Manic Street Preachers – Lifeblood

lunes 23 abril 2018

Manic Street Preachers
Lifeblood
Sony 2004

Comenzaron como un grupo al borde del esperpento, en plena explosión del brit pop, estos cuatro muchachos galeses presentaron un disco, “Generation Terrorist” que casi nadie se tomo en serio, un disco plagado de referencias al Hard-rock, al porno y lleno de proclamas políticas con dudoso peso especifico, contra todo pronostico el grupo fue evolucionando hacia formas mas elaboradas de creación sin abandonar en ningún momento sus principios, lo que poco a poco les hizo ir ganando credibilidad y prestigio.
El perfecto equilibrio entre la ferocidad política y la búsqueda de la belleza se produjo con su tercer disco, “Everything Must Go”, un disco marcado por excepcionales circunstancias, entre ellas la sorprendente y misteriosa desaparición del guitarrista y fundador de la banda Ricky James, al que el resto de componentes dedicaron las canciones, canciones tremendamente elaboradas y furiosamente emocionantes que situaron a la banda en unas cotas de excelencia que ni ellos mismos podían soñar en sus inicios, sin duda uno de los discos mas importantes de los 90.
Basados desde entonces en las composiciones de Nicky Wire y en la particular voz de James Dean Bradfield la banda siguió entregando trabajos que paulatinamente fueron perdiendo esa urgencia cercana al punk (vía The Clash) enfrascándose en elaboraciones cada vez mas barrocas e inocuas. ahondando cada vez mas en su retorica política pero descuidando quizás la profundidad emocional, Este Lifeblood no da muestras de que los Manics hallan cambiado su forma de trabajar, aunque aquí al menos encontramos alguna buena canción, alguna incluso a la altura de sus mejores momentos, lo que por momentos nos lleva a reencontrarnos con el talento de la banda que parecía perdido para siempre.
En este Lifeblood los Manic Street Preachers han querido centrarse de nuevo en las melodías, para ello han contado en la producción con nombres como Toni Visconti (David Bowie) o Greg Haver (Super Furry Animals, Catatonia..), que han sabido dotar al conjunto de una ambientación menos recargada y mas afilada, cercana (aunque no igual) a la conseguida por Mike Hedges en Everything Must Go, resaltando la pegada de vibrantes temas como “Empty Souls”, “1985” o “To Repel Ghosts” (posiblemente el mejor corte del álbum), no obstante siguen abundando esos medios tiempos a los que la banda nos ha ido acostumbrando, carentes en su mayoría del dinamismo necesario para funcionar, resultando bastante aburridos y planos, lo que desdibuja un tanto las buenas sensaciones de los temas comentados.
Este “lifeblood” no va a sacar a los Manic Street Preachers de su dinámica descendente, aunque presenta muestras que animan a seguir creyendo en ellos, por mas que todos los indicios indiquen que su tiempo ya ha pasado para siempre.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Discos
1 Comentario

Se Que Se Ha Acabado

domingo 22 abril 2018

Oh Madre, puedo sentir el cielo caer sobre mi cabeza
Y mientras subo a una cama vacía
Oh bueno, ya he dicho bastante.
Sé que se ha acabado, aún me aferro
No se adonde mas puedo ir
Oh…

Oh Madre, puedo sentir el cielo caer sobre mi cabeza
Mira, el mar quiere tomarme
La navaja quiere cortarme
Crees que puedes ayudarme?
Triste novia velada, por favor se feliz
Apuesto novio, hazle sitio
fogoso amante, tratala bien
(Creo que te necesita mas de
lo que te ama)

Y sé que se ha acabado, aún me aferro
No sé adonde mas puedo ir
Acabado y acabado y acabado y acabado
y acabado…

Sé que se ha acabado
Y nunca comenzó realmente
Pero en mi corazón era tan real.

Y tu hablaste conmigo, y dijiste:
“Si eres tan divertido
¿Por que estas tan ensimismado esta noche?
Si eres tan inteligente
¿Por que estas tan ensimismado esta noche?
Si eres tan entretenido
¿Por que estas tan ensimismado esta noche?
Si eres tan apuesto
¿Por que duermes solo esta noche?
Yo lo se…
Porque esta noche es como cualquier otra noche,
por eso estas en tu mundo esta noche
Con tus triunfos y tus encantos
Mientras los demás están cada uno en los brazos del otro…”

Es tan fácil reír
Es tan fácil llorar
Hay que ser tan fuerte para ser gentil y amable
Es tan fácil reír
Es tan fácil llorar
Hay que tener cojones para ser gentil y amable
Acabado
Acabado

El amor es natural y real
pero no para ti, mi amor
no esta noche, mi amor
El amor es natural y real
pero no para nosotros dos, mi amor

Oh Madre, puedo sentir el cielo caer sobre mi cabeza
Oh Madre, puedo sentir el cielo caer sobre mi cabeza
Oh Madre, puedo sentir el cielo caer sobre mi cabeza…

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Letras
3 Comentarios

Whisky Romeo Zulu

sábado 21 abril 2018

Whisky Romeo Zulu (2004)

Director: Enrique Piñeyro

Intérpretes: Enrique Piñeyro, Mercedes Morán, Alejandro Awada, Adolfo Yanelli, Carlos Portaluppi.

whisky-romeo-zulu1

En 2008, el conocido como “accidente de Hispanair” volvió a poner en tela de juicio la seguridad en el terreno de la aviación civil. Las aerolíneas, acosadas por la competencia salvaje fruto del ultraliberalismo económico, la crisis global y los altos costes de explotación, atraviesan uno de sus momentos más críticos en décadas, y con semejante panorama la opinión pública comienza a recelar de un negocio que sólo es rentable cuando los aviones permanecen el mayor tiempo posible en el aire. Lo cierto es que hoy por hoy el avión es la forma más segura de viajar, merced entre otras cosas a unas severísimas normativas que regulan hasta los aspectos más insignificantes en el proceder de aparatos, técnicos y tripulaciones. Pero ¿qué ocurre cuando una compañía aérea, en connivencia con una autoridad corrompida, está dispuesta a saltarse las normas con tal de aumentar los beneficios?

Enrique Piñeyro es un tipo muy especial. Argentino nacido en Italia, apasionado por los aviones, estudió para galeno especializándose en medicina aeronáutica. Aquello le llevó a hacerse piloto y ser contratado por la aerolínea privada argentina LAPA, para la que trabajó durante once años hasta que decidió renunciar a su puesto, harto de las continuas irregularidades en las que incurría la compañía, y no sin antes advertir severamente a sus directivos lo que podría ocurrir si se mantenía aquella situación. Entretanto, Piñeyro hizo algunos pinitos como actor, y más tarde decidió ponerse tras la cámara para rodar un filme de denuncia sobre las situaciones que él mismo había vivido desde su puesto en LAPA.

Partiendo del accidente de un avión de LAPA, estrellado en pleno centro de Buenos Aires al intentar levantar el vuelo con una configuración de despegue equivocada, Whisky Romeo Zulu descubre una trama de negligencias y corruptelas a todos los niveles, sobradamente conocidas por todas las partes implicadas, pero aceptadas con tal de ganar dinero o mantener una parcela de poder. La seguridad del pasaje acaba por importar un pimiento y los pilotos, coaccionados por una empresa que les amenaza con el despido si no cumplen a rajatabla con su trabajo, acaban igualmente por tragar, aunque eso les suponga jugarse la vida en cada vuelo.

Autobiografía – ficción rodada con un estilo casi documental, Whisky Romeo Zulu sorprende por su calidad, sobre todo cuando su director deja claro en las entrevistas que lo suyo es pilotar, y que lo del cine es más bien un pasatiempo. Enrique Piñeyro trabajó en esta película al más puro estilo “chico para todo”: dirigió, produjo, escribió (con la ayuda de alguien más experimentado, eso sí) y hasta se reservó el papel principal, aunque no salga el primero en los créditos iniciales. El resultado es un filme rodado con profusión de planos cuya intención es la de meter de lleno al espectador en la acción, pero hecho con bastante cuidado por los detalles y una especial atención en dotar del máximo realismo a las escenas que transcurren dentro del avión pilotado por el protagonista. Por tanto no hay trucajes: lo que vemos es un avión de verdad, en el que se filma mientras está volando de verdad y pilotado por un auténtico profesional. Aquí no encontraremos ninguno de los “efectismos” tan típicos en cualquier película americana sobre aviones, y el lenguaje usado por las tripulaciones se ajusta totalmente a la realidad, sin giros ni explicaciones absurdas que nos hagan sentirnos como retrasados mentales. La intención del director de “meter a los espectadores dentro de la cabina de un avión real” constituye el aspecto más conseguido y espectacular de la película, incluso para los no aficionados al mundo de la aviación.

Como diría el gran Carlos Pumares, Whisky Romeo Zulu “está maja”, y más ateniéndonos a los medios disponibles y a la escasa experiencia cinematográfica de su autor. A muchos les sobra la parte del flashback que narra la infancia del protagonista, que ya puestos pone la primera piedra para la historia de amor del filme, pero yo creo que cumple con su función de explicar al espectador que ser piloto de aviación no es una profesión que se elige en un momento dado de la vida como cualquiera otra, si no una pasión que se lleva en la sangre. También para dejar claro que los sueños de la niñez pueden convertirse en pesadillas no pocas veces. Como actor Piñeyro no es Marlon Brando, eso está claro, pero no obstante interpreta su papel con dignidad. Y su película, pese a estar localizada en Argentina (país tristemente laminado por la cultura de la corrupción, el saqueo y la incompetencia) supone un serio aviso de algo que, tal y como está el percal ahora mismo, podría acabar pasando en cualquier parte. Eso si no está pasando ya.

Aquí os enlazo una entrevista a Enrique Piñeyro en la que nos cuenta detalles muy interesantes sobre la película.

Facebook Twitter

Publicado por Leo / Archivado en:Cine
Hacer un comentario

The Tired Man – Once I Had A Girlfriend

viernes 20 abril 2018

The Tired Man
Once I Had A Girlfriend
CAR 2010

Esta es ya la segunda vez que hago esto (comentar un disco mío) y coincido con vosotros en que, a parte de ser un ejercicio de egocentrismo de la peor especie, la objetividad del articulo se va a ver, por necesidad, seriamente mermada, pero bueno, allá vamos.
“Once I Had A Girlfriend” es el segundo disco en solitario de The Tired Man, el disco mas ambicioso publicado hasta la fecha, un disco en el que he contado con mejores herramientas de grabación y con (creo) mejores ideas.
La idea de este disco surgió incluso antes de formar The Solvers, por eso, muchos de los cortes incluidos han aparecido ya (en versiones radicalmente distintas) en las dos maquetas de la banda y alguno mas aparecerá en el disco que estamos perfilando. La intención aquí era dar mi visión personal sobre unos temas que, por motivos sentimentales y vitales, necesitaba sacarme de encima. Este disco ha de servirme para pasar página a uno de los episodios mas oscuros de mi vida y darme oxigeno para poder seguir adelante de una forma medianamente razonable.
En el terreno estrictamente musical, he recibido comentarios autorizados indicándome que estas canciones, o mas concretamente el tono del disco, recuerdan en cierta forma a las que grabó el gran John Frusciante en aquel “To Record Only Water For Two Days”. Desconozco las condiciones exactas en las que el guitarrista de los Red Hot Chili Peppers grabó aquel disco, pero las crónicas indican que coinciden con un periodo bastante oscuro para el, con la salida del grupo y su desaparición repentina, circunstancias que en cierta forma se reflejan en el tremendo caos que inunda ese disco.
Sirva esta comparación como mero referente circunstancial para el oyente, evidentemente ni soy John Fruciante ni pretendo serlo, pero algo de aquella urgencia, de aquella ansiosa intención de comunicar hay en este álbum.
El disco se abre y se cierra con dos versiones distintas de “Every Single Song”, dos versiones interpretadas solo con guitarra y voz, una mas limpia y otra, la que cierra el disco, que pretende sonar sucia, turbia y pretendidamente cutre.
Entre medias se intercalan tomas nuevas de canciones de The Solvers como “Everyday Rains In My Mind”, “Empty Suit” o “Feelings” a las que he intentado dar un sonido de “banda sin banda”, es decir, suenan baterias y bajos (sampleados), pero lo único real, lo único orgánico es el sonido de mi guitarra y mi voz, lo que da a la mezcla un sonido lo-fi, casi de juguete. El mismo truco se aplica tambien, con mayor o menor fortuna a otros temas como “Tired Band” o “The Distance”
Otros cortes, como “I Can Sing You Some Songs”, “Shadow Of Pain” o “Your Love Was Just A Mistake” son confesiones turbias que pierden todo su sentido si se desligan del hilo conceptual de este álbum, por lo que nunca serán grabadas por The Solvers.
En general creo que el conjunto queda bastante coexionado y estoy satisfecho porque he conseguido en parte lo que pretendia, poner 11 puntos de sutura en una herida que aún duele.

Notas:
-Puedes descargarte el disco en megaupload o en mediafire si no funciona el primer enlace
-Si estas interesado puedes visitar mi Myspace o mi pagina de LastFM

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Discos
1 Comentario

No Future / No Past

jueves 19 abril 2018

Gracias a Spotify he descubierto recientemente a Cloud Nothings, un joven grupo norteamericano que me ha sorprendido my gratamente. Su tercer disco “Attack On Memory” ha sido producido por Steve Albini, y la mano del lider de Shellac se aprecia en temas como este “No Future / No Past”, un hipnotico tema que revive lo mejor del indie rock USA de los 90:

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Canciones
Hacer un comentario

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress