archivos Edu

Barbarella

Publicado el viernes 3 marzo 2017

Barbarella (1968)

Director: Roger Vadim
Interpretes: Jane Fonda, John Phillip Law, Anita Pallenberg

En 1968 una impresionantemente atractiva Jane Fonda aparecio en las pantallas en una película que se adelanto mucho a su tiempo. Barbarella es la adaptación de Roger Vadim y Dino de Laurentiis de un comic frances en el cual una “naive” agente terrestre llega a un mundo lejano en busca del archivillano Duran Duran. Lo que esa inocente jovencita encontrará en ese planeta le hara replantearse las relacciones personales que se dan en su planeta de origen. En la Tierra todo se ha aseptizado y la gente ya no practica el amor sino que usa pildoras que suplen las relacciones carnales.
Esta muchachita inocente se estrella de pronto en un planeta en el que a los treinta minutos de película ya se ha cambiado de atuendo cuatro veces, se ha desmayado dos, y ha practicado la forma antigua de hacer el amor con dos desconocidos (la pobre se aficiona malamente). A lo largo de la cinta se deberá cambiar muchas veces más de atuendo, a cada cual más escueto y atrayente, debera practicar esas tradiciones olvidadas con seres muy dispares (incluyendo un angel y una máquina) y se vera forzada a realizar actos bastante impuros para su mentalidad, aunque los acepta de buen grado.
La película es muy entretenida y resulta extraño que en esos años se permitiera que Jane Fonda luciera sus pechos al descubierto, tangas, escotes generosos y posturas de lo más procaces en la gran pantalla. Supongo que esta sería una de las peliculas que los españoles irian a ver a Francia saltandose la censura franquista.
La producción es la típica del Dino de Laurentiis hollywoodiense, colores muy mal combinados, trajes chillones y apretados, moqueta (mucha moqueta), parajes desolados y naves imposibles que poblarán las pantallas de cine de los 70 y 80 y de la que nunca conseguira escapar el cine italiano. “Flash Gordon” y “Dune” sufriran esas carencias imaginativas de Don Dino y marcaran a generaciones inocentes.
Resaltar de la película las presencias de una bellísima Anita Pallenberg haciendo de mala (arrrrrggggg) y del famoso mimo Marcel Marceau en un papel demasiado locuaz y que echa por tierra un mito.
Para 2005 se espera un remake en el que Drew Barrimore sera la protagonista.

Facebook Twitter
Publicado por Edu / Archivado en:Cine
Hacer un comentario



Guns N’ Roses – Appetite For Destruction

Publicado el martes 27 diciembre 2016

Guns N’ Roses
Appetite for Destruction
Mobile, 1987.

Este es el discazo que convirtio a los grupos de hair metal de los 80 en simples poses sin actitud. De la nada aparecieron los chicos verdaderamente malos y de turbio pasado dispuestos a dar patadas al culo cubierto de lycra y vaselina de más de uno. Desde el origen de los KISS o de los mismísimos New York Dolls no se habia visto esa actitud provocadora en un grupo.
Appetite for Destruction es, más que un album, la exposición de las vivencias (reales o inventadas) de un hard rocker en los años 80, capítulo a capítulo, y es la actitud de Axl Rose la que lo hace tan verdadero. “Welcome to the Jungle” es el aviso al oyente de donde se esta metiendo y de que no esta jugando con cualquiera. Con “It’s So Easy” ya sabes que no puedes ni confiarles a tu hermana. “Nightrain” y “Out Ta Get Me” parecen las pesadillas de pandillero adolescente de Axl y “Mr. Brownstone” y “Paradise City” te dejan clarito que estos chavales no son trigo limpio. Y asi hasta el apoteósico final que supone “Rocket Queen”, estos malotes no solo dicen cosas que asustan tambien tocan mejor que nadie.
Seguramente sea este uno de los pocos albums que esten en el top 10 de casi cualquiera y cada cual tiene sus razones. Unos se quedaran con el absoluto dominio (a la par que dejadez) que demuestran Izzy Stradlin y Slash en sus dialogos guitarreros, otros con la fuerza y las letras de Axl y otros diran que el cuero es más rockero que el spandex. Yo me quedo con el tremendo trabajo que hace Steve Adler a la batería, dejando un inmenso espacio en el que se podian lucir sus compañeros de grupo.
Lo mejor del disco es que no hay ni un solo “filler”, de principio a fin todas las canciones son increibles y esto lo convierte en uno de esos escasos albums de rock con entidad propia y no solo con una canción de exito o dos. Decir Appetite for Destruction es decir mucho. Guns n’ Roses padecio la maldición de debutar con un disco tan bueno que se les hizo insuperable y que acabo con el grupo (el verdadero, se entiende).

Facebook Twitter
Publicado por Edu / Archivado en:Discos
Hacer un comentario



Public Enemy – It Takes a Nation of Millions to Hold Us Back

Publicado el martes 29 noviembre 2016

Public Enemy
It Takes a Nation of Millions to Hold Us Back
Def Jam 1988

En 1988 Rick Rubin, un pirado del metal y del punk rock, ya había producido dos clásicos del rap; Raising Hell de Run-D.M.C. y sobre todo Licensed to Ill de Los Beastie Boys con el que habia logrado vender 5 millones de copias. Esta vez dio un giro más de tuerca y dejando aun más continuidad a las guitarras electricas, presentes en esos discos, no solo insertando riffs sueltos aqui y alla, sino dejándolas sonar de principio a fin.
En este album, Public Enemy, Rubin y The Bomb Squad, se empeñaron en arruinar los sueños de los blanquitos WASP de los años Reagan haciendoles ver que sus peores pesadillas podian hacerse realidad en cualquier momento. El explosivo estaba en los ghettos y la mecha era este disco.
Siguiendo la filosofía punk de toma lo que tengas a mano y arrasa el resto, Public Enemy no deja títere con cabeza y afronta los problemas a los que el hombre negro se enfrenta a diario, enseñando a su raza el orgullo que han de mostrar en todo momento. Public Enemy da al negro americano lo mismo que Farrakhan y Malcom les dieron veinte años atras pero de una forma más convincente, atrayente y cercana, aqui no hay sitio para Martin Luther.
El disco nunca baja en intensidad. “Bring the Noise” es la primera roca a tragar que prepara para el himno “Don’t Believe the Hype”. Flavor Flav arrasa en “Cold Lampin’ With Flavor” y Terminator X hace lo propio en “Terminator X to the Edge of Panic”, dando un pequeño respiro antes de pasar al corazón del disco.
Es ya en la pista 12, ” Black Steel in the Hour of Chaos” donde Chuck D. deja caer la bomba, rimando en contra de la situación de esclavitud a la que se enfrenta el negro pobre, forzado a dar su vida por una patria que le oprime y le niega su libertad y su apoyo. La rima lenta, casi como un cuento, va desgranando la apatía que siente el narrador ante su situación. “Rebel Without a Pause” es la mejor canción del disco, y seguramente de la historia del rap, puro old school. Chuck D. se deja la lengua en las rimas y Terminator X causa la misma impresión que Van Halen tocando “Eruption”.
Por último Public Enemy retoman el reciente exito de los Beastie Boys “Fight for Your Rigth” y lo convierten en “Party for Your Right to Fight” con Chuck predicando y Flav contrapunteando. Musicalmente hablando el disco es mucho más cuadrado que los previamente producidos por Rubin, que incluso canibaliza a bandas anteriormente producidas por el -Slayer en “She Watch Channel Zero”- ó simplemente retoma standars rap – el omnipresente “Apache” de Michael Viner en “Security of the First World”-.
It Takes a Nation of Millions to Hold Us Back inició el camino de lo que sería el rap combativo. Considerado como el mejor disco de rap de la historia, meritos no le faltan.

Facebook Twitter
Publicado por Edu / Archivado en:Discos
Hacer un comentario



Peace Love Death Metal

Publicado el jueves 11 agosto 2016

Eagles of Death Metal
Peace Love Death Metal
Ant Acid Audio 2004

Josh Homme pasará a la historia como uno de los más grandes guitarristas de todos los tiempos y como el tio que se inventa los mejores nombres para sus bandas. Eagles of Death Metal es el último de sus side projects que edita un album. La banda surgio de la grabación de uno de los primeros discos de las “Desert Sessions” y desde ese momento los fans de Homme han estado suplicando por un album del grupo.
“Peace Love Death Metal” (sic), es el resultado de tanta súplica y lloro. La razón por la que Homme no pudo reunirse con su compañero de instituto Jesse “the Devil” Hughes antes fueron los años de intensas giras y grabaciones a los que Homme se ha visto abocado por el relativo exito comercial y gran reconocimiento musical cosechado por Queens of the Stone Age. Una vez terminada la última de las “Sesiones del Desierto” y habiendo despedido de QotSA a Nick Oliveri por sus famosos desfases ha podido tomarse el tiempo necesario, tres dias, para la grabación de las 17 canciones que componen este album.
Pero si Queens of the Stone Age ni eran reinas ni vivian en la edad de piedra, Eagles of Death Metal ni tienen plumas ni tocan riffs satánicos. “Peace Love Death Metal” es una pequeña joyita de r’n’r bien hecho, totalmente bailable, un tanto rarito y sincero. La primera sorpresa es no oir la tan personal voz de Homme ni su aun más personal guitarra, Joshua se pasa en este caso a las baquetas y a los coros. Es Hughes quien se encarga de proveer tanto la voz como los acordes de guitarra y quien hace que no se eche de menos a Homme en estas labores. La voz de Hughes resulta mucho más adecuada para el r’n’r y más versatil, si tenemos en cuenta que el estilo de las canciones van desde lo mas bailable y sexy de “I Only Want You” y “Speaking in Tonges”, al del rock sureño, a un cuasi-plagio del “Strutter” de KISS en “So Easy”, pasando por una versión del “Stuck in the Middle with You” de Stealers Wheel y a canciones que rozan el surf rock.
Josh Homme sale muy bien parado de su paso a la batería y aunque los ritmos parecen simples no lo son. Mucha pandereta, mucho cencerro y mucho ritmo.
Mueve tus caderas baby, las Aguilas del Metal Mortal ya estan aqui y quieren ver como te desnudas al ritmo de su música.

Facebook Twitter
Publicado por Edu / Archivado en:Discos
1 Comentario



Nirvana – Nevermind

Publicado el viernes 24 junio 2016

Nirvana
Nevermind
Geffen, 1991
Cada vez que oigo Nevermind no puedo dejar de imaginar que es la bastardización punk del bloc de notas perdido por algun cantoautor desconocido. Quiza Cobain era demasiado cobarde para grabar un album tranquilo (el Unplugged fue una pildora amarga para el grupo), tal vez tenia dentro demasiado odio y rencor guardado. Tampoco puedo dejar de pensar que si Cobain no se hubiese disparado el mismo (¿?) hoy en día tocaría solo, sentado en un taburete y con una guitarra acústica, como Mark Lanegan o Nick Drake, el Unplugged parecia demostrar que era capaz de eso.
Nevermind es el disco que hizo que la confundida generación X terminara por extraviarse del todo. Hay algo en esa mezcla de rock y pop, tocada con fiereza punk, que apela a los más recónditos instintos humanos y hace que uno menee la cabeza al ritmo de las canciones y pierda los papeles.
Nirvana tenía un sonido, ya contaba con él en el crudo Bleach, pero fue con la llegada de Dave Grohl que las canciones compuestas por Cobain comenzaron a brillar de verdad, al impulsar Grohl estas con la fuerza necesaria. En Bleach la batería suena floja, baja y simple, dejando la voz de Cobain desnuda. Antes de Dave, Nirvana ya había tenido cinco baterias sin éxito alguno. Con Grohl Nirvana suena fuerte, alto y simple.
Con el grupo al completo Nirvana se embarca en la grabación de Nevermind a las ordenes de Butch Vig, productor entre otros del Siamese Dream de los Smashing Pumpkins. El resultado estremece. Nevermind terminaría numero uno en las listas de ventas de medio mundo y sellaría el destino de Cobain al convertirle en un icono, algo que de ninguna forma deseaba.
El disco es uno de esos denominados “no-filler”, no hay ninguna canción de relleno o que flojee, algo muy dificil en los segundos albumes. Abre con la omnipresente Smells Like Teen Spirit, el himno de la generación X y sin duda la más famosa de la banda, canción que la banda terminaría odiando tocar en directo.
In Bloom esta marcada por el bajo y los redobles de Grohl. El video de esta canción convertia a Nirvana en una mezcla entre The Beatles y The Thamesmen, la banda precursora de Spinal Tap. Come as You Are suena mejor en el Unplugged, en Nevermind tiene un sentimiento de urgencia frenado por los redobles de Grohl, esta urgencia se convierte en relajación en la grabación acustica de Nueva York. Polly y On a Plain son las canciones tranquilas del album y fueron grabadas por Kurt usando una acústica desafinada y con solo cinco cuerdas. Territorial Pissings es simplemente salvaje. El disco termina con la autobiográfica Something in the Way, que en algunas versiones del disco se extiende hasta convertirse en Endless/Nameless, otra de las explosiones de furia de Nirvana.
Nevermind sobresalio sobre otros discos increibles editados en 1991 como “Ten” de Pearl Jam, “Badmotorfinger” de Soundgarden, Massive Attack sacó “Blue Lines”, R.E.M. “Out of Time”, De La Soul “De La Soul is Dead”, Metallica “Metallica”, A Tribe Called Quest “The Low-End Theory”, My Bloody Valentine “Loveless”, y Matthew Sweet “Girlfriend”.
Despues de Nevermind vendría In Utero, un album mejor, mucho más directo y ya sin las concesiones pop del anterior trabajo, tampoco sus letras serian tan personales. Nirvana intento volver al underground y dejar de ser un grupo de moda, pero no hubo forma. Cobain ya no podría escapar en vida de la maldición del éxito y del peso de ser un modelo a seguir. De su mujer no hablemos.

Facebook Twitter
Publicado por Edu / Archivado en:Discos
2 Comentarios



2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress