Dennis Wilson, “Farewell My Friend”

Martes 24 mayo 2016

Dennis Wilson (9-diciembre-1944) fue el más mujeriego, problemático y salvaje de los tres hermanos, la oveja negra en un clan familiar donde con el tiempo se vería que nínguna oveja era precisamente blanca. Sintió especial pasión por el mar, la pesca y el surf, atracciones que unidas a la música compaginó encantado con las chicas, los coches y las drogas. En una familia en que la música formaba parte de la vida cotidiana (su padre, tirano y frustrado compositor según todas las crónicas, tocaba el piano, su madre el órgano), no era raro ver a los hermanos Wilson interpretando canciones en fiestas del colegio o en reuniones familiares, sobre todo los viernes por la tarde. Su inquietud, aficiones y rebeldía hicieron que Dennis no mostrara tantas facultades ni interés como sus hermanos. Tuvo que interceder su madre para que lo aceptaran en la banda que pasaría a la historia como The Beach Boys. Además de participar en las voces, decidieron ofrecerle el puesto de batería, aunque no siempre fue él el que grabó el instrumento en los discos. Siendo el único que practicaba surf era lógico que fuera el más influenciado por toda la moda que surgió alrededor de este deporte: chicas, sol, vacaciones y música, con los instrumentales de Dick Dale y sus Deltones como punta de lanza. Comentó al grupo lo divertido que sería componer una canción sobre aquella moda juvenil, naciendo así el que sería primer éxito de la banda, “Surfin”. Con el tiempo, aunque con frecuencia metido en peleas y algún que otro accidente de coche, acabó convirtiéndose en un buen instrumentista, aprendió a tocar el piano y aunque seguramente era el más limitado de los hermanos para cantar, Dennis suplió las carencias de su voz con altas dosis de intimidad y una capacidad envidiable para lograr emocionar. Se estrenó como compositor cuando la fama de los Beach Boys cotizaba a la baja y la Invasión Británica al alza, era el final de la década de los ’60, el apogeo del hippismo y la psicodelia. La sombra de Brian Wilson se desdibujaba por momentos, aprovechando los demás componentes los resquicios para empezar a mostrar el brillo de sus luces. La primera canción compuesta por todos los Beach Boys sin la colaboración de Brian Wilson aparece en el disco de 1967 “Wild Honey” (se trata del tema “How She Boogalooed It”). En el siguiente disco, “Friends” (1968), Dennis Wilson firmó sus primeras composiciones sin la participación de sus hermanos, sencillas pero de gran calado emocional (“Little Bird” y “Be Still”, esta última sobrecoge tan sólo con voz y teclado), donde los excesos ya empezaban a notarse en sus cuerdas vocales. Amigo del riesgo, en esta época Dennis no hacía ascos a ninguna sustancia ni fiesta y si había mujeres por medio mucho mejor. Fueron precisamente dos amigas de Charles Manson las que le llevaron a entablar amistad con este lunático personaje, amistad que casi le cuesta la vida a él y a un hijo suyo (“soy el tipo más afortunado del mundo, porque salí de ésto perdiendo apenas algo de dinero”). Tanto su carrera como la de los Beach Boys quedaron muy tocadas tras el descubrimiento de su relación con este asesino.
Dennis alcanzó la madurez compositiva coincidiendo con el cambio de década y de casa discográfica, demostrando todo su talento en el primer disco de los Beach Boys para la Warner, mucho más colectivo y con menor participación directa de Brian (aunque este siguió ofreciendo en él, como no, alguna de las mejores perlas del disco), el titulado “Sunflower” (1970), en el que merece mención especial la composición de Dennis “Forever”, emocionante balada con todos los ingredientes para convertirse en clásica, situándose a la altura de las mejores canciones del grupo. En 1971 se editó la película de carretera dirigida por Monte Hellman “Two-Lane Blacktop” (“Carretera asfaltada en dos direcciones”) en la que Dennis interpretó uno de los papeles protagonistas como “El Mecánico”. Ese mismo año en un accidente con una puerta de cristal se cortó varios tendones de la mano, lo que le impidió tocar la batería durante cinco años. Vuelve a aparecer en los créditos como compositor y productor en el álbum “Carl And The Passions – So Tough”, editado en 1972 (“Carl & The Passions” fue uno de los nombres del grupo antes de llamarse Beach Boys), con dos canciones que elevan el disco de las sucias aguas por las que navega la mayor parte del tiempo: “Make It Good” y sobre todo la que cierra el álbum “Cuddle Up”, íntima, desgarradora por momentos, obra maestra que no desentonaría en el posterior disco en solitario “Pacific Ocean Blue”. Encontramos otra joya para colocar en el altar de las mejores baladas en el disco “Holland” (1973), “Only With You”, esta vez cantada por su hermano Carl. En 1974 colaboró con Billy Preston en la composición de la canción “You Are So Beautiful”, que haría famosa Joe Cocker y que Dennis cantaría en numerosos conciertos como homenaje a sus fans.
No debemos olvidar que el punk y la nueva ola se imponían entre las noticias de las revistas y emisoras musicales en 1977, cuando se editó el primer disco en solitario de un miembro de los Beach Boys, el “Pacific Ocean Blue” de Dennis Wilson, que aunque tuvo buenas críticas, fue aceptable pero escasa la respuesta del público. No era música de moda, incluso se la podía ver en muchos aspectos como una revisión de estilos ya desarrollados anteriormente. Pero, como suele pasar con las cosas en las que uno lo entrega todo, el tiempo se encargó de hacer relucir cada vez con mayor intensidad toda la personalidad, talento y emoción que sus surcos contenían. Se convirtió en disco de culto y hoy ya no es raro verlo en las listas de los mejores discos del rock. Dennis se implicó al máximo en todo el proceso encargándose de la composición, arreglos, producción, voz, teclados y batería (con la colaboración destacada de Gregg Jakobson, familiares y abundantes músicos en vientos, coros, bajo y guitarra). En este trabajo entregó su alma, en medio del caos en que se había convertido su vida logró encontrar el espíritu palpitante de unas flores destruídas años atrás. Nos habla de deseos en la grandiosa “River Song”, de su amor por el rock and roll en “What’s Wrong” y en “Friday Night” (esta con una introducción que recuerda claramente al “Shine On You Crazy diamond” de Pink Floyd, grupo que personalmente opino que flota en canciones y ambientes de este disco), de amor y soledad en las desgarradoras “Thoughts Of You” y “Time” (Randy Newman, nacido también en Los Angeles, viene inevitablemente a mi cabeza también en varias canciones de esta obra), de ecología en “Pacific Ocean Blue”, de color y esperanza en “Rainbows”, de despedidas inevitables en la atmosférica y genial “Farewell My Friend”, de sueños y realidad en “Dreamer” o en la que cierra el disco “End Of The Show”, con una voz conmovedoramente rota. Abrazado por una suntuosa producción y exquisitos arreglos el corazón que late es el de un disco de sombras y soledad, alejado del sol y la alegría, donde las únicas luces que brillan son las de la luna y la esperanza.
La nueva edición del disco, publicada este año, está realizada con esmero y cariño. Además de la excelente presentación, fotos e información, aporta abundante material inédito, con especial dedicación a las canciones del álbum que estaba preparando antes de morir, “Bambu” (antes de las investigaciones para esta reedición se conocía como “Bamboo”). Se trata de temas en general menos oscuros y personalmente me parecen de menor intensidad emocional, siendo la sensación que me dejan la que frecuentemente acompaña a este tipo de reediciones: resultan interesantes, emocionantes incluso en ocasiones, que sacian la ilusión y el afán completista, pero que en ningún momento superan lo ya escuchado (por el momento me quedo con “Love Remember Me”, “Wild Situation”, “Album Tag Song”, y sobre todo los bonus “Tug Of Love” y la versión interpretada esta vez por él del “Only With You”).
La publicación del disco en solitario no significó que dejara de pertenecer a los Beach Boys, siguió como miembro de la banda con sus altibajos por problemas derivados de la drogadicción, con expulsiones y reconciliaciones, entregando dos buenas composiciones para el álbum de los Beach Boys “L.A. Light Album” de 1979, que tenía previstas para “Bambu”: “Love Surrounds Me” y “Baby Blue”.
En 2007 se puso a la venta el DVD documental “Dennis Wilson Forever”, un repaso a su vida a traves de entrevistas a gente que lo conoció muy de cerca, producido y dirigido por su cuñado Billy Hinsche, componente del grupo Dino, Desi & Billy, además de acompañar como multiinstrumentista a los Beach Boys y otras formaciones (todavía no he tenido la oportunidad de verlo).
Rebelde y carismático, cinco matrimonios con sus correspondientes divorcios (entre ellos con Christine McVie, de los Fleetwood Mac), cinco hijos, amistades peligrosas, varios intentos de rehabilitación sin éxito, una fortuna gastada sin control llegando a perder una de sus pertenencias más queridas: el velero “Harmony”, expulsiones varias de la banda llegando a las manos con su primo Mike Love, quien decidió contratar guardaespaldas para que no se le acercara, especialmente cuando estuviera bebiendo “zumo de naranja” (solía usarlo para mezclar el vodka). Cumplíó a rajatabla los lemas “Vive rápido, muere joven y tendrás un cadáver bonito” o “Sexo, Drogas y Rock and Roll” acompañándolos de fuertes dosis de generosidad autodestructiva. La gente que lo conocía sabía que no estaba hecho para durar, por lo que la noticia de su muerte el 28 de diciembre de 1983 más que sorpresa era algo esperado. En una de sus inmersiones en Marina del Rey no salió a flote. Si bien los conflictos todavía seguirían. Los familiares discutieron sobre el lugar donde enterrarlo, si junto a su padre o en el mar; ganaron los que opinaban que deseaba hacerlo en el océano Pacífico, aunque para ello necesitaran la intercesión de Ronald Reagan para conseguir el permiso. Tampoco lograron ponerse de acuerdo en la canción de despedida ni en quien leería un relato de la biblia, mientras su hijo Michael tendría pesadillas con el entierro durante años.
En fin, una familia con sus problemas y conflictos que será recordada por componer una banda sonora muy especial tanto para su película como para la nuestra.

Enlaces interesantes:
En este enlace tenéis una página muy completa sobre Dennis y los demás miembros de los Beach Boys (en castellano)
Aquí una buena crónica sobre todo lo que rodeó su muerte (en ingles)
Aquí una entrevista realizada en 1976 (en inglés)
En este otro de youtube una corta entrevista en TV al grupo en 1980, con Dennis… un tanto “perdido”, no es de buena calidad pero vale la pena. Fijaros en el saludo: “good morning”… todavía es por la mañana…

Facebook Twitter

Publicado por jose / Archivado en:Revisiones
2 Comentarios

Era Un Desconocido

Lunes 23 mayo 2016

Era un desconocido
Cuando llegue a la ciudad
Apenas ayer.
Era un desconocido.
No llegan muchos forasteros.

Asi que, ¿por qué?
¿Por qué creíste
cada palabra que te dije?
Creíste a un desconocido
un desconocido

Y ¿Por qué, mujeres de esta ciudad,
dejasteis que os mirase tan descaradamente?
Cuando habíais visto lo que fui
en la ultima ciudad,
en la ultima ciudad.
Deberíais haber visto lo que fui
Si era un desconocido
Era peor que un desconocido
Era famoso.

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Letras
2 Comentarios

El castañazo

Domingo 22 mayo 2016

El Castañazo
Slap Shot (1977)

Director: George Roy Hill
Interpretes: Paul Newman, Michael Ontkean, Lindsay Crouse, Jennifer Warren

El castañazoTodo el mundo tiene derecho a una jubilación digna, inclusive los actores. Por ello no debe sorprendernos que hasta los mejores profesionales del gremio, aquellos con talento reconocido para participar en las producciones más prestigiosas, se decanten a veces por cintas de esas que los cinéfilos llamamos “alimenticias”, muy útiles para el público que desea dejar aparcado el cerebro para mejor ocasión, y para que el actor de turno cubra durante algún tiempo el estipendio del Ferrari y el servicio doméstico. Hasta Paul Newman, uno de los mejores y más famosos actores de todos los tiempos, tuvo su época de “vendido al vil metal”. A mediados de los años 70, muy cerca de convertirse en cincuentón y viendo ya cercano el final de su esplendor físico y artístico, el actor decidió que era el momento de “hacer caja” aceptando cobrar una pastizarra por protagonizar El coloso en llamas junto a Steve Mc Queen. El enorme éxito de este entretenidísimo film, culmen del llamado “cine de catástrofes” que tan de moda estuvo en aquella década, ha ensombrecido con el paso del tiempo otra película “comercial” de Newman muy próxima en fecha y mucho más pequeña, pero no precisamente inferior: El castañazo.

En 1977, Newman aceptó trabajar en este proyecto de su amigo George Roy Hill (a cuyas órdenes había estado en Dos hombres y un destino y El golpe, ahí es nada) sobre un equipo de hockey de tercera fila cuyo entrenador, vieja gloria venida a menos, cae en la cuenta de que para ganar y ser populares no es precisamente necesario jugar bien. El guión, escrito por Nancy Dowd, se inspiró muy vagamente en las peripecias de un equipo real de hockey sobre hielo: los Johnstown Jets. De hecho, algunos de sus jugadores y técnicos (y hasta el conductor del autobús del equipo, que aquí se interpreta a sí mismo) aparecen actuando ante la cámara, con bastante decencia por cierto. Paul Newman hizo gala de una gran profesionalidad, dándolo todo para aparentar como jugador de hockey y prescindir en lo posible de dobles.

El castañazo es una comedia gamberra que no prescinde de un subliminal y malévolo mensaje dirigido hacia el deporte de alta competición y sus miserias. A veces me recuerda levemente a las películas “de tortazos” de Bud Spencer y Terence Hill, pero con más mala leche e incluso más desmadrada (y evidentemente mucho mejor). Lo más llamativo es encontrarse con un Paul Newman totalmente pasado de rosca y disfrutando como un enano por ello. Sin embargo, el verdadero protagonismo recae en los violentos hermanos Hanson, cuyo indiscutible carisma les hace merecedores de toda la atención del espectador. Por añadidura, en la versión castellana sus voces están muy bien dobladas, por lo que sus barrabasadas resultan aún más graciosas si cabe. Tras el estreno de la película los hermanos, auténticos jugadores profesionales de hockey, se hicieron inmensamente populares (llegaron a rechazar una oferta para hacer una “continuación” protagonizada por ellos mismos) y hoy hasta tienen su propia página web, en la que cuentan su verdadera historia y venden “merchandising” relacionado con El castañazo, un despiporre en el que el buen ambiente reinante durante el rodaje, del que Paul Newman habla maravillas, dio como resultado un divertimento como pocos se pueden encontrar hoy en día.

Porque esa es una de las facetas donde más se nota la decadencia actual del cine: hace 30 o 40 años también se rodaba muchísima basura, pero hasta las películas marcadamente comerciales como esta podían ofrecer algo más que mera diversión para televidentes compulsivos y otras clases de descerebrados. Hoy en día lo que nos queda son cosas como ESTA o ESTA OTRA, y actores de la talla de Robert De Niro (que en los últimos años pulula por las pantallas buscando jubilarse con el riñón cubierto) han de aceptar verdaderas morrallas a cambio de pasta. Actores como Paul Newman tuvieron más suerte: sabían que, con un poco de tino a la hora de escoger, podían participar en una cinta “comercial” y llevarse un buen pellizco sin arrastrar por los suelos su prestigio. Definitivamente eran otros (y mejores) tiempos, al menos para el cine.

Facebook Twitter

Publicado por Leo / Archivado en:Cine
2 Comentarios

Estrella del rock

Sábado 21 mayo 2016

Soy una estrella del Rock
estoy con la CBS
Todo en día en la radio
los discjokeys son de casa
cuando tenga 40 años
me voy a hacer la cirugía
y venderé muchos discos
con esta carita mía.
Si me marco una chapuza
de la que ni Dios se acuerda
es una genialidad.
Pues, ¿para qué compré los críticos?
y si hasta un día me asqueo
y con todo me mosqueo
se me ocurre suicidarme
me convertire en un héroe
Ah! Ah! Ah! Ah!
Ah! Ah! Ah! Ah! Ah!
Soy una estrella del Rock

Facebook Twitter

Publicado por Leo / Archivado en:Letras
Hacer un comentario

Mr. Jones

Viernes 20 mayo 2016

Estaba en el New Amsterdam clavando la vista en esa chica de pelo rubio
Mr. Jones intenta trabar conversación con esta bailarina de flamenco de pelo negro
Ella baila mientras su padre toca la guitarra
Es repentinamente bella
Todos queremos algo bello
Me gustaría ser bello
Así que ven y baila este silencio hasta la mañana
¡Enróllate, María! Enséñame alguno de esos bailes españoles
Pásame una botella, Mr. Jones
Creed en mí
Ayudadme a creer en cualquier cosa
Quiero ser alguien que cree

Mr. Jones y yo nos contamos cuentos de hadas
Clavamos la vista en las mujeres guapas
“Te está mirando. Ah, no, no, me está mirando a mí”
Sonriendo en las brillantes luces
Llegando en estéreo
Cuando todo el mundo te quiere,
nunca puedes sentirte solo

Pintaré mi retrato
Me pintaré en azul y rojo y negro y gris
Todos los bellos colores tienen tanto tanto significado
El gris es mi color favorito
Me sentí tan simbólico ayer
Que si conociera a Picasso
Me compraría una guitarra gris y tocaría

Mr. Jones y yo miramos al futuro
Clavamos la vista en las mujeres guapas
“Te está mirando.
Uh, no lo creo. Me está mirando a mí.”
De pie bajo los focos
Me compré una guitarra gris
Cuando todo el mundo me quiera, nunca me sentiré solo

Quiero ser un león
Todos quieren hacerse pasar por gatos
Todos queremos ser grandes grandes estrellas,
pero tenemos diferentes razones para ello
Creed en mi, porque yo no creo en nada
Y quiero ser alguien en quien creer

Mr. Jones y yo nos tambaleamos por el barrio
Sí, clavamos la vista en las mujeres guapas
“Es perfecta para ti, tío, tiene que haber alguien para mí”
Quiero ser Bob Dylan
Mr. Jones quiere ser alguien un poco más extraño
Cuando todo el mundo te quiere, hijo,
eso es lo más extraño que puedes ser
Mr. Jones y yo clavando la vista en el vídeo
Cuando mire a la televisión,
quiero verme clavando la vista en mí
Todos queremos ser grandes estrellas,
pero no sabemos por qué y no sabemos cómo
Pero cuando todo el mundo me quiera,
voy a ser lo más feliz que puedo ser
Mr. Jones y yo, vamos a ser grandes estrellas…

Facebook Twitter

Publicado por Luis / Archivado en:Letras
Hacer un comentario

2003-2014 Computer Age. Blog powered by Wordpress