Beastie Boys – Licensed To Ill

lunes 11 diciembre 2017

Beastie Boys
Licensed to Ill
Def Jam, 1986

Principios de los ochenta, tres jóvenes que parecen sacados de “La Venganza de los Nerds”, blancos, judios, de clase acomodada, y de Manhatan forman parte de un grupo punk underground que ya ha afilado los colmillos en los principales locales de la movida de Nueva York. Un día comienzan a hacer burla del floreciente movimiento rap que llevaba más de una década gestándose en la costa este americana y descubren que ellos lo hacen tan bien o mejor que muchos de los componentes de este movimiento y que la respuesta del público supera a la que obtienen tocando temas punk.
Como en realidad tanto el punk como el movimiento hip-hop nacen de la falta de medios y la necesidad de buscarse la vida el paso dado por los BB no fue nada traumático. La única falta que tenían era la de su discoteca, en vez discos de James Brown, Cool and the Gang o Earth, Wind And Fire ellos tenían albums de Led Zeppelin, The Clash, Black Sabbath y AC/DC, de forma que las bases de sus rimas y el esquema de sus canciones eran diferentes de las que usaba cualquier otro grupo.
Rick Rubin les firmó para su discográfica, Def Jam, y compuso y produjo con ellos uno de los albums más influyentes de los 80’s, “Licensed to Ill”. No esta claro si esta joyita puede considerarse un simple disco de hip-hop o de rock, pero ciertamente fue la primera piedra de lo que acabo degenerando en la mezcla rap/rock tan en boga hoy en día.
“Rhymin & Stealin” abre el disco como solo abren los grandes, marcando diferencias. Si la moda y el estilo de rap de aquellos años exigían velocidad y rimas aceleradas lo que se encuentra el oyente es un tema exageradamente ralentizado con una base rítmica muy simple, sobre la que los BB riman de la más difícil de las maneras, despacio. El disco sigue con temas mucho más cercanos a los estándares rap del old school, demostrando la versatilidad de los tres componentes a la par que su descaro. Pero son las cuatro canciones del ecuador del disco las que convierten a esta obra en un clásico. “Girls” “Fight for Your Right”, “No Sleep ‘till Brookyn” y “Paul Revere” fueron verdaderos bombazos en la confundida cultura de su década. Los dos primeros, con su pegadizo estribillo, se convirtieron en himnos populares de la juventud y de la rebeldía ante la sosería impuesta por la era Reagan. Si ya Hollywood marcaba la pauta con películas como “Footloose”, “Flash Dance” y “Girls Just Want to Have Fun”, el vídeo musical de “Fight for Your Right” se coló en los hogares de todo el mundo inundando las pantallas de calcetines blancos y de chicas frescales.
“No Sleep ‘till Brookyn”, con sus afiladas guitarras puede considerarse como el germen del rap-metal y “Paul Revere” devuelve a los BB a su versión más gamberra y rapera.
No es justo dar todo el crédito a los BB, Rick Rubin se debería al menos la mitad, pero la cara, las rimas y el gamberreo lo ponían el grupo. MTV hizo el resto.

Facebook Twitter

Publicado por Edu / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

Prisionero

domingo 10 diciembre 2017

Sobre la marcha matas para comer
Estas hambriento ahora, estas muerto de pie
Te vas transformando en una bestia
Hare lo que quiera y como quiera

Correr, pelear, respirar es dificil
Ahora me ves, ahora no
Rompe las paredes, yo me voy

No soy un prisionero
Soy un hombre libre
Y mi sangre es mia ahora
No me importa donde fue el pasado
Se que ire… afuera

Si tu me matas es defensa propia
Si yo te mato es venganza
Escupo tu ojo, te desafio
Te asustaras cuando te llame por tu nombre

No soy un numero
Soy un hombre libre
Vivire mi vida como yo quiera
Mejor borrame de tu libro negro
Porque voy a correr a tu alrededor

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Letras
Hacer un comentario

Sonic Youth – Sonic Nurse

sábado 9 diciembre 2017

Sonic Youth
Sonic Nurse
Geffen 2004

El (creo no equivocarme) decimocuarto disco de estudio de Sonic Youth ahonda en la senda abierta con “Murray Street” a raiz de la entrada de Jim O’Rourke en la banda, una senda que les llevó a depurar su caracteristico sonido eliminando los excesos experimentales en los que la banda se venia enredando en sus últimas grabaciones.
Sorprende en primer lugar la determinación y la frescura que demuestran Sonic Youth en este disco, cosa que no debe resultar facil para una banda con su longeva trayectoria, sin nada ya que demostrar, inmunes a esa absurda corriente de opinión actual que tiende a menospreciarles, siendo en muchos casos esas voces las mismas que les “reivindicaban” en los 90 cuando ser fan de Sonic Youth era lo mas cool; quizas ahora ya no sea muy cool ser fan de Sonic Youth, pero sin duda sigue siendo algo muy sensato y agradecido.
Centrandonos en este “Sonic Nurse” lo que primero destaca es la mayor presencia compositiva de Kim Gordon, un tanto difuminada en los últimos discos de la banda, ella firma algunos de los temas mas potentes del disco, como la inicial “Pattern Recognicion” que recuerda poderosamente el sonido que exhibía la banda en aquel “Goo” (1991) por la crudeza y contundencia de las guitarras o la tambien contundente y extraña “Maria Carey + Arthur Clarke”, piezas que contrastan con temas mas serenos y delicados como “Dude Ranch Nurse” o “I Love Golden Blue” en los que Gordon pasa del chillido esquizoide y demente a registros de una delicadeza narcótica, sin duda ella es la principal protagonista de este disco.
El resto de cortes, los firmados por Moore y Ranaldo buscan profundizar en ese sonido de guitarras cristalinas que tan buen resultado dio en Murray Street aunque cuando da mejores frutos es cuando se fusiona con sus habituales y míticas tormentas sónicas como en “Stones” quizás el mejor tema del disco, un disco exigente y variado, cargado de textos crípticos y oscuros que revelan el incansable incorformismo y el decidido espiritu provocador de la banda.
Mas allá de otro tipo de cambios, donde verdaderamente se nota la presencia de Jim O’Rourke es en la producción, él es responsable directo en la depuración y rehabilitación del ya vetusto lenguaje sónico de la banda, aportando a los cortes una frescura realmente interesante, imprimiendo una sonoridad cruda, directa, cercana en ocasiones a las de bandas post-hardcore como The New Year o Karate.
En los 90 se contaban a millares los grupos que aporreaban sus guitarras buscando extraer de sus instrumentos el ruido que sacaban Sonic Youth, hoy apenas nadie ya lo intenta, aunque la fórmula sigue demostrando su validez en manos expertas como las de ellos, unos jovenes sonicos que rebasan ya los cuarenta años pero que demuestran seguir teniendo ideas perfectamente válidas.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

Glasgow Mega-Snake

viernes 8 diciembre 2017

Reescuchando el “Mr. Beast” (2006) de Mogwai me he vuelto a encontrar con este brutal tema, un tema que recuperó el sonido destroza-timpanos que atesoraban los escoceses en sus inicios, pero de alguna forma, corregido y aumentado.

Un tema que curiosamente tiene su propia entrada en la wikipedia

Aquí os dejo un vídeo con una toma en directo de este increíble tema donde se puede comprobar su especial contundencia. Se puede cortar el sonido con un cuchillo.

Un saludo

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Canciones
Hacer un comentario

No profanar el sueño de los muertos

jueves 7 diciembre 2017

No profanar el sueño de los muertos (1974)

Director: Jorge Grau
Interpretes: Ray Lovelock, Cristina Galbo, Arthur Kennedy

No Profanar El Sueño De Los MuertosImaginemos por un momento una peli de zombis hispano – italiana protagonizada por un tío que se hace llamar Ray Lovelock, italiano de pura cepa en realidad, y por una española de nombre “anglofilizado” para resultar más aparente, ex azafata del 1 2 3 que acabó en el cine de destape. Añádanle a eso un par de personajes arquetípicos, incluyendo al policía “cabeza cuadrada”, así como unas pocas teticas (insinuadas con más o menos recato) y gore de baratillo.

Después de leer semejante avance, muchos pensarán que No profanar el sueño de los muertos es un truño de proporciones bíblicas, pero nada más lejos de la realidad. Esta película, por increíble que pueda parecer, tal vez sea una de las mejores cintas de terror jamás producidas en España (no es coña) a pesar de que, con los años, ha sido olvidada hasta por los más (supuestamente) acérrimos fans del género (¡sacrílegos!).

Premiada en Sitges con toda justicia, No profanar el sueño de los muertos fue rodada en inglés y en solitarios parajes de la campiña inglesa por Jorge Grau, un tipo que despuntaba talento y que se encuadraba en la nueva generación de cineastas que, como Garci, aspiraban a romper los moldes de nuestro cine con frescura e ideas nuevas. Al contrario que Garci y otros miembros de esta “generación de los 70”, Grau acabaría encadenando un mediocre trabajo tras otro y sepultado por la bruma del olvido.

Bien construida y entretenida a pesar de sus estereotipos, la verdad es que esta cinta, vista con la “ambientación” adecuada (a oscuras, a solas…) sorprende por lo que puede llegar a acojonar. A ello contribuye sin duda el excelente aprovechamiento de los escenarios naturales en que transcurre la acción, que le otorgan un punto sórdido y macabro que le viene de perlas. Algunos podrán echarle en cara a la cosa las veleidades gore que se toma al final, pero creo yo que tampoco es para tanto. Además, ¿qué sería de una peli de zombis sin su ración de casquería?. Y hay que decir también que, pese a la sencillez derivada del escaso presupuesto disponible, los efectos especiales y de maquillaje están bastante conseguidos.

En resumidas cuentas, No profanar el sueño de los muertos es ideal para pasar un rato de divertido mal rollo sin más pretensiones. Podrá asustar o no, pero desde mi punto de vista se merece una oportunidad y seguramente sorprenderá a más de uno. Además contiene un marcado mensaje ecologista, algo bastante llamativo por cuanto, en 1974, la sociedad apenas había tomado conciencia de lo necesario que es respetar a la Naturaleza.

Facebook Twitter

Publicado por Leo / Archivado en:Cine
4 Comentarios

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress