Red House Painters – I

Jueves 29 enero 2015

Red House Painters
Red House Painters (I)
4AD 1993

Nada te hace sentir mas miserable que la soledad, que el amor no correspondido, nada duele tanto como el vacío tras entregarlo todo en una relación que fracasa, solo quedan recuerdos que una vez fueron azules pero que ahora se marchitan tras un espeso velo ocre.
A pesar de eso, la gente busca desesperadamente el amor, anhela encontrar a alguien aún a sabiendas que todo terminará algún día y que dolerá mas cuanto mas amor apostemos.
Es difícil sacar algo positivo de estas situaciones, la mayor parte de los mortales nos encerramos en una burbuja a esperar que pase la tormenta, porque siempre termina pasando, pero hay gente capaz de crear algo realmente especial a partir de esas situaciones, capaz de profundizar en el dolor hasta encontrar la belleza; lo hizo Nick Drake, el gran maestro, y le costó la vida.
A Mark Eitzel en su momento nadie le tomó realmente en serio, sus angustiosas declaraciones se tomaron como delirios de alcohólico, por eso nadie esperaba que alguien siguiese esa turbulenta senda hasta que en 1989 aparecieron Red House Painters con su inagotable arsenal de amargura bajo el brazo.
Fue precisamente Eitzel (quien si no) quien primero se fijó en esta banda extraña, aburrida y lenta, con raíces en el folk, el country y el rock que daba sus primeros conciertos en San Francisco, una banda comandada por Mark Kozelek, un misógino de carácter intratable con un pasado ciertamente turbio.
La banda fichó en 1992 por 4AD, y tras un grabar un disco notable, donde ya aparecían claramente sus intenciones (“Down Colorful Hill”), se presentaron un año mas tarde en la discográfica con mas de veinte canciones que conformarían uno de los discos mas estremecedores de la historia, un disco sin nombre, el disco de la montaña rusa.
A través de 14 canciones y casi 80 minutos, Mark Kozelek desgrana en este disco, una a una, todas las facetas del fracaso emocional en un recorrido verdaderamente estremecedor que se inicia con la bellísima “Grace Cathedral Park”, un tema engañosamente luminoso vestido de folk intimista que da paso a una serie de temas letales, descarnados y angustiosos, en los que no existe la esperanza ni el consuelo y en los que, a pesar de todo, prevalece la belleza. “Katy Song” quizás sea la gran canción del álbum, una terrible reflexión sobre la soledad, sobre los celos, sobre la incapacidad, la imposibilidad de amar, una canción que fluye lentamente bajo un apagado y distante ritmo con estrofas letales cargadas de amargura y resentimiento: “I know tomorrow, you will be, somewhere in london, living with someone, you’ve got some kind of family there to turn to and that’s more than i could ever give you”.
El carrusel emocional se prolonga en temas de insondable tristeza como “Mistress”, “Things mean a lot”, “New Yersey” o la agónica “Take me out”: “if only you could take me out, instead of back in, to a relationship i don’t understand” en un desolador viaje que pocos oyentes pueden resistir hasta el final.
Los temas descartados de este disco aparecerían meses mas tarde recogidos en un mini lp, tambien sin nombre (el disco del puente) que completaba y aumentaba el caos y el desastre emocional.
Mark Kozelek se empeñó después en dejar atrás este disco, nada extraño si tenemos en cuenta lo dolorosa que debío ser su concepción, con discos de menor entidad y conciertos dispersos y frios, mientras la sombra de este disco único seguía creciendo, confirmándole como uno de los discos mas deliciosamente deprimentes de la historia.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

Carreras En La Calle

Miércoles 28 enero 2015

Tengo un Chevy del 69 con 396 c.c.
y el cambio de marchas en el suelo
Me está esperando esta noche en el aparcamiento
Frente a los almacenes Seven-Eleven
Yo y mi socio lo construimos de la nada
Y viajamos juntos de ciudad en ciudad
Sólo corremos por dinero, no hay condiciones entre nosotros
Las hicimos callar y las encerramos
Esta noche, esta noche la pista está perfecta
Quiero dejarlos atrás en la primera prueba
El verano está aquí y el tiempo es propicio
Para hacer carreras en la calle

Aceptamos toda la acción que encontramos
Y recorremos todo el estado del nordeste
Cuando cierran la pista corremos por las calles
Desde los caminos en el bosque hasta las interestatales
Algunos chicos renuncian a vivir
Y empiezan a morir poco a poco, pedazo a pedazo
Algunos chicos llegan a casa después del trabajo
Se lavan, y van a hacer carreras por la calle
Esta noche, esta noche la pista está perfecta
Quiero arrancarlos de sus asientos
Gritando por todo el mundo
Que vamos a correr por la calle

La conocí en la pista hace tres años
En un Camaro con un dandy de Los Angeles
Dejé atrás a ese Camero
Y me llevé a la chica
Pero ahora hay arrugas alrededor de sus ojos
Y por las noches se duerme llorando
Cuando regreso, la casa está a oscuras
Y me susurra: «Nene, ¿lo hiciste bien?»
Se sienta en el portal de la casa de su chico
Pero todos sus bonitos sueños están hechos pedazos
Se queda sola mirando fijamente la noche
Con los ojos de alguien que odia haber nacido
Por todos los forasteros fracasados y los ángeles en sus bólidos
Retumbando a través de esta tierra prometida
Esta noche mi chica y yo iremos hasta el mar
Para lavar estos pecados de nuestras manos

Esta noche, esta noche la autopista está brillante
De nuestro camino, señor, será mejor que te apartes
Porque el verano está aquí y el tiempo es propicio
Para hacer carreras en la calle

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Letras
Hacer un comentario

Oscuridad En El Borde De La Ciudad

Miércoles 28 enero 2015

Siguen haciendo carreras en Trestles,
Pero esa sangre nunca ardió en sus venas,
He escuchado que ella tiene una casa en Fairview,
Y un estilo que está tratando de mantener.
Bueno, si ella quiere verme,
puedes decirle que soy fácil de encontrar,
Dile que hay un sitio debajo del puente Abram
Y dile que hay una oscuridad en el borde de la ciudad.

Todo el mundo tiene un secreto, Sonny,
Algo que no pueden encarar,
Algunas personas pasan toda su vida tratando de esconderlo,
Lo llevan con ellos a cada paso que toman.
Hasta que un día simplemente lo sueltan
Soltarlo o dejar que te arrastre hacia abajo,
Donde nadie hace preguntas,
o te mira fijamente,
En la oscuridad en el borde de la ciudad.

Algunas personas nacen con una buena vida,
Otras personas la obtienen, de cualquier forma, de cualquier modo,
He perdido mi dinero y perdí a mi esposa,
Asi que las cosas no parecen importar mucho ahora.
Esta noche voy a estar en esa colina porque no puedo parar,
Voy a estar en esa colina con todo lo que tengo,
Vidas en la línea donde los sueños se encuentran y se pierden,
Voy a estar allí a tiempo y voy a pagar el precio,
Por querer cosas que sólo se puede encontrar
En la oscuridad en el borde de la ciudad.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Letras
Hacer un comentario

Kill Bill Vol 1

Martes 27 enero 2015

Kill Bill Vol 1 (2003)

Director: Quentin Tarantino
Interpretes: Uma Thurman, David Carradine, Lucy Liu, Michael Madsen

Han pasado ya seis años desde que Quentin Tarantino dirigiera su última película, aquella magnífica “Jackie Brown”, que, a pesar de su indudable calidad, supuso para muchos un cierto paso atrás en la carrera del director estadounidense.
Tarantino a menudo es visto como un coleccionista mas que como un verdadero director, sus películas están construidas siempre con cientos de elementos de muy diversa indole y hay quien le acusa de apropiarse de logros ajenos, pero Tarantino es bastante mas que eso, es ante todo un gran cinéfilo que usa sus conocimientos para montar historias que suelen resultar deslumbrantes.
Dicho todo esto, he de decir que Kill Bill Vol 1 no deslumbra, sorprende, entretiene y divierte, pero no deslumbra, luego veremos por que.
La película fue concebida para ser un volumen único, pero finalmente la excesiva duración hizo que se dividiese en dos volumenes, que se estrenarán casi consecutivamente.
La historia es simple, Uma Thurman es “La novia”, una asesina a sueldo que trabajaba para Bill (David Carradine) hasta que decide dejarlo y casarse, en el día de su boda, Bill y otros matones se presentan en la ceremonia y asesinan a todos, la novia tambien es dada por muerta pero milagrosamente sobrevive aunque pasa cuatro años en coma postrada en un hospital.
Al despertar, una única idea acude a su cabeza: venganza, primero sobre los esbirros que ejecutaron la matanza y luego sobre el propio Bill.
Sobre esta simple trama Tarantino monta una película ultra violenta, teñida permanentemente de sangre y repleta de todo tipo de combates cuerpo a cuerpo, aquí la referencia mas clara son las películas de artes marciales de los años 70, con una Uma Thurman que luce un mono idéntico al que vistió Bruce Lee en algunas de sus películas y con una estética muy inspirada en aquellas películas y telefilms made in Hong Kong, la estética de las películas de samurais de Toshiro Mifune tambien esta presente en forma del codigo de honor samurai y toda la parafernalia que lo rodea, tambien hay algo de manga, la biografía de O-Ren Ishii (Lucy Liu) contada en forma de comic ultraviolento.
Todos estos ingredientes en manos inexpertas hubiesen dado como resultado un bodrio realmente infumable, pero Tarantino se las apaña para conjuntar todos los elementos y mostrarnos un film coherente y por momentos brillante, siempre que el espectador acepte y asuma unas determinadas reglas, no es una película verosimil ni pretende serlo.
El film destaca sobre todo en el aspecto visual, dejando un poco de lado los típicos dialogos ácidos tan característicos, con escenas realmente impactantes como el combate en Tokio contra los yakuzas de O-Ren Ishii tratado casi como una coreografía, jugando con el contraste entre el color y el blanco y negro y alterando escenarios para adornar unas secuencias ciertamente magníficas.
La música es, como siempre en los films de Quentin Tarantino, un capítulo aparte, el director, con la vista puesta siempre en el rock de los 40, 50 y 60 elige temas que se integren con la historia que pretende contar, en esta ocasion hay temas de Bernard Hermann, (“Twisted nerve”), Issac Hayes (“Run Fay Fun”), RZA o Charlie Feathers conformando una hamalgama de sonoridades que van desde el funk setentero al flamenco pasando por musica tradicional japonesa. Destaca sobre todo el tema que abre el disco: “Bang, Bang (My Baby Shot me down)” de la inigualable Nancy Sinatra.
Ahora la nota negativa de la que hablabamos antes: la película es en algunos momentos aburrida, o al menos no tan dinámica como cabría esperar, en ocasiones se detiene en exceso en detalles superficiales y esto acaba por afectar a la película, momentos como el entrenamiento con la katana se hacen demasiado tediosos, da la sensación de que, resumiendo un poco, todo podría haber entrado en una sola cinta sin perder nada de intensidad.
A pesar de esto último, Kill Bill Vol1 es una película muy interesante de un director al que se empezaba a echar de menos, una historia valiente, polémica y arriesgada que vuelve a situar a Quentin Tarantino entre los grandes del cine moderno. Veremos lo que nos ofrece el volumen 2.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Cine
1 Comentario

Paul Kelly and the Messengers – Comedy

Lunes 26 enero 2015

Paul Kelly and the Messengers
Comedy
Mushroon Records 1991

Conocí a Paul Kelly por dos canciones del disco “Under the sun” (1987) que se incluían en una cinta que acompañaba al fanzine ‘La línea del arco’ (editada por Luis Calvo allá por 1990, en lo que serían los inicios de Elefant records). El primer disco suyo que logré encontrar en una tienda por aquellas fechas fue este “Comedy”, desde el principio me pareció un gran disco, y todavía hoy, a pesar del tiempo que ha pasado, sigue sonándome fresco y gustando igual que el primer día.
Aunque en su país está considerado como uno de los más importantes compositores y cantantes, en España es difícil encontrar datos sobre su trayectoria. Echando mano, sobre todo, de su página oficial he podido obtener la siguiente información: Paul Kelly nació en Adelaida (Australia) en 1955. El primer grupo con el que grabó a finales de los ’70, influenciado por la oleada punk, se llamaba Paul Kelly and the Dots, pronto tuvieron éxito local como banda de guitarras aceleradas, grabando dos álbumes ‘Talk’ y ‘Manila’. Se separaron en 1982; dos años más tarde se mudó a Sydney, donde con un grupo de amigos como el guitarrista Steve Connolly y el bajista Ian Rilen, grabaron ‘Post’, disco que representó un gran cambio y avance en Kelly como compositor y cantante de melodías de tono agridulce, con claras referencias a temáticas australianas en sus letras. Fue considerado el mejor disco de 1985 por la revista Rolling Stone de Australia. Formó una banda completa, integrada por Steve Conolly, el batería Michael Barclay, el bajista Jon Schofield y el teclista Peter Bull. Bajo el nombre de Paul Kelly and the Coloured Girls entraron en el estudio con el productor Alan Thorne en marzo de 1986, lanzando un mes más tarde el notable doble álbum ‘Gossip’, una colección de 24 canciones que cimentaron la reputación de Kelly como un compositor a la altura de los mejores. Editado como álbum único con 15 canciones por A&M Records en 1987, ‘Gossip’ fue el disco que lo introdujo en el mercado americano (aunque en este país se editó bajo el nombre de Paul Kelly and de Messengers). Obtuvo buenas críticas, mientras en Australia no paraba de dar conciertos. Ese mismo año volvió a entrar en el estudio con el mismo productor (Alan Thorne) para grabar ‘Under The Sun’. Cambiaron el nombre a Paul Kelly and the Messengers y tuvieron su primera gira por Norteamérica. En 1989 graban el álbum ‘So Much Water, So Close To Home’, producido por el americano Scott Litt. Antes de disolver la banda graban en 1991, de nuevo bajo la producción de Alan Thorne en colaboración con Paul Kelly, el disco ‘Comedy’; dieciocho canciones, todas compuestas por él excepto tres: “Leavin Her For The Last Time” una triste y preciosa canción con acústica y armónica compuesta por Steve Connolly; una buena versión del maravilloso tema de John Cale “Buffalo Ballet”; y una canción co-escrita con el compositor aborigen Kev Carmody, ‘From Little Things Big Things Grow’, de estilo dylaniano, dedicada a Vincent Lingiarri y los ocho años de lucha por la tierra de la gente Gurindji al norte del pais. Las canciones propias oscilan entre baladas (unas con arreglos de cuerdas, otras más folk: “Wintercoat”, “Take Your Time”, “You Can Put Your Shoes Under My Bed”, “Invisible Me”), enérgico power-pop (unas más acústicas otras más eléctricas: “Don’t Start Me Talking”, “Stories Of Me”, “It’s All Downhill From Here”, “Your Little Sister” “Blue Stranger”) y discreto rockabilly-folk (“Sydney From A 727”, ”I Can’t Believe We Were Married”, “Little Boy Don’t Lose Your Balls”), con perfectas armonías vocales y un sonido dominante de guitarras acústicas que nadan entre piano, teclados, algún instrumento de viento australiano y punteos eléctricos, para contar curiosas historias que logran conquistar los más duros corazones.
Como curiosidad, escondida y tras finalizar la última canción hay una breve y simple improvisación titulada “David Gower” (antiguo capitán de la Selección inglesa de Cricket), cantada con la melodía del Guantanamera.
Una gira australiana en 1991 marcó las apariciones finales de Paul Kelly and The Messengers, cuyo canto de cisne fue ‘Hidden Things’, una compilación de 18 rarezas y caras-B grabadas en los seis años anteriores.
Siguió componiendo para series de televisión y películas de cine (participando incluso como actor), produciendo y componiendo para otros artistas, se publicó en libro una selección de sus canciones, y por supuesto siguió (y sigue) editando buenos discos en solitario o en compañía de otros músicos, abordando diferentes estilos, desde el pop-soul de ‘Wanted Man’, hasta el tono intimista de ‘Deeper Water’ (en el que explora las más maduras cuestiones de paternidad y mortalidad -Kelly dedicó este álbum a su viejo amigo Steve Connoly, muerto tras complicaciones inesperadas después de una operación-), acercándose en la actualidad al surf o al homenaje a ‘Suicide’ que se pueden escuchar en el último proyecto del que forma parte, ‘Stardust Five’, y que me parecen una maravilla (‘Zoe’ me tiene encandilado).

Facebook Twitter

Publicado por jose / Archivado en:Discos
5 Comentarios

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress