Solo Dios Sabe

Sábado 27 agosto 2016

Puede que no te ame siempre
Pero mientras halla estrellas sobre ti
Nunca necesitaras ponerlo en duda
Te haré sentir segura sobre esto

Solo Dios sabe que haría sin ti

Si alguna vez debes dejarme
Aunque la vida continuase, créeme
El mundo no podría enseñarme nada,
¿Entonces que habría de bueno en que me dejases?

Solo Dios sabe que haría sin ti
Solo Dios sabe que haría sin ti

Si alguna vez debes dejarme
Bien, la vida continuaría, créeme
El mundo no podría enseñarme nada,
¿Entonces que habría de bueno en que me dejases?

Solo Dios sabe que haría sin ti
Solo Dios sabe que haría sin ti
Solo Dios sabe

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Letras
1 Comentario

Probot

Viernes 26 agosto 2016

Probot
Probot
Southern Lord 2004

¿Cuantos años llevo esperando este bendito album?. Ni yo mismo lo sé.
Dave Grohl cuenta que era un chavalín de lo más normal hasta que a la tierna edad de 13 años una prima suya, metida en el mundillo punky, paso a visitarle durante un verano. A partir de entonces la vida de este joven se torcio para siempre, empezo a escuchar música heavy, hardcore, punk, rock de todo tipo y se convirtio en un freaky de lo underground.
20 años despues, convertido en un batería, vocalista y guitarrista de renombre y cargadito de millones tras su paso por Nirvana, por los Foo Fighters y más recientemente por Queens of the Stone Age, decidio que quería llevar adelante su sueño adolescente de tocar con los vocalistas de los grupos metal y hardcore que alegraron su juventud. Como ademas de rico Dave debe ser majete obtuvo una respuesta positiva de la gran mayoría de los cantantes, asi al final cantan Cronos, Mike Dean, King Diamond, Lee Dorrian, Lemmy, Snake, Wino, Eric Wagner, Kurt Brecht y Max Cavalera. Matt Sweeney y Kim Thayil (casi nada) tocan la guitarra y el bajo cada uno en una canción, pero el resto del disco es absolutamente Dave Grohl.
En sus propias palabras Dave pretendía hacer un “Supernatural” (por el disco de Santana) pero en metal. El disco es de lo mas interesante por varias razones, la primera es el impresionante reparto de voces, simplemente contar con las de Lee Dorrian, King Diamond, Lemmy, Max Cavalera, y Wino, por hablar de los que conozco, es un lujazo. Otra razón es poder reafirmarme en que Grohl es un fuera de serie, las partes de batería en todas las canciones son salvajes y muy lejanas de ser sencillas, ademas de adecuarse al estilo de cada uno de los vocalistas. La última razón que se me ocurre es lo gracioso que resulta observar la mezcla del estilo metal de estas canciones con la sapiencia pop que Grohl ha venido demostrando es los dos últimos albumes de los Foo Fighters, conviertiendo estas en un metal de lo más digerible. ¿Que no es un disco de metal? verdadero, pero es rock puro y duro con un toque “stoner” bastante marcado.
Del disco destacaría las canciónes de Max Cavalera, Lemmy, Wino y la de Snake “Dictatosaurus”, tremendamente parecida al estilo de los Smashing Pumpkins (Matt Sweeney, ex-Zwan toca la guitarra en esta). “My Tortured Soul”, con Eric Wagner tiene un sonido a lo Stone Temple Pilots que le deja a uno pensando donde ha oido antes ese riff de guitarra. Por supuesto King Diamond tambien brilla.
Pero el momento estelar llega con la pista escondida, “I am the Warlock”, en la que el vocalista es ¡¡¡¡ Jack Black !!!!, el actor y miembro de Tenacious D, para los que Grohl tocó guitarra y batería en su disco de debut.
Nunca me ha gustado el metal y lo más lejos que he llegado en este genero es al “Turbolover” de Judas Priest, pero Grohl consigue hacer entretenido el paseo que da por el género, sobre todo manteniendo la intensidad de principio a fin. Nada nuevo bajo el sol, pero el concepto es inteligente, esta bien producido y sirve de acercamiento al underground metalero de los 80 que no nos dejaban ver los teñidos pelos de las “hair bands”.

Facebook Twitter

Publicado por Edu / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

M. Ward – Transistor Radio

Jueves 25 agosto 2016

M. Ward
Transistor radio
Merge 2005

En España es aún desconocido. Muy poco se le nombra por acá y quizá no mucho en los USA. Uno de los grandes autores norteamericanos de los últimos años, muy arraigado en la tradición musical de su país, su aportación más relevante es la de ser un perfecto ejemplo de creación musical de nivel más allá de cualquier tipo de innovación aparte de crear canciones atemporales. El arte de la canción en sí, tal como ha sido trabajado durante décadas. Inicialmente apadrinado por Howe Gelb, firma con el sello Merge a partir de su anterior disco. Podeis coger cualquiera de sus 3 albumes, excelentes. De estilo country-folk, con tintes blues a veces, pop en un sentido amplio. Versionea por igual a Beach Boys, Bowie o Bach siendo M. Ward el resultado siempre. Con apego por el sonido de discos antiguos y el calor de la música de la radio, crea un espacio acústico propio. Trabaja las canciones a través de paisajes sonoros evocadores y cálidos, empleando para ello a veces efectos y montajes de estudio que sutilmente consiguen el efecto de preparar gratamente el oído para las canciones. Abre un instrumental, You still believe in me ( Pet sounds ), preparando tranquilamente lo que vendrá a continuación. One life away es una deliciosa canción salida como de otra época, mimando al máximo el oído del oyente mediante un logrado sonido vintage y una redonda melodía que transmite una sensación de equilibrio y estatismo, de presente absoluto. Cogiendo impulso, Sweet hearts on parade introduce el ritmo y la presencia de la banda tocando lo justo, una guitarra que suena en el horizonte, escobillas, sonido de clave y efecto de eco en la voz que siguen manteniendo la sensación de estar en un terreno suave y etéreo. Fuel for fire es otra de las grandes canciones, perfectamente desarrollada, introduciendo en la mitad un breve piano que dibuja muy pocas notas, sueltas, casi como si fuese un guiño o un sampler, coros lejanos y cuerdas introducidas levemente, como si proviniesen de una radio no del todo bien sintonizada. Menos es más. La melodía vocal es una verdadera maravilla. Todo cambia con Four hours in Washigton, con mayor presencia del grupo, ritmo creciente de tren y desgarro en la voz. Logrados arreglos de cuerda y acertado acompañamiento baterístico para una tensa canción que tiene continuidad en el instrumental siguiente, Regeneration nº1, punto en el que la máxima intensidad del disco es alcanzada por el combo, en estupendas cadencias con cortes latinos.Triste y rabiosa. Big boat es la canción más alegre, rítmica, sobre un patrón de r´n´r clásico y un juguetón piano que ejerce de puente, proporcionado un aire dinámico y ferial. Vuelve a la calma con Paul´s song, que ya no abandonará. Otra de las mejores composiciones, con un slide tradicional que proporciona la calidez precisa. El resto discurre por este terreno. Todas son buenas, cerrándose con una versión del Clave bien temperado, que parece suya.
En cuanto al estilo vocal de Ward, se trata de un cantante con una voz ligeramente quebrada, de amplio registro y que se sitúa normalmente en lo grave. Suena masculino y maduro, sin vacilar al ampliar a los agudos o al falsete, sin florituras ni impostación alguna. Auténtico y puro. Cálido como pocos. Suele doblar la voz y emplear a veces coros femeninos muy country. Su voz es su mejor atributo, totalmente inconfundible. Predomina lo acústico, las escobillas y los platos con cola, el slide, el piano, siempre discreto. Una coherencia instrumental realmente lograda. La calma domina el conjunto y la melancolía es su estado natural, sin afectación. Quizá siendo un disco más corto lograría la perfección, siendo sin duda uno de los mejores discos del pasado año, ajeno a las listas, por otra parte. Muy prometedor. Probablemente uno de los grandes para el futuro, aunque con esto ha dicho ya mucho. Muy recomendable para los afines a esta página.

Facebook Twitter

Publicado por teresa / Archivado en:Discos
Hacer un comentario

Up

Miércoles 24 agosto 2016

Up (2009)

Directores: Pete Docter, Bob Peterson

Intérpretes (doblaje V.O.): Edward Asner, Christopher Plummer, Jordan Nagai, Bob Peterson, Delroy Lindo, Jerome Ranft

up-poster

Los chicos de Pixar llevan años demostrando que son los mejores en el terreno de la animación digital. Desde que en 1995 estrenaron Toy Story, una verdadera revolución por aquel entonces que, además, arrasó en taquilla, John Laseteer y sus huestes no se han bajado de un carro al que, con el tiempo, otros se han ido subiendo con mayor o menor fortuna. A día de hoy el logo de Pixar es marchamo de calidad, no ya por las habilidades técnicas de las que la casa hace gala con cada nueva película, si no por el hecho de que dichas películas van mucho más allá del simple cine de animación para niños “made in Disney” que todos estábamos acostumbrados a ver hasta que esta gente irrumpió en escena. La originalidad y el atrevimiento de sus propuestas se ha ido plasmando en guiones cada vez más próximos a lo que podríamos llamar “películas de verdad”, que sin dejar de ser aptas para todos los públicos pueden ser vistas por niños y mayores, sin que los primeros se aburran ni los segundos piensen necesariamente que están viendo una peli para críos.

En Up todas las premisas arriba citadas se cumplen casi al pie de la letra. Una vez más la propuesta que da pie al filme es atrevida y original: un vejete cascarrabias, harto de la mierda de mundo en que vive, decide un buen día atar a su casa un montón de globos para irse volando a Sudamérica montado en ella. Partiendo de esa idea tan descabellada, los guionistas construyen una historia que por momentos parece beber de las fuentes del Cuento de Navidad de Dickens, pero que enseguida te llama la atención y te engancha a la pantalla. La primera media hora de metraje es un cañón, con un tramo de diez minutos tras la secuencia de inicio que es absolutamente magistral. Pero por desgracia no todo iba a ser perfecto, y la culpa de que el tinglado comience a flaquear la tiene presumiblemente Disney, que por algo maneja los hilos aquí y pronto mete baza con el puto criajo de los cojones el típico niño presente en cualquier peli Disney que se precie, dispuesto a darnos lecciones de moralina casposa. No es que entonces la cinta se venga abajo, que no lo hace ni mucho menos, pero en el momento en que el infante empieza a compartir protagonismo con el Sr. Fredericksen la acción se resiente considerablemente. Por fortuna el niño, aunque repelente, no lo es tanto como nos podríamos temer y más o menos se soporta. Pero resulta evidente que es un lastre, que no aporta nada importante a la trama. La peli se podría haber hecho perfectamente sin él, y lo cierto es que si nos la imaginamos sin él probablemente lleguemos a la conclusión de que ésta podría haber ganado unos cuantos enteros más, dándose vía libre para mantener un tono más adulto a lo largo de todo el filme, sin tantos brindis a la audiencia más infantil.

Esto no quiere decir necesariamente que Up sea decepcionante o mala. Al contrario: aún con sus “peros” la película es divertida y está repleta de momentos buenos, otros muy buenos, y unos pocos simplemente sensacionales. Si eres niño te lo pasarás muy bien con una historia que combina sabiamente diversión, amor, amistad y aventuras; y si eres mayor y así lo deseas, tampoco te sentirás tratado como un niño por un guión que por momentos admite una lectura entre líneas tremendamente seria e intimista. Como guinda al pastel, en esta ocasión incluso el doblaje al castellano es bastante aceptable, con el gran Luis Varela prestando su voz al Sr. Fredericksen. De la parcela técnica no hace falta comentar nada porque Pixar lo borda, como siempre, aunque ya puestos dejo claro que no merece la pena ver la película en formato 3D: la sensación de profundidad está mucho menos conseguida de lo que a priori podríamos imaginar, y para colmo la imagen pierde en colorido y contraste respecto a los tradicionales 35 mm.

Facebook Twitter

Publicado por Leo / Archivado en:Cine
Hacer un comentario

Neil Young and Crazy Horse – Rust Never Sleeps

Martes 23 agosto 2016

Neil Young & Crazy Horse
Rust Never Sleeps
Reprise/Warner 1978

Uno de los discos mas populares e influyentes del genio canadiense, volvió a la actualidad hace unos años porque Kurt Kobain utilizo una frase de “hey hey, my my (out of the blue) en su nota de suicidio.
La mayoría de los temas están grabados en directo, aunque no se considera un directo como tal y tiene una cara con temas acústicos y otra con temas eléctricos junto a Crazy Horse.
Entre los temas acústicos destaca “trasher” con esa enigmática y preciosa letra: “headed out to when the pavement turns to sand, with a one way ticket to the land of truth, and my suitcase in my hand, how I lost my friends, I still don´t understand”.
“hey hey , my my” estremece, de una sencillez desoladora, desarma al oyente con sus versos, una vez que te vas, no puedes volver.
La cara eléctrica se inicia con uno de los mejores temas de Young,: “powderfinger”, la esencia misma de su talento, su voz quebradiza, sus interminables solos de guitarra y de nuevo una letra enigmática y emotiva, la perdida de la inocencia, el dolor y la sangre.
“welfare mothers” y “sedan delivery” muestran a Crazy Horse en plena ebullición, haciendo gala de un sonido robusto y sin fisuras.
El disco termina con la versión electrica de “hey hey, my my”, poniendo el definitivo contrapunto eléctrico al disco.
“Rust never sleeps” fue seguido de una extensa gira de Crazy Horse y de un disco en directo “live rust”. El canadiense demostraba estar por encima de modas pasajeras y entraba en los 80 con aun muchas cosas que decir.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Discos
3 Comentarios

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress