película. Scorsese estaba pasando por un momento personal bastante dificil que sumado a lo esceptico que se mostró United Artists acerca del proyecto hizo que este se retrasara varios años. Solo cuando United Artists quiso hacer la secuela de la exitosa Rocky pudo Scorsese ejercer presión para que tambien se produjera “Raging Bull”. Resulta que el tandem de productores de “Rocky”, Robert Chartoff e Irwin Winkler estaban encantados con la idea de una película de boxeo dirigida por el maestro Scorsese, de forma que se negaron a producir “Rocky II” hasta que el estudio aceptara hacer “Raging Bull”, United Artist dobló la rodilla y acepto las posibles pérdidas que el film pudiera tener. Scorsese consiguio, como favor personal, que el guionista de Taxi Driver, Paul Schrader, se encargara de dar forma de guión a la biografía del boxeador.
De Niro se dedicó entonces a prepararse para el papel, Jack LaMotta fue contratado para preparar fisicamente al actor y lo convirtio en una verdadera máquina de boxear. Esta preparación boxística le sirvio a De Niro para copiar los gestos y actitudes del verdadero LaMotta, convirtiendose en un verdadero calco de este.
Por su parte Scorsese y su equipo se dedicaban a planificar cuidadosamente cada plano. El director se empapó del ambiente de este deporte y decidio que la única forma de realizar esta obra sería rodarla en blanco y negro. El estudio se sobresalto ante la posibilidad de tener que defender ante el público y la crítica una obra que no fuera en color y en la cual no creía desde el principio. La fotografía resultante es una de las más bellas de la historia del cine y ayuda enormemente a centrarse aun más en la magnífica interpretación de los actores. Hay que observar cuidadosamente los cambios de ambiente durante las escenas de boxeo, en estas Scorsese creó una verdadera coreografía, imitando exactamente los golpes dados en las peleas reales.
La actuación de De Niro es inmensa, el retrato que hace de LaMotta, convirtiendolo en un ser inseguro, violento y totalmente creible merecio un Oscar. De Niro tiene verdaderos duelos interpretativos con sus partenaires, haciendo grandes a estos, Joe Pesci y Cathy Moriarty, ambos nominados ese año (1980) por sus papeles al Oscar por actor y actriz secundarios. Pesci te mantiene dudando sobre su bondad o maldad durante toda la película y Moriarty consigue mantenerse arrebatadora y creible en un papel que requiere dosis de femme fatale y de esposa maltratada al mismo tiempo.
El resultado final es que sea considerada como la mejor película de los años 80 y una de las mejores de todos los tiempos, con una producción sólida, un montaje soberbio (Oscar a la edición) y un trabajo actoral simplemente sorprendente.

Facebook Twitter
Publicado por Edu / Archivado en:Cine
4 Comentarios

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress